/ miércoles 6 de abril de 2022

Nace un nuevo movimiento obrero

Los nuevos movimientos sindicales pueden convertirse en algo crucial para la fuerza laboral de EU

En un resultado que podría repercutir en los sitios de trabajo de los Estados Unidos, el sindicato independiente Amazon Labor Union, formado en 2020 por Chris Smalls, un trabajador de Amazon despedido por protestar por lo que vio como cuestiones de seguridad inadecuadas durante la crisis del Covid-19, superó el pasado 1 de abril los esfuerzos antisindicales del minorista en línea. Esto significa que el almacén de Smalls, en Staten Island, Nueva York, será el primero en tener una fuerza laboral sindicalizada.

El mismo día, Starbucks Workers United, una organización afiliada al Sindicato Internacional de Empleados de Servicio, ganó otra elección más, lo que lo convierte en 10 de 11 victorias para el sindicato desde que tuvo éxito por primera vez en Buffalo en diciembre de 2021.

Esta vez, fue el buque insignia de la cadena, en la ciudad de Nueva York, el que optó por sindicalizarse. La campaña de organización ahora se ha extendido a más de 170 tiendas Starbucks en todo el país. Y en las próximas semanas se llevarán a cabo varias elecciones más.

Mientras tanto, una nueva elección en una fábrica de Amazon en Bessemer, Alabama, dependerá del resultado de varios cientos de votos impugnados. Incluso si Amazon gana, el Sindicato de Tiendas Minoristas, Mayoristas y Departamentales, al menos, se ha acercado tentadoramente en lo que se consideró una votación sindical de posibilidades remotas.

Definitivamente algo está pasando en el movimiento obrero. Como estudioso del movimiento laboral que ha observado campañas sindicales durante dos décadas, lo que encuentro casi tan sorprendente como las victorias es la naturaleza poco convencional de las campañas de organización. Tanto la campaña de Starbucks como la de Amazon-Staten Island han sido dirigidas por trabajadores jóvenes y decididos.

Inspirados por el sentimiento a favor de los sindicatos en los movimientos políticos, como las candidaturas presidenciales de Bernie Sanders, Black Lives Matter y los Socialistas Democráticos de América, estas personas encabezan los esfuerzos para la reforma del lugar de trabajo en lugar de organizadores sindicales profesionales.

Estas campañas han implicado un grado significativo de “autoorganización”, es decir, los trabajadores “hablando de sindicatos” entre sí en el almacén y las cafeterías y llegando a colegas en otras tiendas en la misma ciudad y en todo el país. Esto marca un cambio radical con respecto a la forma en que tradicionalmente ha operado el movimiento laboral, que ha tendido a ser más centralizado y dirigido por funcionarios sindicales experimentados.

Foto: AFP

Quizás más importante que las victorias en Starbucks y Amazon es su potencial para crear una sensación de optimismo y entusiasmo en torno a la organización sindical, especialmente entre los trabajadores más jóvenes.

Antes de la pandemia, estas recientes victorias laborales probablemente hubieran parecido inimaginables. Corporaciones poderosas y ricas como Amazon y Starbucks parecían invencibles entonces, al menos en el contexto de las reglas de la Junta Nacional de Relaciones Laborales, que se acumulan fuertemente en contra de los trabajadores prosindicales.

Según las normas de la NLRB, Amazon y Starbucks pueden, y lo hacen, obligar a los trabajadores, bajo amenaza de despido, a asistir a sesiones antisindicales, a menudo dirigidas por consultores externos muy bien pagados.

Starbucks ha dicho que ha sido “consistente en negar cualquier reclamo de actividad antisindical. Son categóricamente falsos”. Pero en marzo de 2022, la NLRB alegó que la cadena de café había coaccionado a los trabajadores, vigilado a los partidarios del sindicato y tomado represalias contra ellos.

De manera similar, Amazon, que en el pasado anunció que los analistas monitorearían las "amenazas de organización laboral", ha dicho que respeta los derechos de los trabajadores a unirse o no a los sindicatos.

La importancia de las victorias recientes no se trata principalmente de los 8 mil nuevos miembros del sindicato en Amazon o de un flujo gradual de nuevos miembros del sindicato en Starbucks. Se trata de inculcar en los trabajadores la creencia de que si los trabajadores prosindicales pueden ganar en Amazon y Starbucks, pueden ganar en cualquier lugar.

Por otro lado, el interés de los medios en las campañas de Starbucks y Amazon sugiere que el público estadounidense finalmente puede estar prestando atención.

No se sabe a dónde conducirá este último movimiento laboral, o momento. Podría evaporarse o simplemente provocar una ola de organización en todo el sector de servicios de bajos salarios, estimulando un debate nacional sobre los derechos de los trabajadores en el proceso.

Las mayores armas que tienen las corporaciones antisindicales para suprimir el impulso laboral son el miedo a las represalias y la sensación de que la sindicalización es inútil. Los éxitos recientes muestran que la sindicalización ya no parece tan aterradora ni tan inútil.

* Profesor y Director de Estudios Laborales y de Empleo, Universidad Estatal de San Francisco.



TE RECOMENDAMOS EL PODCAST ⬇️

Disponible en: Acast, Spotify, Apple Podcasts, Google Podcasts, Deezer y Amazon Music



Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

En un resultado que podría repercutir en los sitios de trabajo de los Estados Unidos, el sindicato independiente Amazon Labor Union, formado en 2020 por Chris Smalls, un trabajador de Amazon despedido por protestar por lo que vio como cuestiones de seguridad inadecuadas durante la crisis del Covid-19, superó el pasado 1 de abril los esfuerzos antisindicales del minorista en línea. Esto significa que el almacén de Smalls, en Staten Island, Nueva York, será el primero en tener una fuerza laboral sindicalizada.

El mismo día, Starbucks Workers United, una organización afiliada al Sindicato Internacional de Empleados de Servicio, ganó otra elección más, lo que lo convierte en 10 de 11 victorias para el sindicato desde que tuvo éxito por primera vez en Buffalo en diciembre de 2021.

Esta vez, fue el buque insignia de la cadena, en la ciudad de Nueva York, el que optó por sindicalizarse. La campaña de organización ahora se ha extendido a más de 170 tiendas Starbucks en todo el país. Y en las próximas semanas se llevarán a cabo varias elecciones más.

Mientras tanto, una nueva elección en una fábrica de Amazon en Bessemer, Alabama, dependerá del resultado de varios cientos de votos impugnados. Incluso si Amazon gana, el Sindicato de Tiendas Minoristas, Mayoristas y Departamentales, al menos, se ha acercado tentadoramente en lo que se consideró una votación sindical de posibilidades remotas.

Definitivamente algo está pasando en el movimiento obrero. Como estudioso del movimiento laboral que ha observado campañas sindicales durante dos décadas, lo que encuentro casi tan sorprendente como las victorias es la naturaleza poco convencional de las campañas de organización. Tanto la campaña de Starbucks como la de Amazon-Staten Island han sido dirigidas por trabajadores jóvenes y decididos.

Inspirados por el sentimiento a favor de los sindicatos en los movimientos políticos, como las candidaturas presidenciales de Bernie Sanders, Black Lives Matter y los Socialistas Democráticos de América, estas personas encabezan los esfuerzos para la reforma del lugar de trabajo en lugar de organizadores sindicales profesionales.

Estas campañas han implicado un grado significativo de “autoorganización”, es decir, los trabajadores “hablando de sindicatos” entre sí en el almacén y las cafeterías y llegando a colegas en otras tiendas en la misma ciudad y en todo el país. Esto marca un cambio radical con respecto a la forma en que tradicionalmente ha operado el movimiento laboral, que ha tendido a ser más centralizado y dirigido por funcionarios sindicales experimentados.

Foto: AFP

Quizás más importante que las victorias en Starbucks y Amazon es su potencial para crear una sensación de optimismo y entusiasmo en torno a la organización sindical, especialmente entre los trabajadores más jóvenes.

Antes de la pandemia, estas recientes victorias laborales probablemente hubieran parecido inimaginables. Corporaciones poderosas y ricas como Amazon y Starbucks parecían invencibles entonces, al menos en el contexto de las reglas de la Junta Nacional de Relaciones Laborales, que se acumulan fuertemente en contra de los trabajadores prosindicales.

Según las normas de la NLRB, Amazon y Starbucks pueden, y lo hacen, obligar a los trabajadores, bajo amenaza de despido, a asistir a sesiones antisindicales, a menudo dirigidas por consultores externos muy bien pagados.

Starbucks ha dicho que ha sido “consistente en negar cualquier reclamo de actividad antisindical. Son categóricamente falsos”. Pero en marzo de 2022, la NLRB alegó que la cadena de café había coaccionado a los trabajadores, vigilado a los partidarios del sindicato y tomado represalias contra ellos.

De manera similar, Amazon, que en el pasado anunció que los analistas monitorearían las "amenazas de organización laboral", ha dicho que respeta los derechos de los trabajadores a unirse o no a los sindicatos.

La importancia de las victorias recientes no se trata principalmente de los 8 mil nuevos miembros del sindicato en Amazon o de un flujo gradual de nuevos miembros del sindicato en Starbucks. Se trata de inculcar en los trabajadores la creencia de que si los trabajadores prosindicales pueden ganar en Amazon y Starbucks, pueden ganar en cualquier lugar.

Por otro lado, el interés de los medios en las campañas de Starbucks y Amazon sugiere que el público estadounidense finalmente puede estar prestando atención.

No se sabe a dónde conducirá este último movimiento laboral, o momento. Podría evaporarse o simplemente provocar una ola de organización en todo el sector de servicios de bajos salarios, estimulando un debate nacional sobre los derechos de los trabajadores en el proceso.

Las mayores armas que tienen las corporaciones antisindicales para suprimir el impulso laboral son el miedo a las represalias y la sensación de que la sindicalización es inútil. Los éxitos recientes muestran que la sindicalización ya no parece tan aterradora ni tan inútil.

* Profesor y Director de Estudios Laborales y de Empleo, Universidad Estatal de San Francisco.



TE RECOMENDAMOS EL PODCAST ⬇️

Disponible en: Acast, Spotify, Apple Podcasts, Google Podcasts, Deezer y Amazon Music



Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Local

Han votado 200 militantes para elegir al nuevo comité municipal del PRI en Querétaro

Las dos plantillas que compiten son la de Jorge Cevallos y la de Rosa Martha Pacheco

Local

Ciudadanos participan en la la clase de zumba "Muévete con tu Ejército Mexicano"

Se prevé una nueva para el siguiente domingo en las instalaciones de la 17a Zona Militar

Policiaca

Atropellan a hombre de la tercera edad en la colonia Satélite

Policías municipales tomaron conocimiento del accidente y abanderaron el lugar mientras se brindaba los primeros auxilios

Mundo

El Jardín del Edén en Irak, ahora es un desierto por la sequía

Los pantanales del sur de Irak fueron declarados Patrimonio Mundial de la UNESCO en 2016, tanto por su biodiversidad como por su historia

Sociedad

Suspenden exportación de aguacate a EU por inseguridad en Uruapan, Michoacán

La APEAM aseguró que la decisión se tomó debido a la fuerte presencia de miembros de la delincuencia organizada

Policiaca

Auto vuelca en camellón de Prolongación Tecnológico

El automovilista perdió el control del volante y terminó volcado sobre el camellón central

Justicia

Prisión preventiva a supuesto responsable de incendiar un camión en Ciudad Juárez, Chihuahua

La Fiscalía General del Estado le formuló imputación a Jorge Antonio C. B., por su presunta participación en el incendio intencional a un camión de transporte

Gossip

Tom Holland cierra redes sociales y nos dice "adiós", ¿por qué tomó esta decisión?

Aquí te decimos qué llevó a Tom Holland, conocido por ser el joven Spiderman, a decir adiós a las redes sociales

Local

Realizan operativo interinstitucional en Bernal

Durante la implementación de este operativo algunas personas impidieron las labores de los servidores públicos que se encontraban en el servicio de sus funciones