/ viernes 25 de septiembre de 2020

Los estragos del coronavirus comparados con otros virus mortales

Las muertes por el nuevo coronavirus superan el millón de muertos, muchos más que los causados por otros virus recientes

El número de víctimas de la pandemia del nuevo coronavirus está a punto de superar el millón de muertos, muchos más que los causados por otros virus recientes, pero muchos menos que los de la terrible "gripe española" de hace un siglo.

El recuento, que solo incluye los deceso contabilizados oficialmente, es provisional puesto que la pandemia continúa. Pero es un punto de referencia para comparar sus estragos con los de otros virus, tanto actuales como del pasado.

Virus del siglo XXI

El número de muertos por el Sars-Cov-2 (el virus que causa la llamada enfermedad por coronavirus de 2019) supera al de las epidemias de virus aparecidos en el siglo XXI.

En 2009 la epidemia de gripe A (H1N1), llamada "porcina", supuso una alerta pandémica. Causó oficialmente 18.500 decesos. Este saldo fue revisado al alza por la revista médica The Lancet que calcula entre 151.700 y 575.400 muertos.

La epidemia de SRAS (Síndrome Respiratorio Agudo Severo) fue causada por un virus aparecido en China. Fue el primer coronavirus en desencadenar el pánico mundial, pero en total causó 774 muertos en 2002-2003.

Los coronavirus son una amplia familia de virus que pueden causar enfermedades.

Epidemias gripales

El saldo del covid-19 se suele comparar con los de la gripe estacional. "A nivel mundial, estas epidemias anuales son responsables de unos 5 millones de casos graves y de entre 290.000 y 650.000 muertes", afirma la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En el siglo XX, dos grandes pandemias de gripe provocadas por nuevos virus (no estacionales), la de 1957-58 conocida como gripe asiática y la de 1968-70 llamada gripe de Hong Kong, ocasionaron cada una aproximadamente un millón de muertos, según recuentos realizados a posteriori, aunque parecen haber caído en el olvido.

Pero tuvieron lugar en un contexto muy distinto al actual. La globalización ha provocado relaciones económicas intensas y las personas (y por tanto los virus) circulan más y mucho más rápido.

Si nos remontamos más lejos en el siglo XX, la gran gripe de 1918-1919, conocida como gripe "española" (causada asimismo por un nuevo virus) fue una hecatombe: en tres "oleadas" causó un total estimado de 50 millones de muertos, según datos publicados al comienzo de los años 2000.

Virus tropicales

El número de muertos por el nuevo coronavirus ya es mucho más elevado que el del temible ébola, cuya aparición se remonta a 1976.

El último brote de la "enfermedad por el virus del Ébola" mató en la República Democrática del Congo (RDC) a casi 2.300 personas entre agosto de 2018 y finales de junio de 2020. Si sumamos todas las epidemias de Ébola desde hace más de 40 años, el virus ocasionó unos 15.000 muertos, todos ellos en África.

Y eso que el ébola tiene un índice de mortalidad mucho más alto que el del coronavirus Sars-Cov-2: alrededor del 50% de los enfermos se mueren y en algunas epidemias sube hasta el 90%, según la OMS. Pero este virus es menos contagioso que otras enfermedades virales: se transmite por contacto directo y no por el aire.

Otros virus tropicales como el dengue o "gripe tropical", cuya variante más grave puede provocar la muerte, también tienen saldos más bajos. Esta infección transmitida por mosquitos progresa desde hace 20 años y causa miles de muertes anuales (4.032 en 2015).

Otras epidemias virales

Otro virus asesino, el VIH-sida, para el que no existe una vacuna eficaz décadas después de su aparición, provocó muchos muertos entre los años 1980 y 2000.

Gracias a la generalización de las terapias antirretrovirales, el saldo anual de personas fallecidas de sida ha disminuido desde el pico de 2004 (1,7 millones). En 2019 hubo 690.000 muertos, según ONUSIDA.

El sida, que puede tratarse pero no curarse, ha causado la muerte de casi 33 millones de personas desde su aparición.

Y los virus de las hepatitis B y C matan a aproximadamente 1,3 millones de personas por año, sobre todo en los países pobres, por cirrosis o cáncer de hígado (900.000 muertes por hepatitis B y 400.000 por hepatitis C).

La principal fuente de datos es la OMS.

El número de víctimas de la pandemia del nuevo coronavirus está a punto de superar el millón de muertos, muchos más que los causados por otros virus recientes, pero muchos menos que los de la terrible "gripe española" de hace un siglo.

El recuento, que solo incluye los deceso contabilizados oficialmente, es provisional puesto que la pandemia continúa. Pero es un punto de referencia para comparar sus estragos con los de otros virus, tanto actuales como del pasado.

Virus del siglo XXI

El número de muertos por el Sars-Cov-2 (el virus que causa la llamada enfermedad por coronavirus de 2019) supera al de las epidemias de virus aparecidos en el siglo XXI.

En 2009 la epidemia de gripe A (H1N1), llamada "porcina", supuso una alerta pandémica. Causó oficialmente 18.500 decesos. Este saldo fue revisado al alza por la revista médica The Lancet que calcula entre 151.700 y 575.400 muertos.

La epidemia de SRAS (Síndrome Respiratorio Agudo Severo) fue causada por un virus aparecido en China. Fue el primer coronavirus en desencadenar el pánico mundial, pero en total causó 774 muertos en 2002-2003.

Los coronavirus son una amplia familia de virus que pueden causar enfermedades.

Epidemias gripales

El saldo del covid-19 se suele comparar con los de la gripe estacional. "A nivel mundial, estas epidemias anuales son responsables de unos 5 millones de casos graves y de entre 290.000 y 650.000 muertes", afirma la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En el siglo XX, dos grandes pandemias de gripe provocadas por nuevos virus (no estacionales), la de 1957-58 conocida como gripe asiática y la de 1968-70 llamada gripe de Hong Kong, ocasionaron cada una aproximadamente un millón de muertos, según recuentos realizados a posteriori, aunque parecen haber caído en el olvido.

Pero tuvieron lugar en un contexto muy distinto al actual. La globalización ha provocado relaciones económicas intensas y las personas (y por tanto los virus) circulan más y mucho más rápido.

Si nos remontamos más lejos en el siglo XX, la gran gripe de 1918-1919, conocida como gripe "española" (causada asimismo por un nuevo virus) fue una hecatombe: en tres "oleadas" causó un total estimado de 50 millones de muertos, según datos publicados al comienzo de los años 2000.

Virus tropicales

El número de muertos por el nuevo coronavirus ya es mucho más elevado que el del temible ébola, cuya aparición se remonta a 1976.

El último brote de la "enfermedad por el virus del Ébola" mató en la República Democrática del Congo (RDC) a casi 2.300 personas entre agosto de 2018 y finales de junio de 2020. Si sumamos todas las epidemias de Ébola desde hace más de 40 años, el virus ocasionó unos 15.000 muertos, todos ellos en África.

Y eso que el ébola tiene un índice de mortalidad mucho más alto que el del coronavirus Sars-Cov-2: alrededor del 50% de los enfermos se mueren y en algunas epidemias sube hasta el 90%, según la OMS. Pero este virus es menos contagioso que otras enfermedades virales: se transmite por contacto directo y no por el aire.

Otros virus tropicales como el dengue o "gripe tropical", cuya variante más grave puede provocar la muerte, también tienen saldos más bajos. Esta infección transmitida por mosquitos progresa desde hace 20 años y causa miles de muertes anuales (4.032 en 2015).

Otras epidemias virales

Otro virus asesino, el VIH-sida, para el que no existe una vacuna eficaz décadas después de su aparición, provocó muchos muertos entre los años 1980 y 2000.

Gracias a la generalización de las terapias antirretrovirales, el saldo anual de personas fallecidas de sida ha disminuido desde el pico de 2004 (1,7 millones). En 2019 hubo 690.000 muertos, según ONUSIDA.

El sida, que puede tratarse pero no curarse, ha causado la muerte de casi 33 millones de personas desde su aparición.

Y los virus de las hepatitis B y C matan a aproximadamente 1,3 millones de personas por año, sobre todo en los países pobres, por cirrosis o cáncer de hígado (900.000 muertes por hepatitis B y 400.000 por hepatitis C).

La principal fuente de datos es la OMS.

Local

Agua a todos los municipios: Germain Garfias

Anuncia mesas de trabajo con la CEA tras aprobación de la ley

Local

Dinero de multas a partidos son para ciencia

Recursos fortalecerán oferta educativa y cultural que ofrece el Concyteq

Local

Luis Nava reconoce labor de los psicólogos

Destacaron la labor que realizan los colaboradores de atención psicológica en favor de la sociedad, especialmente durante la pandemia del Covid-19

Realeza

Realeza británica acogen a ucranianos, según la prensa

El rotativo señala que los presuntos anfitriones prefieren no hacer pública su contribución, por cuestiones de seguridad, entre otras

Deportes

Dan de baja de Libertadoras a Kourtni Perry

El equipo marcha en cuarto lugar de la tabla general y buscan llegar a la cima de la Liga

Salud

Israel detecta un primer caso sospechoso de viruela del mono

En hombre que regresó recientemente al país desde Europa occidental, informó el Ministerio de Sanidad israelí

Tecnología

Taiwán aprueba ley de espionaje económico

Con penas de hasta 12 años de prisión, como parte de una estrategia para hacer frente al robo de tecnología en semiconductores y otros campos

Mundo

Biden firma ayuda de 40 mil mdd para Ucrania

La ayuda, incluye un presupuesto de 6 mil mdd para que se equipe de vehículos blindados y defensa antiaérea

Mundo

Zelenski afirma que sólo la "diplomacia" pondrá fin a la guerra en Ucrania

Dijo el presidente ucraniano, aunque las negociaciones entre Moscú y Kiev están en un punto muerto