/ sábado 28 de septiembre de 2019

La quiebra de Thomas Cook pone en guardia a sectores clave del Reino Unido

Temen además nuevas trabas en las aduanas, aranceles y limitaciones en su capacidad para contratar mano de obra europea

La quiebra del turoperador británico Thomas Cook ha puesto en guardia a sectores clave de la economía del Reino Unido, como la industria del automóvil, las farmacéuticas, la agricultura y los servicios financieros, sobre los posibles efectos adversos del "brexit".

La caída de la libra esterlina, la ralentización de las inversiones y las dificultades para planear el futuro, ante la indefinición que rodea al proceso de salida de la Unión Europea (UE), son algunos de los obstáculos con los que ya están lidiando las empresas británicas.


Una vez se materialice la ruptura con el bloque comunitario, las firmas temen además nuevas trabas en las aduanas, aranceles y limitaciones en su capacidad para contratar mano de obra europea.

- INDUSTRIA DEL AUTOMÓVIL

Las inversiones en la industria automovilística británica se han desplomado desde el referéndum de 2016, en el que se impuso el "brexit".

En los primeros seis meses de este año, las inversiones se limitaron a 90 millones de libras (100 millones de euros), de los cuales 23 millones de libras (26 millones de euros) provenían del Gobierno, según datos de la patronal del sector SMMT.

El nivel de inversión ha ido decayendo desde 2016. Antes de ese año, la industria invertía una media de más de 2.500 millones de libras anuales (2.800 millones de libras).

Las plantas británicas se apoyan en una intrincada red europea de proveedores. Cerca de 1.100 camiones que cruzan cada día el canal de la Mancha para entregar a las fábricas las piezas necesarias en sus cadenas de montaje.

Los posibles trámites adicionales y retrasos en las aduanas tras el "brexit" amenazan el funcionamiento de esas plantas, mientras que la imposición de aranceles a los productos que cruzan la frontera incrementaría los costes de producción y dificultaría las exportaciones a la UE.


- SECTOR FARMACÉUTICO

El sector farmacéutico británico mantiene un volumen de negocio de 41.800 millones de libras al año (47.000 millones de euros) en el Reino Unido. Es responsable del 8,2 % de las exportaciones de mercancías del país y emplea a más de 113.000 personas, entre puestos directos e indirectos.

El traslado desde Londres a Ámsterdam de la Agencia Europea del Medicamento (EMA, en inglés), a cuya sombra se desarrolla una amplia red de empresas del sector, ha comenzado a restar atractivo al Reino Unido como centro internacional de investigación.

La población británica representa un 2,3 % del mercado global, frente al 22 % de los otros 27 socios comunitarios en conjunto, lo que pone a la UE en una situación ventajosa para que las farmacéuticas prioricen la aprobación y el lanzamiento de productos en los Estados del bloque.

Las empresas asentadas en el Reino Unido temen además que el "brexit" reduzca su capacidad para atraer mano de obra especializada, y los investigadores anticipan que perderán la jugosa financiación europea si se establecen en las islas británicas.

Las trabas aduaneras tras la salida de la UE pueden afectar además a los pacientes británicos, dado que el 73 % de la importaciones de medicamentos al Reino Unido proceden de países comunitarios.

- AGRICULTURA Y ALIMENTACIÓN


Los agricultores británicos recibieron el año pasado 3.500 millones de libras (3.950 millones de euros) en ayudas europeas, y temen que algunas explotaciones se vean abocadas al cierre si el Gobierno no cubre ese agujero en su financiación.

La mano de obra europea es además clave para las industrias agrícolas y ganaderas, por lo que el fin de la libre circulación de ciudadanos comunitarios es una amenaza para esos sectores.

El Reino Unido exporta alimentos y bebidas no alcohólicas de la UE por valor de 12.300 millones de libras al año (13.900 millones de euros), mientras que las importaciones ascienden a 35.100 millones de libras (39.600 millones de euros).

Los aranceles que se aplicarían tras un "brexit" sin acuerdo dificultarían las exportaciones y aumentarían el precio de las importaciones, lo que afectaría a los consumidores y las empresas.

- SECTOR FINANCIERO

Las firmas británicas de servicios financieros perderán el llamado "pasaporte" europeo tras el "brexit", y su acceso a los clientes del mercado comunitario quedará especialmente restringido en caso de una ruptura no acordada.

El Banco Central Europeo (BCE) y el Banco de Inglaterra han establecido planes de contingencia que eviten estragos en el mercado el día después de la salida del Reino Unido de la UE, aunque los permisos de operación que se han acordado serán solo temporales en caso de que la ruptura se produzca sin haber ratificado un pacto.

El temor a perder el acceso al mercado único ha llevado a las firmas británicas a invertir 1.300 millones de libras (1.420 millones de euros) en costes de recolocación en países comunitarios, asesoramiento legal y provisiones de contingencia, según datos de la consultora EY.

Otros 2.600 millones de libras (2.840 millones de euros) se han dedicado a inyectar capital en las nuevas sedes fuera del Reino Unido.

Dublín ha sido la principal beneficiada por esa recolocación, si bien Luxemburgo, Fráncfort y París, entre otras ciudades, también han recibido nuevas inversiones.

La quiebra del turoperador británico Thomas Cook ha puesto en guardia a sectores clave de la economía del Reino Unido, como la industria del automóvil, las farmacéuticas, la agricultura y los servicios financieros, sobre los posibles efectos adversos del "brexit".

La caída de la libra esterlina, la ralentización de las inversiones y las dificultades para planear el futuro, ante la indefinición que rodea al proceso de salida de la Unión Europea (UE), son algunos de los obstáculos con los que ya están lidiando las empresas británicas.


Una vez se materialice la ruptura con el bloque comunitario, las firmas temen además nuevas trabas en las aduanas, aranceles y limitaciones en su capacidad para contratar mano de obra europea.

- INDUSTRIA DEL AUTOMÓVIL

Las inversiones en la industria automovilística británica se han desplomado desde el referéndum de 2016, en el que se impuso el "brexit".

En los primeros seis meses de este año, las inversiones se limitaron a 90 millones de libras (100 millones de euros), de los cuales 23 millones de libras (26 millones de euros) provenían del Gobierno, según datos de la patronal del sector SMMT.

El nivel de inversión ha ido decayendo desde 2016. Antes de ese año, la industria invertía una media de más de 2.500 millones de libras anuales (2.800 millones de libras).

Las plantas británicas se apoyan en una intrincada red europea de proveedores. Cerca de 1.100 camiones que cruzan cada día el canal de la Mancha para entregar a las fábricas las piezas necesarias en sus cadenas de montaje.

Los posibles trámites adicionales y retrasos en las aduanas tras el "brexit" amenazan el funcionamiento de esas plantas, mientras que la imposición de aranceles a los productos que cruzan la frontera incrementaría los costes de producción y dificultaría las exportaciones a la UE.


- SECTOR FARMACÉUTICO

El sector farmacéutico británico mantiene un volumen de negocio de 41.800 millones de libras al año (47.000 millones de euros) en el Reino Unido. Es responsable del 8,2 % de las exportaciones de mercancías del país y emplea a más de 113.000 personas, entre puestos directos e indirectos.

El traslado desde Londres a Ámsterdam de la Agencia Europea del Medicamento (EMA, en inglés), a cuya sombra se desarrolla una amplia red de empresas del sector, ha comenzado a restar atractivo al Reino Unido como centro internacional de investigación.

La población británica representa un 2,3 % del mercado global, frente al 22 % de los otros 27 socios comunitarios en conjunto, lo que pone a la UE en una situación ventajosa para que las farmacéuticas prioricen la aprobación y el lanzamiento de productos en los Estados del bloque.

Las empresas asentadas en el Reino Unido temen además que el "brexit" reduzca su capacidad para atraer mano de obra especializada, y los investigadores anticipan que perderán la jugosa financiación europea si se establecen en las islas británicas.

Las trabas aduaneras tras la salida de la UE pueden afectar además a los pacientes británicos, dado que el 73 % de la importaciones de medicamentos al Reino Unido proceden de países comunitarios.

- AGRICULTURA Y ALIMENTACIÓN


Los agricultores británicos recibieron el año pasado 3.500 millones de libras (3.950 millones de euros) en ayudas europeas, y temen que algunas explotaciones se vean abocadas al cierre si el Gobierno no cubre ese agujero en su financiación.

La mano de obra europea es además clave para las industrias agrícolas y ganaderas, por lo que el fin de la libre circulación de ciudadanos comunitarios es una amenaza para esos sectores.

El Reino Unido exporta alimentos y bebidas no alcohólicas de la UE por valor de 12.300 millones de libras al año (13.900 millones de euros), mientras que las importaciones ascienden a 35.100 millones de libras (39.600 millones de euros).

Los aranceles que se aplicarían tras un "brexit" sin acuerdo dificultarían las exportaciones y aumentarían el precio de las importaciones, lo que afectaría a los consumidores y las empresas.

- SECTOR FINANCIERO

Las firmas británicas de servicios financieros perderán el llamado "pasaporte" europeo tras el "brexit", y su acceso a los clientes del mercado comunitario quedará especialmente restringido en caso de una ruptura no acordada.

El Banco Central Europeo (BCE) y el Banco de Inglaterra han establecido planes de contingencia que eviten estragos en el mercado el día después de la salida del Reino Unido de la UE, aunque los permisos de operación que se han acordado serán solo temporales en caso de que la ruptura se produzca sin haber ratificado un pacto.

El temor a perder el acceso al mercado único ha llevado a las firmas británicas a invertir 1.300 millones de libras (1.420 millones de euros) en costes de recolocación en países comunitarios, asesoramiento legal y provisiones de contingencia, según datos de la consultora EY.

Otros 2.600 millones de libras (2.840 millones de euros) se han dedicado a inyectar capital en las nuevas sedes fuera del Reino Unido.

Dublín ha sido la principal beneficiada por esa recolocación, si bien Luxemburgo, Fráncfort y París, entre otras ciudades, también han recibido nuevas inversiones.

Policiaca

Aparatosa volcadura en Libramiento Surponiente

El conductor de la camioneta circulaba a exceso de velocidad sobre el carril lateral y perdió el control de la unidad

Local

Alerta Sedea riesgos en producción animal

SEDEA trabaja para que la producción animal sea de manera sustentable

Local

Alimento animal  “da bienestar emocional”

Arremeten productores contra falsa información y mitos sobre la nutrición

Policiaca

Autoridades atienden agresión en el interior de una secundaría

Padres de familia y alumnos refirieron que una alumna, presuntamente habría tocado a otra compañera a la fuerza

Salud

Los hongkoneses se fabrican sus propias mascarillas

Debido a la escasez de mascarillas a causa del brote del nuevo coronavirus, los hongkoneses empezaron a fabricarlas ellos mismos

Mundo

Viejos autobuses se convierten en baños en la India

Muchas mujeres en India, se enfrenta diariamente a la dificultad de encontrar un baño público cómodo y seguro, un servicio precario y escaso

Moda

Armani en Milán defiende una moda sin tendencias

"¡Las tendencias de la moda no existen! ¡Y no tienen que existir!", sostiene a los 85 años el maestro de moda italiano Giorgio Armani, al presentar su colección otoño-invierno 2020

Mundo

Cinco mujeres desaparecen cada día en Perú

Cinco mujeres desaparecen cada día en Perú, según cifras oficiales, pero las autoridades no destinan muchas energías a esclarecer estos casos

Ecología

Tesla divide a ecologistas en Alemania con fábrica de coches eléctricos

Tesla reanudó la tala de un bosque cercano a Berlín para construir su planta europea de coches eléctricos, cuya existencia divide al movimiento ecologista en Alemania