/ martes 12 de diciembre de 2017

¿Terminará en algún momento el furor por el bitcoin?

Especulaciones han marcado la historia, y el resultado es que no siempre terminan como empezaron

Burbujas como la que se teme que esté viviendo la moneda virtual bitcoin son un fenómeno recurrente en la historia económica mundial, desde los tulipanes holandeses del siglo XVII hasta la crisis de las “subprime” cuatro siglos más tarde.

El bitcoin, que apenas valía unos céntimos cuando se creó en 2009, alcanzó ayer los 18,000 dólares por unidad. Estas son algunas de las burbujas económicas de la historia.

 

La “tulipomanía”

A principios del siglo XVII, en Holanda, los tulipanes exóticos se convirtieron en un producto de lujo y un símbolo de estatus social para ricos y pobres.

La gente no dudaba en hipotecar sus casas y vender sus negocios para comprar la preciada planta y se calcula que algunos bulbos llegaron a alcanzar los 150 mil dólares en precios actuales.

Los precios alcanzaron más de cien veces la media de ingresos anuales de los holandesas por lo que las bulbos servían para comprar tierra, ganado, casas o para pagar dotes matrimoniales. Esta burbuja especulativa, considerada la primera de la historia, estalló en 1637, con la consecuencia de la quiebra de bancos y de gente que perdió todo su patrimonio.

Burbuja japonesa

A mediados de los 80, la economía japonesa dominaba el mundo por sus productos tecnológicos. Este éxito impactó en el valor de las acciones del índice Nikkei de la bolsa de Tokio, se triplicó entre 1985 y 1989 y el valor de las compañías japonesas se disparó.  Todo este dinero en circulación, combinado a la facilidad de crédito, estimuló la especulación y provocó una burbuja inmobiliaria.

Las políticas del gobierno para luchar contra la burbuja contribuyeron al contrario a hacerla estallar, hundiendo del golpe la bolsa y los precios de los bienes inmobiliarios.

El resultado fue la llamada “década perdida” japonesa, un periodo de estancamiento económico.

El boom del “puntocom”

El auge de internet a finales de los años 1990 provocó la llamada ‘burbuja puntocom’, durante la que algunas compañías tecnológicas alcanzaron valores astronómicos a pesar de que no tenían ningún ingreso.

Varios jóvenes emprendedores de internet se hicieron millonarios de la noche a la mañana, en un periodo en el que también tuvo lugar la fusión de AOL y Time Warner, la más importante de la historia hasta entonces.

A pesar de que Alan Greenspan, entonces presidente de la Reserva Federal estadounidense, advirtió de la “exuberancia irracional” de los precios, la burbuja terminó por estallar cuando quedó claro que muchas de esas compañías nunca serían rentables.

Los peluches Beanie Baby

A mediados de los 90 se pusieron de moda en Estados Unidos los peluches Beanie Baby, que empezaron valiendo cinco dólares pero pronto alcanzaron precios de miles de dólares por algunos de ellos.

La compañía que los fabricaba, Ty, limitaba deliberadamente su producción y estimuló el coleccionismo y la especulación. El comercio de Beanie Baby llegó a representar hasta un 10% de las transacciones en eBay.

La burbuja estalló a finales de los años 1990, cuando Ty anunció que dejaba de fabricarlos y los precios se hundieron.

Las crisis de las “subprime”

La crisis financiera mundial de finales de la década de los años 2000 fue provocada por las llamadas hipotecas subprime o hipotecas de alto riesgo, créditos con altos intereses concedidos a personas que nos los podían pagar.

Los bancos y los prestamistas juntaron varios de estos créditos tóxicos en productos financieros opacos y de alto riesgo que luego se revendían una y otra vez.

La burbuja estalló cuando los inversores se dieron cuenta del riesgo y los precios inmobiliarios empezaron a hundirse, al tiempo que millones de personas perdieron sus casas.

Las bolsas cayeron a su vez, subió el desempleo y el sistema bancario estadounidense se tambaleó, con la simbólica caída Lehman Brothers en 2008.

Burbujas como la que se teme que esté viviendo la moneda virtual bitcoin son un fenómeno recurrente en la historia económica mundial, desde los tulipanes holandeses del siglo XVII hasta la crisis de las “subprime” cuatro siglos más tarde.

El bitcoin, que apenas valía unos céntimos cuando se creó en 2009, alcanzó ayer los 18,000 dólares por unidad. Estas son algunas de las burbujas económicas de la historia.

 

La “tulipomanía”

A principios del siglo XVII, en Holanda, los tulipanes exóticos se convirtieron en un producto de lujo y un símbolo de estatus social para ricos y pobres.

La gente no dudaba en hipotecar sus casas y vender sus negocios para comprar la preciada planta y se calcula que algunos bulbos llegaron a alcanzar los 150 mil dólares en precios actuales.

Los precios alcanzaron más de cien veces la media de ingresos anuales de los holandesas por lo que las bulbos servían para comprar tierra, ganado, casas o para pagar dotes matrimoniales. Esta burbuja especulativa, considerada la primera de la historia, estalló en 1637, con la consecuencia de la quiebra de bancos y de gente que perdió todo su patrimonio.

Burbuja japonesa

A mediados de los 80, la economía japonesa dominaba el mundo por sus productos tecnológicos. Este éxito impactó en el valor de las acciones del índice Nikkei de la bolsa de Tokio, se triplicó entre 1985 y 1989 y el valor de las compañías japonesas se disparó.  Todo este dinero en circulación, combinado a la facilidad de crédito, estimuló la especulación y provocó una burbuja inmobiliaria.

Las políticas del gobierno para luchar contra la burbuja contribuyeron al contrario a hacerla estallar, hundiendo del golpe la bolsa y los precios de los bienes inmobiliarios.

El resultado fue la llamada “década perdida” japonesa, un periodo de estancamiento económico.

El boom del “puntocom”

El auge de internet a finales de los años 1990 provocó la llamada ‘burbuja puntocom’, durante la que algunas compañías tecnológicas alcanzaron valores astronómicos a pesar de que no tenían ningún ingreso.

Varios jóvenes emprendedores de internet se hicieron millonarios de la noche a la mañana, en un periodo en el que también tuvo lugar la fusión de AOL y Time Warner, la más importante de la historia hasta entonces.

A pesar de que Alan Greenspan, entonces presidente de la Reserva Federal estadounidense, advirtió de la “exuberancia irracional” de los precios, la burbuja terminó por estallar cuando quedó claro que muchas de esas compañías nunca serían rentables.

Los peluches Beanie Baby

A mediados de los 90 se pusieron de moda en Estados Unidos los peluches Beanie Baby, que empezaron valiendo cinco dólares pero pronto alcanzaron precios de miles de dólares por algunos de ellos.

La compañía que los fabricaba, Ty, limitaba deliberadamente su producción y estimuló el coleccionismo y la especulación. El comercio de Beanie Baby llegó a representar hasta un 10% de las transacciones en eBay.

La burbuja estalló a finales de los años 1990, cuando Ty anunció que dejaba de fabricarlos y los precios se hundieron.

Las crisis de las “subprime”

La crisis financiera mundial de finales de la década de los años 2000 fue provocada por las llamadas hipotecas subprime o hipotecas de alto riesgo, créditos con altos intereses concedidos a personas que nos los podían pagar.

Los bancos y los prestamistas juntaron varios de estos créditos tóxicos en productos financieros opacos y de alto riesgo que luego se revendían una y otra vez.

La burbuja estalló cuando los inversores se dieron cuenta del riesgo y los precios inmobiliarios empezaron a hundirse, al tiempo que millones de personas perdieron sus casas.

Las bolsas cayeron a su vez, subió el desempleo y el sistema bancario estadounidense se tambaleó, con la simbólica caída Lehman Brothers en 2008.

Local

IMSS no suspenderá servicios por puente

Ese día se suspenderán los servicios administrativos

Local

Día mundial de las víctimas por accidentes

En el estado Querétaro se han registrado 51 muertes por diversos tipos de hechos de tránsito en lo que va del año

Local

Premiación del 7º concurso nacional de muñecas

Más de 350 mil pesos se pusieron en juego para las cuatro diferentes categorías y menciones honoríficas