/ martes 25 de septiembre de 2018

Reygadas conecta al mundo antiguo con el contemporáneo en Nuestro Tiempo

El cineasta se vio influenciado por las nuevas formas de comunicación en la actualidad y que plasmó desde su perspectiva en la cinta

El cineasta mexicano, Carlos Reygadas, estrena este viernes Nuestro tiempo, una cinta en la que colinda el mundo antiguo con el contemporáneo, teniendo como eje central la comunicación y las relaciones personales

Las relaciones humanas han cambiado con la llegada de la tecnología. De eso no tiene duda Carlos Reygadas, quien de alguna manera se vio influenciado por las nuevas formas de comunicación en la actualidad y que plasmó desde su perspectiva en la cinta Nuestro tiempo, que este viernes estrena en México luego de su participación en el pasado Festival de Venecia y de actualmente forma parte de la sección Horizontes en el Festival de San Sebastián.

Considerado una de las voces más importantes del cine de autor, con una clara apuesta por invitar a la reflexión sobre la complejidad humana lejos de los artificios, las películas de Reygadas son claro ejemplo de entender el fenómeno fílmico como acto artístico.

Escrita, producida, editada, dirigida y protagonizada por él mismo, Nuestro tiempo trata la historia de una familia que habita en un campo criando toros de lidia.

Con 15 años de matrimonio, Juan (Reygadas), un renombrado poeta, y Esther (interpretada por Natalia López, esposa del director), su pareja comienzan a tener problemas luego de que ella le es infiel con un entrenador de caballos.

“Mis películas son muy autobiográficas, no en el sentido de que me ocurra lo que pasa en las historias, sino lo que ocurre ahí es cercano a lo que veo, escucho y pienso”, explica sobre el origen de esta historia que le llevó cuatro años de realización, y cuya motivación principal fue enfrentar la comunicación contemporánea en una realidad pasada.

“La forma en que la gente se acerca ahora ha cambiado muchísimo: las redes sociales, el sexo por teléfono… De hecho, me he enterado que la gente ya no liga en los bares, porque puede parecer sospechoso o hay riesgos, entonces se quedan de ver antes por internet”.

“Eso es siniestro, es terrible porque cierra las puertas a tu pequeño mundo que son las redes sociales y nada más. Y la vida pierde espontaneidad. Probablemente si no hubieran existido estos mecanismos de internet, la comunicación entre ella (Esther) y el amante y no hubiera continuado y se hubiera muerto todo rápido.

“El mundo ha cambiado mucho, y yo quise insertar una película en un mundo antiguo, como el del campo y los toros de lidia, y uno contemporáneo que es éste de las comunicaciones”, explica el cineasta.

El ganador como Mejor Director en el Festival de Cannes en 2012 por su cinta Post Tenebras Lux, minimiza que él y su esposa sean los protagonistas de esta propia historia. “Son aspectos físicos, cosas que se diluyen, que son muy banales y coyunturales.

A la gente le importa un rábano quién soy yo; ese es un tema secundario”. Lo verdaderamente importante, en esta o cualquier otra película que realice, es la oportunidad de emitir mensajes que lleguen a cada individuo que vea estas historias, precisa el realizador.

“No tengo una intención tan clara (como director), es más bien una necesidad interior. ¿Nunca le has dicho a un amigo cuando vas en el coche y ves un paisaje increíble ‘Mira qué bonito paisaje'? ¿Cuál es tu intención? Compartir. Es verte en el espejo del otro. Por exactamente esa misma razón, por banal que parezca, es que yo hago películas para compartir”, dice.

El director admite que ni si quiera tiene ideas concretas para hacerles llegar a quienes vean sus películas: “No soy un entretenedor, no soy un Spielberg que quiera que sientas miedo aquí, y que acá que sientas esto; prefiero simplemente acercar a ti una sencilla manera de sentir”.

Para el director de Japón o Luz silenciosa, realizar películas es una oportunidad de responder a los cuestionamientos sobre su origen y permanencia en este mundo. “El cine significa el grito de conciencia.

Esto existe, aquí hay algo y lo comunico con otros. Entonces la vida se enriquece, porque cuando otros hacen cosas enriqueces tu vida. En el coche (hablando de lo maravilloso que es el paisaje) haces conversación para enriquecer la vida”; es por eso que su futuro como director es luminoso “siempre hay planes a futuro, hasta que me canse”, concluye.

El cineasta mexicano, Carlos Reygadas, estrena este viernes Nuestro tiempo, una cinta en la que colinda el mundo antiguo con el contemporáneo, teniendo como eje central la comunicación y las relaciones personales

Las relaciones humanas han cambiado con la llegada de la tecnología. De eso no tiene duda Carlos Reygadas, quien de alguna manera se vio influenciado por las nuevas formas de comunicación en la actualidad y que plasmó desde su perspectiva en la cinta Nuestro tiempo, que este viernes estrena en México luego de su participación en el pasado Festival de Venecia y de actualmente forma parte de la sección Horizontes en el Festival de San Sebastián.

Considerado una de las voces más importantes del cine de autor, con una clara apuesta por invitar a la reflexión sobre la complejidad humana lejos de los artificios, las películas de Reygadas son claro ejemplo de entender el fenómeno fílmico como acto artístico.

Escrita, producida, editada, dirigida y protagonizada por él mismo, Nuestro tiempo trata la historia de una familia que habita en un campo criando toros de lidia.

Con 15 años de matrimonio, Juan (Reygadas), un renombrado poeta, y Esther (interpretada por Natalia López, esposa del director), su pareja comienzan a tener problemas luego de que ella le es infiel con un entrenador de caballos.

“Mis películas son muy autobiográficas, no en el sentido de que me ocurra lo que pasa en las historias, sino lo que ocurre ahí es cercano a lo que veo, escucho y pienso”, explica sobre el origen de esta historia que le llevó cuatro años de realización, y cuya motivación principal fue enfrentar la comunicación contemporánea en una realidad pasada.

“La forma en que la gente se acerca ahora ha cambiado muchísimo: las redes sociales, el sexo por teléfono… De hecho, me he enterado que la gente ya no liga en los bares, porque puede parecer sospechoso o hay riesgos, entonces se quedan de ver antes por internet”.

“Eso es siniestro, es terrible porque cierra las puertas a tu pequeño mundo que son las redes sociales y nada más. Y la vida pierde espontaneidad. Probablemente si no hubieran existido estos mecanismos de internet, la comunicación entre ella (Esther) y el amante y no hubiera continuado y se hubiera muerto todo rápido.

“El mundo ha cambiado mucho, y yo quise insertar una película en un mundo antiguo, como el del campo y los toros de lidia, y uno contemporáneo que es éste de las comunicaciones”, explica el cineasta.

El ganador como Mejor Director en el Festival de Cannes en 2012 por su cinta Post Tenebras Lux, minimiza que él y su esposa sean los protagonistas de esta propia historia. “Son aspectos físicos, cosas que se diluyen, que son muy banales y coyunturales.

A la gente le importa un rábano quién soy yo; ese es un tema secundario”. Lo verdaderamente importante, en esta o cualquier otra película que realice, es la oportunidad de emitir mensajes que lleguen a cada individuo que vea estas historias, precisa el realizador.

“No tengo una intención tan clara (como director), es más bien una necesidad interior. ¿Nunca le has dicho a un amigo cuando vas en el coche y ves un paisaje increíble ‘Mira qué bonito paisaje'? ¿Cuál es tu intención? Compartir. Es verte en el espejo del otro. Por exactamente esa misma razón, por banal que parezca, es que yo hago películas para compartir”, dice.

El director admite que ni si quiera tiene ideas concretas para hacerles llegar a quienes vean sus películas: “No soy un entretenedor, no soy un Spielberg que quiera que sientas miedo aquí, y que acá que sientas esto; prefiero simplemente acercar a ti una sencilla manera de sentir”.

Para el director de Japón o Luz silenciosa, realizar películas es una oportunidad de responder a los cuestionamientos sobre su origen y permanencia en este mundo. “El cine significa el grito de conciencia.

Esto existe, aquí hay algo y lo comunico con otros. Entonces la vida se enriquece, porque cuando otros hacen cosas enriqueces tu vida. En el coche (hablando de lo maravilloso que es el paisaje) haces conversación para enriquecer la vida”; es por eso que su futuro como director es luminoso “siempre hay planes a futuro, hasta que me canse”, concluye.

Policiaca

Presuntamente detendrían en Querétaro al alcalde de Acámbaro, Guanajuato

Se encontraba con dos personas, con armas largas de grueso calibre sin permiso para portarlas

Local

Preocupa que armadoras no reinicien actividades

La decisión del gobernador de Puebla tendrá impacto negativo en la industria de autopartes de Querétaro, alerta Jorge Rivadeneyra

Local

Crecen 67% quejas contra los bancos

67% de las reclamaciones contra la banca múltiple por cargos no reconocidos en tarjetas de crédito, banca móvil, seguido de tarjetas de débito

Futbol

Piojo Herrera, cerca de renovar contrato con América

Sólo faltan algunos detalles para que en los próximos días se concrete la extensión de contrato de forma exitosa

Justicia

Órganos jurisdiccionales continuaran trabajando de manera virtual: CJF

En tanto, la rotación de los juzgados y tribunales de guardia podrá ser consultada a través de su pagina

Tecnología

Spotify se convierte en el N°1 del podcast

En solo 16 meses, la plataforma de audio sueca ha invertido más de 600 millones de dólares, principalmente en editores de contenido

Sociedad

Autorizan a UNAM realizar pruebas para detectar Covid-19

Las realización de las pruebas tendrá fines de vigilancia epidemiológica y los resultados se entregarán 24 horas después derecibirlas

Doble Vía

Una china envía cebollas a su exnovio para hacerle llorar

compró en línea los bulbos conocidos por su poder irritante, antes de hacerlos entregar a su exnovio para hacerle llorar

Cultura

Conmemoran 10 años de la muerte de Gabriel Vargas, creador de "La familia Burrón"

Con la muestra virtual “Perfil Humano de un Artista”, conmemoran una década de su fallecimiento