/ lunes 3 de agosto de 2020

Presentan cinta Amores modernos

Aún no se sabe cuándo los cines volverán a dar funciones, sin embargo, para las cineastas, los proyectos deben continuar

Aún no se sabe cuándo los cines volverán a dar funciones, sin embargo, para las cineastas, los proyectos deben continuar y por ello, el director y guionista Matías Meyer, habló sobre la cinta “Amores Modernos”, que pretende ser la que arranque las funciones de cine mexicano.

“Íbamos a estrenarla justo el 27 de marzo, y como la película cuenta con el Estímulo Fiscal para la distribución en salas de cine, estamos obligados a salir a salas antes de llegar a plataformas”, dijo Meyer y abundó en que se trata de una historia amena, pero también con profundidad porque toca temas fuertes, pero de forma graciosa, lo que da paso a la reflexión.

En tanto, el actor Leonardo Ortizgris, quien en la cinta interpreta a Alex, aseguró que nada es seguro, ya que cada semana las noticias cambian y sólo queda esperar a que la gente pueda asistir al cine de manera confiada, segura y protegida.

“La experiencia cinematográfica de ir a una sala es maravillosa, yo curiosamente he visto menos cine ahora que estoy encerrado en mi casa porque la verdad no termino de conectar con la pantalla”, dijo y recordó que esta acción va acompañada de compartir con el resto del público par ver su reacción a partir de lo que sucede en la cinta, lo que denomina como “la magia del cine”.

¡Acción!

“Amores Modernos” es el resultado de cuatro años de trabajo, que va desde la creación del guion, pasando por la filmación que se hizo hace dos años durante cerca de cinco semanas de rodaje, para dar vida a una historia que se desarrolla en tan solo 24 horas.

“Es una acumulación, imagínate que el día que se muere tu mamá, te enteras de que tu papá padece de una enfermedad terminal y de muchas cosas, que se van sumando y sumando, como se dice ‘llueve sobre mojado’”, relató Matías sobre el punto de partida de la historia.

En este sentido Ortizgriz destacó que la trama se centra en la relación que existe entre los hermanos, además de que la historia tiene hilos muy dinámicos, ya que corre muy rápido y no es repetitiva, lo que requiere de la atención completa del espectador.

“[Hay cosas] que no se ven en la película pero que existían ya en la vida de los personajes, cómo se relacionaban estos dos hermanos, ya que por parte del menor existe resentimiento, mientras que del mayor hay cierto abandono, porque Alex se fue a vivir lejos y nunca llama, y a partir de eso es como creas una situación, destacando que en algún momento fueron buenos hermanos”, explicó.

Y para dejar implícitas las cargas del pasado con las que lidian los personajes, Meyer decidió trabajar, en esta ocasión, con actores profesionales: Ilse Salas, Andrés Almeida, Leonardo Ortizgris y Ludwika Paleta, entre otros, por lo que dijo, quedó muy complacido con su trabajo.

“Al público que no conozca lo que he hecho antes, yo buscaba personas que no fueran actores profesionales, pero mi objetivo con esta película era cambiar eso, y para mí era importante darles material para que pudieran expresar y yo aprovechar al máximo todas sus virtudes, que son muchísimas, quedé muy impresionado del talento y el profesionalismo que manejan”, dijo.

Se refirió a su gran capacidad de memorización, además de darle voz a los textos sin que parezca que fueron escritos, así como invocar emociones de manera casi cronometrada sin importar las luces, la cámara y las incidencias externas.

El mensaje

Meyer recordó que algunas de las escenas están basadas en vivencias personales, tal como el encuentro que sucede entre Alex y su padre, quien en el pasado no aceptó su homosexualidad.

“Mi abuela tuvo alzheimer y hay diálogos tal cual en la película que saqué de mi vivencia, me acuerdo que hablé con ella y para entender un poco en qué mundo vivía, yo le preguntaba: ‘¿te acuerdas cómo me llamo?’, entonces ella respondía el nombre de mi hermano o de mi papá, y yo le decía, ‘soy Matías’, y contestaba: ‘cómo no voy a saber, si hasta soy tu madrina’, también le pregunté su edad; entonces concluí que los enfermos de alzheimer están viviendo otra época, quizá en su pasado”, refirió.

Otra escena basada en la vida real, y que también invita a reflexionar, es cuando un chico es abandonado por su novia justo el día en el que tiene un momento profesional importante. “Representa cuando no sabemos procesar las emociones y a veces el cuerpo lo reciente, los psicólogos le llaman psicosomatismo”.

Al respecto dijo que para esa escena se inspiró en una anécdota sobre una persona que estaba casado con hijos y aparentemente era parte de una familia feliz, pero se enteró de que su marido le estuvo poniendo el cuerno durante muchos años, por lo que su reacción fue que se le paralizaron las piernas.

En tanto, para Ortizgris otra de las reflexiones es que invita a enfrentar los problemas. “Al ser el hermano menor considero que Alex es alguien que llegó tarde a todos lados, aún desde su nacimiento, ya que no era el esperado (…) y mantiene un comportamiento inmaduro que continúa hasta que regresa a México y recibe el bombardeo de noticias e información”.

Destacó que es entonces cuando debe aprender a recibir los hechos y a perdonar para madurar y poder entender las condiciones de vida de su familia, sin embargo, dijo, podría optar por dos caminos, renunciar por completo a su familia o tomarlo con madurez.

“No hay que evitar el encontronazo, porque también a partir de ahí surge la sanación, yo veo un poco la muerte de la mamá como un sismo que derrumba la casa, pero que a partir de ello sale a la luz la verdad y surge eso que fue como un cáncer para la familia y que estaba escondido”, coincide Meyer.

En escena también puede verse el temblor del 9 de septiembre en la Ciudad de México, que es uno de los estímulos que van construyendo la trama para a su vez amalgamar la historia a modo de un baile de parejas que van intercambiando.

“Lo bueno es que hay un final bastante alentador y se vuelven a unir familias a partir de sucesos trágicos, tal como hoy en día con la pandemia, que buscamos ser más solidarios y amables, de pronto nos identificamos dentro de la tragedia”, puntualizó.

Aún no se sabe cuándo los cines volverán a dar funciones, sin embargo, para las cineastas, los proyectos deben continuar y por ello, el director y guionista Matías Meyer, habló sobre la cinta “Amores Modernos”, que pretende ser la que arranque las funciones de cine mexicano.

“Íbamos a estrenarla justo el 27 de marzo, y como la película cuenta con el Estímulo Fiscal para la distribución en salas de cine, estamos obligados a salir a salas antes de llegar a plataformas”, dijo Meyer y abundó en que se trata de una historia amena, pero también con profundidad porque toca temas fuertes, pero de forma graciosa, lo que da paso a la reflexión.

En tanto, el actor Leonardo Ortizgris, quien en la cinta interpreta a Alex, aseguró que nada es seguro, ya que cada semana las noticias cambian y sólo queda esperar a que la gente pueda asistir al cine de manera confiada, segura y protegida.

“La experiencia cinematográfica de ir a una sala es maravillosa, yo curiosamente he visto menos cine ahora que estoy encerrado en mi casa porque la verdad no termino de conectar con la pantalla”, dijo y recordó que esta acción va acompañada de compartir con el resto del público par ver su reacción a partir de lo que sucede en la cinta, lo que denomina como “la magia del cine”.

¡Acción!

“Amores Modernos” es el resultado de cuatro años de trabajo, que va desde la creación del guion, pasando por la filmación que se hizo hace dos años durante cerca de cinco semanas de rodaje, para dar vida a una historia que se desarrolla en tan solo 24 horas.

“Es una acumulación, imagínate que el día que se muere tu mamá, te enteras de que tu papá padece de una enfermedad terminal y de muchas cosas, que se van sumando y sumando, como se dice ‘llueve sobre mojado’”, relató Matías sobre el punto de partida de la historia.

En este sentido Ortizgriz destacó que la trama se centra en la relación que existe entre los hermanos, además de que la historia tiene hilos muy dinámicos, ya que corre muy rápido y no es repetitiva, lo que requiere de la atención completa del espectador.

“[Hay cosas] que no se ven en la película pero que existían ya en la vida de los personajes, cómo se relacionaban estos dos hermanos, ya que por parte del menor existe resentimiento, mientras que del mayor hay cierto abandono, porque Alex se fue a vivir lejos y nunca llama, y a partir de eso es como creas una situación, destacando que en algún momento fueron buenos hermanos”, explicó.

Y para dejar implícitas las cargas del pasado con las que lidian los personajes, Meyer decidió trabajar, en esta ocasión, con actores profesionales: Ilse Salas, Andrés Almeida, Leonardo Ortizgris y Ludwika Paleta, entre otros, por lo que dijo, quedó muy complacido con su trabajo.

“Al público que no conozca lo que he hecho antes, yo buscaba personas que no fueran actores profesionales, pero mi objetivo con esta película era cambiar eso, y para mí era importante darles material para que pudieran expresar y yo aprovechar al máximo todas sus virtudes, que son muchísimas, quedé muy impresionado del talento y el profesionalismo que manejan”, dijo.

Se refirió a su gran capacidad de memorización, además de darle voz a los textos sin que parezca que fueron escritos, así como invocar emociones de manera casi cronometrada sin importar las luces, la cámara y las incidencias externas.

El mensaje

Meyer recordó que algunas de las escenas están basadas en vivencias personales, tal como el encuentro que sucede entre Alex y su padre, quien en el pasado no aceptó su homosexualidad.

“Mi abuela tuvo alzheimer y hay diálogos tal cual en la película que saqué de mi vivencia, me acuerdo que hablé con ella y para entender un poco en qué mundo vivía, yo le preguntaba: ‘¿te acuerdas cómo me llamo?’, entonces ella respondía el nombre de mi hermano o de mi papá, y yo le decía, ‘soy Matías’, y contestaba: ‘cómo no voy a saber, si hasta soy tu madrina’, también le pregunté su edad; entonces concluí que los enfermos de alzheimer están viviendo otra época, quizá en su pasado”, refirió.

Otra escena basada en la vida real, y que también invita a reflexionar, es cuando un chico es abandonado por su novia justo el día en el que tiene un momento profesional importante. “Representa cuando no sabemos procesar las emociones y a veces el cuerpo lo reciente, los psicólogos le llaman psicosomatismo”.

Al respecto dijo que para esa escena se inspiró en una anécdota sobre una persona que estaba casado con hijos y aparentemente era parte de una familia feliz, pero se enteró de que su marido le estuvo poniendo el cuerno durante muchos años, por lo que su reacción fue que se le paralizaron las piernas.

En tanto, para Ortizgris otra de las reflexiones es que invita a enfrentar los problemas. “Al ser el hermano menor considero que Alex es alguien que llegó tarde a todos lados, aún desde su nacimiento, ya que no era el esperado (…) y mantiene un comportamiento inmaduro que continúa hasta que regresa a México y recibe el bombardeo de noticias e información”.

Destacó que es entonces cuando debe aprender a recibir los hechos y a perdonar para madurar y poder entender las condiciones de vida de su familia, sin embargo, dijo, podría optar por dos caminos, renunciar por completo a su familia o tomarlo con madurez.

“No hay que evitar el encontronazo, porque también a partir de ahí surge la sanación, yo veo un poco la muerte de la mamá como un sismo que derrumba la casa, pero que a partir de ello sale a la luz la verdad y surge eso que fue como un cáncer para la familia y que estaba escondido”, coincide Meyer.

En escena también puede verse el temblor del 9 de septiembre en la Ciudad de México, que es uno de los estímulos que van construyendo la trama para a su vez amalgamar la historia a modo de un baile de parejas que van intercambiando.

“Lo bueno es que hay un final bastante alentador y se vuelven a unir familias a partir de sucesos trágicos, tal como hoy en día con la pandemia, que buscamos ser más solidarios y amables, de pronto nos identificamos dentro de la tragedia”, puntualizó.

Local

Anuncia Usebeq preinscripciones para educación básica

Será entre el 2 y 15 de febrero a través de las plataformas digitales y para los lugares que no tengan internet, deberán hacer cita en la escuela

Local

Sólo tres diputadas del PRI han solicitado licencia

Karina Careaga, Guadalupe Cárdenas y Abigail Arredondo se separaron del cargo para participar en las elecciones, confirmó Gerardo Ángeles

Local

Estiman que 50% de la obra pública se detendrá

Álvaro Ugalde, dijo que la contienda  impactará la ejecución de obra por lo que se tendrá que apostar a la obra privada

Salud

Cervecera une fuerzas para crear el Hospital General La Pastora

Contará con inversión privada y dispondrá de 100 camas para atender a pacientes con Covid-19

Tecnología

Google amenaza con desactivar las búsquedas en Australia

Si el Parlamento de Camberra aprueba una ley que la obligaría a pagar a los medios locales por publicar sus contenidos

Deportes

Van por resultados positivos

Los equipos queretanos llegan convencidos de seguir entre los mejores de la liga TDP, por lo que brindarán duelos muy atractivos

Deportes

Contentos con nueva imagen

Los campeones que siguen participando en este serial automovilístico, reiteraron que era necesario hacer estos cambios en las carrocerías de los autos

Cultura

Pequeños y jóvenes dan vida a una orquesta comunitaria

Los pequeños músicos de la comunidad de El Sabino Chico, recibieron 33 nuevos instrumentos musicales

Celebridades

Ricky Martin estrena barba rubia

Reveló a través de su cuenta oficial en Twitter una imagen donde aparece con una playa de fondo, mostrando la mitad de su rostro y su barba teñida