/ miércoles 16 de agosto de 2017

Jalpan crece con arte y cultura

Más allá de su estatus como pueblo mágico y destinoturístico consolidado de los municipios serranos, la vidacotidiana de los pobladores de Jalpan de Serra se define por sutrabajo diario, sus estrechas relaciones entre sí tanto con losque viven en la cabecera como con aquellos que van y vienen de lascomunidades u otros lugares lejanos (incluyendo Estados Unidos) y,en un lugar preponderante, mantener viva su rica tradicióncultural que integra música, canto, gastronomía y devoción. Unejemplo palpable es el festival que toda la comunidad organiza parafestejar a su santo patrono, Santiago, puntualmente en julio desdehace 18 años. El 25 de julio por la mañana, Santiago Apóstolsale de la misión de Jalpan hacia la comunidad de Puerto deÁnimas, es velado y regresa a su altar para la misa de las 18horas. La comunidad con música, cuetes, flores y devoción loescolta durante el trayecto y se organiza para que dos bandas deviento lo acompañen y reciban. Después de la misa, la fiestacontinúa en el jardín principal. Este año, tuvo a don GuillermoVelázquez más una topada que se prolongó hasta las 4 de lamañana entre Toño Jiménez y sus atrevidos de la Sierra contraTobías Hernández y sus huapangueros.

“Nuestro festival es uno de los pocos cuya vocación nació ysigue siendo netamente cultural” afirma Hugo Márquez, directorde cultura del gobierno municipal “es organizado por las familiasa la par de la fiesta patronal del 25 de julio y toda la comunidadse coordina para aportar algo”.

Hoteleros, restauranteros, transportistas, etc. se unen con laintención de definir la logística de los grupos invitados que enesta edición se dividió en compañías de teatro de la capitalqueretana como Atabal, La Gaviota, Mitote, grupos potosinos comoestado invitado y el infaltable huapango.

Sin embargo, al terminar el festival, la vida artística de laciudad continúa: cada sábado hay una presentación en el jardínprincipal de diversos géneros; además, desde el centro culturaldirigido por Wilmer Olvera Ramos, el Museo Histórico de la SierraGorda con Junípero Cabrera al frente y el gobierno municipal através de su dirección de cultura con Hugo Márquez, articulanesfuerzos para consolidar una infraestructura artística disponiblepara la población de manera permanente.

El municipio otorga un recurso a la cultura por $950,000 anual ypara pagar a los artistas locales y foráneos. “No es onerosopero es suficiente para tener sábado con sábado una presentaciónartística en el Jardín Principal y apoyar las fiestas patronalescon las actividades artísticas. En 2016 atendimos 320 eventosartísticos en un año, de todos los géneros y siempre huapango”detalla Márquez.

Por lo pronto, ya se gesta una compañía de teatro surgidodesde el Laboratorio de Artes Escénicas dirigido por RamsésMartínez; este laboratorio presenta desde 2015 la puesta en escenaElegir a estudiantes de educación media y media superior, con elfin no sólo de acercar el teatro a los jóvenes sino de provocaruna reflexión sobre las problemáticas actuales. “Estamosforjando a un público educado, un ser social consciente quetambién aporta” afirma Ramsés Martínez en entrevista.

LOS PROBLEMAS DE JALPAN

La juventud de Jalpan no tiene los problemas de las grandesciudades, coinciden Márquez y Martínez. Sin embargo, sí hayalcoholismo, violencia de género, desintegración familiar y otrosproblemas que se han detectado a través de las actividadesartísticas y las jornadas que se realizan en coordinación con elDIF y la Policía Municipal. Para prevenir, se apuesta por elarte.

En el nuevo centro cultural de Jalpan y en el Museo Históricode la Sierra Gorda se ofrecen talleres de pintura, danza,manualidades y textil cuyos trabajos se exhiben en la plazaprincipal pues el objetivo, dice Hugo Márquez, es conservar lacohesión en la comunidad y apropiarse de los espacios públicospara el arte y la cultura. “Jalpan no tiene los problemas de lasgrandes ciudades pero sí hay alcoholismo y, ante la falta deoferta de actividades artísticas y de entretenimiento en losjóvenes, se cae en el riesgo de que este vicio aumente”argumenta el funcionario. “Estamos comenzando con el problema yestamos ya atendiéndolo pues no queremos que se nos pierdan lasgeneraciones”. Por eso, desde el laboratorio de artes escénicasse trabaja con los diferentes públicos y ahí se abordan losproblemas sociales que los mismos integrantes del grupo quierenllevar a la escena.

Así surgió la obra Elegir, que refleja problemas juveniles yse presenta ante un público joven. Actualmente se está montandoCosas de muchachos y será la primera puesta en escena de larecién integrada compañía Chamal, aunque la segunda dellaboratorio. “Desde la comunidad se está gestando toda unaplataforma cultural integradora y con diversidad de manifestacionespara tener artes escénicas de manera constante, formal ydinámica. No queremos forzar nada, queremos que la sociedad seincorpore y participe” explica Márquez.

El plan a mediano plazo del Laboratorio de Artes Escénicas esofrecer cuatro obras simultáneas, es decir, tener una cartelerateatral. El nombre de la compañía es Chamal, que es el nombre delpan que alimentaba a los pames. Ramsés Martínez, su director,explica que el trabajo que realizan incluye a jóvenes y adultos.Además, Ramsés trabaja con los niños del albergue y da clases enel Colegio de Bachilleres de Jalpan a partir de este semestre conla pretensión de integrar también una compañía estudiantil. Lamateria de artes escénicas no se impartía desde hace nueve años.Luego de Elegir, la segunda obra del laboratorio es Cosas demuchachos de Widebaldo López y que aborda la premisa de ¿quépasa cuando un joven toma la decisión errada?

“La forma de trabajo”, explica Ramsés, “es conocernos,reconocernos, partir de qué les aqueja, qué no les gusta de susociedad, qué opciones hay y qué respuestas”.

“El proyecto es posicionar a la compañía como algo estable yofrecer temporadas con cuatro puestas simultaneas” abundaMartínez. “Con los niños del albergue estamos preparando teatropara niños sobre ecología; el grupo de adultos está trabajandoen crear una obra sobre lo que les aqueja y duele desde suexistencia, aún no tiene nombre pero es un trabajo de creatividady sensibilidad profundo. Y con el Colegio de Bachilleres serátambién un laboratorio y de ellos surgirá algo”. El teatro quepretenden montar es aquel que refleje los problemas de la sociedad.Para Martínez, esa es la opción para una sociedad como la actualy, particularmente, como la jalpense en la cual el público esexigente porque tiene sus raíces muy arraigadas. “El público dela Sierra no demanda cualquier cosa. Ellos tienen arraigado en susangre el huapango y si les ofreces otra cosa debe ser muy buenopara aceptar dejar lo suyo para ver otra cosa. El huapango lobailan y cantan, pero también reciben nuevas formar artísticas ylas aceptan o no. Y hasta ahora no ha habido sábados culturales enlos que la gente no se reúne en el jardín”.

Para el actor y director, quien también forma parte de AtabalCreación Artística, trabajar con niños, jóvenes y adultos, leda un panorama de aquello que les aqueja y puede llevar a la escenapara conectar con el público, pues para él el instrumento delteatro siempre será de crítica. En este sentido, define que losniños de la Sierra Gorda se diferencian de los capitalinos porqueson más físicos. “Normalmente los niños de ciudad estánllenos de tecnología y ritmos más rápidos, están desconectadosfísicamente. Un niño de la Sierra juega con su cuerpo y objetos.La ventaja que tienen los niños de la ciudad es que pueden accedera todo muy rápido, no hay que desear algo mucho tiempo. Los niñosde la Sierra deben esperar y aprenden a trabajar y estar felicescon lo que hay”.

En cuanto a los jóvenes, precisa “en Jalpan hay machismo yalcoholismo que van relacionados. Y al hablarles a los jóvenes detemas que ellos tienen dentro de su cotidianeidad pero les muestrasque no debe ser así su realidad, hay una gran reflexión. Lonotamos en el silencio que se genera cuando en escena están esosmomentos fuertes que te impactan y hacen reflexionar. El tema de laviolencia a la mujer les hace reflexionar a todos”.

En cuanto al proceso de los adultos, ha sido a través dellaboratorio en la casa de cultura con personas cuyas edades oscilanentre los 15 y los 54 años. Los temas que surgieron fueronviolencia de género, corrupción, el amor de madre y codependenciaemocional. “Queremos hacer temporadas largas, empezar ennoviembre y cumplir con cada obra 50 representaciones” adelantael director. El plan es empezar en noviembre e integrar todo eltrabajo a fin de captar talentos que por no tener la opción delteatro de manera constante, se habían perdido. “En Jalpan es muysencillo difundir el trabajo y que la gente se acerque porque elsentido de cohesión es muy alto: todos se conocen. Y si alguienestá en algo, invita al otro. Afortunadamente, mucho de lo que sehace en la Sierra se sostiene porque la sociedad estácohesionada” finaliza.

Fotos Miriam Martínez y cortesía de la Casa de Cultura deJalpan

Más allá de su estatus como pueblo mágico y destinoturístico consolidado de los municipios serranos, la vidacotidiana de los pobladores de Jalpan de Serra se define por sutrabajo diario, sus estrechas relaciones entre sí tanto con losque viven en la cabecera como con aquellos que van y vienen de lascomunidades u otros lugares lejanos (incluyendo Estados Unidos) y,en un lugar preponderante, mantener viva su rica tradicióncultural que integra música, canto, gastronomía y devoción. Unejemplo palpable es el festival que toda la comunidad organiza parafestejar a su santo patrono, Santiago, puntualmente en julio desdehace 18 años. El 25 de julio por la mañana, Santiago Apóstolsale de la misión de Jalpan hacia la comunidad de Puerto deÁnimas, es velado y regresa a su altar para la misa de las 18horas. La comunidad con música, cuetes, flores y devoción loescolta durante el trayecto y se organiza para que dos bandas deviento lo acompañen y reciban. Después de la misa, la fiestacontinúa en el jardín principal. Este año, tuvo a don GuillermoVelázquez más una topada que se prolongó hasta las 4 de lamañana entre Toño Jiménez y sus atrevidos de la Sierra contraTobías Hernández y sus huapangueros.

“Nuestro festival es uno de los pocos cuya vocación nació ysigue siendo netamente cultural” afirma Hugo Márquez, directorde cultura del gobierno municipal “es organizado por las familiasa la par de la fiesta patronal del 25 de julio y toda la comunidadse coordina para aportar algo”.

Hoteleros, restauranteros, transportistas, etc. se unen con laintención de definir la logística de los grupos invitados que enesta edición se dividió en compañías de teatro de la capitalqueretana como Atabal, La Gaviota, Mitote, grupos potosinos comoestado invitado y el infaltable huapango.

Sin embargo, al terminar el festival, la vida artística de laciudad continúa: cada sábado hay una presentación en el jardínprincipal de diversos géneros; además, desde el centro culturaldirigido por Wilmer Olvera Ramos, el Museo Histórico de la SierraGorda con Junípero Cabrera al frente y el gobierno municipal através de su dirección de cultura con Hugo Márquez, articulanesfuerzos para consolidar una infraestructura artística disponiblepara la población de manera permanente.

El municipio otorga un recurso a la cultura por $950,000 anual ypara pagar a los artistas locales y foráneos. “No es onerosopero es suficiente para tener sábado con sábado una presentaciónartística en el Jardín Principal y apoyar las fiestas patronalescon las actividades artísticas. En 2016 atendimos 320 eventosartísticos en un año, de todos los géneros y siempre huapango”detalla Márquez.

Por lo pronto, ya se gesta una compañía de teatro surgidodesde el Laboratorio de Artes Escénicas dirigido por RamsésMartínez; este laboratorio presenta desde 2015 la puesta en escenaElegir a estudiantes de educación media y media superior, con elfin no sólo de acercar el teatro a los jóvenes sino de provocaruna reflexión sobre las problemáticas actuales. “Estamosforjando a un público educado, un ser social consciente quetambién aporta” afirma Ramsés Martínez en entrevista.

LOS PROBLEMAS DE JALPAN

La juventud de Jalpan no tiene los problemas de las grandesciudades, coinciden Márquez y Martínez. Sin embargo, sí hayalcoholismo, violencia de género, desintegración familiar y otrosproblemas que se han detectado a través de las actividadesartísticas y las jornadas que se realizan en coordinación con elDIF y la Policía Municipal. Para prevenir, se apuesta por elarte.

En el nuevo centro cultural de Jalpan y en el Museo Históricode la Sierra Gorda se ofrecen talleres de pintura, danza,manualidades y textil cuyos trabajos se exhiben en la plazaprincipal pues el objetivo, dice Hugo Márquez, es conservar lacohesión en la comunidad y apropiarse de los espacios públicospara el arte y la cultura. “Jalpan no tiene los problemas de lasgrandes ciudades pero sí hay alcoholismo y, ante la falta deoferta de actividades artísticas y de entretenimiento en losjóvenes, se cae en el riesgo de que este vicio aumente”argumenta el funcionario. “Estamos comenzando con el problema yestamos ya atendiéndolo pues no queremos que se nos pierdan lasgeneraciones”. Por eso, desde el laboratorio de artes escénicasse trabaja con los diferentes públicos y ahí se abordan losproblemas sociales que los mismos integrantes del grupo quierenllevar a la escena.

Así surgió la obra Elegir, que refleja problemas juveniles yse presenta ante un público joven. Actualmente se está montandoCosas de muchachos y será la primera puesta en escena de larecién integrada compañía Chamal, aunque la segunda dellaboratorio. “Desde la comunidad se está gestando toda unaplataforma cultural integradora y con diversidad de manifestacionespara tener artes escénicas de manera constante, formal ydinámica. No queremos forzar nada, queremos que la sociedad seincorpore y participe” explica Márquez.

El plan a mediano plazo del Laboratorio de Artes Escénicas esofrecer cuatro obras simultáneas, es decir, tener una cartelerateatral. El nombre de la compañía es Chamal, que es el nombre delpan que alimentaba a los pames. Ramsés Martínez, su director,explica que el trabajo que realizan incluye a jóvenes y adultos.Además, Ramsés trabaja con los niños del albergue y da clases enel Colegio de Bachilleres de Jalpan a partir de este semestre conla pretensión de integrar también una compañía estudiantil. Lamateria de artes escénicas no se impartía desde hace nueve años.Luego de Elegir, la segunda obra del laboratorio es Cosas demuchachos de Widebaldo López y que aborda la premisa de ¿quépasa cuando un joven toma la decisión errada?

“La forma de trabajo”, explica Ramsés, “es conocernos,reconocernos, partir de qué les aqueja, qué no les gusta de susociedad, qué opciones hay y qué respuestas”.

“El proyecto es posicionar a la compañía como algo estable yofrecer temporadas con cuatro puestas simultaneas” abundaMartínez. “Con los niños del albergue estamos preparando teatropara niños sobre ecología; el grupo de adultos está trabajandoen crear una obra sobre lo que les aqueja y duele desde suexistencia, aún no tiene nombre pero es un trabajo de creatividady sensibilidad profundo. Y con el Colegio de Bachilleres serátambién un laboratorio y de ellos surgirá algo”. El teatro quepretenden montar es aquel que refleje los problemas de la sociedad.Para Martínez, esa es la opción para una sociedad como la actualy, particularmente, como la jalpense en la cual el público esexigente porque tiene sus raíces muy arraigadas. “El público dela Sierra no demanda cualquier cosa. Ellos tienen arraigado en susangre el huapango y si les ofreces otra cosa debe ser muy buenopara aceptar dejar lo suyo para ver otra cosa. El huapango lobailan y cantan, pero también reciben nuevas formar artísticas ylas aceptan o no. Y hasta ahora no ha habido sábados culturales enlos que la gente no se reúne en el jardín”.

Para el actor y director, quien también forma parte de AtabalCreación Artística, trabajar con niños, jóvenes y adultos, leda un panorama de aquello que les aqueja y puede llevar a la escenapara conectar con el público, pues para él el instrumento delteatro siempre será de crítica. En este sentido, define que losniños de la Sierra Gorda se diferencian de los capitalinos porqueson más físicos. “Normalmente los niños de ciudad estánllenos de tecnología y ritmos más rápidos, están desconectadosfísicamente. Un niño de la Sierra juega con su cuerpo y objetos.La ventaja que tienen los niños de la ciudad es que pueden accedera todo muy rápido, no hay que desear algo mucho tiempo. Los niñosde la Sierra deben esperar y aprenden a trabajar y estar felicescon lo que hay”.

En cuanto a los jóvenes, precisa “en Jalpan hay machismo yalcoholismo que van relacionados. Y al hablarles a los jóvenes detemas que ellos tienen dentro de su cotidianeidad pero les muestrasque no debe ser así su realidad, hay una gran reflexión. Lonotamos en el silencio que se genera cuando en escena están esosmomentos fuertes que te impactan y hacen reflexionar. El tema de laviolencia a la mujer les hace reflexionar a todos”.

En cuanto al proceso de los adultos, ha sido a través dellaboratorio en la casa de cultura con personas cuyas edades oscilanentre los 15 y los 54 años. Los temas que surgieron fueronviolencia de género, corrupción, el amor de madre y codependenciaemocional. “Queremos hacer temporadas largas, empezar ennoviembre y cumplir con cada obra 50 representaciones” adelantael director. El plan es empezar en noviembre e integrar todo eltrabajo a fin de captar talentos que por no tener la opción delteatro de manera constante, se habían perdido. “En Jalpan es muysencillo difundir el trabajo y que la gente se acerque porque elsentido de cohesión es muy alto: todos se conocen. Y si alguienestá en algo, invita al otro. Afortunadamente, mucho de lo que sehace en la Sierra se sostiene porque la sociedad estácohesionada” finaliza.

Fotos Miriam Martínez y cortesía de la Casa de Cultura deJalpan

Local

Congelados los recursos para los municipios

Los alcaldes de Corregidora y Cadereyta reconocieron que pese al ingreso de proyectos, no han recibido respuesta

Local

Aplicarán 130 acciones en las escuelas

entre los lugares prioritarios para esta año son los municipios de la Sierra

Local

Defiende UAQ autonomía de universidades

La institución se pronunció contra la propuesta de reforma a la Ley orgánica de la UNAM, al ser "un ataque artero"

Mundo

La policía salvadoreña detiene a más de 100 miembros de la Mara Salvatrucha

Los agentes capturaron 118 sujetos acusados de cometer graves delitos como homicidios agravados, secuestros o extorsiones, en una operación lanzada por la Fiscalía salvadoreña

Mundo

"Namasté Trump", espectáculo multitudinario para Donald Trump en India

Donald Trump y el primer ministro indio Narendra Modi celebraron un mitin multitudinario ante 100 mil personas reunidas en un estadio de críquet

Tecnología

Huawei saca nueva versión de su teléfono plegable

El Huawei Mate XS tendrá una pantalla plegable, más sólida que la de su antecesor, una pila más poderosa, una velocidad de carga acelerada y un procesador 5G

Mundo

Muere Katherine Johnson, la matemática que llevó a la humanidad a la Luna

Se convirtió en una de las mujeres negras que formaban un equipo en el Centro de Investigación Langley para calcular la trayectoria de los primeros lanzamientos espaciales

Cultura

Descifran en Francia misteriosa inscripción grabada en una roca

Descifran misteriosa inscripción grabada hace unos 250 años en una piedra en Plougastel-Daoulas

Mundo

Violencia entre policías y militares deja a la capital de Haití paralizada

Puerto Príncipe, se encuentra paralizada tras un ataque de la policía contra un cuartel militar en reclamo de mejores condiciones laborales