/ viernes 18 de marzo de 2022

Cómo se fundó el Diario de Querétaro

La víspera de la inauguración acudió al edificio del periódico el excelentísimo y reverendísimo señor doctor D. Alfonso Toriz Cobián, quien bendijo el local y la maquinaria


  • La casa costó 160 mil pesos y se pagó en abonos de 5 mil pesos.

  • Los trabajadores llevaron en hombros la vieja maquinaria del extinto Amanecer, hasta el nuevo rotativo Diario de Querétaro

  • Quiénes fueron los primeros trabajadores del nuevo periódico.


La necesidad de recuperar la fuente de trabajo ante la desaparición del periódico Amanecer, el 17 de septiembre de 1962, y a la vez el interés de dar a los queretanos un nuevo medio de comunicación, hizo que con la iniciativa del licenciado José Guadalupe Ramírez Álvarez, director del Amanecer, y el apoyo del licenciado Ignacio Lomelí Jáuregui, director general de la cadena García Valseca, se lograra que el 18 de marzo de 1963 imprimiera sus primeras páginas el Diario de Querétaro.

El periódico Amanecer, antecesor del Diario de Querétaro, después de casi 11 años de vida, se vio en la necesidad de cerrar sus puertas debido al conflicto generado entre los trabajadores que querían formar un sindicato y la negativa de los directivos.

El resultado de este desacuerdo terminó con el Amanecer y dejó en el desamparo a los trabajadores de talleres, administración, redacción, circulación y cobranza.

Además, la ciudad estaba acostumbrada a tener una publicación que los mantuviera informados, ya que como decía el gobernador de ese tiempo Dr. Octavio S. Mondragón, “El periódico es el sombrero con el que los ciudadanos podían saludar diariamente”.

El autor de este trabajo recuerda que las reuniones tendientes a organizar los preparativos del nuevo rotativo se realizaban en la notaría del licenciado Ramírez Álvarez ubicada en el portal de Samaniego, en el número 47 de la calle 5 de mayo esquina con Pasteur, a donde acudían diariamente los extrabajadores del desaparecido y entrañable periódico Amanecer.

Por otra parte, durante esa época el licenciado Ramírez recibía frecuentemente, en su casa de Morelos 112, la visita de Ignacio Lomelí Jáuregui y aprovechaba esas ocasiones para solicitarle que se abriera un nuevo periódico, a lo que Lomelí contestaba con evasivas ya que quería retirarse del periodismo. Sin embargo, ante la insistencia de Ramírez Álvarez, Lomelí accedió y le dijo: “está bien, busque una casa para abrir ese nuevo periódico”.

Vecinos del Barrio de Santa Ana en la inauguración de este rotativo. Foto: Cortesía | Juan Trejo

Y el domicilio para abrir la nueva publicación se encontró pronto en Escobedo 65, en el centro de la ciudad. El licenciado Alberto Macedo Rivas llevaba la sucesión testamentaria de esa casa donde funcionaba la tenería de la familia Venegas y por tratarse de Ramírez Alvarez consiguió que se le vendiera a muy buen precio, con un adelanto de 5 mil pesos y abonos mensuales de la misma cantidad, hasta completar 160 mil.

Ya teniendo la casa, el Lomelí Jáuregui dio la cantidad de 3 mil pesos para reparaciones que necesitaba el inmueble y para la contratación de servicios de agua, luz y teléfono. Aunque cuenta Ramírez que eso no fue suficiente, que él mismo tuvo que gastar lo que ganaba en su despacho para dejar listo el inmueble.

Finalmente, dispuesta ya la casona, el licenciado Lomelí envió maquinaria, que desafortunadamente no estaba en las mejores condiciones, lo que dificultaba el arranque del periódico, no obstante, con la maestría indiscutible del jefe de Talleres Manuel Ramírez, la ayuda de linotipistas y voluntarios que querían trabajar, esa maquinaria se puso en funcionamiento. Lo único que no se logró poner en marcha fue una prensa GOSS que estaba muy deteriorada.

Tuvieron que usar una maquinaria antigua que por muchos años se utilizó en el Amanecer. En una sola noche, como hormigas, la trasladaron los trabajadores, nobles, serviciales y generosos que ansiaban que se abriera el nuevo periódico.

El reportero Juan Trejo, entregándole un ejemplar de la extra de Diario de Querétaro al presidente Gustavo Díaz Ordaz. Foto: Cortesía | Juan Trejo

Muy pronto, para los primeros días de 1963, todo estaba listo. Faltaba ponerle nombre a la naciente publicación y como la historia cuenta que en el tiempo de la Independencia había un Diario de Querétaro, el licenciado Ramírez propuso que así se llamara la nueva publicación queretana, porque quería que el nombre fuera al mismo tiempo tradicional y moderno. Lo mismo quería para el tipo de letra que se usaría en el nombre del periódico. Ramírez optó porque tuviera letras antiguas de trazo y al mismo tiempo nuevas, el encargado de diseñar el cabezal fue el licenciado Norberto Maya Mendoza. Él diseñó la tipografía del nombre que hasta hace poco fue modificada.

La víspera de la inauguración acudió al edificio del periódico el excelentísimo y reverendísimo señor doctor D. Alfonso Toriz Cobián, quien bendijo el local y la maquinaria. Luego estuvieron el Ing. Manuel González Cosío y el Lic. José Arana Morán, gobernador del estado y secretario general de gobierno, respectivamente.

Un día antes de la apertura, el 17 de marzo de 1963, al ver que todo transcurría, sin alteración, el Lomelí le dijo a Ramírez: “no veo las prisas y las carreras de las inauguraciones”. Claro, pensó Ramírez Alvarez, no las veía porque habían pasado en silencio, entre ellos, durante muchas noches, por muchos días, con previsión, anticipadamente, todo estaba preparado y estaba bien.

Han pasado 59 años desde el inicio de este proyecto llamado Diario de Querétaro, que hoy sacan adelante trabajadores empeñosos que cumplen con lo que les marca su momento, pero con motivo del aniversario de la fundación toca recordar a los empleados que pusieron aquellas primeras piedras del rotativo.

Ignacio Lomelí Jauregui (derecha) dialogando con el Lic. Rebolledo Calvo. Foto: Cortesía | Juan Trejo

Los empleados fundadores del periódico son los siguientes: Dirección ejecutiva, Lic. José Guadalupe Ramírez Álvarez; reporteros: Agustín Martínez Vázquez, Juan Trejo Guerrero, José Castro Estrada, Rogelio Garfias Ruiz, Miguel Bringas Rodríguez, José Arvizu Lugo y Rocío Mendoza Olguín. En corrección estaban Ignacio Contreras y Luis Aguado. La administración la atendían: Carmen Mejorada, Antonio y Agustín Rico y Pedro Paredes. La distribución estaba a cargo de Ramón Morales. Los talleres contaban con estos valiosos elementos: Manuel Ramírez, los hermanos Ezequiel e Isaac Suárez Ruiz, Jesús González Salinas, Juan Soria, Miguel Martínez, Carmelo Uribe, Ignacio Antonio Sánchez y Roberto Gutiérrez.

Este fue el entusiasta grupo que un día como hoy, pero de hace 59 años ante la algarabía y curiosidad de los vecinos del barrio de Santa Ana, realizó el sueño de abrir el Diario de Querétaro.

Trabajadores del departamento de formación. Foto: Cortesía | Juan Trejo


  • La casa costó 160 mil pesos y se pagó en abonos de 5 mil pesos.

  • Los trabajadores llevaron en hombros la vieja maquinaria del extinto Amanecer, hasta el nuevo rotativo Diario de Querétaro

  • Quiénes fueron los primeros trabajadores del nuevo periódico.


La necesidad de recuperar la fuente de trabajo ante la desaparición del periódico Amanecer, el 17 de septiembre de 1962, y a la vez el interés de dar a los queretanos un nuevo medio de comunicación, hizo que con la iniciativa del licenciado José Guadalupe Ramírez Álvarez, director del Amanecer, y el apoyo del licenciado Ignacio Lomelí Jáuregui, director general de la cadena García Valseca, se lograra que el 18 de marzo de 1963 imprimiera sus primeras páginas el Diario de Querétaro.

El periódico Amanecer, antecesor del Diario de Querétaro, después de casi 11 años de vida, se vio en la necesidad de cerrar sus puertas debido al conflicto generado entre los trabajadores que querían formar un sindicato y la negativa de los directivos.

El resultado de este desacuerdo terminó con el Amanecer y dejó en el desamparo a los trabajadores de talleres, administración, redacción, circulación y cobranza.

Además, la ciudad estaba acostumbrada a tener una publicación que los mantuviera informados, ya que como decía el gobernador de ese tiempo Dr. Octavio S. Mondragón, “El periódico es el sombrero con el que los ciudadanos podían saludar diariamente”.

El autor de este trabajo recuerda que las reuniones tendientes a organizar los preparativos del nuevo rotativo se realizaban en la notaría del licenciado Ramírez Álvarez ubicada en el portal de Samaniego, en el número 47 de la calle 5 de mayo esquina con Pasteur, a donde acudían diariamente los extrabajadores del desaparecido y entrañable periódico Amanecer.

Por otra parte, durante esa época el licenciado Ramírez recibía frecuentemente, en su casa de Morelos 112, la visita de Ignacio Lomelí Jáuregui y aprovechaba esas ocasiones para solicitarle que se abriera un nuevo periódico, a lo que Lomelí contestaba con evasivas ya que quería retirarse del periodismo. Sin embargo, ante la insistencia de Ramírez Álvarez, Lomelí accedió y le dijo: “está bien, busque una casa para abrir ese nuevo periódico”.

Vecinos del Barrio de Santa Ana en la inauguración de este rotativo. Foto: Cortesía | Juan Trejo

Y el domicilio para abrir la nueva publicación se encontró pronto en Escobedo 65, en el centro de la ciudad. El licenciado Alberto Macedo Rivas llevaba la sucesión testamentaria de esa casa donde funcionaba la tenería de la familia Venegas y por tratarse de Ramírez Alvarez consiguió que se le vendiera a muy buen precio, con un adelanto de 5 mil pesos y abonos mensuales de la misma cantidad, hasta completar 160 mil.

Ya teniendo la casa, el Lomelí Jáuregui dio la cantidad de 3 mil pesos para reparaciones que necesitaba el inmueble y para la contratación de servicios de agua, luz y teléfono. Aunque cuenta Ramírez que eso no fue suficiente, que él mismo tuvo que gastar lo que ganaba en su despacho para dejar listo el inmueble.

Finalmente, dispuesta ya la casona, el licenciado Lomelí envió maquinaria, que desafortunadamente no estaba en las mejores condiciones, lo que dificultaba el arranque del periódico, no obstante, con la maestría indiscutible del jefe de Talleres Manuel Ramírez, la ayuda de linotipistas y voluntarios que querían trabajar, esa maquinaria se puso en funcionamiento. Lo único que no se logró poner en marcha fue una prensa GOSS que estaba muy deteriorada.

Tuvieron que usar una maquinaria antigua que por muchos años se utilizó en el Amanecer. En una sola noche, como hormigas, la trasladaron los trabajadores, nobles, serviciales y generosos que ansiaban que se abriera el nuevo periódico.

El reportero Juan Trejo, entregándole un ejemplar de la extra de Diario de Querétaro al presidente Gustavo Díaz Ordaz. Foto: Cortesía | Juan Trejo

Muy pronto, para los primeros días de 1963, todo estaba listo. Faltaba ponerle nombre a la naciente publicación y como la historia cuenta que en el tiempo de la Independencia había un Diario de Querétaro, el licenciado Ramírez propuso que así se llamara la nueva publicación queretana, porque quería que el nombre fuera al mismo tiempo tradicional y moderno. Lo mismo quería para el tipo de letra que se usaría en el nombre del periódico. Ramírez optó porque tuviera letras antiguas de trazo y al mismo tiempo nuevas, el encargado de diseñar el cabezal fue el licenciado Norberto Maya Mendoza. Él diseñó la tipografía del nombre que hasta hace poco fue modificada.

La víspera de la inauguración acudió al edificio del periódico el excelentísimo y reverendísimo señor doctor D. Alfonso Toriz Cobián, quien bendijo el local y la maquinaria. Luego estuvieron el Ing. Manuel González Cosío y el Lic. José Arana Morán, gobernador del estado y secretario general de gobierno, respectivamente.

Un día antes de la apertura, el 17 de marzo de 1963, al ver que todo transcurría, sin alteración, el Lomelí le dijo a Ramírez: “no veo las prisas y las carreras de las inauguraciones”. Claro, pensó Ramírez Alvarez, no las veía porque habían pasado en silencio, entre ellos, durante muchas noches, por muchos días, con previsión, anticipadamente, todo estaba preparado y estaba bien.

Han pasado 59 años desde el inicio de este proyecto llamado Diario de Querétaro, que hoy sacan adelante trabajadores empeñosos que cumplen con lo que les marca su momento, pero con motivo del aniversario de la fundación toca recordar a los empleados que pusieron aquellas primeras piedras del rotativo.

Ignacio Lomelí Jauregui (derecha) dialogando con el Lic. Rebolledo Calvo. Foto: Cortesía | Juan Trejo

Los empleados fundadores del periódico son los siguientes: Dirección ejecutiva, Lic. José Guadalupe Ramírez Álvarez; reporteros: Agustín Martínez Vázquez, Juan Trejo Guerrero, José Castro Estrada, Rogelio Garfias Ruiz, Miguel Bringas Rodríguez, José Arvizu Lugo y Rocío Mendoza Olguín. En corrección estaban Ignacio Contreras y Luis Aguado. La administración la atendían: Carmen Mejorada, Antonio y Agustín Rico y Pedro Paredes. La distribución estaba a cargo de Ramón Morales. Los talleres contaban con estos valiosos elementos: Manuel Ramírez, los hermanos Ezequiel e Isaac Suárez Ruiz, Jesús González Salinas, Juan Soria, Miguel Martínez, Carmelo Uribe, Ignacio Antonio Sánchez y Roberto Gutiérrez.

Este fue el entusiasta grupo que un día como hoy, pero de hace 59 años ante la algarabía y curiosidad de los vecinos del barrio de Santa Ana, realizó el sueño de abrir el Diario de Querétaro.

Trabajadores del departamento de formación. Foto: Cortesía | Juan Trejo

Local

Se necesitará el triple del personal para obra de 5 de febrero: CMIC

La empresa ganadora de la adjudicación directa "va a tener que conseguir el triple de gente de lo que tiene de capacidad una constructora”, Óscar Hale Palacios, presidente de la CMIC

Policiaca

Ruta 76 se impactó contra vivienda

Un total de 25 pasajeros lesionados de los cuales 3 fueron trasladados al hospital

Sociedad

Maru Campos acude a misa en honor a sacerdotes jesuitas en Cerocahui

La gobernadora de Chihuahua acudió a la parroquia Misión de San Francisco Javier para presenciar la última celebración religiosa en la que se despedirán a los sacerdotes jesuitas

Política

AMLO recibe a Juan Toscano, basquetbolista campeón de la NBA

A través de sus redes sociales, el mandatario federal publicó un video del encuentro con el jugador de la NBA

Deportes

Inició deporte adaptado selectivo estatal

Las disciplinas de Para atletismo y Boccia arrancaron sus eliminatorias a los Juegos Paranacionales CONADE 2022

Sociedad

Pueblo rarámuri llora el asesinato de sacerdotes jesuitas en Chihuahua

Los féretros cubiertos de flores y rodeados de velas están frente al altar donde decenas de mujeres penan en silencio, aunque la pesadumbre se nota sobre sus hombros

Mundo

Tras la muerte de 23 migrantes africanos en la frontera con España, no hay investigación

En un intento de cruzar la frontera de Melilla hacia España, autoridades marroquíes se enfrentaron con migrantes africanos, dejando un saldo de 23 muertos

Círculos

Julión Álvarez confirmado para el cierre de la feria

Esto luego de que fuera robado el trailer que transportaba el equipo del cantante