/ lunes 22 de abril de 2019

Demandan proteger al Barrio de San Francisquito

Como uno de los centros culturales más importantes de Querétaro

La Asamblea del Barrio de San Francisquito y la regidora de Morena en el ayuntamiento de Querétaro, Ivonne Olascoaga Correa, demandaron proteger a esta zona como uno de los centros culturales más importantes de Querétaro, ya que alberga la tradición de la danza conchera y es un espacio indígena urbano que enfrenta riesgos por el crecimiento del desarrollo inmobiliario.

En un recorrido con la regidora, los colonos advirtieron que la “urbanización acelerada” sume en el olvido al barrio, que enfrenta problemáticas como la inseguridad, la violencia, la pobreza, las adicciones, la deficiencia en los servicios públicos y la gentrificación, que se acrecienta por los cambios de uso de suelo en el perímetro de San Francisquito.

En un comunicado, se señala que esas condiciones van de la mano con lo que llaman un “abierto proceso de despojo” a través de la compra de casas a bajo costo por la iniciativa privada y se teme que incentive la extinción de las tradiciones de San Francisquito, por lo que se demanda su reconocimiento como Comunidad Indígena Urbana.

Desde 2013, la Asamblea del Barrio promueve la creación de un centro comunitario para el desarrollo integral, bajo la dirección y administración de los colonos y de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ). En el lugar se desarrollarían talleres, medicina alternativa y atención social, tras una serie de actividades que se realizaron en los últimos años.

“Esto que ellos están haciendo teje a la sociedad, tejen entre sí a una comunidad, porque están en la defensa de algo que los identifica, que les da identidad, los hace ser particulares y hay que defender eso: la identidad de cada barrio, no hay que modificar eso, tal vez complementarlo”, aceptó la regidora.

A nombre de los habitantes, el antropólogo José Gerardo Bohórquez Molina, señaló que el proyecto de un centro comunitario “es el sueño de San Francisquito”, sobre todo frente al intenso desarrollo inmobiliario y los proyectos de constructores que buscan “apoderarse del barrio”.

“Lo que quieren es hacer un lugar turístico, semejante a lo que ya han logrado hacer con La Cruz, recordemos que San Francisquito y La Cruz es lo mismo, Zaragoza no existía y es la Loma de Sangremal, la fundación de Querétaro”, denunció, al insistir que en San Francisquito “Queremos vivir en paz, queremos que nos respeten, no queremos que empiecen a construir”.

El también escritor sostuvo que el centro comunitario y el reconocimiento como Comunidad Indígena Urbana, salvarían a este sitio que es “Una célula de México y tiene su ADN, toda la estructura del ADN de México aquí se da, problemas económicos, políticos, religiosos, de toda índole. Entonces es muy complejo. Aquí en San Francisquito hay una identidad muy fuerte”.

A principios de este año, los colonos solicitaron a la Presidencia de la república, al gobierno del estado y a la presidencia municipal de Querétaro, reconocer a San Francisquito como una Comunidad Indígena Urbana y cuna de las mesas de concheros, porque es un espacio de origen otomí-chichimeca, que se encuentra “En peligro de extinción” por amenazas “territoriales, poblacionales, culturales y de control político”.

La Asamblea del Barrio de San Francisquito y la regidora de Morena en el ayuntamiento de Querétaro, Ivonne Olascoaga Correa, demandaron proteger a esta zona como uno de los centros culturales más importantes de Querétaro, ya que alberga la tradición de la danza conchera y es un espacio indígena urbano que enfrenta riesgos por el crecimiento del desarrollo inmobiliario.

En un recorrido con la regidora, los colonos advirtieron que la “urbanización acelerada” sume en el olvido al barrio, que enfrenta problemáticas como la inseguridad, la violencia, la pobreza, las adicciones, la deficiencia en los servicios públicos y la gentrificación, que se acrecienta por los cambios de uso de suelo en el perímetro de San Francisquito.

En un comunicado, se señala que esas condiciones van de la mano con lo que llaman un “abierto proceso de despojo” a través de la compra de casas a bajo costo por la iniciativa privada y se teme que incentive la extinción de las tradiciones de San Francisquito, por lo que se demanda su reconocimiento como Comunidad Indígena Urbana.

Desde 2013, la Asamblea del Barrio promueve la creación de un centro comunitario para el desarrollo integral, bajo la dirección y administración de los colonos y de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ). En el lugar se desarrollarían talleres, medicina alternativa y atención social, tras una serie de actividades que se realizaron en los últimos años.

“Esto que ellos están haciendo teje a la sociedad, tejen entre sí a una comunidad, porque están en la defensa de algo que los identifica, que les da identidad, los hace ser particulares y hay que defender eso: la identidad de cada barrio, no hay que modificar eso, tal vez complementarlo”, aceptó la regidora.

A nombre de los habitantes, el antropólogo José Gerardo Bohórquez Molina, señaló que el proyecto de un centro comunitario “es el sueño de San Francisquito”, sobre todo frente al intenso desarrollo inmobiliario y los proyectos de constructores que buscan “apoderarse del barrio”.

“Lo que quieren es hacer un lugar turístico, semejante a lo que ya han logrado hacer con La Cruz, recordemos que San Francisquito y La Cruz es lo mismo, Zaragoza no existía y es la Loma de Sangremal, la fundación de Querétaro”, denunció, al insistir que en San Francisquito “Queremos vivir en paz, queremos que nos respeten, no queremos que empiecen a construir”.

El también escritor sostuvo que el centro comunitario y el reconocimiento como Comunidad Indígena Urbana, salvarían a este sitio que es “Una célula de México y tiene su ADN, toda la estructura del ADN de México aquí se da, problemas económicos, políticos, religiosos, de toda índole. Entonces es muy complejo. Aquí en San Francisquito hay una identidad muy fuerte”.

A principios de este año, los colonos solicitaron a la Presidencia de la república, al gobierno del estado y a la presidencia municipal de Querétaro, reconocer a San Francisquito como una Comunidad Indígena Urbana y cuna de las mesas de concheros, porque es un espacio de origen otomí-chichimeca, que se encuentra “En peligro de extinción” por amenazas “territoriales, poblacionales, culturales y de control político”.

Local

Presenta STEUAQ pliego petitorio

Margarita Chaparro García, explicó que presentaron 17 puntos, la mayoría en revisión de temas de carácter salarial

Local

Se registra Paul Ospital para dirigencia del PRI

Recalcó que busca tener un partido de "puertas abiertas" y en donde se le de "vuelta a la página".

Local

Bajarán 25% el costo de las canchas municipales

Buscan fomentar la práctica del deporte con descuentos para ligas y asociaciones deportivas

Moda

¡Viva la Doña! París celebra a la diva María Félix

El diseñador Franck Sorbier tomó inspiración de la herencia yaqui y española de "la Doña"

Local

AIQ implementarán medidas contra Coronavirus

Al AIQ no llegan vuelos provenientes del continente asiático, registra conexiones con ciudades que sí los reciben

Futbol

Conoce a Juan Ignacio Dinenno, el nuevo "goleador" por el que apostó Pumas

El argentino llegó hoy a la Ciudad de México para presentarse con el club de la UNAM

Finanzas

Industria manufacturera de México afronta reto de la digitalización

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe destacó recientemente la importancia de este sector