/ martes 9 de abril de 2019

El brillante hijo de un obrero de Hércules

 Murió, sí, pero dejó imborrables enseñanzas en sus muchos alumnos y una leyenda, la del “negro” García Ramírez

Entre las huestes universitarias le llamaban coloquialmente “El Negro”, pero el apodo, común y sin inventiva mayor, al emitirse, contenía siempre un genuino respeto, y a veces, hasta una pizca de miedo.

La legendaria historia de Jorge García Ramírez se remontaba a aquellos sus años mozos cuando caminaba desde su casa en Hércules hasta la universidad para asistir a sus clases de derecho desde las siete de la mañana, de su asistencia a la biblioteca para abrevar de los libros a la hora de la comida, y de su brillantez como estudiante, pero se aderezaba con infinidad de anécdotas como maestro estricto, litigante imbatible, notario destacado y jurista de primer nivel.

Bastante joven aún, fue magistrado del Tribunal Superior de Justicia, al lado de leyendas del tamaño de Antonio Pérez Alcocer y Fernando Díaz Ramírez; también sería presidente del mismo Tribunal y estuvo a punto, en algún momento de su vida, de convertirse en ministro de la Suprema Corte. Se entregó con dedicación, igualmente, al Club Rotario, pero, sobre todo, ante todo, fue maestro, por más de medio siglo, de varias generaciones de abogados.

Hijo de un obrero de Hércules se interesó pronto por la especialidad laboral, de la que se convirtió en experto, y fue de esta rama de la empezó siendo maestro de alumnos de contabilidad, convirtiéndose más tarde en titular indiscutible e insubstituible de las cátedras de Derecho Laboral y Derecho Procesal Laboral de futuros abogados.

Trabajó en sus inicios profesionales en agencias del Ministerio Público, y luego fue invitado a colaborar en el despacho del Lic. José Arana Morán, quien también fue su maestro en las aulas universitarias. Con el paso del tiempo, amén de un gran prestigio como abogado laborista, se convirtió en notario público, instalando sus oficinas en la céntrica calle de Madero.

Tuvo siempre una bien ganada fama de profesor estricto, al grado de que muchos estudiantes perdían sus envidiables promedios al cursar sus materias en los grados más avanzados de la carrera de abogado, en la Facultad de la que también sería director. Nadie de sus exalumnos pude decir que no sufrió con aquellos sus exámenes; tampoco nadie que no aprendió Derecho Laboral.

Fue nombrado Maestro Emérito de la Facultad de Derecho de la Universidad Autónoma de Querétaro, su escuela, en cuyo edificio una de las aulas más destacadas lleva su nombre.

Ayer, a los setenta y nueve años, murió. Le sobreviven su esposa Socorro Quiroz, a quien conoció como su alumna en una escuela comercial, sus hijos Jorge, Socorro, Alejandrina, Alma Rosa y Paulina, y tres nietos.

Murió, sí, pero dejó imborrables enseñanzas en sus muchos alumnos y una leyenda, la del “negro” García Ramírez, que se incrementará con el tiempo y la ausencia. Su lugar en el mundo de la abogacía y la enseñanza del derecho será insubstituible.

Entre las huestes universitarias le llamaban coloquialmente “El Negro”, pero el apodo, común y sin inventiva mayor, al emitirse, contenía siempre un genuino respeto, y a veces, hasta una pizca de miedo.

La legendaria historia de Jorge García Ramírez se remontaba a aquellos sus años mozos cuando caminaba desde su casa en Hércules hasta la universidad para asistir a sus clases de derecho desde las siete de la mañana, de su asistencia a la biblioteca para abrevar de los libros a la hora de la comida, y de su brillantez como estudiante, pero se aderezaba con infinidad de anécdotas como maestro estricto, litigante imbatible, notario destacado y jurista de primer nivel.

Bastante joven aún, fue magistrado del Tribunal Superior de Justicia, al lado de leyendas del tamaño de Antonio Pérez Alcocer y Fernando Díaz Ramírez; también sería presidente del mismo Tribunal y estuvo a punto, en algún momento de su vida, de convertirse en ministro de la Suprema Corte. Se entregó con dedicación, igualmente, al Club Rotario, pero, sobre todo, ante todo, fue maestro, por más de medio siglo, de varias generaciones de abogados.

Hijo de un obrero de Hércules se interesó pronto por la especialidad laboral, de la que se convirtió en experto, y fue de esta rama de la empezó siendo maestro de alumnos de contabilidad, convirtiéndose más tarde en titular indiscutible e insubstituible de las cátedras de Derecho Laboral y Derecho Procesal Laboral de futuros abogados.

Trabajó en sus inicios profesionales en agencias del Ministerio Público, y luego fue invitado a colaborar en el despacho del Lic. José Arana Morán, quien también fue su maestro en las aulas universitarias. Con el paso del tiempo, amén de un gran prestigio como abogado laborista, se convirtió en notario público, instalando sus oficinas en la céntrica calle de Madero.

Tuvo siempre una bien ganada fama de profesor estricto, al grado de que muchos estudiantes perdían sus envidiables promedios al cursar sus materias en los grados más avanzados de la carrera de abogado, en la Facultad de la que también sería director. Nadie de sus exalumnos pude decir que no sufrió con aquellos sus exámenes; tampoco nadie que no aprendió Derecho Laboral.

Fue nombrado Maestro Emérito de la Facultad de Derecho de la Universidad Autónoma de Querétaro, su escuela, en cuyo edificio una de las aulas más destacadas lleva su nombre.

Ayer, a los setenta y nueve años, murió. Le sobreviven su esposa Socorro Quiroz, a quien conoció como su alumna en una escuela comercial, sus hijos Jorge, Socorro, Alejandrina, Alma Rosa y Paulina, y tres nietos.

Murió, sí, pero dejó imborrables enseñanzas en sus muchos alumnos y una leyenda, la del “negro” García Ramírez, que se incrementará con el tiempo y la ausencia. Su lugar en el mundo de la abogacía y la enseñanza del derecho será insubstituible.

Local

Aumentan derrumbes en Jalpan por lluvias

En menos de 12 horas están acudiendo con personal de Protección Civil, Obras Públicas y maquinaria pesada para retirar el material desprendido

Local

Cayeron 70% las ventas papeleras

En este tema, dio a conocer que en la entidad se presentó un incremento en la comercialización de computadoras, tabletas y celulares del orden del 20%

Local

Inician la entrega de 4 mil becas en la capital queretana

Esta entrega por el tema de la contingencia ha sido de manera presencial mediante citas espaciadas

Local

Faltan apoyos para atender a damnificados del sismo de 2017

Sonia Rocha destacó que los apoyos nunca son suficientes y hoy en día todavía hay personas esperando ser atendidos por el gobierno

Policiaca

Aprehenden a exnotario acusado de fraude

Hay alrededor de 64 quejas y los usuarios afectados señalaban pérdidas que iban desde los 20 mil a los 600 mil pesos

Mundo

Más de 300 detenidos en marcha de mujeres en Minsk

Protesta contra el presidente de Bielorrusia, Alexandr Lukashenko, según la ONG pro derechos humanos Vesná

Tecnología

TikTok impugna en la justicia su bloqueo en Estados Unidos

Alega que la prohibición viola el derecho constitucional a la libre expresión así como el derecho a un justo proceso, garantizado por la constitución estadounidense

Mundo

Navalni relata su difícil retorno a la vida

"Me desesperaba porque entendía lo que quería el doctor, pero yo no sabía dónde encontrar las palabras", describe Navalni

Mundo

Trump promete vacunas para todos los estadounidenses en abril

Coincidiendo con un aumento de las restricciones en Europa para evitar que la temida segunda ola de la pandemia se concrete