/ domingo 14 de julio de 2019

Herculana, fundadora de “la pere” femenil

Pocas imágenes se conservan de la hermana Herculana, América Arredondo Huerta en su semblanza histórica sobre la peregrinación femenina rescata una de las pocas imágenes de la precursora de este movimiento

La peregrinación femenina hacia el Tepeyac surgió formalmente en 1958, promovido y organizado por la hermana “Herculanita”; Herculana Martínez Valdés, quien por los años de 1936 empezó a participar a escondidas, entonces no era permitido que las mujeres caminaran, pero fue ella quien pidió permiso al entonces obispo Alfonso Toriz Cobían quien les autorizó formar la columna que hoy cumple 60 años.

Décadas atrás de la peregrinación femenina al Tepeyac, cuando aún no se convertía en un símbolo de las “familias bien”, acompañados de camionetas de lujo cargadas de hieleras y barras energéticas, muchas mujeres, principalmente de origen humilde acudían, la mayoría se preparaba sus alimentos en el camino y cargaba sus mochilas y maletas.

Herculana era descrita como una mujer dedicada a su hogar, devota de la Virgen de Guadalupe y con familiares que desde hace más de 40 años realizaban la peregrinación.

“Ella una peregrina muy singular, ya que llevaba a cabo largas jornadas y que además en aquel tiempo era por cerros y llanos con zapatos de tacón, cargaba su shirgo; que su figura delgada y serena era bien conocida por aquel grupo”, recuerda en su texto América Arredondo Huerta.

Cuentan que además era ella, quien mejor conocía el camino, incluso a veces la única, por lo que su figura de guía fue por más de 18 años la principal guía de la peregrinación de mujeres.

“Su espíritu humilde, la acompañó no sólo en esas marchas sino a lo largo de su vida, la hizo tomar la decisión de nunca aceptar cargo alguna en la peregrinación, durante los casi 40 años que con permiso o si el caminó hacia el Tepeyac”.

Pocas imágenes se conservan de la hermana Herculana, América Arredondo Huerta en su semblanza histórica sobre la peregrinación femenina rescata una de las pocas imágenes de la precursora de este movimiento.

Murió en 1978 y solo la muerte pudo parar su peregrinar que año con año llevaba hacia el Tepeyac, hoy pocas de las integrantes de la peregrinación la recuerdan o la llegaron a conocer, pero su nombre es llevado en la historia de este movimiento.

La peregrinación femenina hacia el Tepeyac surgió formalmente en 1958, promovido y organizado por la hermana “Herculanita”; Herculana Martínez Valdés, quien por los años de 1936 empezó a participar a escondidas, entonces no era permitido que las mujeres caminaran, pero fue ella quien pidió permiso al entonces obispo Alfonso Toriz Cobían quien les autorizó formar la columna que hoy cumple 60 años.

Décadas atrás de la peregrinación femenina al Tepeyac, cuando aún no se convertía en un símbolo de las “familias bien”, acompañados de camionetas de lujo cargadas de hieleras y barras energéticas, muchas mujeres, principalmente de origen humilde acudían, la mayoría se preparaba sus alimentos en el camino y cargaba sus mochilas y maletas.

Herculana era descrita como una mujer dedicada a su hogar, devota de la Virgen de Guadalupe y con familiares que desde hace más de 40 años realizaban la peregrinación.

“Ella una peregrina muy singular, ya que llevaba a cabo largas jornadas y que además en aquel tiempo era por cerros y llanos con zapatos de tacón, cargaba su shirgo; que su figura delgada y serena era bien conocida por aquel grupo”, recuerda en su texto América Arredondo Huerta.

Cuentan que además era ella, quien mejor conocía el camino, incluso a veces la única, por lo que su figura de guía fue por más de 18 años la principal guía de la peregrinación de mujeres.

“Su espíritu humilde, la acompañó no sólo en esas marchas sino a lo largo de su vida, la hizo tomar la decisión de nunca aceptar cargo alguna en la peregrinación, durante los casi 40 años que con permiso o si el caminó hacia el Tepeyac”.

Pocas imágenes se conservan de la hermana Herculana, América Arredondo Huerta en su semblanza histórica sobre la peregrinación femenina rescata una de las pocas imágenes de la precursora de este movimiento.

Murió en 1978 y solo la muerte pudo parar su peregrinar que año con año llevaba hacia el Tepeyac, hoy pocas de las integrantes de la peregrinación la recuerdan o la llegaron a conocer, pero su nombre es llevado en la historia de este movimiento.

Policiaca

Qrobús se sube a camellón de Paseo Constituyentes

El operador perdió el control y terminó agarrando como riel el camellón que divide los carriles centrales de laterales

Local

Hay capacidad para prevenir: Apolinar

Al referirse al próximo partido de Gallos Blancos contra Pumas que será en la capital el sábado

Local

Apelará diputada sanción de IEEQ

Recurrirá a la sala Regional Monterrey del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación