/ sábado 26 de octubre de 2019

Historia de un suicidio frustrado; sentimientos de un bombero rescatista

Para Luis Alberto Villanueva, uno de los rescatistas que salvaron en las alturas al suicida de los Arcos el día 17

Se sienta sobre la escala de bomberos. Toma agua una, dos, tres y las veces necesarias para rehidratarse. Su mirada en el cielo mientras respira profundamente. Su casco dice “RESCUE”, rescate en español. Y lo logró, lo rescató.

Él es Luis Alberto Villanueva, el bombero que impidió el suicidio en Los Arcos de Querétaro el 17 de octubre, donde más de 30 de sus colegas colaboraron en la cobertura de dos horas y media.

Ser bombero rescatista es una tarea muy complicada.

Las emergencias se presentan en diferentes escenarios y situaciones en donde, dependiendo la capacidad de cada elemento, es como se asignan tareas. Luis Alberto fue el encargado de esta misión. Su complexión y habilidad en este tipo de emergencias le dieron la batuta de subir a más de 30 metros de altura y lidiar con la persona que se encontraba vulnerable.

Foto: Miriam Martínez

“Al inicio, como toda emergencia, sientes miedo, lo más difícil es hacer contacto con él, una vez que ya te dio su atención empiezas a hablar y ganar confianza en tu terreno de trabajo, había gente que gritaba cosas a favor y cosas en contra, esto no nos favorecía ya que él nos decía mucho ‘que ya que se callen, ya me quiero aventar’, se alteraba bastante”.

En este escenario, la gente fue de gran influencia, se concentraban en masa y había gritos, pláticas y murmullos: “si tienes los ‘suficientes’ ya lánzate de una vez…”, “ya baja, hermano, te queremos…”, fueron algunos de los gritos anónimos.

Portales informativos transmitiendo en vivo, televisoras y periódicos estaban presentes. Miradas y celulares apuntando hacia arriba en todo momento. Todo un espectáculo para algunos, para Luis era un retroceso en su labor de convencimiento.

“Él me decía ‘no te acerques’ pero debes irte ganando su confianza y así fui subiendo peldaño a peldaño hasta llegar a la cima. Un vez estando en la cima nos regalamos nuestros nombres. Contamos lo que hacía, a qué se dedicaba, supimos un poquito más de su vida. Ya después le preguntamos si necesita algo en estos momentos, aparte de la solicitud principal por que por algo estaba ahí arriba. Sí, regálame un cigarro, me dijo. Tú no te niegas, en ese momento es para ganar más confianza. Le regalamos un cigarro, tuve oportunidad de fumarme una fumada ahí arriba por que al final de cuentas también es nervioso para mi como para él, es trabajar psicológicamente él y yo”.

Foto: Miriam Martínez

El trabajo físico y psicológico es arduo en todo momento. “Siempre tienes miedo porque trabajas con tu vida. Obviamente no tomas agua, no comes, te deshidratas en estar subiendo y bajando equipo (…) Habían momentos en que tenia qué cambiar de pierna por que se te dormía, tenía qué cambiar posiciones. En todo momento es cansado”.

Dos cigarros mentolados, un encendedor blanco y una paleta de corazón fueron las cosas que solicitó y le llevaron al de los Arcos. “Ya cuando te ganas la confianza sabes cómo va a reaccionar. Poco a poco fue cediendo hasta que literalmente dejó el cuchillo en los arcos y lo invitamos a bajar. Una vez que se quitó el arma blanca el 70% del trabajo está hecho, ya solo es cuestión de bajarlo”.

Agregó que “hubo un momento donde allá arriba pude estrechar su mano, pude saludarlo bien. Cuando él te pregunta cómo me puedo bajar sin que me pase algo, es cuando entra el rescate técnico: “yo te voy a ayudar, yo te voy a decir cómo te bajes”.

Luis cierra su narración sobre este episodio: “hice un arnés a su cuerpo, lo anclamos, lo aseguré a la escala y a mi. En un caso mayor que cambiara de opinión y se quisiera aventar estaba completamente asegurado y ya no podía caer. Ya en la base, nos dimos un abrazo donde me dio las gracias y eso es lo más satisfactorio. Es una vida más que va a estar aquí con nosotros.

Foto: Miriam Martínez

“Me da mucho gusto que haya cedido y esté con bien esa persona. Al inicio perdí el tiempo, ya cuando bajé me comentaron que fueron más de 2 horas, pero mil veces que sea tardado y que haya salido bien, tanto que nuestro trabajo esté bien como que él esté bien”, concluyó.

Se sienta sobre la escala de bomberos. Toma agua una, dos, tres y las veces necesarias para rehidratarse. Su mirada en el cielo mientras respira profundamente. Su casco dice “RESCUE”, rescate en español. Y lo logró, lo rescató.

Él es Luis Alberto Villanueva, el bombero que impidió el suicidio en Los Arcos de Querétaro el 17 de octubre, donde más de 30 de sus colegas colaboraron en la cobertura de dos horas y media.

Ser bombero rescatista es una tarea muy complicada.

Las emergencias se presentan en diferentes escenarios y situaciones en donde, dependiendo la capacidad de cada elemento, es como se asignan tareas. Luis Alberto fue el encargado de esta misión. Su complexión y habilidad en este tipo de emergencias le dieron la batuta de subir a más de 30 metros de altura y lidiar con la persona que se encontraba vulnerable.

Foto: Miriam Martínez

“Al inicio, como toda emergencia, sientes miedo, lo más difícil es hacer contacto con él, una vez que ya te dio su atención empiezas a hablar y ganar confianza en tu terreno de trabajo, había gente que gritaba cosas a favor y cosas en contra, esto no nos favorecía ya que él nos decía mucho ‘que ya que se callen, ya me quiero aventar’, se alteraba bastante”.

En este escenario, la gente fue de gran influencia, se concentraban en masa y había gritos, pláticas y murmullos: “si tienes los ‘suficientes’ ya lánzate de una vez…”, “ya baja, hermano, te queremos…”, fueron algunos de los gritos anónimos.

Portales informativos transmitiendo en vivo, televisoras y periódicos estaban presentes. Miradas y celulares apuntando hacia arriba en todo momento. Todo un espectáculo para algunos, para Luis era un retroceso en su labor de convencimiento.

“Él me decía ‘no te acerques’ pero debes irte ganando su confianza y así fui subiendo peldaño a peldaño hasta llegar a la cima. Un vez estando en la cima nos regalamos nuestros nombres. Contamos lo que hacía, a qué se dedicaba, supimos un poquito más de su vida. Ya después le preguntamos si necesita algo en estos momentos, aparte de la solicitud principal por que por algo estaba ahí arriba. Sí, regálame un cigarro, me dijo. Tú no te niegas, en ese momento es para ganar más confianza. Le regalamos un cigarro, tuve oportunidad de fumarme una fumada ahí arriba por que al final de cuentas también es nervioso para mi como para él, es trabajar psicológicamente él y yo”.

Foto: Miriam Martínez

El trabajo físico y psicológico es arduo en todo momento. “Siempre tienes miedo porque trabajas con tu vida. Obviamente no tomas agua, no comes, te deshidratas en estar subiendo y bajando equipo (…) Habían momentos en que tenia qué cambiar de pierna por que se te dormía, tenía qué cambiar posiciones. En todo momento es cansado”.

Dos cigarros mentolados, un encendedor blanco y una paleta de corazón fueron las cosas que solicitó y le llevaron al de los Arcos. “Ya cuando te ganas la confianza sabes cómo va a reaccionar. Poco a poco fue cediendo hasta que literalmente dejó el cuchillo en los arcos y lo invitamos a bajar. Una vez que se quitó el arma blanca el 70% del trabajo está hecho, ya solo es cuestión de bajarlo”.

Agregó que “hubo un momento donde allá arriba pude estrechar su mano, pude saludarlo bien. Cuando él te pregunta cómo me puedo bajar sin que me pase algo, es cuando entra el rescate técnico: “yo te voy a ayudar, yo te voy a decir cómo te bajes”.

Luis cierra su narración sobre este episodio: “hice un arnés a su cuerpo, lo anclamos, lo aseguré a la escala y a mi. En un caso mayor que cambiara de opinión y se quisiera aventar estaba completamente asegurado y ya no podía caer. Ya en la base, nos dimos un abrazo donde me dio las gracias y eso es lo más satisfactorio. Es una vida más que va a estar aquí con nosotros.

Foto: Miriam Martínez

“Me da mucho gusto que haya cedido y esté con bien esa persona. Al inicio perdí el tiempo, ya cuando bajé me comentaron que fueron más de 2 horas, pero mil veces que sea tardado y que haya salido bien, tanto que nuestro trabajo esté bien como que él esté bien”, concluyó.

Local

Inician obras de remodelación en Avenida 5 de Febrero

Fue a partir de las cinco de la mañana que comenzaron las obras, en los carriles laterales, a la altura de Avenida Epigmenio González y Avenida San Diego

Local

Querétaro, tercera entidad con más población LGBT+

El INEGI señaló que hay 153 mil 753 personas LGBT+ en el estado, lo que representa el 82 por ciento

Local

Ciclovía en 5 de Febrero reduciría traslados hasta un 50%

La Unión de Asociaciones y Ciclistas de Querétaro realizó un recorrido "in situ" para dar a conocer las necesidades de seguridad, riesgos y potencialidades identificadas en la zona

Ecología

Cómo contaminar menos al usar internet

Hacer un uso responsable de la tecnología por medio de acciones muy sencillas nos puede ayudar a reducir nuestra huella ambiental digital

Gossip

Cuestionario Proust: Francisca Valenzuela

La cantante y compositora chilena-estadounidense se sometió a nuestro interrogatorio... Esto es lo que dijo

Ecología

Homero Aridjis: La naturaleza se defiende con cuerpo y alma

El poeta y activista fue galardonado con el premio Pax Natura por las casi cuatro décadas que lleva impulsando la protección de diversas especies

Gossip

Papeles que salen caros

Celebridades hablan de sus papeles más complicados y de las secuelas que estos les han dejado, teniendo que luchar con ellos incluso después de haberlos interpretado

Círculos

Premian labor de la artista Betsabeé Romero a favor de la sociedad

El LuxuryLab Award 2022 reunió a destacadas personalidades de México, quienes unen esfuerzos

Gossip

Carlos Carrera inicia el rodaje de Lotería del crimen

Lotería del crimen tendrá 24 episodios y estrenará entre septiembre y octubre próximos en a+, 7.2 de TV abierta