/ lunes 4 de diciembre de 2017

La playa que lo tiene todo

La ciudad lo abarca todo: un mar cristalino, montañas, turismo de aventura y una gastronomía con reconocimiento internacional por la integración multicultural de la llamada playa del bajío. Puerto Vallarta ofrece a los visitantes desde el típico turismo de playa, hasta platillos de calidad mundial, el único museo del chocolate en México y un viaje al pasado con piedras grabadas.

Se ganó su título como una de las ciudades más amigables del mundo y lo mantiene a pulso con la calidez del personal turístico y los habitantes; lo mismo ofrece actividades para familias, que para parejas solas.

A punto de cumplir cien años, Puerto Vallarta pretende atraer a más visitantes con una cantidad nunca vista de actividades en el 2018 y consolidarse como un destino de vida para mexicanos y extranjeros que quieren encontrar más que una playa en el Pacífico.

 

El museo del chocolate.

Muy cerca del malecón se ubica el Chocomuseo, único en su tipo en el país. Fundado por dos franceses viajeros, explica a detalle la siembra, cosecha y elaboración del chocolate. Los visitantes pueden disfrutar un té, una mermelada de cacao y varios productos de belleza, todos de cacao, o bien, participar en uno de los talleres de elaboración de chocolate.

Eduardo Soto es uno de los encargados de los talleres. Después de explicar las zonas donde se cosecha el cacao y su historia, invita a los talleristas a tostar granos de cacao, pelarlo y molerlo para elaborar su propia bebida de chocolate combinada con azúcar.

“El cacao es muy delicado, desde que es una flor hasta que es una barra de chocolate, es un proceso complejo, el árbol es delicado, con cualquier cambio de temperatura el árbol muere, por eso se dice que en 50 años no habrá más chocolate”, advierte. La amenaza es mayor porque para que un árbol de cacao empiece a dar mazorcas necesita de cinco a siete años, de manera que no todas las personas lo siembran.

En este museo los visitantes también pueden elaborar chocolates para regalar a su gusto. Con chocolate líquido (con el porcentaje de azúcar que decidan los visitantes) y unos cuantos moldes, los talleristas pueden hacer figuras y adornarlas con nueces, pasas, almendras, chile o grillos, entre muchos otros ingredientes.

Si esa experiencia no le basta a los turistas, pueden elegir el taller para elaborar mole. Durante más de tres horas los visitantes van al mercado a conseguir todos los ingredientes del mole tradicional para regresar al museo y mezclarlo con el chocolate, en la que se considera una de las mejores experiencias del lugar.

La fundadora del lugar, María Elena Collette, añade que hay otro taller para elaborar trufas y chocolates rellenos. Desde su apertura en abril, el Chocomuseo atrae la atención de mexicanos y extranjeros por ser único en el país, además porque se ofrecen precios juntos. Colette conoció estos museos en Perú y otros países donde crece el árbol de cacao, pero en México no había.

“Pensamos en que podíamos abrir el Chocomuseo y nos asociamos con el dueño para abrirlo. Puerto Vallarta no es zona chocolatera, pero buscamos en toda la república y nos gustó Puerto Vallarta para abrir”, recuerda Collette.

Hoteles especializados.

La gerente del hotel Sheraton Buganvilias, Norma García, resalta el crecimiento de Puerto Vallarta como destino turístico a partir de mejoras en la infraestructura, en un acompañamiento entre las autoridades y los empresarios. Tan solo el restaurante de este hotel se renovó hace menos de medio año y tiene un cambio radical.

Con seis edificios interconectados, las 473 habitaciones de este hotel tienen vista a toda la Bahía de Banderas. A las comodidades del sito, se suman seis restaurantes, cuatro de ellos de especialidades, como Gaviotas, con especialidad mexicano gourmet o La Trattoria con especialidades italianas.

Justo el restaurante Gaviotas, el chef Raúl Altamirano conjuga ingredientes mexicanos, como el amaranto, el pinole o el pistache, con otros que le dan un sabor internacional a la comida, como carne de wagyu, una raza bovina de Japón o carne de Kurobuta.

El paisaje de Puerto Vallarta es ideal para bodas y hay una gran flexibilidad para el tipo de fiesta que buscan las parejas a tal grado que puede ser más barato tener un enlace nupcial en la playa que en las ciudades de origen.

Como parte de la gastronomía de la ciudad, los visitantes también pueden acudir a Tintoque, un restaurante a cargo del chef Joel Ornelas, donde se resaltan los ingredientes locales como la raicilla, un destilado del tipo del mezcal y el tequila, que combina con elementos de la cocina internacional.

El lugar de las cien actividades.

El director de Promoción y Relaciones Públicas del Fideicomiso de Turismo, Luis Villaseñor, resalta que en Puerto Vallarta hay más de cien actividades recreativas y turísticas, desde nadar con delfines en libertad, hasta apreciar a las ballenas o saltar de un parapente y cabalgar, entre muchas otras.

Los muy altos niveles de seguridad de la ciudad, le facilitan la atracción de turismo y la llegada de inversiones que elevan las oportunidades de trabajo para quienes eligen la zona para vivir, además de la interconectividad aérea y carretera del lugar.

“Vamos para el tercer año con un crecimiento (turístico) muy bueno. El 2015 cerramos con 65 por ciento de ocupación, 2016 con 70 por ciento, este año esperamos cerrar 75 global en todo el año, obviamente en verano cerramos en 85 por ciento, es un destino muy fructífero, llegaron nuevos vuelos, tenemos el primer vuelo comercial de un país nórdico a México, vienen nuevos vuelos de Estados Unidos, se aumentará la interconectividad al bajío”, agrega.

La derrama económica del 2016 ascendió a 800 millones de dólares y la estancia promedio de los turistas es de cuatro noches y cinco días, aunque los extranjeros pueden quedarse mucho más tiempo. De manera adicional, se contempla un acuario que estará listo a finales de 2018 y se tendrán más aperturas de hoteles en la ciudad.

Puerto Vallarta ofrece precios para todos los presupuestos. Muy cerca del malecón y en el Viejo Vallarta pueden encontrarse hoteles de poco más de 400 pesos la noche, hasta habitaciones de tres mil 500 dólares la noche en la casa que alguna vez fue de Elizabeth Taylor.

El Hotel Kimberly y la fama mundial de Puerto Vallarta.

Una de las historias que más le gustan contar a los habitantes de Puerto Vallarta es la manera en la que esta ciudad pesquera se hizo famosa. De la noche a la mañana el romance entre la actriz Elizabeth Taylor y el actor Richard Burton puso a esta zona en el ojo del huracán del mundo.

Los dos actores se enamoraron durante la grabación de la película La Noche de la Iguana, a principios de los años 60 y como ambo estaban casados con sus respectivas parejas, la infidelidad atrajo la atención de cientos de periodistas que buscaban captarlos en el momento más comprometedor.

Los habitantes cuentan que Richard Burton le compró una casa a Taylor y compró una casa enfrente que se unieron con un puente. Hoy los visitantes pueden reservar una noche en la antigua casa de Elizabeth Taylor o Casa Kimberly para conocer un poco de la forma de vivir de la leyenda de Hollywood.

Con sus nueve habitaciones, el Hotel Kimberly ofrece diferentes precios a los turistas, desde los 350 dólares, aunque para pasar una noche en la que fuera la habitación de la actriz es necesario pagar tres mil 500 dólares la noche.

El turismo de aventura.

Los turistas más deseosos de tener actividades alejadas de la playa pueden encontrar los Jardines Botánicos de Puerto Vallarta, uno de los mejores 15 jardines de orquídeas del mundo. Ubicado sobre 26 hectáreas, se ubica a 45 minutos del centro de Puerto Vallarta y tiene un costo de entrada accesible, con la única regla de que está prohibido tocar la flora y la fauna.

El lugar cuenta con un bar y un restaurante, pero lo administra una asociación civil sin ánimo de lucro. Muy cerca de ahí, hay un ejido donde los turistas pueden apreciar los petroglifos que datan de mil años antes de Cristo. Se trata de tres rocas grandes con imágenes que tallaron antiguas culturas para comunicarse sobre el tipo de animales de la zona y qué se podía cultivar.

Ambos sitios pueden conocerse en el recorrido “México Escondido” de Vallarta Adventure, que incluye la visita a una destilería de raicilla y un paseo por El Tuito, un pueblo en Cabo Corrientes, que se hizo famoso durante la época de la revolución y hoy cuenta con el único artesano de madera rosa.

En el rancho Mi Pretexto se elabora la raicilla desde hace 18 años. Miguel Rangel, su fundador, decidió abrirlo al público hace un año y medio, después de comercializar el destilado entre bares y restaurantes, pero el trabajo “es pesado” y prefirió ofrecer su producto a los turistas.

Ya en El Tuito la gente puede apreciar el trabajo de la madera rosa, que cuenta con protección federal desde hace dos décadas. Sin embargo, desde hace más de 50 años la familia de Javier Rodríguez trabaja estas artesanías mediante un permiso especial para el aprovechamiento de madera muerta así que no pueden talar y con el apoyo de un grupo de activistas reforestaron más de mil árboles. En su taller pueden adquirirse artesanías de todo tipo y muchos utensilios que valoran muy bien los chef.

El guía Diego Armando Barbosa Gómez destaca los atractivos de esta ruta turística que incluye comida tradicional mexicana en medio de un río en la montaña. Al regreso, sobre la carretera, los visitantes pueden detenerse en una panadería tradicional que se ubica en esa zona y donde solo trabaja una familia de esa población.

Si esta ruta no es lo que busca el turista, la tour operadora Vallarta Adventure hace siete recorridos diferentes para ofrecer actividades distintas a quienes acuden a la ciudad.

A punto de cumplir cien años.

Si en algo coinciden los chef, inversionistas, prestadores de servicios y autoridades es que Puerto Vallarta echará la casa por la ventana en el 2018, cuando cumplirá cien años como municipio y 50 como ciudad, por lo que las actividades desde el 31 de diciembre, con el gran festejo de cien año que contempla pirotecnia que iluminará la bahía durante 30 minutos.

El director de Promoción y Relaciones Públicas del Fideicomiso de Turismo, Luis Villaseñor, explica que el programa contará con el aval de la iniciativa privada, el fideicomiso y las autoridades locales, para tener actividades como espectáculos de fórmula 1 náutica o competencias ciclistas y de fútbol.

“Habrá eventos culturales de todo tipo, vamos a echar la casa por la ventana y como habrá elecciones el ayuntamiento se mantendrá al margen por el tema político, pero esperamos mucho más visitantes”, expresa.

Durante el próximo año se espera consolidar a Puerto Vallarta como una meca gastronómica, porque al lugar llegan muchos extranjeros que deciden vivir ahí por diferentes razones y muchos de ellos eran chef o abren restaurantes con sus cocinas de origen.

Además, se dará difusión a muchas playas tipo “hippie chic”, donde es posible hacer yoga, taichí, caminar en la montaña y disfrutar la soledad. De igual manera, se mantendrá la diversidad en las actividades, la fiesta del malecón, las tradiciones de los pueblos pequeños y la amabilidad local.

La ciudad lo abarca todo: un mar cristalino, montañas, turismo de aventura y una gastronomía con reconocimiento internacional por la integración multicultural de la llamada playa del bajío. Puerto Vallarta ofrece a los visitantes desde el típico turismo de playa, hasta platillos de calidad mundial, el único museo del chocolate en México y un viaje al pasado con piedras grabadas.

Se ganó su título como una de las ciudades más amigables del mundo y lo mantiene a pulso con la calidez del personal turístico y los habitantes; lo mismo ofrece actividades para familias, que para parejas solas.

A punto de cumplir cien años, Puerto Vallarta pretende atraer a más visitantes con una cantidad nunca vista de actividades en el 2018 y consolidarse como un destino de vida para mexicanos y extranjeros que quieren encontrar más que una playa en el Pacífico.

 

El museo del chocolate.

Muy cerca del malecón se ubica el Chocomuseo, único en su tipo en el país. Fundado por dos franceses viajeros, explica a detalle la siembra, cosecha y elaboración del chocolate. Los visitantes pueden disfrutar un té, una mermelada de cacao y varios productos de belleza, todos de cacao, o bien, participar en uno de los talleres de elaboración de chocolate.

Eduardo Soto es uno de los encargados de los talleres. Después de explicar las zonas donde se cosecha el cacao y su historia, invita a los talleristas a tostar granos de cacao, pelarlo y molerlo para elaborar su propia bebida de chocolate combinada con azúcar.

“El cacao es muy delicado, desde que es una flor hasta que es una barra de chocolate, es un proceso complejo, el árbol es delicado, con cualquier cambio de temperatura el árbol muere, por eso se dice que en 50 años no habrá más chocolate”, advierte. La amenaza es mayor porque para que un árbol de cacao empiece a dar mazorcas necesita de cinco a siete años, de manera que no todas las personas lo siembran.

En este museo los visitantes también pueden elaborar chocolates para regalar a su gusto. Con chocolate líquido (con el porcentaje de azúcar que decidan los visitantes) y unos cuantos moldes, los talleristas pueden hacer figuras y adornarlas con nueces, pasas, almendras, chile o grillos, entre muchos otros ingredientes.

Si esa experiencia no le basta a los turistas, pueden elegir el taller para elaborar mole. Durante más de tres horas los visitantes van al mercado a conseguir todos los ingredientes del mole tradicional para regresar al museo y mezclarlo con el chocolate, en la que se considera una de las mejores experiencias del lugar.

La fundadora del lugar, María Elena Collette, añade que hay otro taller para elaborar trufas y chocolates rellenos. Desde su apertura en abril, el Chocomuseo atrae la atención de mexicanos y extranjeros por ser único en el país, además porque se ofrecen precios juntos. Colette conoció estos museos en Perú y otros países donde crece el árbol de cacao, pero en México no había.

“Pensamos en que podíamos abrir el Chocomuseo y nos asociamos con el dueño para abrirlo. Puerto Vallarta no es zona chocolatera, pero buscamos en toda la república y nos gustó Puerto Vallarta para abrir”, recuerda Collette.

Hoteles especializados.

La gerente del hotel Sheraton Buganvilias, Norma García, resalta el crecimiento de Puerto Vallarta como destino turístico a partir de mejoras en la infraestructura, en un acompañamiento entre las autoridades y los empresarios. Tan solo el restaurante de este hotel se renovó hace menos de medio año y tiene un cambio radical.

Con seis edificios interconectados, las 473 habitaciones de este hotel tienen vista a toda la Bahía de Banderas. A las comodidades del sito, se suman seis restaurantes, cuatro de ellos de especialidades, como Gaviotas, con especialidad mexicano gourmet o La Trattoria con especialidades italianas.

Justo el restaurante Gaviotas, el chef Raúl Altamirano conjuga ingredientes mexicanos, como el amaranto, el pinole o el pistache, con otros que le dan un sabor internacional a la comida, como carne de wagyu, una raza bovina de Japón o carne de Kurobuta.

El paisaje de Puerto Vallarta es ideal para bodas y hay una gran flexibilidad para el tipo de fiesta que buscan las parejas a tal grado que puede ser más barato tener un enlace nupcial en la playa que en las ciudades de origen.

Como parte de la gastronomía de la ciudad, los visitantes también pueden acudir a Tintoque, un restaurante a cargo del chef Joel Ornelas, donde se resaltan los ingredientes locales como la raicilla, un destilado del tipo del mezcal y el tequila, que combina con elementos de la cocina internacional.

El lugar de las cien actividades.

El director de Promoción y Relaciones Públicas del Fideicomiso de Turismo, Luis Villaseñor, resalta que en Puerto Vallarta hay más de cien actividades recreativas y turísticas, desde nadar con delfines en libertad, hasta apreciar a las ballenas o saltar de un parapente y cabalgar, entre muchas otras.

Los muy altos niveles de seguridad de la ciudad, le facilitan la atracción de turismo y la llegada de inversiones que elevan las oportunidades de trabajo para quienes eligen la zona para vivir, además de la interconectividad aérea y carretera del lugar.

“Vamos para el tercer año con un crecimiento (turístico) muy bueno. El 2015 cerramos con 65 por ciento de ocupación, 2016 con 70 por ciento, este año esperamos cerrar 75 global en todo el año, obviamente en verano cerramos en 85 por ciento, es un destino muy fructífero, llegaron nuevos vuelos, tenemos el primer vuelo comercial de un país nórdico a México, vienen nuevos vuelos de Estados Unidos, se aumentará la interconectividad al bajío”, agrega.

La derrama económica del 2016 ascendió a 800 millones de dólares y la estancia promedio de los turistas es de cuatro noches y cinco días, aunque los extranjeros pueden quedarse mucho más tiempo. De manera adicional, se contempla un acuario que estará listo a finales de 2018 y se tendrán más aperturas de hoteles en la ciudad.

Puerto Vallarta ofrece precios para todos los presupuestos. Muy cerca del malecón y en el Viejo Vallarta pueden encontrarse hoteles de poco más de 400 pesos la noche, hasta habitaciones de tres mil 500 dólares la noche en la casa que alguna vez fue de Elizabeth Taylor.

El Hotel Kimberly y la fama mundial de Puerto Vallarta.

Una de las historias que más le gustan contar a los habitantes de Puerto Vallarta es la manera en la que esta ciudad pesquera se hizo famosa. De la noche a la mañana el romance entre la actriz Elizabeth Taylor y el actor Richard Burton puso a esta zona en el ojo del huracán del mundo.

Los dos actores se enamoraron durante la grabación de la película La Noche de la Iguana, a principios de los años 60 y como ambo estaban casados con sus respectivas parejas, la infidelidad atrajo la atención de cientos de periodistas que buscaban captarlos en el momento más comprometedor.

Los habitantes cuentan que Richard Burton le compró una casa a Taylor y compró una casa enfrente que se unieron con un puente. Hoy los visitantes pueden reservar una noche en la antigua casa de Elizabeth Taylor o Casa Kimberly para conocer un poco de la forma de vivir de la leyenda de Hollywood.

Con sus nueve habitaciones, el Hotel Kimberly ofrece diferentes precios a los turistas, desde los 350 dólares, aunque para pasar una noche en la que fuera la habitación de la actriz es necesario pagar tres mil 500 dólares la noche.

El turismo de aventura.

Los turistas más deseosos de tener actividades alejadas de la playa pueden encontrar los Jardines Botánicos de Puerto Vallarta, uno de los mejores 15 jardines de orquídeas del mundo. Ubicado sobre 26 hectáreas, se ubica a 45 minutos del centro de Puerto Vallarta y tiene un costo de entrada accesible, con la única regla de que está prohibido tocar la flora y la fauna.

El lugar cuenta con un bar y un restaurante, pero lo administra una asociación civil sin ánimo de lucro. Muy cerca de ahí, hay un ejido donde los turistas pueden apreciar los petroglifos que datan de mil años antes de Cristo. Se trata de tres rocas grandes con imágenes que tallaron antiguas culturas para comunicarse sobre el tipo de animales de la zona y qué se podía cultivar.

Ambos sitios pueden conocerse en el recorrido “México Escondido” de Vallarta Adventure, que incluye la visita a una destilería de raicilla y un paseo por El Tuito, un pueblo en Cabo Corrientes, que se hizo famoso durante la época de la revolución y hoy cuenta con el único artesano de madera rosa.

En el rancho Mi Pretexto se elabora la raicilla desde hace 18 años. Miguel Rangel, su fundador, decidió abrirlo al público hace un año y medio, después de comercializar el destilado entre bares y restaurantes, pero el trabajo “es pesado” y prefirió ofrecer su producto a los turistas.

Ya en El Tuito la gente puede apreciar el trabajo de la madera rosa, que cuenta con protección federal desde hace dos décadas. Sin embargo, desde hace más de 50 años la familia de Javier Rodríguez trabaja estas artesanías mediante un permiso especial para el aprovechamiento de madera muerta así que no pueden talar y con el apoyo de un grupo de activistas reforestaron más de mil árboles. En su taller pueden adquirirse artesanías de todo tipo y muchos utensilios que valoran muy bien los chef.

El guía Diego Armando Barbosa Gómez destaca los atractivos de esta ruta turística que incluye comida tradicional mexicana en medio de un río en la montaña. Al regreso, sobre la carretera, los visitantes pueden detenerse en una panadería tradicional que se ubica en esa zona y donde solo trabaja una familia de esa población.

Si esta ruta no es lo que busca el turista, la tour operadora Vallarta Adventure hace siete recorridos diferentes para ofrecer actividades distintas a quienes acuden a la ciudad.

A punto de cumplir cien años.

Si en algo coinciden los chef, inversionistas, prestadores de servicios y autoridades es que Puerto Vallarta echará la casa por la ventana en el 2018, cuando cumplirá cien años como municipio y 50 como ciudad, por lo que las actividades desde el 31 de diciembre, con el gran festejo de cien año que contempla pirotecnia que iluminará la bahía durante 30 minutos.

El director de Promoción y Relaciones Públicas del Fideicomiso de Turismo, Luis Villaseñor, explica que el programa contará con el aval de la iniciativa privada, el fideicomiso y las autoridades locales, para tener actividades como espectáculos de fórmula 1 náutica o competencias ciclistas y de fútbol.

“Habrá eventos culturales de todo tipo, vamos a echar la casa por la ventana y como habrá elecciones el ayuntamiento se mantendrá al margen por el tema político, pero esperamos mucho más visitantes”, expresa.

Durante el próximo año se espera consolidar a Puerto Vallarta como una meca gastronómica, porque al lugar llegan muchos extranjeros que deciden vivir ahí por diferentes razones y muchos de ellos eran chef o abren restaurantes con sus cocinas de origen.

Además, se dará difusión a muchas playas tipo “hippie chic”, donde es posible hacer yoga, taichí, caminar en la montaña y disfrutar la soledad. De igual manera, se mantendrá la diversidad en las actividades, la fiesta del malecón, las tradiciones de los pueblos pequeños y la amabilidad local.

Policiaca

Dos detenidos por narcomenudeo en Corregidora

Decomisan marihuana, cocaína y metanfetamina así como dinero en efectivo

Local

Al 100% servicio de agua, aseguran

Después de 35 días de irregularidad en el servicio, está listo el Acueducto II

Deportes

Deportistas queretanos viajan a los Paranacionales 2021

La delegación que partió a Quintana Roo estuvo integrada por siete atletas como lo son Alexis Gutiérrez, Néstor Hernández, Oswaldo Perea, Octavio Romero, Laura Hernández, Nicole Tovar y Ricardo López

Policiaca

Trailer embiste auto en la Cuesta China

Presuntamente invadió el carril de la pesada unidad y se originó la volcadura

Futbol

FIFA multa a El Salvador por "conducta discriminatoria" de hinchas en premundial

El partido El Salvador-Jamaica se jugará el 12 de noviembre en el estadio Cuscatlán de San Salvador

Futbol

Un Mundial cada dos años hará que el fútbol "sea global", dice Infantino

FIFA engloba 211 países, recordó Infantino, todos con "derecho a soñar" con la competición

Ecología

La COP26 "no comportará grandes cambios", lamenta Greta Thunberg

La COP26 y todas las reuniones internacionales "tienen el potencial de cambiar las cosas ya que reúnen a mucha gente. Debemos garantizar que se aprovechará esta ocasión", añadió

Ciencia

Lucy, primera misión de la NASA hacia los asteroides troyanos, inicia viaje de 12 años

El cohete Atlas V, encargado de propulsar la nave, partió a las 09H34 GMT desde Cabo Cañaveral

Mundo

Bill Clinton presenta mejoría tras ser hospitalizado por una infección

El expresidente de Estados Unidos, hospitalizado desde el martes, se encuentra en la unidad de cuidados intensivos por motivos de "seguridad y privacidad"