El gobernador Francisco Domínguez Servién encabezó la ceremonia de inicio de obra para la modernización de la carretera federal 120 San Juan del Río-Xilitla, obra que impactará el tramo Cadereyta de Montes-Entrada a El Palmar, en beneficio directo de 169 mil habitantes de Cadereyta, San Joaquín, Pinal de Amoles, Peñamiller, Jalpan de Serra y Landa.

Acompañado del alcalde de Cadereyta, León Enrique Bolaño Mendoza; Domínguez Servién dijo que la obra concluirá en el mes de agosto y forma parte de un compromiso adquirido con los habitantes para ayudarlos a mejorar los tiempos de traslado lo que se traducirá, dijo, en estimular turismo, comercio local y la vida de quienes habitan en la zona, punto en el que resaltó que del 2017 a la fecha se han implementado 61 obras carreteras.

En la obra se invertirán 200 millones de pesos, lo que permitirá intervenir en 10 kilómetros de vialidad y que mientras la obra se ejecuta, ya se planea la segunda etapa, de El Palmar a Bizarrón, punto en el que destacó que Cadereyta cuenta con grandes atractivos, como “el agua azul” de Tzibanzá y el mármol de Vizarrón, pero, sobre todo, se agilizará el tránsito a al “corazón” de la Sierra Gorda. También confió que la obra beneficiará a tres mil 123 unidades económicas de la zona.

Romy Rojas Garrido, secretaria de Desarrollo Urbano y Obras Públicas, dijo que con la intervención se tendrán cuatro carriles (dos hacia cada dirección), camellón central y entronques a las comunidades.

La vialidad es transitada diariamente por 330 mil vehículos y sus conductores también contarán con señalética complementaria para reducción de velocidad, mayor conectividad y que en ningún momento se detendrá el paso vehicular.