/ lunes 27 de enero de 2020

Estudiantes de otros países evitan México por violencia

Según la SEP, la matrícula registró una disminución de 57 mil 348 alumnos extranjeros entre 2017 y 2019

La violencia e inseguridad que impera en México está ahuyentando a los estudiantes extranjeros que ven al país como una opción para realizar sus estudios. Según cifras oficiales de la Secretaría de Educación Pública (SEP), obtenidas a través de transparencia, son 57 mil 348 estudiantes los que en el ciclo escolar 2018-2019 ya no continuaron sus estudios.

De acuerdo con la Dirección General del Sistema de Información y Gestión Educativa (DGSIGED) de la SEP, en el ciclo escolar 2017-2018, las escuelas mexicanas recibieron 285 mil 790 estudiantes de otros países, mientras que, para el siguiente ciclo, 2018-2019, la matrícula alcanzó los 228 mil 442, una disminución de 57 mil 348 estudiantes.

Las cifras indican, además, que el descenso de la movilidad estudiantil se refleja principalmente en entidades con altas tasas de incidencia delictiva como Chihuahua o Veracruz, donde no regresó ningún estudiante extranjero para el año escolar 2018-2019.

Otras entidades a las que ya no regresaron extranjeros fueron Baja California Sur, Nayarit, Nuevo León, Oaxaca y Querétaro, pese a tener mejor percepción con respecto a la violencia.

Datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública señalan que en 2019 se registraron 34 mil 582 homicidios, la cifra más alta desde que se mide este delito.

En este sentido, Open the doors 2019, estudio sobre el Intercambio Educativo en la Unión Americana elaborado por el Departamento de Estado, coloca la violencia como principal causa del descenso de estudiantes estadounidenses hacia nuestro país, así como que ahora prefieren viajar a países como Colombia, Chile o Argentina al considerarlos “más seguros”.

Paola Suárez, investigadora del Centro de Estudios sobre América del Norte (CISAN) de la UNAM, advierte que la disminución de estudiantes extranjeros en nuestro país tiene repercusiones que van desde lo económico, lo social, académico y en específico en la ciencia y el avance del conocimiento.

En entrevista con El Sol de México, la académica explicó que, al no crearse grupos internacionales de conocimiento e investigación, el desarrollo científico, tecnológico e innovador se pierde, impactando, además, en las mediciones internacionales que benefician la imagen de las universidades mexicanas en el terreno global.

Fuente: Dirección General del Sistema de Información y Gestión Educativa de la SEP / Gráfico: Luis Calderón Guerra

La también investigadora permanente del Seminario de Educación Superior de la UNAM, reconoció que la violencia que atraviesa el país es un factor determinante en el desinterés por venir a estudiar a México, pues incluso recordó, el gobierno de Estados Unidos emite cada seis meses su alerta de viaje en la que advierte a sus connacionales sobre los riesgos de viajar a nuestro país, así como reconsiderar o evitar viajar.

Aunque advirtió que estas mediciones no reflejan el panorama real de las circunstancias de México, ya que estima existen condados estadounidenses más violentos que los estados de la República mexicana.

La académica dijo que muestra de ello, son las cifras de la SEP, las cuales arrojan que la mayor concentración de estudiantes extranjeros, principalmente provenientes de la Unión Americana, está en estados de la República con altos índices de violencia como Baja California, Michoacán, Guerrero, Sonora o Guanajuato, entre otros, desafiando, incluso, las advertencias de su propio país.

Aunque por la vecindad los estadounidenses concentran la matrícula de estudiantes extranjeros en México, las escuelas y universidades mexicanas albergan cada año a alumnos de todo el mundo.

Alexzhanderl Helvenght es un ejemplo. Con 22 años llegó en el 2017 desde Liechtenstein a estudiar un diplomado en Historia en la UNAM. Tras dos años en la Ciudad de México confesó que se siente inseguro por todas las noticias que ve y escucha en televisión sobre “los muertos del narco”, aunque dice que de haber oportunidad seguirá estudiando en nuestro país.

“Nunca me ha pasado nada, sé que hay mucha violencia porque de eso hablan las noticias, pero espero seguir seguro para continuar estudiando en México, pues hay un buen nivel académico y además es muy económico”, afirmó el joven europeo en entrevista por este diario.

Para el académico de la UAM, Carlos Ornelas, un centro de focalización para mejorar el contexto de inseguridad y violencia que vive el país son las propias aulas escolares.

Para ello, delinea que más allá de políticas educativas, lo que se requiere son estrategias gubernamentales y presupuestales, así como pasar del papel a los hechos. “El asunto de la inseguridad es menos política educativa y más política gubernamental”, aseguró.

Señaló la preocupante situación que atraviesa la población mexicana desde los primeros niveles escolares, al prevalecer, en los sectores más vulnerables, una “narcocultura”, en la que los menores buscan ser narcotraficantes o incluso, niñas queriendo ser novias de narcos.

“En los segmentos populares, en zonas deprimidas es preocupante que haya jóvenes cuya aspiración es entrar al narco y algunos que ya son narcomenudistas”, añadió.

La violencia e inseguridad que impera en México está ahuyentando a los estudiantes extranjeros que ven al país como una opción para realizar sus estudios. Según cifras oficiales de la Secretaría de Educación Pública (SEP), obtenidas a través de transparencia, son 57 mil 348 estudiantes los que en el ciclo escolar 2018-2019 ya no continuaron sus estudios.

De acuerdo con la Dirección General del Sistema de Información y Gestión Educativa (DGSIGED) de la SEP, en el ciclo escolar 2017-2018, las escuelas mexicanas recibieron 285 mil 790 estudiantes de otros países, mientras que, para el siguiente ciclo, 2018-2019, la matrícula alcanzó los 228 mil 442, una disminución de 57 mil 348 estudiantes.

Las cifras indican, además, que el descenso de la movilidad estudiantil se refleja principalmente en entidades con altas tasas de incidencia delictiva como Chihuahua o Veracruz, donde no regresó ningún estudiante extranjero para el año escolar 2018-2019.

Otras entidades a las que ya no regresaron extranjeros fueron Baja California Sur, Nayarit, Nuevo León, Oaxaca y Querétaro, pese a tener mejor percepción con respecto a la violencia.

Datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública señalan que en 2019 se registraron 34 mil 582 homicidios, la cifra más alta desde que se mide este delito.

En este sentido, Open the doors 2019, estudio sobre el Intercambio Educativo en la Unión Americana elaborado por el Departamento de Estado, coloca la violencia como principal causa del descenso de estudiantes estadounidenses hacia nuestro país, así como que ahora prefieren viajar a países como Colombia, Chile o Argentina al considerarlos “más seguros”.

Paola Suárez, investigadora del Centro de Estudios sobre América del Norte (CISAN) de la UNAM, advierte que la disminución de estudiantes extranjeros en nuestro país tiene repercusiones que van desde lo económico, lo social, académico y en específico en la ciencia y el avance del conocimiento.

En entrevista con El Sol de México, la académica explicó que, al no crearse grupos internacionales de conocimiento e investigación, el desarrollo científico, tecnológico e innovador se pierde, impactando, además, en las mediciones internacionales que benefician la imagen de las universidades mexicanas en el terreno global.

Fuente: Dirección General del Sistema de Información y Gestión Educativa de la SEP / Gráfico: Luis Calderón Guerra

La también investigadora permanente del Seminario de Educación Superior de la UNAM, reconoció que la violencia que atraviesa el país es un factor determinante en el desinterés por venir a estudiar a México, pues incluso recordó, el gobierno de Estados Unidos emite cada seis meses su alerta de viaje en la que advierte a sus connacionales sobre los riesgos de viajar a nuestro país, así como reconsiderar o evitar viajar.

Aunque advirtió que estas mediciones no reflejan el panorama real de las circunstancias de México, ya que estima existen condados estadounidenses más violentos que los estados de la República mexicana.

La académica dijo que muestra de ello, son las cifras de la SEP, las cuales arrojan que la mayor concentración de estudiantes extranjeros, principalmente provenientes de la Unión Americana, está en estados de la República con altos índices de violencia como Baja California, Michoacán, Guerrero, Sonora o Guanajuato, entre otros, desafiando, incluso, las advertencias de su propio país.

Aunque por la vecindad los estadounidenses concentran la matrícula de estudiantes extranjeros en México, las escuelas y universidades mexicanas albergan cada año a alumnos de todo el mundo.

Alexzhanderl Helvenght es un ejemplo. Con 22 años llegó en el 2017 desde Liechtenstein a estudiar un diplomado en Historia en la UNAM. Tras dos años en la Ciudad de México confesó que se siente inseguro por todas las noticias que ve y escucha en televisión sobre “los muertos del narco”, aunque dice que de haber oportunidad seguirá estudiando en nuestro país.

“Nunca me ha pasado nada, sé que hay mucha violencia porque de eso hablan las noticias, pero espero seguir seguro para continuar estudiando en México, pues hay un buen nivel académico y además es muy económico”, afirmó el joven europeo en entrevista por este diario.

Para el académico de la UAM, Carlos Ornelas, un centro de focalización para mejorar el contexto de inseguridad y violencia que vive el país son las propias aulas escolares.

Para ello, delinea que más allá de políticas educativas, lo que se requiere son estrategias gubernamentales y presupuestales, así como pasar del papel a los hechos. “El asunto de la inseguridad es menos política educativa y más política gubernamental”, aseguró.

Señaló la preocupante situación que atraviesa la población mexicana desde los primeros niveles escolares, al prevalecer, en los sectores más vulnerables, una “narcocultura”, en la que los menores buscan ser narcotraficantes o incluso, niñas queriendo ser novias de narcos.

“En los segmentos populares, en zonas deprimidas es preocupante que haya jóvenes cuya aspiración es entrar al narco y algunos que ya son narcomenudistas”, añadió.

Local

Llaman a no politizar violencia contra mujeres

Tras el anuncio del dirigente nacional del PAN, Marko Cortés de sumarse a la causa #UnDíaSinNosotras, en protesta a la ola de violencia hacia mujeres y niñas, Palacios Kuri enfatizó que ningún mexicano es “oportunista”

Local

Rectora de la UAQ realiza llamado a la unidad entre universidades

García Gasca reconoció la importancia del trabajo conjunto entre instituciones de educación superior a nivel nacional y en Querétaro

Local

“Sano” vetar ley Guaruras: Ruiz Olaes

“Haría un exhorto para que pueda echar para atrás esta ley que no beneficia nada a los queretanos”

Virales

Quaden Bayles, víctima de bullying por su enanismo, conoce a su equipo favorito

Joel Thompson, capitán del equipo, lo invitó a caminar con ellos en el campo de juego, por lo que el pequeño se mostró sonriente

Celebridades

Esto es lo que opina Ben Affleck sobre Robert Pattinson como el nuevo Batman

Affleck siempre se ha expresado bien de aquellos que han desempeñado el papel de Batman antes que él y le está dando el mismo trato a su sucesor, Robert Pattinson

Política

México Libre es la mayor fuerza opositora del país, afirma Calderón

El expresidente afirmpo que su partido político ya tiene más militantes que MC, el PAN y Morena

Cultura

Al estilo El Chapo, Los Pinos tiene un túnel que conecta con el Bosque de Chapultepec

Fernández detalló que el bunker original contaba con muros de acero gruesos y estaba conectado con un túnel de escape que desembocaba en el parque La Hormiga

Sociedad

Balaceras en bares de Jalisco dejan siete muertos

Un video en las redes sociales muestra el momento en el que los asistentes bailan, mientras un grupo norteño ameniza. Posteriormente, comienzan a escucharse múltiples los disparos

Sociedad

Localizan fosa clandestina en Playa Vicente, Veracruz

Las autoridades estatales aún no tienen datos de cuántos cuerpos podrían estar al interior de la fosa