/ sábado 30 de octubre de 2021

El cannabis sigue prosperando en Kandahar bajo la sombra de los talibanes

Afganistán, uno de los países más pobres del mundo, es hoy en día el mayor productor mundial de drogas, principalmente de opio y hachís.

Los talibanes dicen estar en guerra contra la narco-economía afgana, primera fuente de recursos del país que también ellos aprovechan. Pero en su inmensa plantación de cannabis del sur, Ghulam Ali sabe que nada cambiará.

Rodeados de pequeñas montañas de color ocre, su campo se ve perfectamente al lado de la principal ruta del distrito de Panjwai, en la provincia de Kandahar.

En más de tres hectáreas, las plantas de cannabis tienen la altura de un hombre, desde verde bien oscuro hasta amarillo, y se desprende de ellas un olor agrio.

"Se trata de la plantación más rentable, más que cualquier fruta y más que el opio que necesita más inversión y productos químicos", explica Ali, de 30 años, con ojos azules risueños y turbante negro.

Durante 20 años, su familia de unos veinte miembros ha vivido en una pequeña casa hecha de tierra seca. Más bien modesta, pero por encima de los estándares rurales afganos. Todos los niños van a la escuela y en la época de la cosecha la familia llama a trabajadores externos.

"Es muy fácil que crezca aquí con este clima", revela Ali, mientras mira a sus cuatro hijos y les hace gestos cariñosos.

Cada mañana al amanecer, antes de la oración, se pasea por todas sus plantas.

Dentro de un mes, tendrá lugar la cosecha. La planta se tamizará, se presionará y se calentará para extraer un aceite. Luego, se transformará en una pasta negra: hachís.

El famoso "afgano" atrajo en las décadas de los sesenta y setenta a numerosas caravanas repletas de hippies, que exportaron después variedades y técnicas al resto del mundo, desde el Líbano hasta el Rif marroquí.

Afganistán, uno de los países más pobres del mundo, es hoy en día el mayor productor mundial de drogas, principalmente de opio y hachís.

- Doble discursos -

Ali vende su polvo verde a los traficantes locales el kilo por entre 10.000 y 12.000 rupias paquistaníes (PR) --50 y 60 euros, 57 y 69 dólares. "Ellos sacan el doble" en Irán, Pakistán o la India, cuando él obtiene unas ganancias de 3.000 rupias (15 euros, 17 dólares) por el kilo.

Hasta este año, el antiguo gobierno respaldado por Occidente cobraba el "impuesto" a los productores, una retención oficiosa que reducía a la mitad sus ingresos. "De lo contrario, amenazaban con destruir nuestros campos", subraya el agricultor.

En el lado opuesto, en las zonas que controlaban, los rebeldes talibanes también imponían una tasa al opio y al cannabis para financiar sus actividades.

Con los talibanes ahora en el poder, Ali espera escapar de los impuestos: "Nos dejan en paz, no creo que nos pidan un impuesto, no este año, tal vez más tarde".

Oficialmente y en nombre de la ley islámica, el nuevo gobierno afgano aseguró que quería erradicar la narco-economía y su devastador efecto colateral, la drogadicción, que afecta al 10% de la población.

"No dejaremos a los agricultores que cultiven" cannabis y opio, afirma a la AFP el flamante gobernador de Kandahar, el mulá Yussef Wafa. El mismo que, cuando fue un influyente "gobernador en la sombra" talibán de la provincia, financiaba a la guerrilla con impuestos a las drogas.

Ali ha escuchado estos discursos, pero también sabe que los talibanes no pueden enojarse demasiado con los campesinos de esta región, puesto que siempre los han apoyado: "Las otras cosechas no nos han aportado nada", desliza, ellos "lo saben y nos dejan en paz".

Los talibanes dicen estar en guerra contra la narco-economía afgana, primera fuente de recursos del país que también ellos aprovechan. Pero en su inmensa plantación de cannabis del sur, Ghulam Ali sabe que nada cambiará.

Rodeados de pequeñas montañas de color ocre, su campo se ve perfectamente al lado de la principal ruta del distrito de Panjwai, en la provincia de Kandahar.

En más de tres hectáreas, las plantas de cannabis tienen la altura de un hombre, desde verde bien oscuro hasta amarillo, y se desprende de ellas un olor agrio.

"Se trata de la plantación más rentable, más que cualquier fruta y más que el opio que necesita más inversión y productos químicos", explica Ali, de 30 años, con ojos azules risueños y turbante negro.

Durante 20 años, su familia de unos veinte miembros ha vivido en una pequeña casa hecha de tierra seca. Más bien modesta, pero por encima de los estándares rurales afganos. Todos los niños van a la escuela y en la época de la cosecha la familia llama a trabajadores externos.

"Es muy fácil que crezca aquí con este clima", revela Ali, mientras mira a sus cuatro hijos y les hace gestos cariñosos.

Cada mañana al amanecer, antes de la oración, se pasea por todas sus plantas.

Dentro de un mes, tendrá lugar la cosecha. La planta se tamizará, se presionará y se calentará para extraer un aceite. Luego, se transformará en una pasta negra: hachís.

El famoso "afgano" atrajo en las décadas de los sesenta y setenta a numerosas caravanas repletas de hippies, que exportaron después variedades y técnicas al resto del mundo, desde el Líbano hasta el Rif marroquí.

Afganistán, uno de los países más pobres del mundo, es hoy en día el mayor productor mundial de drogas, principalmente de opio y hachís.

- Doble discursos -

Ali vende su polvo verde a los traficantes locales el kilo por entre 10.000 y 12.000 rupias paquistaníes (PR) --50 y 60 euros, 57 y 69 dólares. "Ellos sacan el doble" en Irán, Pakistán o la India, cuando él obtiene unas ganancias de 3.000 rupias (15 euros, 17 dólares) por el kilo.

Hasta este año, el antiguo gobierno respaldado por Occidente cobraba el "impuesto" a los productores, una retención oficiosa que reducía a la mitad sus ingresos. "De lo contrario, amenazaban con destruir nuestros campos", subraya el agricultor.

En el lado opuesto, en las zonas que controlaban, los rebeldes talibanes también imponían una tasa al opio y al cannabis para financiar sus actividades.

Con los talibanes ahora en el poder, Ali espera escapar de los impuestos: "Nos dejan en paz, no creo que nos pidan un impuesto, no este año, tal vez más tarde".

Oficialmente y en nombre de la ley islámica, el nuevo gobierno afgano aseguró que quería erradicar la narco-economía y su devastador efecto colateral, la drogadicción, que afecta al 10% de la población.

"No dejaremos a los agricultores que cultiven" cannabis y opio, afirma a la AFP el flamante gobernador de Kandahar, el mulá Yussef Wafa. El mismo que, cuando fue un influyente "gobernador en la sombra" talibán de la provincia, financiaba a la guerrilla con impuestos a las drogas.

Ali ha escuchado estos discursos, pero también sabe que los talibanes no pueden enojarse demasiado con los campesinos de esta región, puesto que siempre los han apoyado: "Las otras cosechas no nos han aportado nada", desliza, ellos "lo saben y nos dejan en paz".

Local

Gobernador de Querétaro dio positivo a Covid-19

A través de sus redes sociales, el mandatario estatal dio a conocer que se realizó una prueba de antígenos la cual resultó negativa y la PCR resultó positiva

Policiaca

Detenido en Los Sauces estaba relacionado con la Familia Michoacana

Fiscal General Alejandro Echeverría refirió que dicho sujeto tenía aproximadamente 15 días en Querétaro

Local

Con señalética incluyente, 45 atractivos turísticos de Querétaro

Los seis Pueblos Mágicos ya cuentan con información en Braille y lenguaje de señas mexicano (LSM), así como un código QR con información general en inglés y español

Mundo

Siria recupera cárcel tomada por yihadistas

Unos 45 mil habitantes que vivían en las zonas de los alrededores de la prisión se vieron obligados a abandonar sus hogares, en medio del frío, tras el asalto

Mundo

América vive su peor semana de contagios Covid

Registra más de 8 millones y 37% más muertes: OPS; se triplican los casos de Covid-19 en sur de México

Sociedad

[Video] Despiden a Lourdes Maldonado, hoy fue su funeral en Tijuana

La familia dice que por ahora confía en las autoridades, Carlos y Hugo Maldonado acompañados de su sobrina René atendieron a los asistentes.

Local

Miguel Ángel Trejo López dirigirá el IMEF

En el acto protocolario, también rindieron protesta las y los integrantes del consejo directivo

Finanzas

Aldana no puede contender al STPRM por ser empleado de confianza en Pemex: Rubén Choreño

Ricardo Aldana también tiene cuentas pendientes por el saqueo que está notariado por 56 mil millones de pesos

Justicia

Cártel de Los Pelones, los asesinos del gerente de Mamitas Beach Club

El Fiscal General del Estado, Óscar Montes de Oca Rosales, confirmó el nombre del grupo criminal que sería responsable de la muerte de Federico Mazzoni