/ lunes 7 de enero de 2019

Vicentillo Zambada se despide de El Chapo: No es mi enemigo pero tampoco un mito

Terminaron así los tres días de testimonio de la mano derecha de Mayo Zambada

El mexicano Vicentillo Zambada, hijo de Ismael Mayo Zambada, afirmó hoy que Joaquín El Chapo Guzmán Loera "no es mi enemigo", pero tampoco "un mito" como cree que pretende demostrar la defensa del acusado por narcotráfico durante su juicio en Estados Unidos.

En la última de las tres jornadas de su testimonio contra el antiguo socio de su padre y tras 14 horas de declaración ante la Corte Federal del Distrito Este de Nueva York, Vicentillo Zambada se despidió cordialmente de su "compadre Chapo" con un educado cabeceo, que el acusado correspondió en la que probablemente sea la última vez que ambos exlíderes del cartel de Sinaloa se vean cara a cara.

Sigue El juicio del siglo en Nueva York: día a día el proceso contra El Chapo Guzmán

"Mi compadre Chapo no es mi enemigo", aseveró afectado el testigo tras la acusación del abogado de la defensa, Eduardo Balarezo, de que la información que estaba aportando en el juicio lo convertía en adversario de Guzmán.

"Él sabía que testificaría (en contra) porque me declaré culpable cuando él estaba libre, con mi padre, y me comprometí a cooperar con la Fiscalía", insistió Vicentillo, que reafirmó: "No veo el futuro y no sabía que mi compadre Chapo estaría aquí. No es mi enemigo".

El principal argumento blandido por la defensa durante las veinticinco sesiones del juicio es que el Chapo en realidad es un chivo expiatorio, una suerte de mito, y que Mayo Zambada -en libertad- es el verdadero líder del cartel del Sinaloa.

El Chapo, vestido con un traje gris oscuro y camisa y corbata en tonos azules, contempló impasible el discurrir de la sesión, tal y como viene siendo habitual durante todas las jornadas del proceso, que arranco hace algo más de dos meses en Brooklyn.

También lo estuvo cuando, a preguntas de la fiscal Amanda Liskamm, Vicentillo -retenido en una prisión federal de Chicago- enterró la hipótesis de que la figura del Chapo tiene más de mito y leyenda que de verdad, al reafirmarse en su acuerdo con las autoridades estadounidenses de ofrecer testimonio veraz para evitar una cadena perpetua.

"¿Sabe si el acusado es un narcotraficante real o un mito inventado que no trafica con drogas? ¿Es un líder poderoso del cartel de Sinaloa o un mito que vive escondido en la sierra y no hace nada?", inquirió Liskamm.

"Es un traficante real que trabajaba con droga, un líder del cartel como mi papá", respondió Vicentillo.

En un interrogatorio más pausado que el del día anterior, en el que llegó a descalificar a Zambada, Balarezo quiso insistir en unas conversaciones telefónicas que Vicentillo, una vez en una prisión federal de EU, mantuvo con su padre el Mayo.

De acuerdo con el testigo, los intercambios fueron a instancias de la agencia estadounidense de lucha contra las drogas (DEA, en sus siglas en inglés), que también controló dichas charlas en las que Vicentillo pidió a su padre que se entregara.

Balarezo cuestionó también que aquellas fueran las únicas comunicaciones entre padre e hijo, remarcando el papel de mensajeros de los abogados de Vicentillo, que se reunían con su padre en su escondite en la sierra del Sinaloa.

Además, en su intento por persistir en el poder del Mayo Zambada frente al procesado -de quienes resaltó su gran parecido físico para tratar de sembrar la duda entre el jurado-, Balarezo mostró una serie de fotos y nombres para que Vicentillo los identificara. Todos ellos, antiguos enemigos o miembros del cartel, muertos o en prisión.

La fiscal Liskamm salió al paso al preguntar al testigo por dos de sus hermanos, Ismael y Serafín, así como por su tío, Jesús "Rey" Zambada, todos ellos detenidos en México o EU.

Terminaron así los tres días de testimonio de la mano derecha de Mayo Zambada, durante los cuales Vicentillo pudo relatar cómo el Chapo le narró su huida de prisión a bordo de un carro de lavandería, cómo su padre y Guzmán encargaban asesinatos de rivales o diversos entresijos del negocio del narcotráfico.

En estos días, Zambada también explicó los contactos que El Chapo mantuvo con la DEA mientras estaba prófugo y que Guzmán le puso en contacto con las autoridades estadounidenses cuando quiso salir del cartel.

El mexicano Vicentillo Zambada, hijo de Ismael Mayo Zambada, afirmó hoy que Joaquín El Chapo Guzmán Loera "no es mi enemigo", pero tampoco "un mito" como cree que pretende demostrar la defensa del acusado por narcotráfico durante su juicio en Estados Unidos.

En la última de las tres jornadas de su testimonio contra el antiguo socio de su padre y tras 14 horas de declaración ante la Corte Federal del Distrito Este de Nueva York, Vicentillo Zambada se despidió cordialmente de su "compadre Chapo" con un educado cabeceo, que el acusado correspondió en la que probablemente sea la última vez que ambos exlíderes del cartel de Sinaloa se vean cara a cara.

Sigue El juicio del siglo en Nueva York: día a día el proceso contra El Chapo Guzmán

"Mi compadre Chapo no es mi enemigo", aseveró afectado el testigo tras la acusación del abogado de la defensa, Eduardo Balarezo, de que la información que estaba aportando en el juicio lo convertía en adversario de Guzmán.

"Él sabía que testificaría (en contra) porque me declaré culpable cuando él estaba libre, con mi padre, y me comprometí a cooperar con la Fiscalía", insistió Vicentillo, que reafirmó: "No veo el futuro y no sabía que mi compadre Chapo estaría aquí. No es mi enemigo".

El principal argumento blandido por la defensa durante las veinticinco sesiones del juicio es que el Chapo en realidad es un chivo expiatorio, una suerte de mito, y que Mayo Zambada -en libertad- es el verdadero líder del cartel del Sinaloa.

El Chapo, vestido con un traje gris oscuro y camisa y corbata en tonos azules, contempló impasible el discurrir de la sesión, tal y como viene siendo habitual durante todas las jornadas del proceso, que arranco hace algo más de dos meses en Brooklyn.

También lo estuvo cuando, a preguntas de la fiscal Amanda Liskamm, Vicentillo -retenido en una prisión federal de Chicago- enterró la hipótesis de que la figura del Chapo tiene más de mito y leyenda que de verdad, al reafirmarse en su acuerdo con las autoridades estadounidenses de ofrecer testimonio veraz para evitar una cadena perpetua.

"¿Sabe si el acusado es un narcotraficante real o un mito inventado que no trafica con drogas? ¿Es un líder poderoso del cartel de Sinaloa o un mito que vive escondido en la sierra y no hace nada?", inquirió Liskamm.

"Es un traficante real que trabajaba con droga, un líder del cartel como mi papá", respondió Vicentillo.

En un interrogatorio más pausado que el del día anterior, en el que llegó a descalificar a Zambada, Balarezo quiso insistir en unas conversaciones telefónicas que Vicentillo, una vez en una prisión federal de EU, mantuvo con su padre el Mayo.

De acuerdo con el testigo, los intercambios fueron a instancias de la agencia estadounidense de lucha contra las drogas (DEA, en sus siglas en inglés), que también controló dichas charlas en las que Vicentillo pidió a su padre que se entregara.

Balarezo cuestionó también que aquellas fueran las únicas comunicaciones entre padre e hijo, remarcando el papel de mensajeros de los abogados de Vicentillo, que se reunían con su padre en su escondite en la sierra del Sinaloa.

Además, en su intento por persistir en el poder del Mayo Zambada frente al procesado -de quienes resaltó su gran parecido físico para tratar de sembrar la duda entre el jurado-, Balarezo mostró una serie de fotos y nombres para que Vicentillo los identificara. Todos ellos, antiguos enemigos o miembros del cartel, muertos o en prisión.

La fiscal Liskamm salió al paso al preguntar al testigo por dos de sus hermanos, Ismael y Serafín, así como por su tío, Jesús "Rey" Zambada, todos ellos detenidos en México o EU.

Terminaron así los tres días de testimonio de la mano derecha de Mayo Zambada, durante los cuales Vicentillo pudo relatar cómo el Chapo le narró su huida de prisión a bordo de un carro de lavandería, cómo su padre y Guzmán encargaban asesinatos de rivales o diversos entresijos del negocio del narcotráfico.

En estos días, Zambada también explicó los contactos que El Chapo mantuvo con la DEA mientras estaba prófugo y que Guzmán le puso en contacto con las autoridades estadounidenses cuando quiso salir del cartel.

Local

Encabeza Obispo columna de peregrinas al Tepeyac

Más de dos mil peregrinas iniciaron su caminar del templo de la Congregación rumbo a la Basílica de Guadalupe

Policiaca

Muere al ser arrollado en la 5 de Febrero

Varios vehículos le pasaron encima hasta que una patrulla de la policía estatal abandero la zona

Local

Tendrá Querétaro Unidad de combate a la corrupción

Operará desde las secretarías de Gobierno y de Finanzas para detectar actos relacionados con el lavado de dinero

New Articles

Buscan se instale módulo de Profeco en instalaciones de la Canaco

En la actualidad se recibe un promedio de cinco denuncias por semana en la cámara de comercio, sin contar las que e canalizaban directamente a Profeco

New Articles

Llegan a San Juan 8 mil peregrinas

Son dos columnas, una proveniente de la Sierra Gorda y la otra de la ciudad de Querétaro, se estima que sean alrededor de ocho mil mujeres

Tecnología

7 accesorios que tu perro debería tener

No solo le harás la vida más feliz, lo harás sentir como un rey.

Doble Vía

8 ejercicios para practicar con tu perro

Existen muchas actividades que pueden hacer juntos para reforzar su vínculo

Local

Anuncian consultas médicas a domicilio para adultos mayores

Luis Bernardo Nava informó que en agosto iniciará la credencialización para que sean beneficiados

Virales

¿Cuánto ejercicio necesita tu perro al día?

Para llevar una visa saludable y un desarrollo adecuado es indispensable la actividad física