/ martes 12 de febrero de 2019

El Chapo y el juicio del siglo, mejor que una narcoserie

Los propios socios dieron la estocada final a Guzmán Loera

El juicio de Joaquín El Chapo Guzmán fue un fascinante viaje a uno de los mayores y más despiadados carteles de la droga y a la vida cotidiana del capo en la clandestinidad de las sierras de Sinaloa, su estado natal, un drama con un casting impresionante: sus propios protagonistas.

La fiscalía convocó al proceso a 56 testigos, desde exsocios del Chapo a agentes del FBI, la DEA y otras agencias del gobierno, así como a funcionarios de varios países latinoamericanos.

El jurado escuchó conversaciones de El Chapo con sus socios grabadas por soplones a escondidas y otras interceptadas por el gobierno, y leyó decenas de sus mensajes de texto encriptados, así como cartas que le envió a su mano derecha desde la cárcel. También vio ladrillos de cocaína, granadas, lanzagranadas y rifles de asalto incautados o destinados al capo.

Pero, sobre todo, escuchó innumerables relatos de la vida y obra del capo contados por 14 de sus exsocios: secretarios, pilotos, un sicario, un gerente, un contador, sus mayores proveedores de cocaína en Colombia, su mayor traficante en Estados Unidos, su jefe de comunicaciones y hasta una ex amante que se escapó con él desnudo por un túnel.

Estos testigos relataron cómo el capo compraba toneladas de cocaína en Colombia a tres mil dólares el kilo y las transportaba hasta México en submarinos semisumergibles, aviones, barcos pesqueros o contenedores comerciales, a veces con escalas en Ecuador, Guatemala, Belice, República Dominicana y Honduras.

Y cómo la droga llegaba finalmente a Estados Unidos por túneles, escondida en latas de jalapeños en trenes, en camiones de gasolina o en compartimentos secretos en automóviles, y era revendida aquí en hasta por 35.000 dólares el kilo.

Todo gracias a la complicidad de corruptos funcionarios de México que recibieron millones en sobornos, incluidos hasta supuestamente expresidentes.

El juicio de Joaquín El Chapo Guzmán fue un fascinante viaje a uno de los mayores y más despiadados carteles de la droga y a la vida cotidiana del capo en la clandestinidad de las sierras de Sinaloa, su estado natal, un drama con un casting impresionante: sus propios protagonistas.

La fiscalía convocó al proceso a 56 testigos, desde exsocios del Chapo a agentes del FBI, la DEA y otras agencias del gobierno, así como a funcionarios de varios países latinoamericanos.

El jurado escuchó conversaciones de El Chapo con sus socios grabadas por soplones a escondidas y otras interceptadas por el gobierno, y leyó decenas de sus mensajes de texto encriptados, así como cartas que le envió a su mano derecha desde la cárcel. También vio ladrillos de cocaína, granadas, lanzagranadas y rifles de asalto incautados o destinados al capo.

Pero, sobre todo, escuchó innumerables relatos de la vida y obra del capo contados por 14 de sus exsocios: secretarios, pilotos, un sicario, un gerente, un contador, sus mayores proveedores de cocaína en Colombia, su mayor traficante en Estados Unidos, su jefe de comunicaciones y hasta una ex amante que se escapó con él desnudo por un túnel.

Estos testigos relataron cómo el capo compraba toneladas de cocaína en Colombia a tres mil dólares el kilo y las transportaba hasta México en submarinos semisumergibles, aviones, barcos pesqueros o contenedores comerciales, a veces con escalas en Ecuador, Guatemala, Belice, República Dominicana y Honduras.

Y cómo la droga llegaba finalmente a Estados Unidos por túneles, escondida en latas de jalapeños en trenes, en camiones de gasolina o en compartimentos secretos en automóviles, y era revendida aquí en hasta por 35.000 dólares el kilo.

Todo gracias a la complicidad de corruptos funcionarios de México que recibieron millones en sobornos, incluidos hasta supuestamente expresidentes.

Local

Analizan si extienden periodo para apoyos de transporte

De acuerdo con información de la secretaría de Desarrollo Social hasta el 8 de marzo en los módulos de este programa 16 mil 794 personas habían realizado completamente su registro

Local

Ser invidente no impide salir adelante: Gerardo Ugalde

Instalado en la explanada del mercado universitario de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ) Gerardo tiene una silla especial para brindar masajes y terapias a quien acude

Local

Regulación para hospedaje Airbnb sería favorable: Burgos

No tienen contabilizado cuántas viviendas y departamentos son rentados mediante plataformas digitales como Airbnb en el estado

Local

Regulación para hospedaje Airbnb sería favorable: Burgos

No tienen contabilizado cuántas viviendas y departamentos son rentados mediante plataformas digitales como Airbnb en el estado

New Articles

Bomberos de Pedro Escobedo organizan evento para recaudar fondos

En el evento se efectuarán rifas, concursos, venta de antojitos y souvenirs. Los asistentes también podrán hacer donativos de material de curación

Local

Ser invidente no impide salir adelante: Gerardo Ugalde

Instalado en la explanada del mercado universitario de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ) Gerardo tiene una silla especial para brindar masajes y terapias a quien acude

Local

Defiende Dorantes que el gobierno trabaja para dar solución a necesidades

Resaltó la reciente inversión que el gobernador Francisco Domínguez Servién anunció para el municipio de Tequisquiapan, la que generará más de tres mil nuevos empleos y los ejes estructurantes del sistema Qrobús

Local

Analizan si extienden periodo para apoyos de transporte

De acuerdo con información de la secretaría de Desarrollo Social hasta el 8 de marzo en los módulos de este programa 16 mil 794 personas habían realizado completamente su registro