/ martes 24 de noviembre de 2020

En este bar está prohibido hablar del coronavirus

Este bar de Roma ofrece un oasis para aquellos que ya no quieren saber nada de una pandemia que se acerca a su primer año

El mensaje es claro y se advierte en el mostrador en un cartel: “Prohibido hablar del coronavirus”. En un pequeño bar y cafetería de Roma, la dueña decidió ofrecer “serenidad” a sus clientes, impidiéndoles abordar en sus conversaciones ese tema omnipresente y angustioso.

“Llevamos meses hablando de lo mismo, por eso hemos optado por calmar el ambiente y enfrentar la situación con una sonrisa y un poco de serenidad y ligereza”, explicó a la AFP Cristina Mattioli, gerenta de Feeling, quien ideó la iniciativa.

Italia, el primer país europeo que fue azotado por el coronavirus, registra más de 1.4 millones de contagiados desde el inicio en marzo de la pandemia y poco más de 50 mil muertes

“Recibir con una sonrisa y ligereza nos pareció una buena idea para encarar esta situación”, sostiene Cristina, una mujer dinámica y deportiva de 35 años.

“Pero no negamos la situación actual, no somos negacionistas, es simplemente una forma de encontrar un poco de serenidad”, enfatiza.

Para ayudar a sus clientes, Cristina instaló otro cartel con sugerencias: “Ideas para temas de conversación: noticias, vida de personajes famosos, historia, conocimientos generales”.

Bruna Piazza, una cliente habitual del bar donde también se venden billetes de lotería, está encantada con la iniciativa: “Estamos hartos de hablar de la pandemia de covid, vayamos donde vayamos, sólo hablamos de eso”, lamenta, mientras coloca su billetera en el bolso.

“Quiero hablar de todo menos de eso, prefiero hablar del clima, de celebridades...”, explica la mujer, de 58 años, reajustándose la mascarilla.

Cristina, que trabaja entre las pocas mesitas instaladas tanto en el interior como en el exterior, confirma que “sus clientes han reaccionado positivamente” frente a la prohibición.

“Al principio se reían. 'Nos gusta, al menos nos olvidamos un poco de la situación que estamos viviendo', suelen decir”, cuenta satisfecha la dueña del bar en la capital italiana.

“RESUELVE EL PROBLEMA, NO HABLES DE ÉL”

En la cafetería, que debe cerrar como todas a las 18:00 horas por orden del gobierno como medida para frenar los contagios, Maurizio Ciocari, de 63 años y peluquero femenino, aplaude la idea de Cristina, mientras degusta los pasteles y bocadillos que vende.

“Es una iniciativa sabia, incluso indispensable”, asegura.

“Hay que dejar de hablar del problema, hay que solucionarlo”, recomienda el peluquero, de gafas y pelo largo, entre los trabajadores afectados por la pandemia por la reducción del número de clientes.

“Cuando es demasiado, es demasiado”, dice al proponer una serie de temas de conversación.

“Aquí hablamos de todo, me encanta la música, soy un amante del rock”, asegura aplicando la sugerencia.

“A muchos clientes les ha parecido simpática y divertida esta iniciativa, a mí me ha parecido inteligente”, subraya Maurizio, que admira también el “ambiente sereno” que reina en su bar favorito, con sus paredes moradas y cajas de madera de té colgadas en la pared.

¿Qué pasa si un cliente menciona accidentalmente el tema prohibido? Cristina optó por un método blando: “No hay sanciones, pero recuerdo a los clientes que aquí no se puede hablar de eso, ni hacer predicciones sobre si vamos a ser confinados o no, por ejemplo”.

“Al principio tuve que llamar al orden a algunos. Algunos lo logran (evitar el tema), otros se nota que combaten por cumplir la regla”, reconoce con una sonrisa.

Movidos por la curiosidad, algunos clientes han entrado a tomar café y al final “nos felicitan por nuestra iniciativa”, dice Cristina, que ha inspirado a otros colegas: “El dueño de una cafetería del Trentino también expone los mismos carteles, pero me llamó para pedir permiso”.




Te recomendamos el podcast ⬇️

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Acast

Deezer



Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

El mensaje es claro y se advierte en el mostrador en un cartel: “Prohibido hablar del coronavirus”. En un pequeño bar y cafetería de Roma, la dueña decidió ofrecer “serenidad” a sus clientes, impidiéndoles abordar en sus conversaciones ese tema omnipresente y angustioso.

“Llevamos meses hablando de lo mismo, por eso hemos optado por calmar el ambiente y enfrentar la situación con una sonrisa y un poco de serenidad y ligereza”, explicó a la AFP Cristina Mattioli, gerenta de Feeling, quien ideó la iniciativa.

Italia, el primer país europeo que fue azotado por el coronavirus, registra más de 1.4 millones de contagiados desde el inicio en marzo de la pandemia y poco más de 50 mil muertes

“Recibir con una sonrisa y ligereza nos pareció una buena idea para encarar esta situación”, sostiene Cristina, una mujer dinámica y deportiva de 35 años.

“Pero no negamos la situación actual, no somos negacionistas, es simplemente una forma de encontrar un poco de serenidad”, enfatiza.

Para ayudar a sus clientes, Cristina instaló otro cartel con sugerencias: “Ideas para temas de conversación: noticias, vida de personajes famosos, historia, conocimientos generales”.

Bruna Piazza, una cliente habitual del bar donde también se venden billetes de lotería, está encantada con la iniciativa: “Estamos hartos de hablar de la pandemia de covid, vayamos donde vayamos, sólo hablamos de eso”, lamenta, mientras coloca su billetera en el bolso.

“Quiero hablar de todo menos de eso, prefiero hablar del clima, de celebridades...”, explica la mujer, de 58 años, reajustándose la mascarilla.

Cristina, que trabaja entre las pocas mesitas instaladas tanto en el interior como en el exterior, confirma que “sus clientes han reaccionado positivamente” frente a la prohibición.

“Al principio se reían. 'Nos gusta, al menos nos olvidamos un poco de la situación que estamos viviendo', suelen decir”, cuenta satisfecha la dueña del bar en la capital italiana.

“RESUELVE EL PROBLEMA, NO HABLES DE ÉL”

En la cafetería, que debe cerrar como todas a las 18:00 horas por orden del gobierno como medida para frenar los contagios, Maurizio Ciocari, de 63 años y peluquero femenino, aplaude la idea de Cristina, mientras degusta los pasteles y bocadillos que vende.

“Es una iniciativa sabia, incluso indispensable”, asegura.

“Hay que dejar de hablar del problema, hay que solucionarlo”, recomienda el peluquero, de gafas y pelo largo, entre los trabajadores afectados por la pandemia por la reducción del número de clientes.

“Cuando es demasiado, es demasiado”, dice al proponer una serie de temas de conversación.

“Aquí hablamos de todo, me encanta la música, soy un amante del rock”, asegura aplicando la sugerencia.

“A muchos clientes les ha parecido simpática y divertida esta iniciativa, a mí me ha parecido inteligente”, subraya Maurizio, que admira también el “ambiente sereno” que reina en su bar favorito, con sus paredes moradas y cajas de madera de té colgadas en la pared.

¿Qué pasa si un cliente menciona accidentalmente el tema prohibido? Cristina optó por un método blando: “No hay sanciones, pero recuerdo a los clientes que aquí no se puede hablar de eso, ni hacer predicciones sobre si vamos a ser confinados o no, por ejemplo”.

“Al principio tuve que llamar al orden a algunos. Algunos lo logran (evitar el tema), otros se nota que combaten por cumplir la regla”, reconoce con una sonrisa.

Movidos por la curiosidad, algunos clientes han entrado a tomar café y al final “nos felicitan por nuestra iniciativa”, dice Cristina, que ha inspirado a otros colegas: “El dueño de una cafetería del Trentino también expone los mismos carteles, pero me llamó para pedir permiso”.




Te recomendamos el podcast ⬇️

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Acast

Deezer



Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Local

Blindarán fronteras de Querétaro y habrá cero impunidad

Anuncia el gobernador Mauricio Kuri, una inversión de 4 mil mdp para estrategia de Seguridad

Local

Prevén heladas en la zona serrana

El Servicio Meteorológico pronostica más descensos de temperatura en el estado

Local

Constructores tienen rezago de trabajo: Hale

“No estamos enfocando en que sean empresas especializadas en algún ramo. Tenemos un eje rector, que es darle mayores oportunidades laborales a los afiliados y a las familias que viven de estás empresas”: presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) en Querétaro, Óscar Hale Palacios

Sociedad

La periodista Lourdes Maldonado estaba feliz tras ganar a Bonilla

“Estoy feliz”, dijo la periodista Lourdes Maldonado en una de las últimas entrevistas brindadas a El Sol de Tijuana

Deportes

Deportivo Oro avanzan sin problemas a cuartos de final

El conjunto queretano no tuvo piedad y venció en la vuelta de los octavos a unión San Antonio Milord 5-2 ante un lleno en su campo

Policiaca

Localizan e inhabilitan tomas clandestinas

Fue en territorio del municipio de Pedro Escobedo donde encontraron 2 tractocamiones pipa

Policiaca

Fuego calcina vehículo en Juriquilla

El incendio se registró la tarde de ayer en el camino que conduce hacia Acequia Blanca

Sociedad

Detiene FGE a 19 funcionarios del Cereso de Puebla por caso del bebé Tadeo

La Fiscalía confirmó que solicitó, obtuvo y cumplió órdenes de aprehensión en contra de personal del Centro Penitenciario

Sociedad

Periodistas veracruzanos exigen alto a la violencia contra el gremio

En Xalapa la protesta será a las 18:00 horas en la Plaza Lerdo también conocido como Plaza Regina y en el puerto de Veracruz a las 19:00 horas en el zócalo de la ciudad