/ miércoles 1 de junio de 2022

La carrera para conservar el patrimonio histórico

La guerra que sufre Ucrania ha dejado muchos daños al patrimonio histórico, por lo que las autoridades culturales del país buscan conservarlo, al menos de manera virtual

Antes de instalar su escáner láser, el ingeniero francés Emmanuel Durand cruza los escombros para poder colocar su tripié en una esquina estratégica y recolectar datos, puntualmente un cuartel de bomberos que fue muy dañado por los ataques rusos.

De acuerdo con la agencia AFP, este edificio cuenta con una torre de vigilancia que es un símbolo de la revolución industrial construida en 1887. Y con su aparato tecnológico, el ingeniero memoriza cada detalle del edificio.

Lee también: Histórico recinto para la lectura reabre sus puertas

El francés recolecta los datos como si fuera un rompecabezas en una computadora, para poder construir este edificio de una manera virtual. El producto final consta de una reproducción perfecta de 5 milímetros, que tiene la capacidad de girar en todas las direcciones aunque también se pueden ver los cráteres de las explosiones que sacudieron la estructura, una tecnología que va más allá del ojo humano.

“Esto permite recordar la situación física del edificio. Puede servir para ver lo que ha cambiado, para la seguridad. Para saber lo que hay que restaurar o no, pero también sirve demasiado para aspectos de museografía o de historia (…) Tenemos una verdadera estampa del daño provocado por el misil y una réplica exacta de lo que era el edificio”, dijo Durand, quien realiza todo el trabajo de manera voluntaria en diversas ciudades ucranianas y en compañía de arquitectos y otros especialistas de edificios históricos, además del director de un museo.

GENOCIDIO DE LA CULTURA

Sólo en la ciudad de Járkov, son alrededor de 500 edificios los que están catalogados como de interés histórico y la mayoría de ellos se encuentran en el centro de la ciudad que tuvo demasiados ataques rusos, según explicó la arquitecta Kateryna Kuplytska, quien además dijo que se tiene estimado que hay más de 100 edificios dañados.

Una carrera contra el reloj / Cortesía | AFP

“Estos frágiles edificios pueden empeorar aún más rápido. Hay que memorizar los detalles de manera precisa para poder estabilizarlos y conservar su memoria de manera exacta”, agregó.

Destacó también que el registro de los daños se utilizará para los juicios penales, ya que en todo el país se han observado graves daños en el patrimonio y eso es un genocidio del pueblo ucraniano.

El equipo que se encuentra restaurando virtualmente la estación de bomberos se desplazó a la Facultad de Economía de la Universidad Nacional Karazin de Járkov, con el mismo objetivo que en la estación: la restauración.

Aunque muchos se preguntan si este trabajo de conservación virtual no es inútil cuando la guerra continúa y se encuentra muriendo gente cada día.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

Un miembro de la comisión y director del museo literario de Járkov, comentó que la cultura es la base de todo y que si esta se hubiera extendido como debería, probablemente la gente no estaría muriendo o no habría guerra.

De igual manera, la directora del museo envió la mayoría de sus colecciones al oeste del país para evitar que fueran dañadas durante los combates, ya que según ella las personas se dan más cuenta de lo importante que es el patrimonio cultural cuando antes nadie le prestaba atención.

Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Antes de instalar su escáner láser, el ingeniero francés Emmanuel Durand cruza los escombros para poder colocar su tripié en una esquina estratégica y recolectar datos, puntualmente un cuartel de bomberos que fue muy dañado por los ataques rusos.

De acuerdo con la agencia AFP, este edificio cuenta con una torre de vigilancia que es un símbolo de la revolución industrial construida en 1887. Y con su aparato tecnológico, el ingeniero memoriza cada detalle del edificio.

Lee también: Histórico recinto para la lectura reabre sus puertas

El francés recolecta los datos como si fuera un rompecabezas en una computadora, para poder construir este edificio de una manera virtual. El producto final consta de una reproducción perfecta de 5 milímetros, que tiene la capacidad de girar en todas las direcciones aunque también se pueden ver los cráteres de las explosiones que sacudieron la estructura, una tecnología que va más allá del ojo humano.

“Esto permite recordar la situación física del edificio. Puede servir para ver lo que ha cambiado, para la seguridad. Para saber lo que hay que restaurar o no, pero también sirve demasiado para aspectos de museografía o de historia (…) Tenemos una verdadera estampa del daño provocado por el misil y una réplica exacta de lo que era el edificio”, dijo Durand, quien realiza todo el trabajo de manera voluntaria en diversas ciudades ucranianas y en compañía de arquitectos y otros especialistas de edificios históricos, además del director de un museo.

GENOCIDIO DE LA CULTURA

Sólo en la ciudad de Járkov, son alrededor de 500 edificios los que están catalogados como de interés histórico y la mayoría de ellos se encuentran en el centro de la ciudad que tuvo demasiados ataques rusos, según explicó la arquitecta Kateryna Kuplytska, quien además dijo que se tiene estimado que hay más de 100 edificios dañados.

Una carrera contra el reloj / Cortesía | AFP

“Estos frágiles edificios pueden empeorar aún más rápido. Hay que memorizar los detalles de manera precisa para poder estabilizarlos y conservar su memoria de manera exacta”, agregó.

Destacó también que el registro de los daños se utilizará para los juicios penales, ya que en todo el país se han observado graves daños en el patrimonio y eso es un genocidio del pueblo ucraniano.

El equipo que se encuentra restaurando virtualmente la estación de bomberos se desplazó a la Facultad de Economía de la Universidad Nacional Karazin de Járkov, con el mismo objetivo que en la estación: la restauración.

Aunque muchos se preguntan si este trabajo de conservación virtual no es inútil cuando la guerra continúa y se encuentra muriendo gente cada día.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

Un miembro de la comisión y director del museo literario de Járkov, comentó que la cultura es la base de todo y que si esta se hubiera extendido como debería, probablemente la gente no estaría muriendo o no habría guerra.

De igual manera, la directora del museo envió la mayoría de sus colecciones al oeste del país para evitar que fueran dañadas durante los combates, ya que según ella las personas se dan más cuenta de lo importante que es el patrimonio cultural cuando antes nadie le prestaba atención.

Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Local

Inaugura Vega Carriles la Expo Campo El Marqués 2022

Estará vigente 11 y 12 de agosto, contará con conferencias de especialistas en materia agrónoma, exhibiciones, mesas de diálogo y venta de equipo

Local

Reclutan para Qrobús choferes del Edomex

Empresa busca en otros estados, en espera de la primera generación de operadoras

Local

Ponen en marcha el programa escudo con Guanajuato

Implementan acciones con los municipios para blindar las fronteras, señaló el gobernador

Policiaca

Cae homicida de San Luis de la Paz en El Marqués

Los hechos se registraron el pasado 3 de agosto donde un periodista fue ejecutado en su bar

Finanzas

Citibanamex ve cierre de año positivo para México

Para finales de 2022, el Producto Interno Bruto crecerá 2.1 %, aunque para 2023 habrá una expansión de apenas 1.2%

Local

Ceremonia de reconocimiento por la actualización de Siemens Energy

En el evento Marco Antonio del Prete Tercero, titular de la Sedesu

Sociedad

Reportan incendios en comercios y ataques armados tras motín en Cereso de Ciudad Juárez

Luego de los ataques en Jalisco y Guanajuato, ahora fue en Cd. Juárez donde se registró una ola de violencia

Sociedad

Usan helicóptero de la Marina para show de la mascota de Olmecas

Este hecho fue cuestionado en redes sociales por aficionados, ahí se abrió el debate si fue exageración o no utilizar un vehículo oficial