/ jueves 10 de diciembre de 2020

¿Quién va primero en vacunación contra Covid? El debate en Alemania

El pasado nazi se levanta como un fantasma al momento de presentar los planes para la vacunación progresiva

BERLÍN. Alemania se prepara para iniciar la vacunación contra el coronavirus y paralelamente ha surgido un debate ético sobre quién debería ser prioritario, en un país todavía atormentado por los fantasmas del pasado nazi y de la dictadura comunista donde el Estado decidía quién debía vivir o morir.

La empresas, entre ellas el laboratorio alemán BioNTech, apuestan por el uso generalizado de las vacunas contra el Covid-19, pero las autoridades han advertido reiteradamente que no habrá suficientes dosis este invierno para los 80 millones de habitantes.

▶️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

Y la pregunta es quién decide cuáles serán los colectivos prioritarios a la hora de vacunarse. ¿Los políticos o los científicos? La respuesta es delicada.

El gobierno de la canciller Angela Merkel ha recurrido al Consejo de Ética alemán, un organismo independiente que ofrece asesoría sobre cuestiones científicas y morales, para decidir cómo se realizará la inmunización, probablemente a principios de año.

“Existe una fuerte aversión en Alemania, vinculada claramente con experiencias de los regímenes totalitarios hasta 1989, sobre la regulación o la distribución de bienes por las autoridades del Estado”, explica Wolfram Henn, genetista de la Universidad de Saarland y miembro del Consejo de Ética.

“Es por ello que el gobierno, y en particular la canciller Merkel y el ministro de Salud, Jens Spahn, tienen interés en presentar argumentos científicos neutros a favor de la administración” de la vacuna, dice Henn a la AFP.

“DICTADURA DEL CORONA”

Algunos opositores a las restricciones por el coronavirus ya se han comparado con las víctimas de los nazis, mientras que el líder del partido de extrema derecha AfD, Alexander Gauland, ha tildado al gobierno de Merkel de “Dictadura del corona”.

Unas alegaciones que les han valido una condena generalizada.

Los 26 miembros del Consejo de Ética, que son expertos en los campos de la ciencia, el derecho, la teología y la economía, han trabajado junto a los científicos para pergeñar una estrategia.

Presentaron sus recomendaciones en un documento conjunto con científicos del Instituto Leopoldina y el Instituto Robert Koch (RKI), responsable del control y la prevención de enfermedades infecciosas, en noviembre.

Las compras navideñas se mantienen en Alemania con algunas restricciones, mientras el gobierno alista la guía de vacunación / AFP

El informe recomienda dar prioridad a las personas mayores y a los enfermos crónicos -especialmente a las personas que están en centros asistenciales-, seguidos del personal sanitario y otros trabajadores que están en primera línea, como la policía y los profesores.

Para ello, los expertos tuvieron en cuenta “criterios éticos y epidemiológicos”. Los residentes de centros asistenciales fueron elegidos porque “son las personas que más han sufrido”.

“JUGANDO A SER DIOS”

“Es un deber moral cuidarlas especialmente (a estas personas) y al mismo tiempo el sistema sanitario (...) está mejor protegido blindando a estas personas, que son más susceptibles de necesitar cuidados intensivos”, dice Henn.

Alemania fue especialmente elogiada por la manera en que gestionó la primera ola de la pandemia, pero la segunda la ha golpeado con dureza, como lo demuestra el hecho de que el número de infectados y de muertos no haya parado de crecer en las últimas semanas.

A finales de noviembre, superó el millón de infectados mientras el número de personas con Covid-19 en cuidados intensivos ha pasado de 360 a principios de octubre a más de cuatro mil.

Además, el aumento de infecciones en las residencias de ancianos ha hecho que salten todas las alarmas.

Después de que Merkel asegurara que las vacunas son la “luz al final del túnel”, todas las esperanzas están puestas en ellas. “Ningún científico quiere jugar a ser Dios. Debemos resolver el problema y para ello trabajamos con ciertos criterios lo mejor que podemos”, dice Henn.

“Se puede sentir el peso de la responsabilidad. Es una responsabilidad científica gigantesca no solo para expertos en ética sino para la comunidad científica en general”, concluye.

Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

BERLÍN. Alemania se prepara para iniciar la vacunación contra el coronavirus y paralelamente ha surgido un debate ético sobre quién debería ser prioritario, en un país todavía atormentado por los fantasmas del pasado nazi y de la dictadura comunista donde el Estado decidía quién debía vivir o morir.

La empresas, entre ellas el laboratorio alemán BioNTech, apuestan por el uso generalizado de las vacunas contra el Covid-19, pero las autoridades han advertido reiteradamente que no habrá suficientes dosis este invierno para los 80 millones de habitantes.

▶️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

Y la pregunta es quién decide cuáles serán los colectivos prioritarios a la hora de vacunarse. ¿Los políticos o los científicos? La respuesta es delicada.

El gobierno de la canciller Angela Merkel ha recurrido al Consejo de Ética alemán, un organismo independiente que ofrece asesoría sobre cuestiones científicas y morales, para decidir cómo se realizará la inmunización, probablemente a principios de año.

“Existe una fuerte aversión en Alemania, vinculada claramente con experiencias de los regímenes totalitarios hasta 1989, sobre la regulación o la distribución de bienes por las autoridades del Estado”, explica Wolfram Henn, genetista de la Universidad de Saarland y miembro del Consejo de Ética.

“Es por ello que el gobierno, y en particular la canciller Merkel y el ministro de Salud, Jens Spahn, tienen interés en presentar argumentos científicos neutros a favor de la administración” de la vacuna, dice Henn a la AFP.

“DICTADURA DEL CORONA”

Algunos opositores a las restricciones por el coronavirus ya se han comparado con las víctimas de los nazis, mientras que el líder del partido de extrema derecha AfD, Alexander Gauland, ha tildado al gobierno de Merkel de “Dictadura del corona”.

Unas alegaciones que les han valido una condena generalizada.

Los 26 miembros del Consejo de Ética, que son expertos en los campos de la ciencia, el derecho, la teología y la economía, han trabajado junto a los científicos para pergeñar una estrategia.

Presentaron sus recomendaciones en un documento conjunto con científicos del Instituto Leopoldina y el Instituto Robert Koch (RKI), responsable del control y la prevención de enfermedades infecciosas, en noviembre.

Las compras navideñas se mantienen en Alemania con algunas restricciones, mientras el gobierno alista la guía de vacunación / AFP

El informe recomienda dar prioridad a las personas mayores y a los enfermos crónicos -especialmente a las personas que están en centros asistenciales-, seguidos del personal sanitario y otros trabajadores que están en primera línea, como la policía y los profesores.

Para ello, los expertos tuvieron en cuenta “criterios éticos y epidemiológicos”. Los residentes de centros asistenciales fueron elegidos porque “son las personas que más han sufrido”.

“JUGANDO A SER DIOS”

“Es un deber moral cuidarlas especialmente (a estas personas) y al mismo tiempo el sistema sanitario (...) está mejor protegido blindando a estas personas, que son más susceptibles de necesitar cuidados intensivos”, dice Henn.

Alemania fue especialmente elogiada por la manera en que gestionó la primera ola de la pandemia, pero la segunda la ha golpeado con dureza, como lo demuestra el hecho de que el número de infectados y de muertos no haya parado de crecer en las últimas semanas.

A finales de noviembre, superó el millón de infectados mientras el número de personas con Covid-19 en cuidados intensivos ha pasado de 360 a principios de octubre a más de cuatro mil.

Además, el aumento de infecciones en las residencias de ancianos ha hecho que salten todas las alarmas.

Después de que Merkel asegurara que las vacunas son la “luz al final del túnel”, todas las esperanzas están puestas en ellas. “Ningún científico quiere jugar a ser Dios. Debemos resolver el problema y para ello trabajamos con ciertos criterios lo mejor que podemos”, dice Henn.

“Se puede sentir el peso de la responsabilidad. Es una responsabilidad científica gigantesca no solo para expertos en ética sino para la comunidad científica en general”, concluye.

Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Local

Disminuyen casos activos de Covid-19 en Querétaro

El entrenamiento social, despertó el sentido de alerta en presencia del virus

Policiaca

Muere pasajero de taxi en carambola

Otras 14 personas resultaron lesionadas, de las cuales dos fueron trasladadas al hospital

Local

Marisol Kuri al IQM y Di Bella a Protección Civil

Aclara el gobernador electo que la futura directora del Instituto de las Mujeres no es su familiar

Local

Clausuran predio en Juriquilla por remoción de vegetación

Durante la diligencia se solicitó la presentación de las autorizaciones correspondientes pero no lo hicieron

Mundo

Vaticano exigirá un certificado sanitario de covid a trabajadores y visitantes

La medida fue tomada a pedido del papa Francisco, acérrimo defensor de la campaña de vacunación contra el virus del coronavirus

Exposiciones

Fundación Vuitton presenta prestigiosa colección de los hermanos rusos Morózov

La exposición Morózov cuenta con más de 200 obras, entre esculturas, pinturas y fotografías, de Van Gogh, Gauguin, Renoir, Cézanne o Matisse

Celebridades

Tatiana Huezo: El "espectáculo de la violencia" en México "nos ha inmunizado"

La directora se encuentra en el Festival de San Sebastián para defender "Noche de fuego", su primer largometraje de ficción después de haber firmado dos documentales

Mundo

EEUU levantará en noviembre la restricciones a los viajes internacionales

La FDA no ha aprobado la vacuna de AstraZeneca, utilizada por muchas naciones europeas, pero Breton dijo que habló con Zients y percibió señales esperanzadoras