/ lunes 21 de octubre de 2019

Rusia se postula como conciliador entre Turquía y Siria

Rusia apuesta a que el diálogo entre Siria y Turquía debe cimentarse en el Pacto de Adana de 1998

Moscú.- Rusia se postula como árbitro entre Turquía y Siria, y de paso en todo Oriente Medio, tras el vacío dejado por la retirada de las tropas de Estados Unidos, con vistas a la reunión que mantendrán mañana martes los presidentes ruso, Vladímir Putin, y turco, Recep Tayyip Erdogan.

"Por supuesto, es necesario un diálogo entre Turquía y Siria, en el que nosotros también estamos dispuestos a asumir un papel conciliador, impulsando tales contactos", declaró hoy el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov.

Lavrov, quien destacó que "ambas partes están interesadas en que Rusia contribuya a este proceso", recordó que el diálogo debe cimentarse en el Pacto de Adana de 1998.

Dicho acuerdo turco-sirio, que contempla que las tropas turcas pueden penetrar en territorio sirio hasta un máximo de 5 kilómetros, fue suscrito para contener las actividades del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), considerado una organización terrorista por Turquía.

"Si las partes (Turquía y Siria) en el curso de sus contactos consideran necesario y aceptable precisar o modificar dicho acuerdo, será su decisión, y nosotros, desde luego, la respaldaremos", señaló Lavrov.

Esta postura contrasta con la mantenida por Rusia desde el estallido del conflicto, que consistía en defender contra viento y marea la integridad territorial de Siria, y denunciar la presencia ilegal en territorio del país árabe de tropas estadounidenses y turcas.

Sólo en los últimos tiempos Putin se ha mostrado comprensivo con la aspiración turca de garantizar la seguridad de su país en la frontera con Siria e incluso apoyó la creación de una zona de seguridad turco-estadounidense en el noreste del país árabe.

Lavrov subrayó que todas las organizaciones kurdas activas en Siria deben ser legalizadas, de forma que no queden grupos armados ilegales, en alusión a las milicias kurdosirias Unidades de Protección del Pueblo (YPG), una de las principales exigencias turcas.

Por su parte, el ministro de Exteriores turco, Mevlut Cavusoglu, ha adelantado que Erdogan planteará a Putin la retirada de las milicias kurdas de las ciudades septentrionales de Manbech y Kobani para trazar una zona de seguridad de 440 kilómetros de largo.

Erdogan también dejó clara la importancia de que la reunión con Putin llegue a buen puerto al asegurar que Turquía retomará el martes su ofensiva en el norte de Siria si para entonces no ha terminado la retirada de las milicias kurdas de una franja de 30 kilómetros de profundidad desde su frontera.

"Si respetan el acuerdo, todo está bien. Si no, inmediatamente cuando se hayan cumplido las 120 horas, continuaremos la operación Fuente de Paz donde la dejamos. Daremos seguridad a esta región y nuestra lucha seguirá hasta que el último terrorista sea expulsado", afirmó Erdogan.

El asesor de Putin, Yuri Ushakov, recordó hoy que para Rusia lo más importante es "la estabilidad a largo plazo de Siria y la región" y que "eso sólo es posible con el restablecimiento de la integridad territorial de Siria".

"Mañana, como es sabido, concluirán las 120 horas... Veremos cómo evoluciona la situación. Partimos de que se tendrán en cuenta los intereses de todas las etnias sirias", comentó.

El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, advirtió de que, "potencialmente" la tensa situación en el noreste de Siria puede perjudicar el proceso de arreglo político, en particular la primera reunión del comité constitucional sirio a finales de mes.

El ministro de Defensa ruso, Serguéi Shoigú, también alertó sobre la posible huida de los más de 12.000 yihadistas encerrados en cárceles vigiladas por los kurdos en el noreste de Siria.

Según los expertos, está en juego no sólo la pacificación de Siria, sino el papel de Putin como nuevo árbitro en Oriente Medio, función que ha ido reforzando en los últimos años, según se debilitaba el rol de Washington en la región.


Putin la logrado forjar unas relaciones sólidas y pragmáticas con los principales actores de la región, desde Siria hasta Turquía, Israel e Irán, Irak y Jordania, el Líbano y Palestina, a los que ha sumado en los últimos dos años a Arabia Saudí.

"Será una reunión muy importante e interesante", concluyó Ushakov sobre la nueva cumbre Putin-Erdogan.

Moscú.- Rusia se postula como árbitro entre Turquía y Siria, y de paso en todo Oriente Medio, tras el vacío dejado por la retirada de las tropas de Estados Unidos, con vistas a la reunión que mantendrán mañana martes los presidentes ruso, Vladímir Putin, y turco, Recep Tayyip Erdogan.

"Por supuesto, es necesario un diálogo entre Turquía y Siria, en el que nosotros también estamos dispuestos a asumir un papel conciliador, impulsando tales contactos", declaró hoy el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov.

Lavrov, quien destacó que "ambas partes están interesadas en que Rusia contribuya a este proceso", recordó que el diálogo debe cimentarse en el Pacto de Adana de 1998.

Dicho acuerdo turco-sirio, que contempla que las tropas turcas pueden penetrar en territorio sirio hasta un máximo de 5 kilómetros, fue suscrito para contener las actividades del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), considerado una organización terrorista por Turquía.

"Si las partes (Turquía y Siria) en el curso de sus contactos consideran necesario y aceptable precisar o modificar dicho acuerdo, será su decisión, y nosotros, desde luego, la respaldaremos", señaló Lavrov.

Esta postura contrasta con la mantenida por Rusia desde el estallido del conflicto, que consistía en defender contra viento y marea la integridad territorial de Siria, y denunciar la presencia ilegal en territorio del país árabe de tropas estadounidenses y turcas.

Sólo en los últimos tiempos Putin se ha mostrado comprensivo con la aspiración turca de garantizar la seguridad de su país en la frontera con Siria e incluso apoyó la creación de una zona de seguridad turco-estadounidense en el noreste del país árabe.

Lavrov subrayó que todas las organizaciones kurdas activas en Siria deben ser legalizadas, de forma que no queden grupos armados ilegales, en alusión a las milicias kurdosirias Unidades de Protección del Pueblo (YPG), una de las principales exigencias turcas.

Por su parte, el ministro de Exteriores turco, Mevlut Cavusoglu, ha adelantado que Erdogan planteará a Putin la retirada de las milicias kurdas de las ciudades septentrionales de Manbech y Kobani para trazar una zona de seguridad de 440 kilómetros de largo.

Erdogan también dejó clara la importancia de que la reunión con Putin llegue a buen puerto al asegurar que Turquía retomará el martes su ofensiva en el norte de Siria si para entonces no ha terminado la retirada de las milicias kurdas de una franja de 30 kilómetros de profundidad desde su frontera.

"Si respetan el acuerdo, todo está bien. Si no, inmediatamente cuando se hayan cumplido las 120 horas, continuaremos la operación Fuente de Paz donde la dejamos. Daremos seguridad a esta región y nuestra lucha seguirá hasta que el último terrorista sea expulsado", afirmó Erdogan.

El asesor de Putin, Yuri Ushakov, recordó hoy que para Rusia lo más importante es "la estabilidad a largo plazo de Siria y la región" y que "eso sólo es posible con el restablecimiento de la integridad territorial de Siria".

"Mañana, como es sabido, concluirán las 120 horas... Veremos cómo evoluciona la situación. Partimos de que se tendrán en cuenta los intereses de todas las etnias sirias", comentó.

El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, advirtió de que, "potencialmente" la tensa situación en el noreste de Siria puede perjudicar el proceso de arreglo político, en particular la primera reunión del comité constitucional sirio a finales de mes.

El ministro de Defensa ruso, Serguéi Shoigú, también alertó sobre la posible huida de los más de 12.000 yihadistas encerrados en cárceles vigiladas por los kurdos en el noreste de Siria.

Según los expertos, está en juego no sólo la pacificación de Siria, sino el papel de Putin como nuevo árbitro en Oriente Medio, función que ha ido reforzando en los últimos años, según se debilitaba el rol de Washington en la región.


Putin la logrado forjar unas relaciones sólidas y pragmáticas con los principales actores de la región, desde Siria hasta Turquía, Israel e Irán, Irak y Jordania, el Líbano y Palestina, a los que ha sumado en los últimos dos años a Arabia Saudí.

"Será una reunión muy importante e interesante", concluyó Ushakov sobre la nueva cumbre Putin-Erdogan.

Local

Necesario un pacto fiscal, dice Kuri

Indico que esta nueva realidad no solo tiene que ver con la forma de los negocios o los ciudadanos sino también de una revisión del pacto fiscal

Local

Prevén pico más alto de contagios en Querétaro para el 15 de junio

La Secretaría de Salud señaló que los casos confirmados, ocupación de camas y decesos se den entre el 11 y 20 de junio

Local

Plantarán 550 árboles en Pie de la Cuesta

Obra cuenta con la participación de un especialista autorizado en manejo de vegetación; además hay un comité ambiental conformado con ciudadanos de fraccionamientos aledaños

Finanzas

En plena quincena, HSBC presenta fallas en app

Los afectados aseguran que no pueden accesar a la banca móvil ni realizar transacciones

Finanzas

Retirada de Estados Unidos lastra las frágiles finanzas de la OMS

La decisión de Donald Trump pone en peligro programas de salud en los países más pobres

México

México repatrió casi 5 mil indocumentados durante confinamiento

Vía aérea "fueron trasladadas 2.461 a Honduras, 406 a El Salvador y 67 a Nicaragua, así como 2.001 vía terrestre a Guatemala

Mundo

Más de 360 mil muertos en el mundo por Covid-19

Se contabilizan más de 5 millones 931 mil 510 personas contagiadas en 196 países De ellas al menos 2 millones 455 mil 400 se recuperaron

Salud

TakoTsubo, el síndrome del corazón roto

Una patología que surge del estrés físico o emocional agudo, generando problemas en la salud cardiovascular y puede generar daños irreversibles

Mundo

China se mantiene en silencio tras anuncios de Trump

Luego de que anunció que suspenderían la entrada en su territorio a ciudadanos chinos que pudieran representar un "riesgo" para la seguridad del país