/ martes 9 de febrero de 2021

Trump enfrentará mañana su segundo juicio político en el Congreso

En un Senado dividido que difícilmente lo condenará por su responsabilidad en el asalto al Capitolio

El segundo juicio político, conocido en Estados Unidos como "impeachment", al expresidente Donald Trump comenzará este martes en un Senado dividido que difícilmente lo condenará por su responsabilidad en el asalto al Capitolio.

El proceso comenzará mañana a las 13:00 horas (18:00 GMT) en el Senado, donde los cien senadores ejercerán como jurado.

De acuerdo a lo pactado este lunes entre los líderes del Senado, el demócrata Chuck Schumer y el republicano Mitch McConnell, el primer día se dedicará a evaluar si este juicio político es constitucional, algo a lo que los legisladores dedicarán cuatro horas de debate, seguidas de un voto sobre el tema.

LEGALIDAD DEL PROCESO

Una mayoría de expertos en la Constitución han opinado que el proceso es legítimo incluso si ya no puede resultar en la destitución de Trump, porque evalúa hechos que se produjeron cuando él todavía era presidente.

"No hay una 'excepción de enero' en la Constitución, que permita a los presidentes abusar de su poder en sus últimos días (de mandato) sin rendir cuentas", argumentaron los "fiscales" demócratas en su documento de este lunes.

En una votación parecida a finales de enero, tan solo 5 de los 50 senadores republicanos votaron a favor de la constitucionalidad del proceso, lo que augura una absolución como desenlace final del juicio ya que serían necesarios al menos 17 para condenar a Trump.

ACUSACIÓN Y DEFENSA

Una vez que el Senado decida que el proceso es constitucional, algo para lo que solo necesitará una mayoría simple, el juicio político se retomará el miércoles a las 12:00 (17:00 GMT), cuando empezarán los argumentos de los fiscales y la defensa de Trump.

El "impeachment" se celebrará todos los días siguientes excepto el sábado, por petición de un abogado judío de Trump, y se retomará el domingo, con la perspectiva de terminar la próxima semana a no ser que se convoquen testigos.

Se prevé que el miércoles se dé comienzo a los argumentos de apertura de los "fiscales" del juicio político -que son nueve legisladores demócratas de la Cámara Baja-, que harán su presentación durante un lapso de no más de 16 horas y en un máximo de dos sesiones.

Para la defensa del exmandatario republicano, regirá la misma regla en cuanto a las horas y las sesiones.

El proceso contempla que se pueda votar para llamar testigos o presentar evidencia adicional, aunque ese escenario es ahora incierto ya que alargaría un juicio que demócratas y republicanos quieren zanjar lo más rápido posible.

UN PROCESO INÉDITO

El proceso pasará a la historia en dos sentidos: porque convertirá a Trump en el primer presidente estadounidense que afronta dos juicios políticos -tras el celebrado hace un año por sus presiones a Ucrania-, y porque nunca antes se había sometido a un "impeachment" a un mandatario cuando ya no está en el poder.

Los abogados de Trump se han aferrado a ese último hecho y lo han convertido en el pilar principal de su defensa, al argumentar que es inconstitucional juzgar políticamente al expresidente cuando ya no está en la Casa Blanca.

"Se está pidiendo al Senado que haga algo patentemente ridículo: juzgar a un ciudadano privado en un proceso diseñado para expulsarle de un cargo que ya no ocupa", aseguraron este lunes los abogados que representan a Trump, Bruce Castor, David Schoen y Michael van der Veen.

En un largo documento de 78 páginas, los letrados pidieron desestimar el proceso contra Trump por considerarlo puro "teatro político" por parte de los demócratas, y tacharon de "absurda" la acusación de que el expresidente incitó el asalto al Capitolio.

El juicio político volverá a centrar la atención de Washington en Trump menos de tres semanas después de que el expresidente abandonara el poder, pero no lo hará por demasiado tiempo: se espera que el proceso dure apenas una semana o diez días, según las negociaciones previas.

Tanto a los demócratas como a los republicanos les interesa un "impeachment" fugaz: los primeros quieren despacharlo para poder centrarse en las prioridades del nuevo presidente de su partido, Joe Biden; y los segundos temen las consecuencias de un largo debate sobre las polémicas acciones de Trump.

El segundo juicio político, conocido en Estados Unidos como "impeachment", al expresidente Donald Trump comenzará este martes en un Senado dividido que difícilmente lo condenará por su responsabilidad en el asalto al Capitolio.

El proceso comenzará mañana a las 13:00 horas (18:00 GMT) en el Senado, donde los cien senadores ejercerán como jurado.

De acuerdo a lo pactado este lunes entre los líderes del Senado, el demócrata Chuck Schumer y el republicano Mitch McConnell, el primer día se dedicará a evaluar si este juicio político es constitucional, algo a lo que los legisladores dedicarán cuatro horas de debate, seguidas de un voto sobre el tema.

LEGALIDAD DEL PROCESO

Una mayoría de expertos en la Constitución han opinado que el proceso es legítimo incluso si ya no puede resultar en la destitución de Trump, porque evalúa hechos que se produjeron cuando él todavía era presidente.

"No hay una 'excepción de enero' en la Constitución, que permita a los presidentes abusar de su poder en sus últimos días (de mandato) sin rendir cuentas", argumentaron los "fiscales" demócratas en su documento de este lunes.

En una votación parecida a finales de enero, tan solo 5 de los 50 senadores republicanos votaron a favor de la constitucionalidad del proceso, lo que augura una absolución como desenlace final del juicio ya que serían necesarios al menos 17 para condenar a Trump.

ACUSACIÓN Y DEFENSA

Una vez que el Senado decida que el proceso es constitucional, algo para lo que solo necesitará una mayoría simple, el juicio político se retomará el miércoles a las 12:00 (17:00 GMT), cuando empezarán los argumentos de los fiscales y la defensa de Trump.

El "impeachment" se celebrará todos los días siguientes excepto el sábado, por petición de un abogado judío de Trump, y se retomará el domingo, con la perspectiva de terminar la próxima semana a no ser que se convoquen testigos.

Se prevé que el miércoles se dé comienzo a los argumentos de apertura de los "fiscales" del juicio político -que son nueve legisladores demócratas de la Cámara Baja-, que harán su presentación durante un lapso de no más de 16 horas y en un máximo de dos sesiones.

Para la defensa del exmandatario republicano, regirá la misma regla en cuanto a las horas y las sesiones.

El proceso contempla que se pueda votar para llamar testigos o presentar evidencia adicional, aunque ese escenario es ahora incierto ya que alargaría un juicio que demócratas y republicanos quieren zanjar lo más rápido posible.

UN PROCESO INÉDITO

El proceso pasará a la historia en dos sentidos: porque convertirá a Trump en el primer presidente estadounidense que afronta dos juicios políticos -tras el celebrado hace un año por sus presiones a Ucrania-, y porque nunca antes se había sometido a un "impeachment" a un mandatario cuando ya no está en el poder.

Los abogados de Trump se han aferrado a ese último hecho y lo han convertido en el pilar principal de su defensa, al argumentar que es inconstitucional juzgar políticamente al expresidente cuando ya no está en la Casa Blanca.

"Se está pidiendo al Senado que haga algo patentemente ridículo: juzgar a un ciudadano privado en un proceso diseñado para expulsarle de un cargo que ya no ocupa", aseguraron este lunes los abogados que representan a Trump, Bruce Castor, David Schoen y Michael van der Veen.

En un largo documento de 78 páginas, los letrados pidieron desestimar el proceso contra Trump por considerarlo puro "teatro político" por parte de los demócratas, y tacharon de "absurda" la acusación de que el expresidente incitó el asalto al Capitolio.

El juicio político volverá a centrar la atención de Washington en Trump menos de tres semanas después de que el expresidente abandonara el poder, pero no lo hará por demasiado tiempo: se espera que el proceso dure apenas una semana o diez días, según las negociaciones previas.

Tanto a los demócratas como a los republicanos les interesa un "impeachment" fugaz: los primeros quieren despacharlo para poder centrarse en las prioridades del nuevo presidente de su partido, Joe Biden; y los segundos temen las consecuencias de un largo debate sobre las polémicas acciones de Trump.

Policiaca

Dos detenidos por narcomenudeo en Corregidora

Decomisan marihuana, cocaína y metanfetamina así como dinero en efectivo

Local

Al 100% servicio de agua, aseguran

Después de 35 días de irregularidad en el servicio, está listo el Acueducto II

Deportes

Deportistas queretanos viajan a los Paranacionales 2021

La delegación que partió a Quintana Roo estuvo integrada por siete atletas como lo son Alexis Gutiérrez, Néstor Hernández, Oswaldo Perea, Octavio Romero, Laura Hernández, Nicole Tovar y Ricardo López

Policiaca

Trailer embiste auto en la Cuesta China

Presuntamente invadió el carril de la pesada unidad y se originó la volcadura

Futbol

FIFA multa a El Salvador por "conducta discriminatoria" de hinchas en premundial

El partido El Salvador-Jamaica se jugará el 12 de noviembre en el estadio Cuscatlán de San Salvador

Futbol

Un Mundial cada dos años hará que el fútbol "sea global", dice Infantino

FIFA engloba 211 países, recordó Infantino, todos con "derecho a soñar" con la competición

Ecología

La COP26 "no comportará grandes cambios", lamenta Greta Thunberg

La COP26 y todas las reuniones internacionales "tienen el potencial de cambiar las cosas ya que reúnen a mucha gente. Debemos garantizar que se aprovechará esta ocasión", añadió

Ciencia

Lucy, primera misión de la NASA hacia los asteroides troyanos, inicia viaje de 12 años

El cohete Atlas V, encargado de propulsar la nave, partió a las 09H34 GMT desde Cabo Cañaveral

Mundo

Bill Clinton presenta mejoría tras ser hospitalizado por una infección

El expresidente de Estados Unidos, hospitalizado desde el martes, se encuentra en la unidad de cuidados intensivos por motivos de "seguridad y privacidad"