imagotipo

Presenta Marcos el proyecto Q500

Movilidad y desarrollo urbano son los principales retos que hoy enfrenta el municipio de Querétaro, de acuerdo con los avances de la estrategia territorial Q500 que presentaron especialistas de ONU-Hábitat México.

En su mensaje, el presidente municipal Marcos Aguilar Vega recordó que el Q500 busca crear una estrategia de territorialización del índice de la prosperidad urbana en Querétaro.

En las instalaciones del Instituto Municipal de Planeación, destacó que vivimos en una “Ciudad del Futuro” que tiene casi 500 años de historia, por ello el nombre del proyecto en alusión al quinto centenario de la ciudad que se celebrará en 14 años.

“Prosperidad es más que crecimiento económico, incluye conexión con nuestra historia y conexión social”, dijo el alcalde al señalar que desde el Plan Municipal de Desarrollo se plasmó el desarrollo de una ciudad compacta, más humana y sostenible.

“Con el programa Q500 estamos sentando las bases normativas de planeación y ordenamiento territorial que harán de Querétaro una ciudad cada vez más compacta, inclusiva, segura y sustentable”.

Ejemplo de esas acciones –dijo- son el transporte escolar gratuito, la construcción de más de 100 kilómetros de ciclovías y el impulso al uso de la bicicleta como una opción de transporte.

“Para desempeñar este trabajo con éxito, contamos con la colaboración de ONU-Hábitat en el marco del proyecto Q500, cuyos avances hemos conocido y que seguramente traerá muchos beneficios en el futuro inmediato para Querétaro”.

Efrén Osorio, especialista en desarrollo de programas y proyectos de ONU-Hábitat México, indicó que el acuerdo para la generación de la nueva agenda urbana contiene tres principios básicos que son: inclusión, innovación e integración.

Explicó que uno de los instrumentos que proponen ONU-Hábitat es el índice de Prosperidad Urbana, o de Ciudades Prósperas que tiene seis componentes los cuales han sido estudiados en más de 153 municipios en el país y en más de 400 ciudades en el mundo.

Alfredo Hidalgo, asesor técnico del Q500, dijo que los retos clave en esta primera parte del diagnóstico tienen que ver con la forma urbana que hoy es dispersa, excluyente y desconectada.

Además del crecimiento que se empieza a generar sobre una reserva urbana y la distribución inequitativa de la infraestructura para la vivienda y los servicios básicos.

También preocupa -dijo- el impacto ambiental, pues hay una serie de reservas naturales alrededor, y hay otras que todavía deberían declararse; y que el 79 % de la superficie urbanizada carece de acceso a los espacios públicos.

Estimó que en octubre de 2017 esté preparando el primer borrador de la estrategia y en mayo de 2018 esté listo el Q500 como estrategia de la implementación de la agenda urbana en Querétaro.

Acudió el urbanista Pablo Vaggiones, coordinador de la oficina de ONU-Hábitat México y el Caribe; Fausto Márquez Vela, director del Instituto Municipal de Planeación (IMPLAN); y Fernando de Mello, exsecretario de Desarrollo Urbano de Sao Paulo, Brasil.