/ sábado 24 de julio de 2021

Hace 40 años, la "boda del siglo" de Carlos y Diana que terminó en tragedia

Ante una multitud exultante y 750 millones de telespectadores, el príncipe Carlos se casó con la tímida Diana Spencer quién no imaginaba lo que le deparaba el destino

Londres, 29 de julio de 1981. Ante una multitud exultante y 750 millones de telespectadores, el príncipe Carlos, hijo mayor de la reina Isabel II, se casa con la tímida Diana Spencer. Una "boda del siglo" que terminó en tragedia.

A sus 32 años y tras varias conquistas, el príncipe puede por fin aspirar a dar un heredero a la corona británica, gracias a su unión con esta joven aristócrata de apenas 20 años.

Durante varios días, miles de personas acamparon a lo largo de los tres kilómetros que separan el Palacio de Buckingham de la Catedral de San Pablo con la esperanza de poder ver el cortejo nupcial.

"Todos los comercios se pusieron en modo real: escaparates llenos de tricolor y exhibiendo varios retratos de la pareja", informó la AFP en la época. Incluso se puso de moda en las peluquerías londinenses el corte de pelo "a lo Diana".

Mil agentes armados y casi 2.000 policías montados y militares se encargaron de la seguridad, el dispositivo más importante desde la Segunda Guerra Mundial.

A las 10h35 horas, "una ovación, mezclada con silbidos entusiastas, saludó la aparición, a las puertas del Palacio de Buckingham, del carruaje del príncipe Carlos con el uniforme de capitán de la Marina Real", describió la AFP.

Le seguía, desde Clarence House, el de Diana, la futura princesa de Gales, "vestida de blanco marfil, que casi no se veía ante la cantidad de plisados, volantes, adornos de nácar, perlas y crinolina".

A lo largo del camino, cientos de miles de personas gritaban de alegría mientras ondeaban banderas británicas. Unos 750 millones de personas siguieron el histórico acontecimiento en todo el mundo por televisión.

"I will"

Bajo las aclamaciones Diana llegó a la catedral de San Pablo del brazo de su padre, el conde Spencer.

Su vestido, el tema principal de debate en la prensa en los días previos a la ceremonia, se prolongaba con una espléndida cola blanca de más de siete metros.

En el interior de la catedral, bajo las altas bóvedas de piedra, había 2.500 invitados, entre ellos Nancy Reagan, de rosa pálido, el rey de Tonga, sentado en su sillón de madera tallada, y el recién elegido presidente francés François Mitterrand.

Mientras se intercambiaban los consentimientos frente al arzobispo de Canterbury, la voz del futuro rey tembló y fue casi en un susurro que se oyeron sus dos palabras: "I will".

Diana, traicionada por los nervios, invirtió accidentalmente los nombres de Carlos.

A continuación, el duque de Cornualles colocó el anillo de oro de Gales en el dedo meñique de la mano izquierda de su joven esposa, siguiendo la tradición anglicana de que solo la mujer lleve anillo.

A su regreso al Palacio de Buckingham, la multitud les aclamó cuando intercambiaron un beso furtivo en el balcón.

Muy diferentes

En junio de 1982, Diana dio a luz a su primer hijo, Guillermo. Dos años después nació Enrique.

Aunque en un principio fue presentado como un cuento de hadas, el matrimonio fue en realidad completamente amañado.

Durante la entrevista televisada que hizo oficial el compromiso de la pareja, una periodista británica preguntó a Carlos si estaba enamorado. Dio una respuesta que no presagiaba nada bueno: "Todo depende de lo que se llame estar enamorado".

Eran dos personas muy diferentes. Él encarnaba la monarquía, austera y fría, mientras que Diana, fotogénica y empática, fascinaba allí donde iba.

Sin embargo su imagen pública escondía a una mujer herida, que sabía que su marido seguía enamorado de su amor de juventud, Camilla Parker Bowles, a la que Diana apodaba "Rottweiler".

La relación entre ambos pronto se convirtió en caótica, con infidelidades y venganzas a través la prensa. Se divorciaron en 1996.

La trágica muerte de Diana en París en 1997, a los 36 años, en un accidente de coche junto a su nuevo amor, el rico heredero egipcio Dodi Al-Fayed, conmocionó al mundo.

Carlos se casó por segunda vez con Camilla en 2005 en una discreta ceremonia civil.

Londres, 29 de julio de 1981. Ante una multitud exultante y 750 millones de telespectadores, el príncipe Carlos, hijo mayor de la reina Isabel II, se casa con la tímida Diana Spencer. Una "boda del siglo" que terminó en tragedia.

A sus 32 años y tras varias conquistas, el príncipe puede por fin aspirar a dar un heredero a la corona británica, gracias a su unión con esta joven aristócrata de apenas 20 años.

Durante varios días, miles de personas acamparon a lo largo de los tres kilómetros que separan el Palacio de Buckingham de la Catedral de San Pablo con la esperanza de poder ver el cortejo nupcial.

"Todos los comercios se pusieron en modo real: escaparates llenos de tricolor y exhibiendo varios retratos de la pareja", informó la AFP en la época. Incluso se puso de moda en las peluquerías londinenses el corte de pelo "a lo Diana".

Mil agentes armados y casi 2.000 policías montados y militares se encargaron de la seguridad, el dispositivo más importante desde la Segunda Guerra Mundial.

A las 10h35 horas, "una ovación, mezclada con silbidos entusiastas, saludó la aparición, a las puertas del Palacio de Buckingham, del carruaje del príncipe Carlos con el uniforme de capitán de la Marina Real", describió la AFP.

Le seguía, desde Clarence House, el de Diana, la futura princesa de Gales, "vestida de blanco marfil, que casi no se veía ante la cantidad de plisados, volantes, adornos de nácar, perlas y crinolina".

A lo largo del camino, cientos de miles de personas gritaban de alegría mientras ondeaban banderas británicas. Unos 750 millones de personas siguieron el histórico acontecimiento en todo el mundo por televisión.

"I will"

Bajo las aclamaciones Diana llegó a la catedral de San Pablo del brazo de su padre, el conde Spencer.

Su vestido, el tema principal de debate en la prensa en los días previos a la ceremonia, se prolongaba con una espléndida cola blanca de más de siete metros.

En el interior de la catedral, bajo las altas bóvedas de piedra, había 2.500 invitados, entre ellos Nancy Reagan, de rosa pálido, el rey de Tonga, sentado en su sillón de madera tallada, y el recién elegido presidente francés François Mitterrand.

Mientras se intercambiaban los consentimientos frente al arzobispo de Canterbury, la voz del futuro rey tembló y fue casi en un susurro que se oyeron sus dos palabras: "I will".

Diana, traicionada por los nervios, invirtió accidentalmente los nombres de Carlos.

A continuación, el duque de Cornualles colocó el anillo de oro de Gales en el dedo meñique de la mano izquierda de su joven esposa, siguiendo la tradición anglicana de que solo la mujer lleve anillo.

A su regreso al Palacio de Buckingham, la multitud les aclamó cuando intercambiaron un beso furtivo en el balcón.

Muy diferentes

En junio de 1982, Diana dio a luz a su primer hijo, Guillermo. Dos años después nació Enrique.

Aunque en un principio fue presentado como un cuento de hadas, el matrimonio fue en realidad completamente amañado.

Durante la entrevista televisada que hizo oficial el compromiso de la pareja, una periodista británica preguntó a Carlos si estaba enamorado. Dio una respuesta que no presagiaba nada bueno: "Todo depende de lo que se llame estar enamorado".

Eran dos personas muy diferentes. Él encarnaba la monarquía, austera y fría, mientras que Diana, fotogénica y empática, fascinaba allí donde iba.

Sin embargo su imagen pública escondía a una mujer herida, que sabía que su marido seguía enamorado de su amor de juventud, Camilla Parker Bowles, a la que Diana apodaba "Rottweiler".

La relación entre ambos pronto se convirtió en caótica, con infidelidades y venganzas a través la prensa. Se divorciaron en 1996.

La trágica muerte de Diana en París en 1997, a los 36 años, en un accidente de coche junto a su nuevo amor, el rico heredero egipcio Dodi Al-Fayed, conmocionó al mundo.

Carlos se casó por segunda vez con Camilla en 2005 en una discreta ceremonia civil.

Local

Niegan discriminación en el bar “El Hoyo 19”

Consejo directivo emitió un comunicado interno en el que reiteró que no han recibido alguna queja de manera formal, pero que atenderán las solicitudes que se presenten

Local

“PAN gobernará al 90% de queretanos”: Agustín Dorantes

"Gracias a su compromiso, apoyo y trabajo, Querétaro pone el ejemplo. El PAN Querétaro fue el PAN que mejores resultados entregó en el país", subrayó.

Cultura

Marcela Herbert pondrá al centro de la cultura a las personas con discapacidad

La próxima titular de la Secretaría de Cultura del Estado de Querétaro tomará protesta el 1 de octubre, no obstante ya prepara el terreno para su plan de trabajo

Local

Tequisquiapan bajo el agua

Evacúan en lanchas a huéspedes de algunos hoteles luego de que el tramo del río San Juan que atraviesa por el municipio alcanzó el 100% de su capacidad

Mundo

[Podcast] Las claves del mundo | Mercenarios 4: Latinoamérica, semillero de mercenarios

Los mercenarios son un negocio muy lucrativo y clave durante los tiempos de guerra

Local

Iglesia colaborará con los nuevos gobiernos

"Nosotros colaboraremos con lo que esté a nuestro alcance y nuestras manos"

Local

El testamento, un documento que da certeza jurídica y confianza

Tenerlo permite decidir sobre bienes y derechos, además evita problemas o juicios jurídicos y gastos, aseguró el académico universitario

Local

Sólo 15% de indigentes van a un albergue

La semana anterior recibieron tres reportes de personas en situación de calle que fallecieron, dos de ellas fueron encontradas en la vía pública

Mundo

Inician votaciones en Canadá; el futuro de Trudeau está en juego

El pueblo canadiense celebra nuevas elecciones, las más polémicas en la historia, por la influencia del movimiento antivacunas