/ miércoles 14 de octubre de 2020

Un futbolista se mantiene en activo ¡con casi 67 años!

Cada domingo juega al fútbol con sus compañeros de equipo, de los que podría ser su abuelo

Medja, Serbia | AFP.- Desde hace más de medio siglo, Dragisa Kosnic pisa los terrenos de juego y a sus casi 67 años aún no ve el momento de colgar las botas. Cada domingo juega al fútbol con sus compañeros de equipo, de los que podría ser su abuelo.

'Kole', como todos le llaman, sigue viviendo en la modesta vivienda en la que nació en 1954, ubicada en Medja, su pueblo natal en el norte de Serbia.

Sin duda uno de los jugadores de fútbol en actividad más veteranos de Europa, solo sobrevive con la jubilación mínima, es decir menos de 130 euros (unos 154 dólares), y gracias también a algunas cabras y ovejas que cuida. Pero su verdadera pasión es el balón.

Dragisa Kosnic juega en el Proleter de Medja, en la sexta división del fútbol serbio, con compañeros que tienen hasta 50 años menos que él.

Todos los fines de semana, 'Kole', que obtuvo su primera licencia federativa en 1968, mete sus botas y sus desgastadas rodilleras en la parte trasera de su viejo Yugo 45 y circula hasta el terreno de juego municipal.

"Que yo sepa, no hay jugadores licenciados de mi edad y si los hubiese me gustaría encontrármelos para jugar un partido con ellos", explica a la AFP.

En un soleado domingo del comienzo del otoño (boreal), el Proleter Medja juega contra el equipo del pueblo vecino, Nova Cernja. Es verdad que sus rivales corren más rápido, pero 'Kole' sabe defender y corta algunos balones cruciales que permiten a su equipo vencer por 2-1.

Cada año, para renovar su licencia federativa, el veterano futbolista debe someterse a exámenes médicos muy exigentes.

El futbolista reconoce que a veces le cuesta por la edad, pero que juega "en un nivel de fútbol en el que no se necesita demasiada resistencia".

"Me baso más en la lectura del juego, así sé cuándo tengo que comenzar a correr y esprintar. Pero los dos días siguientes (al partido) tengo agujetas, cojeo, pero me doy baños calientes y dos días después estoy listo de nuevo para jugar".

El veterano centrocampista defensivo vivió su mejor etapa como futbolista a finales de los años 1970 con el Proleter Zrenjanin, en la gran época del club, que llegó a jugar en la segunda división yugoslava y que en 1978 llegó a eliminar al gigante Hajduk Split en la Copa de Yugoslavia.

Alentado por el entusiasmo del público, 'Kole' jugó en aquella ocasión el mejor partido de su carrera e incluso impresionó a los dirigentes del Hajduk Split, que le ofrecieron firmar por el club croata.

Pero la suerte no estuvo de su lado y cuatro días después de recibir la oferta se fracturó una pierna jugando otro partido. A sus 25 años, vio como se truncaba su prometedora carrera y tuvo que ponerse a trabajar duro para salir adelante en su Medja natal.

Los médicos le aconsejaron no volver a tocar un balón, pero nunca abandonó su pasión.

'Kole' atribuye su longevidad a la genética y a una alimentación más bien frugal. La leche que le proporcionan sus dos cabras es la base de su régimen.

"Nunca suprimo la leche y tomo al menos un litro diario. Pan y miel. Como huevos, pero no mucho más. Cuando hay carne la como, pero cuando no la hay, pues como eso.

mbs/ev/mcd/gh

© Agence France-Presse

Medja, Serbia | AFP.- Desde hace más de medio siglo, Dragisa Kosnic pisa los terrenos de juego y a sus casi 67 años aún no ve el momento de colgar las botas. Cada domingo juega al fútbol con sus compañeros de equipo, de los que podría ser su abuelo.

'Kole', como todos le llaman, sigue viviendo en la modesta vivienda en la que nació en 1954, ubicada en Medja, su pueblo natal en el norte de Serbia.

Sin duda uno de los jugadores de fútbol en actividad más veteranos de Europa, solo sobrevive con la jubilación mínima, es decir menos de 130 euros (unos 154 dólares), y gracias también a algunas cabras y ovejas que cuida. Pero su verdadera pasión es el balón.

Dragisa Kosnic juega en el Proleter de Medja, en la sexta división del fútbol serbio, con compañeros que tienen hasta 50 años menos que él.

Todos los fines de semana, 'Kole', que obtuvo su primera licencia federativa en 1968, mete sus botas y sus desgastadas rodilleras en la parte trasera de su viejo Yugo 45 y circula hasta el terreno de juego municipal.

"Que yo sepa, no hay jugadores licenciados de mi edad y si los hubiese me gustaría encontrármelos para jugar un partido con ellos", explica a la AFP.

En un soleado domingo del comienzo del otoño (boreal), el Proleter Medja juega contra el equipo del pueblo vecino, Nova Cernja. Es verdad que sus rivales corren más rápido, pero 'Kole' sabe defender y corta algunos balones cruciales que permiten a su equipo vencer por 2-1.

Cada año, para renovar su licencia federativa, el veterano futbolista debe someterse a exámenes médicos muy exigentes.

El futbolista reconoce que a veces le cuesta por la edad, pero que juega "en un nivel de fútbol en el que no se necesita demasiada resistencia".

"Me baso más en la lectura del juego, así sé cuándo tengo que comenzar a correr y esprintar. Pero los dos días siguientes (al partido) tengo agujetas, cojeo, pero me doy baños calientes y dos días después estoy listo de nuevo para jugar".

El veterano centrocampista defensivo vivió su mejor etapa como futbolista a finales de los años 1970 con el Proleter Zrenjanin, en la gran época del club, que llegó a jugar en la segunda división yugoslava y que en 1978 llegó a eliminar al gigante Hajduk Split en la Copa de Yugoslavia.

Alentado por el entusiasmo del público, 'Kole' jugó en aquella ocasión el mejor partido de su carrera e incluso impresionó a los dirigentes del Hajduk Split, que le ofrecieron firmar por el club croata.

Pero la suerte no estuvo de su lado y cuatro días después de recibir la oferta se fracturó una pierna jugando otro partido. A sus 25 años, vio como se truncaba su prometedora carrera y tuvo que ponerse a trabajar duro para salir adelante en su Medja natal.

Los médicos le aconsejaron no volver a tocar un balón, pero nunca abandonó su pasión.

'Kole' atribuye su longevidad a la genética y a una alimentación más bien frugal. La leche que le proporcionan sus dos cabras es la base de su régimen.

"Nunca suprimo la leche y tomo al menos un litro diario. Pan y miel. Como huevos, pero no mucho más. Cuando hay carne la como, pero cuando no la hay, pues como eso.

mbs/ev/mcd/gh

© Agence France-Presse

Local

Insiste estado en que el alza es por más pruebas

El gobierno del estado tiene los datos respecto a que desde la implementación de la estrategia de rastreo, incrementó el número de casos

Local

Abrirán en diciembre nuevo hospital general

El nuevo Hospital General de Querétaro podría comenzar a operar para el mes de diciembre

Local

Tendrá Famex 40%menos asistentes

Van 36 países confirmados para la feria aeroespacial; hay buen manejo de la pandemia en Querétaro, dice Rodolfo Rodríguez

Local

Frente Cívico pide mesas trabajo en las plazas

Unidad democrática participativa, fraterna, sin ambiciones personales y de poder, libre de corrupción, acuerdos comunes entre todos, con libertad e igualdad, en armonía y paz social

Local

Sin entregar, 228 fraccionamientos

La iniciativa entregada por el municipio, propone reducir tiempos para el proceso de entrega recepción

Local

Presentará PRI Ley de Vivienda

Se alista presentar antes de que concluya el año, una Ley de Vivienda, que armonice las leyes locales con las federales

Local

Industria del Plástico abre 500 empleos mensuales

El clúster del plástico en Querétaro tiene 55 empresas asociadas con una generación de alrededor de 14 mil empleos formales

Local

Habrá escáner mamario en Carrillo Puerto y Félix Osores

Los exámenes de escáner mamario, tienen el objetivo de detectar de manera oportuna el cáncer de mama

Deportes

Abre sus puertas

El gimnasio Rubí Ponce inició de manera formal sus actividades, con el corte de listón que se realizó este domingo por la tarde, convirtiéndose en otra opción para los deportistas queretanos