El exceso de trabajo, las responsabilidades diarias y la imposibilidad de delegar, dificultarán a las queretanas participar en el “Paro de Mujeres del 8M”, un movimiento internacional al que se sumó México junto con casi 60 países con la consigna “Si nosotras paramos, el mundo para”, para visibilizar los problemas actuales durante el día internacional de la mujer.

Las mujeres representan más del 51% de la población de Querétaro, al sumar un millón 44 mil 936 personas, contra los 993 mil 436 hombres que contabilizó el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEGI) hace tres años. La mayor parte de las queretanas se encuentran en edad productiva y el 28% de los hogares del estado tienen a una mujer como cabeza de familia.

La tasa de participación económica de 12 años y más de las mujeres queretanas pasó del 32.1% en el año 2000, al 37.5% en el año 2010 y al 38.9% en 2015, pero también el 60.5% de las mujeres de Querétaro de más de 12 años reconocen que realizan al menos una actividad no remunerada, que se identifican como aquellas actividades cotidianas que se realizan para beneficio propio o de la familia sin recibir una compensación monetaria.

Entre esas actividades, el INEGI destaca el cuidado de los enfermos, de los adultos mayores y de los menores de 15 años o de las personas con discapacidad, además de labores como la preparación de los alimentos, lavar, planchar, hacer compras y limpiar las viviendas, lo que indica que estas actividades quedan mayoritariamente en manos de las mujeres.

Para hacer visibles esas condiciones, este 8 de marzo se convocó a las mujeres a participar en el “Paro 8M. Si nosotras paramos, el mundo para”, al que se sumaron 57 países, entre ellos México, para que las mujeres no trabajen ni usen redes sociales durante un día, en demanda de condiciones de seguridad, igualdad y reconocimiento de derechos en todos los ámbitos.

A pesar del interés por participar en el paro, muchas mujeres, sobre todo del activismo, recurrirán a las acciones que les resultan posibles. Mientras la activista Gisela Sánchez se sumará a las actividades públicas de denuncia, otras como Cinthya Casarrubias no usará redes sociales y muchas más participarán en foros de análisis.