/ lunes 4 de julio de 2022

Ganan dinero protegiendo a la naturaleza

Al pie del Kilimanjaro, un proyecto busca utilizar la biodiversidad para recaudar fondos y preservar los recursos naturales, además de apoyar a las comunidades locales

En el borde del Parque Nacional Amboseli, en el sur de Kenia, se encuentra una reserva llamada Selenkay, que cuenta con elefantes, jirafas, antílopes y leones.

Los propietarios de esta reserva, que no tiene vallas que delimiten su terreno de cinco mil hectáreas, son el pueblo masái.

Sobre este sitio, al cual los visitantes ya comienzan a regresar después de la pandemia, Mohanjeet Brar, el director gerente del operador turístico Gamewatchers Safaris, dijo que el turismo colapsó por completo y que se dieron cuenta de que necesitaban encontrar otras maneras de aumentar los ingresos para poder seguir cubriendo sus gastos.

Te puede interesar: Supergusanos ayudarían a reciclar

De acuerdo con la agencia AFP, el primer paso para que esta reserva pudiera obtener sus ganancias era recopilar datos y hacer un inventario del tesoro de la reserva, para lo cual utilizan cámaras y grabadoras acústicas que puedan mostrar qué tipo de animales están presentes y en qué cantidad.

Los datos se pueden complementar con las observaciones humanas. Durante un mes por la mañana y por la noche, fueron varios los miembros del equipo que se colocaron en puntos específicos para poder hacer un recuento de todos los animales que se pueden llegar a ver y escuchar durante 10 minutos.

Los investigadores también cuentan con la ayuda de un dron, además de que pueden obtener una imagen de la cantidad de carbono almacenado en los árboles y el suelo.

CRÉDITOS DE BIODIVERSIDAD

El turismo es el responsable de que los ingresos de la empresa de Brar pueda apoyar a la comunidad local de distintas maneras, además de que les pueden proporcionar agua a las personas y al ganado y generar empleos.

Te puede interesar: ¿Por qué el ahuehuete de Reforma está de color amarillo?

Los guardabosques presentes e incluso todo el personal de Selenkay es masái, pero aún así las condiciones de vida siguen siendo difíciles, como señaló una de las mujeres del pueblo que limita con la reserva, quien es madre de ocho hijos y también gana dinero con las visitas turísticas de su choza de barro y con la venta de joyas.

La reserva cierra los meses de abril y mayo, durante la temporada de lluvias y es cuando la aldea más necesita de ayuda. Pero la gente del distrito quiere evitar que esta tierra sea vendida, convertida en campos y cercada con el fin de evitar que la vida silvestre se mueva libremente, aunque con el paso del tiempo ya empiezan a verse algunas vallas.

La gente del distrito quiere evitar que esta tierra sea vendida | Yasuyoshi CHIBA / AFP

Los ingresos que se generan de los créditos pueden llegar a aliviar la presión sobre el medio ambiente, además de que alienta a los pastores a reducir el número de ganado, permitiendo que la hierba y los árboles se regeneren, pero todos se preguntan si los recursos de esta reserva pueden ser adecuadamente monetizados.

“Kenia tiene una población en rápido crecimiento. El precio de la tierra también es alto y existen muchas opciones para el uso de la tierra”, explicó Brar.

El mercado de los créditos de carbono ya está bien establecido, pero aún está lejos de ser perfecto, y bajo este esquema los contaminadores de carbono pueden compensar sus emisiones de gases de efecto invernadero al “comprar” derechos de contaminación a quienes reducen emisiones o capturan carbono.

Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

En el borde del Parque Nacional Amboseli, en el sur de Kenia, se encuentra una reserva llamada Selenkay, que cuenta con elefantes, jirafas, antílopes y leones.

Los propietarios de esta reserva, que no tiene vallas que delimiten su terreno de cinco mil hectáreas, son el pueblo masái.

Sobre este sitio, al cual los visitantes ya comienzan a regresar después de la pandemia, Mohanjeet Brar, el director gerente del operador turístico Gamewatchers Safaris, dijo que el turismo colapsó por completo y que se dieron cuenta de que necesitaban encontrar otras maneras de aumentar los ingresos para poder seguir cubriendo sus gastos.

Te puede interesar: Supergusanos ayudarían a reciclar

De acuerdo con la agencia AFP, el primer paso para que esta reserva pudiera obtener sus ganancias era recopilar datos y hacer un inventario del tesoro de la reserva, para lo cual utilizan cámaras y grabadoras acústicas que puedan mostrar qué tipo de animales están presentes y en qué cantidad.

Los datos se pueden complementar con las observaciones humanas. Durante un mes por la mañana y por la noche, fueron varios los miembros del equipo que se colocaron en puntos específicos para poder hacer un recuento de todos los animales que se pueden llegar a ver y escuchar durante 10 minutos.

Los investigadores también cuentan con la ayuda de un dron, además de que pueden obtener una imagen de la cantidad de carbono almacenado en los árboles y el suelo.

CRÉDITOS DE BIODIVERSIDAD

El turismo es el responsable de que los ingresos de la empresa de Brar pueda apoyar a la comunidad local de distintas maneras, además de que les pueden proporcionar agua a las personas y al ganado y generar empleos.

Te puede interesar: ¿Por qué el ahuehuete de Reforma está de color amarillo?

Los guardabosques presentes e incluso todo el personal de Selenkay es masái, pero aún así las condiciones de vida siguen siendo difíciles, como señaló una de las mujeres del pueblo que limita con la reserva, quien es madre de ocho hijos y también gana dinero con las visitas turísticas de su choza de barro y con la venta de joyas.

La reserva cierra los meses de abril y mayo, durante la temporada de lluvias y es cuando la aldea más necesita de ayuda. Pero la gente del distrito quiere evitar que esta tierra sea vendida, convertida en campos y cercada con el fin de evitar que la vida silvestre se mueva libremente, aunque con el paso del tiempo ya empiezan a verse algunas vallas.

La gente del distrito quiere evitar que esta tierra sea vendida | Yasuyoshi CHIBA / AFP

Los ingresos que se generan de los créditos pueden llegar a aliviar la presión sobre el medio ambiente, además de que alienta a los pastores a reducir el número de ganado, permitiendo que la hierba y los árboles se regeneren, pero todos se preguntan si los recursos de esta reserva pueden ser adecuadamente monetizados.

“Kenia tiene una población en rápido crecimiento. El precio de la tierra también es alto y existen muchas opciones para el uso de la tierra”, explicó Brar.

El mercado de los créditos de carbono ya está bien establecido, pero aún está lejos de ser perfecto, y bajo este esquema los contaminadores de carbono pueden compensar sus emisiones de gases de efecto invernadero al “comprar” derechos de contaminación a quienes reducen emisiones o capturan carbono.

Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Local

Encabeza Kuri entrega del distintivo Sin Brechas

A 39 empresas que implementan acciones encaminadas a promover la igualdad laboral y el empoderamiento de las mujeres

Local

Anuncian Primer Encuentro de Negocios con el Sector Turismo

Será los días 29 y 30 de noviembre en el Querétaro Centro de Congresos y permitirá vincular a proveedores locales con empresas turísticas

Local

Entregan uniformes deportivos a 850 niños y jóvenes de El Marqués

Forman parte de las academias y torneos de futbol del Instituto del Deporte y Cultura (INDECU)

Política

Acabar con el tráfico de personas en las fronteras, pide AMLO a gobernadores

Alejandro Murat declaró, al salir de la reunión en Palacio Nacional, que se habló de la problemática migratoria y de los avances que hay en las diferentes entidades del país

Mundo

Más de 3.000 civiles evacuados del este de Ucrania en una semana

Kiev presiona desde hace meses a los civiles para que abandonen el área

Ecología

Investigadores estudian impacto ambiental de productos vendidos en supermercados

Los investigadores, que esperan que su estudio pueda ayudar a los consumidores a comprar de manera más sostenible

Ecología

Julio de 2022 fue uno de los más cálidos jamás registrados (ONU)

En general, la temperatura registrada en el último mes superó la registrada en el mes julio durante el período de referencia 1991-2020 en 0,4°C

Mundo

Francia prepara "delicado" rescate de una beluga extraviada en el Sena

Las belugas son una especie protegida que no puede sobrevivir mucho tiempo en agua dulce

Ecología

Tiburones y rayas en peligro en zonas protegidas en el Mediterráneo (estudio)

El equipo utilizó modelos estadísticos para demostrar que las capturas de esas tres clases de peces se están produciendo sobre todo en áreas parcialmente protegidas