/ domingo 18 de octubre de 2020

Oposición bielorrusa vuelve a las calles bajo a amenaza de munición real

Da al presidente hasta el 25 de octubre para que se retire, de lo contrario llamará al país a manifestarse y a una huelga general

La oposición bielorrusa tenía prevista otra gran manifestación este domingo contra el presidente Alexander Lukashenko, esta vez bajo la amenaza de munición real de la policía, que ya reprimió duramente la manifestación del domingo pasado.

Esta protesta será la primera acción importante desde el ultimátum dado a Lukashenko, en el poder desde 1994, por la líder de la oposición Svetlana Tijanóvskaya, refugiada en Lituania.

La opositora le dio al presidente hasta el 25 de octubre para que se retire, de lo contrario llamará al país a manifestarse y a una huelga general.

El presidente de 66 años, bajo una presión sin precedentes desde las controvertidas elecciones presidenciales del 9 de agosto, no ha mostrado ninguna intención de ceder a las demandas de sus opositores, todo lo contrario.

Todos los líderes de la oposición bielorrusa están ahora detenidos o exiliados en el extranjero. Y el domingo pasado, la manifestación semanal en Minsk fue violentamente reprimida por la policía, que utilizó cañones de agua y granadas aturdidoras contra la muchedumbre y detuvo a cientos de personas. Fue la intervención más brutal en semanas.

El lunes, el ministerio del Interior advirtió que la policía no dudará en recurrir "si es necesario" a la munición real, lo que constituiría una grave escalada de la crisis.

Las autoridades, que acusan a los occidentales de fomentar las protestas para derrocar a Alexander Lukashenko, justificaron esta decisión diciendo que las manifestaciones se habían vuelto "organizadas y extremadamente radicales" con "piedras, botellas y cuchillos" que se lanzan a la policía antidisturbios, así como "barricadas e incendios" en las calles.

El jefe del KGB, Ivan Tertel, dijo el sábado que estaba al tanto de una "inminente provocación" que se está preparando para "desestabilizar" Bielorrusia.

"Esta marcha no será diferente de las demás (...) es solo otro intento de asustar a la gente", dijo a la AFP Dmitri Malets, de 33 años, partidario de la oposición.

La policía bielorrusa ya había disparado munición real a principios de agosto durante las primeras manifestaciones en Brest, en el sur del país. Un manifestante murió de sus heridas.

Ultimátum

Otras manifestaciones más pequeñas fueron reprimidas por la policía desde la última manifestación gigante del domingo.

El lunes, la policía usó gas lacrimógeno y granadas aturdidoras para dispersar una manifestación de jubilados que marchaban con los colores rojo y blanco de la oposición en las calles de Minsk.

El sábado, durante la tradicional manifestación de mujeres y estudiantes, varias personas, incluyendo periodistas, fueron arrestadas.

En su ultimátum, fijado para el 25 de octubre, la opositora Svetlana Tijanóvskaya, además de la dimisión de Lukashenko, pidió poner fin a la represión de las manifestaciones y la liberación de todos los "presos políticos".

"Si nuestras demandas no se cumplen para el 25 de octubre, todo el país saldrá a la calle pacíficamente", advirtió el martes. "Y el 26 de octubre, comenzará una huelga nacional de todos las empresas, todas las carreteras quedarán bloqueadas, las ventas en las tiendas estatales se hundirán", añadió.

Desde el comienzo del movimiento de protesta, cientos de manifestantes, líderes de movimientos políticos, sindicatos y periodistas fueron arrestados.

Lukashenko tiene el apoyo de Moscú pero está bajo la amenaza de sanciones de la Unión Europea.

La UE ya sancionó a 40 dirigentes del régimen, entre ellos el ministro del Interior y su adjunto, acusados de estar implicados en la represión y el amaño de las elecciones presidenciales del 9 de agosto, cuyo resultado no reconocen los europeos.

Tijanóvskaya realizó numerosos viajes al extranjero, y obtuvo el apoyo de Alemania y Francia, entre otros, pero Moscú considera que estas intervenciones son una injerencia y considera que la opositora y excandidata presidencial no es una interlocutora legítima.

La oposición bielorrusa tenía prevista otra gran manifestación este domingo contra el presidente Alexander Lukashenko, esta vez bajo la amenaza de munición real de la policía, que ya reprimió duramente la manifestación del domingo pasado.

Esta protesta será la primera acción importante desde el ultimátum dado a Lukashenko, en el poder desde 1994, por la líder de la oposición Svetlana Tijanóvskaya, refugiada en Lituania.

La opositora le dio al presidente hasta el 25 de octubre para que se retire, de lo contrario llamará al país a manifestarse y a una huelga general.

El presidente de 66 años, bajo una presión sin precedentes desde las controvertidas elecciones presidenciales del 9 de agosto, no ha mostrado ninguna intención de ceder a las demandas de sus opositores, todo lo contrario.

Todos los líderes de la oposición bielorrusa están ahora detenidos o exiliados en el extranjero. Y el domingo pasado, la manifestación semanal en Minsk fue violentamente reprimida por la policía, que utilizó cañones de agua y granadas aturdidoras contra la muchedumbre y detuvo a cientos de personas. Fue la intervención más brutal en semanas.

El lunes, el ministerio del Interior advirtió que la policía no dudará en recurrir "si es necesario" a la munición real, lo que constituiría una grave escalada de la crisis.

Las autoridades, que acusan a los occidentales de fomentar las protestas para derrocar a Alexander Lukashenko, justificaron esta decisión diciendo que las manifestaciones se habían vuelto "organizadas y extremadamente radicales" con "piedras, botellas y cuchillos" que se lanzan a la policía antidisturbios, así como "barricadas e incendios" en las calles.

El jefe del KGB, Ivan Tertel, dijo el sábado que estaba al tanto de una "inminente provocación" que se está preparando para "desestabilizar" Bielorrusia.

"Esta marcha no será diferente de las demás (...) es solo otro intento de asustar a la gente", dijo a la AFP Dmitri Malets, de 33 años, partidario de la oposición.

La policía bielorrusa ya había disparado munición real a principios de agosto durante las primeras manifestaciones en Brest, en el sur del país. Un manifestante murió de sus heridas.

Ultimátum

Otras manifestaciones más pequeñas fueron reprimidas por la policía desde la última manifestación gigante del domingo.

El lunes, la policía usó gas lacrimógeno y granadas aturdidoras para dispersar una manifestación de jubilados que marchaban con los colores rojo y blanco de la oposición en las calles de Minsk.

El sábado, durante la tradicional manifestación de mujeres y estudiantes, varias personas, incluyendo periodistas, fueron arrestadas.

En su ultimátum, fijado para el 25 de octubre, la opositora Svetlana Tijanóvskaya, además de la dimisión de Lukashenko, pidió poner fin a la represión de las manifestaciones y la liberación de todos los "presos políticos".

"Si nuestras demandas no se cumplen para el 25 de octubre, todo el país saldrá a la calle pacíficamente", advirtió el martes. "Y el 26 de octubre, comenzará una huelga nacional de todos las empresas, todas las carreteras quedarán bloqueadas, las ventas en las tiendas estatales se hundirán", añadió.

Desde el comienzo del movimiento de protesta, cientos de manifestantes, líderes de movimientos políticos, sindicatos y periodistas fueron arrestados.

Lukashenko tiene el apoyo de Moscú pero está bajo la amenaza de sanciones de la Unión Europea.

La UE ya sancionó a 40 dirigentes del régimen, entre ellos el ministro del Interior y su adjunto, acusados de estar implicados en la represión y el amaño de las elecciones presidenciales del 9 de agosto, cuyo resultado no reconocen los europeos.

Tijanóvskaya realizó numerosos viajes al extranjero, y obtuvo el apoyo de Alemania y Francia, entre otros, pero Moscú considera que estas intervenciones son una injerencia y considera que la opositora y excandidata presidencial no es una interlocutora legítima.

Local

IQT ha interpuesto 570 sanciones a operadores de transporte público

Cuando se han detectado vehículos con aglomeraciones de usuarios, éstos son detenidos y trasladados a segundas unidades

Local

Capital anuncia que entregará oxímetros

A través del programa Médico en tu calle, seguirá aplicando de manera gratuita y a domicilio, pruebas para detectar Covid-19

Local

Recortan 50% presupuesto a Inmupred

Para 2021 se destinó para el Inmupred un presupuesto de 900 mil pesos, mientras que en 2020 se le destinó un monto de 2 millones 200 mil pesos

Mundo

Un accidente de autobús deja 12 muertos en Ecuador

Doce personas murieron, la mitad menores de edad, al accidentarse un pequeño bus en el que viajaban por una región andina de Ecuador

Mundo

Donald Trump, caos, ira y división

Donald Trump soñaba con "otros cuatro años increíbles en la Casa Blanca", pero deja la residencia presidencial frustrado, abandonado por gran parte del bando republicano y con la mancha de un segundo juicio político,

Mundo

Reino Unido amplía su campaña de vacunación contra el Covid-19

Desde que comenzó la campaña el 8 de diciembre, unos cuatro millones de personas han sido inoculadas

Mundo

Biden impulsa la unidad nacional a 48 horas de asumir la presidencia

Joe Biden impulsó la unidad nacional con tareas de voluntariado, mientras el saliente Donald Trump sigue atrincherado en la Casa Blanca en una capital repleta de tropas y barreras de seguridad

Mundo

Guatemala reprime y dispersa caravana migrante

El contingente policial avanzó sobre la masa haciendo un fuerte ruido mediante el golpe de sus macanas contra escudos, logrando que muchos migrantes retrocedieran y otros corrieran hacia los lados

Deportes

Mahomes, sigue en protocolo de conmoción cerebral

El mariscal debe completar las medidas del protocolo de conmociones cerebrales de la NFL antes de ser declarado apto para regresar a la práctica o elegible para el encuentro del domingo