/ lunes 29 de junio de 2020

Viajes por Europa se vuelven viacrucis

El tiempo de recorrido para algunos viajes aumentó siete veces ante la cancelación de vuelos y el cierre temporal de fronteras


Bruselas. Hace tres meses, el viaje de Bruselas a Varsovia implicaba un vuelo directo de dos horas, además de los desplazamientos hacia y desde los aeropuertos de las ciudades europeas.

Después de que la pandemia del coronavirus (Covid-19) cerró las fronteras y dejó en tierra a la mayoría de las aeronaves, este viaje de mil 300 kilómetros aproximadamente a través de Europa multiplicó por siete su duración e implicó la cancelación de un avión, viajes en trenes y en automóvil... e incluso cruzar a pie un puesto de control fronterizo antes inexistente.

Los confinamientos para frenar la propagación del virus han asestado un duro golpe a la movilidad en toda Europa, aunque se están levantando las restricciones y el panorama podría mejorar para algunos viajeros en los próximos días.

El viaje desde Bruselas a mi ciudad natal de Varsovia comenzó con un contratiempo antes incluso de empezar.

El 9 de junio me comunicaron que mi vuelo a Fráncfort, programado para la mañana siguiente, había sido cancelado después de que quebró la empresa encargada de la gestión de equipajes en el aeropuerto de Bruselas. Así, se fueron por la borda mis planes originales de volar a Berlín pasando por Fráncfort y tomar un tren a la frontera germano-polaca.

Al menos 17 de los 16 países de la zona Schegen han impuesto controles de emergencia por el coronavirus / Foto: Reuters

Decidí entonces reservar billetes de la operadora de trenes alemana Deutsche Bahn de Bruselas a Berlín y emprendí el viaje la mañana siguiente, alrededor de las 9 de la mañana, con una conexión en Colonia, donde los andenes de la estación estaban insólitamente vacíos. El viaje a Berlín duró casi siete horas.

Era obligatorio llevar mascarillas en el tren, y los vagones y las estaciones estaban llenas de carteles que recordaban a los viajeros que debían permanecer separados por lo menos 1.5 metros.

No había controles especiales cuando el tren cruzó de Bélgica a Alemania, pero al menos 17 de los 26 países de la zona Schengen han impuesto controles de emergencia debido al coronavirus.

Después de otro cambio en la estación de Hauptbahnhof, en Berlín, un tren vespertino me llevó a Fráncfort del Óder, una localidad fronteriza alemana.

Tuve que caminar dos kilómetros hasta la mitad del puente que cruza el Óder, que marca la frontera. Los guardias fronterizos polacos habían montado una carpa para el control de los pasajeros.

Después de un control de temperatura y de echar un vistazo a mi identificación y a los documentos que confirmaban el viaje de negocios, ya estaba dentro del país.

Desde Slubice, hay unos 470 kilómetros hasta la capital polaca. Conducir por las nuevas autopistas subvencionadas por la UE me llevó más de cuatro horas y, al caer la noche, llegué a Varsovia unos minutos antes de la medianoche, unas 15 horas después de haber partido.


Te recomendamos el podcast ⬇️

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Acast


Lee también otros contenidos de Normal ⬇️


Escucha el podcast ⬇️

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Acast


Bruselas. Hace tres meses, el viaje de Bruselas a Varsovia implicaba un vuelo directo de dos horas, además de los desplazamientos hacia y desde los aeropuertos de las ciudades europeas.

Después de que la pandemia del coronavirus (Covid-19) cerró las fronteras y dejó en tierra a la mayoría de las aeronaves, este viaje de mil 300 kilómetros aproximadamente a través de Europa multiplicó por siete su duración e implicó la cancelación de un avión, viajes en trenes y en automóvil... e incluso cruzar a pie un puesto de control fronterizo antes inexistente.

Los confinamientos para frenar la propagación del virus han asestado un duro golpe a la movilidad en toda Europa, aunque se están levantando las restricciones y el panorama podría mejorar para algunos viajeros en los próximos días.

El viaje desde Bruselas a mi ciudad natal de Varsovia comenzó con un contratiempo antes incluso de empezar.

El 9 de junio me comunicaron que mi vuelo a Fráncfort, programado para la mañana siguiente, había sido cancelado después de que quebró la empresa encargada de la gestión de equipajes en el aeropuerto de Bruselas. Así, se fueron por la borda mis planes originales de volar a Berlín pasando por Fráncfort y tomar un tren a la frontera germano-polaca.

Al menos 17 de los 16 países de la zona Schegen han impuesto controles de emergencia por el coronavirus / Foto: Reuters

Decidí entonces reservar billetes de la operadora de trenes alemana Deutsche Bahn de Bruselas a Berlín y emprendí el viaje la mañana siguiente, alrededor de las 9 de la mañana, con una conexión en Colonia, donde los andenes de la estación estaban insólitamente vacíos. El viaje a Berlín duró casi siete horas.

Era obligatorio llevar mascarillas en el tren, y los vagones y las estaciones estaban llenas de carteles que recordaban a los viajeros que debían permanecer separados por lo menos 1.5 metros.

No había controles especiales cuando el tren cruzó de Bélgica a Alemania, pero al menos 17 de los 26 países de la zona Schengen han impuesto controles de emergencia debido al coronavirus.

Después de otro cambio en la estación de Hauptbahnhof, en Berlín, un tren vespertino me llevó a Fráncfort del Óder, una localidad fronteriza alemana.

Tuve que caminar dos kilómetros hasta la mitad del puente que cruza el Óder, que marca la frontera. Los guardias fronterizos polacos habían montado una carpa para el control de los pasajeros.

Después de un control de temperatura y de echar un vistazo a mi identificación y a los documentos que confirmaban el viaje de negocios, ya estaba dentro del país.

Desde Slubice, hay unos 470 kilómetros hasta la capital polaca. Conducir por las nuevas autopistas subvencionadas por la UE me llevó más de cuatro horas y, al caer la noche, llegué a Varsovia unos minutos antes de la medianoche, unas 15 horas después de haber partido.


Te recomendamos el podcast ⬇️

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Acast


Lee también otros contenidos de Normal ⬇️


Escucha el podcast ⬇️

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Acast

Local

Avanzan con licencias de funcionamiento

El 70% del padrón de licencias de funcionamiento de la capital, han sido renovadas hasta el momento

Local

Religiosos, libres de Covid-19

Hasta el momento la Iglesia Católica no ha reportado contagios de Covid-19 en párrocos, seminaristas o personal de apoyo de las diversas parroquias

Local

Defienden zona cultural y prehispánica

Habitantes de Hércules piden proteger La Ladera y varios puntos del cerro que colinda con Milenio III y otros fraccionamientos

Local

Querétaro registra dos mil 764 casos de Covid-19

La secretaría de Salud del estado informó de ocho decesos, y 48 casos nuevos de Covid-19

Local

Juan José Ruiz denuncia malos tratos en el PRI

Además de evidenciar la forma como tratan a la militancia priista en el estado, indicó que ni él, ni los miembros del Comité contrataron a la empresa de seguridad

Mundo

Trudeau habla con Trump sobre reunión con AMLO y el "racismo sistemático"

La oficina del primer ministro indicó en un comunicado que fue Trudeau quien "planteó" el movimiento "Black Lives Matter" durante la conversación

Finanzas

Antad reporta caída de 17.9% en sus ventas

La caída fue menor respecto a los meses de mayo y abril cuando fue de 19 por ciento y 22.9 por ciento, respectivamente.

Policiaca

Aprehenden a pistolero

Personal policial de El Marqués, detuvo a un sujeto en posesión de un arma de fuego

Policiaca

Ayudan a mujeres a regresar a sus casas

Gracias a la participación de la ciudadanía que reportó dos hechos similares al 911, apoyaron a regresar a sus hogares a dos mujeres que se habían extraviado