/ domingo 9 de febrero de 2020

Cabañuelas

Cumplen ilustraciones botánicas 300 años de antigüedad


Antes de la invención de la fotografía, las ilustraciones botánicas eran la única forma de tener registro de las especies de plantas en el planeta. Actualmente los libros de ciencias están llenos de detalladas fotografías tomadas con lente macro o microscopio que nos acercan al fascinante mundo de la flora y fauna.

Sin embargo, antes de que existiera esta tecnología, la ciencia dependía de artistas e ilustradores para compartir la belleza de las plantas y animales con el mundo. Porque es importante destacar que antiguamente las ilustraciones botánicas eran utilizadas por médicos, farmacéuticos, científicos, botánicos y jardineros para ayudar en la identificación, análisis y clasificación de especies.

La ilustración botánica es el arte de representar la forma, el color y los detalles de las plantas. La práctica se remonta al periodo entre el 50 y el 70 Después de Cristo cuando el botánico griego Pedanius Dioscorides creó un libro ilustrado titulado De Materia Medica para ayudar a los lectores a identificar especies de plantas con propiedades medicinales.

Los procesos de impresión mejoraron durante el siglo XVIII, lo que permitió que los colores y los detalles de los dibujos fueran aún más precisos en el papel. En aquella época existieron muchos artistas e ilustradores de todo el mundo que hicieron grandes contribuciones a las publicaciones científicas. Por ejemplo, entre 1647 – 1717 considerada una de las mejores artistas botánicas de todos los tiempos, la ilustradora alemana Maria Sibylla Merian creaba hermosas pinturas de historia natural en su propio estilo.

Así como ellos podemos mencionar muchos más como Pierre Joseph Reduoté, Franz y Ferdinand Bauer, Anne Pratt, Marianne North o Ernest Haeckel que en esa época también dejaron huella con sus ilustraciones, muchas de estas también plasmadas en etiquetas de pócimas, ungüentos, infusiones y tesinas y que en muchas ocasiones fueron “retomadas” en el diseño de telas ya sea de vestir o en cortinas, sábanas, colchas y tapicería de muebles finos.

*Sígueme en Facebook

Heidy Wagner Laclette

Cumplen ilustraciones botánicas 300 años de antigüedad


Antes de la invención de la fotografía, las ilustraciones botánicas eran la única forma de tener registro de las especies de plantas en el planeta. Actualmente los libros de ciencias están llenos de detalladas fotografías tomadas con lente macro o microscopio que nos acercan al fascinante mundo de la flora y fauna.

Sin embargo, antes de que existiera esta tecnología, la ciencia dependía de artistas e ilustradores para compartir la belleza de las plantas y animales con el mundo. Porque es importante destacar que antiguamente las ilustraciones botánicas eran utilizadas por médicos, farmacéuticos, científicos, botánicos y jardineros para ayudar en la identificación, análisis y clasificación de especies.

La ilustración botánica es el arte de representar la forma, el color y los detalles de las plantas. La práctica se remonta al periodo entre el 50 y el 70 Después de Cristo cuando el botánico griego Pedanius Dioscorides creó un libro ilustrado titulado De Materia Medica para ayudar a los lectores a identificar especies de plantas con propiedades medicinales.

Los procesos de impresión mejoraron durante el siglo XVIII, lo que permitió que los colores y los detalles de los dibujos fueran aún más precisos en el papel. En aquella época existieron muchos artistas e ilustradores de todo el mundo que hicieron grandes contribuciones a las publicaciones científicas. Por ejemplo, entre 1647 – 1717 considerada una de las mejores artistas botánicas de todos los tiempos, la ilustradora alemana Maria Sibylla Merian creaba hermosas pinturas de historia natural en su propio estilo.

Así como ellos podemos mencionar muchos más como Pierre Joseph Reduoté, Franz y Ferdinand Bauer, Anne Pratt, Marianne North o Ernest Haeckel que en esa época también dejaron huella con sus ilustraciones, muchas de estas también plasmadas en etiquetas de pócimas, ungüentos, infusiones y tesinas y que en muchas ocasiones fueron “retomadas” en el diseño de telas ya sea de vestir o en cortinas, sábanas, colchas y tapicería de muebles finos.

*Sígueme en Facebook

Heidy Wagner Laclette