/ viernes 20 de marzo de 2020

Ecos del Senado

Lo que nos faltaba…


Son cada vez más las protestas en todo el país por diversas demandas al gobierno del Presidente López Obrador.

En las calles toman fuerza los reclamos de distintos sectores por la falta de una estrategia efectiva de seguridad, que acabe con la impunidad y corrija las deficiencias del sistema público de salud y el grave desabasto de medicamentos, por mencionar algunos.

Al gobierno se le juntan los problemas y no muestra tener la capacidad para atenderlos, menos aún para resolverlos, es más ha mostrado una actitud insensible ante las situaciones que se le plantean.

Tal es el caso de la falta de empatía del titular del Ejecutivo federal con la iniciativa #UnDíaSinMujeres, o el desdén a las marchas multitudinarias en varias ciudades de la República con motivo del Día Internacional de la Mujer que exigen atender el grave problema de violencia en contra de las mujeres y las niñas.

Lo más lamentable es que mientras estos eventos trascurrían, el 8 y 9 de marzo se registraron 24 asesinatos de mujeres en distintos puntos del país, por lo que urge que las autoridades implementen medidas adicionales para enfrentar estos casos de horror.

Días antes, cientos de estudiantes de medicina de la UNAM, del Instituto Politécnico Nacional y de la BUAP se manifestaron frente a Palacio Nacional para demandar ¡ni una bata menos!, en alusión a los alumnos de esta carrera que fueron privados de la vida en hechos violentos.

Recientemente se llevó a cabo la Caminata por la Paz, encabezada por Javier Sicilia y la familia LeBarón, a la que acudieron familiares de personas asesinadas o desaparecidas y también ciudadanos en general, quienes compartieron su reclamo por justicia.

Frente a este panorama, en el sector salud persiste la crisis por la falta de medicinas y de atención médica de alta especialidad para la población más vulnerable y ahora lo que nos faltaba… la emergencia sanitaria por el Coronavirus, ya declarada pandemia, que además de ser un problema de salud a nivel mundial, puede originar una crisis financiera internacional sin precedentes.

La estrepitosa caída de los precios del petróleo, que dejó a la mezcla mexicana en su precio más bajo en los últimos años; el desplome de las bolsas de valores en el mundo y en México donde sufrió su mayor pérdida desde 2008, así como la abrupta depreciación de nuestra moneda que en una semana alcanzó casi 24 pesos por dólar, son parte de las repercusiones por la propagación del Covid-19.

Todo ello se suma a la falta de crecimiento económico, a la baja inversión productiva, al repunte de la inflación, a la caída del consumo interno, a la escasa creación de empleos y a la nula visión para revertir este desastre. Si antes había desconfianza en el gobierno, hoy se magnifica.

Además, hay una grave situación en el campo, en el turismo, en el sector de la construcción, en la industria y en el comercio.

No cabe duda que una eventual crisis económica mundial provocada por el Coronavirus tendría resultados catastróficos para México, dadas las condiciones de vulnerabilidad en las que nos encontramos.

Ante la acumulación de problemas sin resolver, ya estábamos mal y ahora nos llueve sobre mojado.

Facebook: Lupita Murguía

Twitter: @LupitaMurguiaG

Instagram: @lupitamurguiag

Lo que nos faltaba…


Son cada vez más las protestas en todo el país por diversas demandas al gobierno del Presidente López Obrador.

En las calles toman fuerza los reclamos de distintos sectores por la falta de una estrategia efectiva de seguridad, que acabe con la impunidad y corrija las deficiencias del sistema público de salud y el grave desabasto de medicamentos, por mencionar algunos.

Al gobierno se le juntan los problemas y no muestra tener la capacidad para atenderlos, menos aún para resolverlos, es más ha mostrado una actitud insensible ante las situaciones que se le plantean.

Tal es el caso de la falta de empatía del titular del Ejecutivo federal con la iniciativa #UnDíaSinMujeres, o el desdén a las marchas multitudinarias en varias ciudades de la República con motivo del Día Internacional de la Mujer que exigen atender el grave problema de violencia en contra de las mujeres y las niñas.

Lo más lamentable es que mientras estos eventos trascurrían, el 8 y 9 de marzo se registraron 24 asesinatos de mujeres en distintos puntos del país, por lo que urge que las autoridades implementen medidas adicionales para enfrentar estos casos de horror.

Días antes, cientos de estudiantes de medicina de la UNAM, del Instituto Politécnico Nacional y de la BUAP se manifestaron frente a Palacio Nacional para demandar ¡ni una bata menos!, en alusión a los alumnos de esta carrera que fueron privados de la vida en hechos violentos.

Recientemente se llevó a cabo la Caminata por la Paz, encabezada por Javier Sicilia y la familia LeBarón, a la que acudieron familiares de personas asesinadas o desaparecidas y también ciudadanos en general, quienes compartieron su reclamo por justicia.

Frente a este panorama, en el sector salud persiste la crisis por la falta de medicinas y de atención médica de alta especialidad para la población más vulnerable y ahora lo que nos faltaba… la emergencia sanitaria por el Coronavirus, ya declarada pandemia, que además de ser un problema de salud a nivel mundial, puede originar una crisis financiera internacional sin precedentes.

La estrepitosa caída de los precios del petróleo, que dejó a la mezcla mexicana en su precio más bajo en los últimos años; el desplome de las bolsas de valores en el mundo y en México donde sufrió su mayor pérdida desde 2008, así como la abrupta depreciación de nuestra moneda que en una semana alcanzó casi 24 pesos por dólar, son parte de las repercusiones por la propagación del Covid-19.

Todo ello se suma a la falta de crecimiento económico, a la baja inversión productiva, al repunte de la inflación, a la caída del consumo interno, a la escasa creación de empleos y a la nula visión para revertir este desastre. Si antes había desconfianza en el gobierno, hoy se magnifica.

Además, hay una grave situación en el campo, en el turismo, en el sector de la construcción, en la industria y en el comercio.

No cabe duda que una eventual crisis económica mundial provocada por el Coronavirus tendría resultados catastróficos para México, dadas las condiciones de vulnerabilidad en las que nos encontramos.

Ante la acumulación de problemas sin resolver, ya estábamos mal y ahora nos llueve sobre mojado.

Facebook: Lupita Murguía

Twitter: @LupitaMurguiaG

Instagram: @lupitamurguiag