/ miércoles 27 de marzo de 2019

Lechedevirgen Trimegisto presenta “Condición predatoria del universo”

Es miembro de la red Temàtica de Estudios Transdiciplinarios del Cuerpo y las Corporalidades “Cuerpo en Red” del CONACYT

Lechedevirgen Trimegisto (Felipe Osornio) es un artista de performance queretano, enfocado a temas relacionados con el cuerpo, la enfermedad y la muerte. A dos años de recibir un transplante de riñón, el autor presenta “Condición predatoria del universo”; un proyecto en el que a través de la exploración de la relación inseparable entre la vida y la muerte, reflexiona acerca de la toma conciencia.

Se trata de la segunda parte de “Esperanza de vida”, un trabajo artístico presentado por Osornio el año pasado, en el que, desde su propia historia de vida, habla de la experiencia de enfrentarse a una enfermedad terminal. Con este nuevo proyecto, que presentará mañana en el Museo de la Ciudad, a las 20:00 horas, además de informar y generar conciencia sobre la donación de órganos y tejidos, el artista propone al arte como vía de sanación.

“El arte puede sanar, pero no de la forma en que sana la medicina. Se trata de una sanaciòn en un plano inmaterial que es igual de importante que la sanaciòn en el plano material y de hecho van de la mano, una no es posible sin la otra. Al igual que el chamanismo, el arte trabaja con lo invisible y sus mecanismos operan de manera semejante (…) la paradoja consiste en que no es lo mismo estar vivo que estar viviendo, como no es lo mismo estar muriendo que estar muerto. La diferencia radica en la consiencia”, explica Lechedevirgen, quien retomando el libro “Las enseñanzas de Don Juan”, afirma que a través del arte se pueden modificar elementos en el espacio simbólico que que repercuten en el plano fìsico. Desde su propia experiencia, el performance le permitió hacer frente a lo que se aproximaba “alguna vez los pensé (performances) como ensayos tanatológicos. Cada performance era mi último performance”.

A través de la recontrucción del imaginario clìnico que “acompaña a toda enfermedad empezando por los mecanismos médicos que interactúan en el cuerpo a través de intervenciones quirúrjicas y farmacológicas, hasta llegar a los efectos emocionales, inmateriales o invisibles que ocurren en el paciente”, Felipe continua con sus indagaciones iniciadas en 2017, en el campo del arte y la ciencia, y particularmente, sobre la enfermedad, la donación y el transplante de órganos.

“El 80% de la población no sabe prácticamente nada acerca de la donación de órganos. Hay mucha desinformación y mitos alrededor del tema, (…) de ahí que el porcentaje de donación sea muy baja, y que la gente continue en homodiálisis, en terapias de sustitución; disminuyendo su calidad de vida. Actualme las cifras de CENATRA (Centro Nacional de Transplantante) señalan que más de 22 mil personas se encuentran en espera, pero hay mucha población que no ha sido contabilizada, que también lo necesita y no lo sabe. Por esta razón, el tema sobre la donación de órganos y tejidos es una de las prioridades de este proyecto para informar y generar ese impacto social (…) Yo sé que el sector salud hace lo suyo con pláticas y folletos y está perfecto, pero también se necesita otro tipo de manifestaciones que generen reflexiones sobre el tema. El arte provoca un efecto más duradero que el solo decirle a la gente que done”, asevera el artista.

A partir de su insuficiencia renal que lo impactó durante 10 años, y su trasplante, actualmente Lechedevirgen Trimegisto se encuentra desarrollando una serie de proyectos de arte contemporáneo en torno a la ciencia, el arte y la enfermedad.

Lechedevirgen Trimegisto (Felipe Osornio) es un artista de performance queretano, enfocado a temas relacionados con el cuerpo, la enfermedad y la muerte. A dos años de recibir un transplante de riñón, el autor presenta “Condición predatoria del universo”; un proyecto en el que a través de la exploración de la relación inseparable entre la vida y la muerte, reflexiona acerca de la toma conciencia.

Se trata de la segunda parte de “Esperanza de vida”, un trabajo artístico presentado por Osornio el año pasado, en el que, desde su propia historia de vida, habla de la experiencia de enfrentarse a una enfermedad terminal. Con este nuevo proyecto, que presentará mañana en el Museo de la Ciudad, a las 20:00 horas, además de informar y generar conciencia sobre la donación de órganos y tejidos, el artista propone al arte como vía de sanación.

“El arte puede sanar, pero no de la forma en que sana la medicina. Se trata de una sanaciòn en un plano inmaterial que es igual de importante que la sanaciòn en el plano material y de hecho van de la mano, una no es posible sin la otra. Al igual que el chamanismo, el arte trabaja con lo invisible y sus mecanismos operan de manera semejante (…) la paradoja consiste en que no es lo mismo estar vivo que estar viviendo, como no es lo mismo estar muriendo que estar muerto. La diferencia radica en la consiencia”, explica Lechedevirgen, quien retomando el libro “Las enseñanzas de Don Juan”, afirma que a través del arte se pueden modificar elementos en el espacio simbólico que que repercuten en el plano fìsico. Desde su propia experiencia, el performance le permitió hacer frente a lo que se aproximaba “alguna vez los pensé (performances) como ensayos tanatológicos. Cada performance era mi último performance”.

A través de la recontrucción del imaginario clìnico que “acompaña a toda enfermedad empezando por los mecanismos médicos que interactúan en el cuerpo a través de intervenciones quirúrjicas y farmacológicas, hasta llegar a los efectos emocionales, inmateriales o invisibles que ocurren en el paciente”, Felipe continua con sus indagaciones iniciadas en 2017, en el campo del arte y la ciencia, y particularmente, sobre la enfermedad, la donación y el transplante de órganos.

“El 80% de la población no sabe prácticamente nada acerca de la donación de órganos. Hay mucha desinformación y mitos alrededor del tema, (…) de ahí que el porcentaje de donación sea muy baja, y que la gente continue en homodiálisis, en terapias de sustitución; disminuyendo su calidad de vida. Actualme las cifras de CENATRA (Centro Nacional de Transplantante) señalan que más de 22 mil personas se encuentran en espera, pero hay mucha población que no ha sido contabilizada, que también lo necesita y no lo sabe. Por esta razón, el tema sobre la donación de órganos y tejidos es una de las prioridades de este proyecto para informar y generar ese impacto social (…) Yo sé que el sector salud hace lo suyo con pláticas y folletos y está perfecto, pero también se necesita otro tipo de manifestaciones que generen reflexiones sobre el tema. El arte provoca un efecto más duradero que el solo decirle a la gente que done”, asevera el artista.

A partir de su insuficiencia renal que lo impactó durante 10 años, y su trasplante, actualmente Lechedevirgen Trimegisto se encuentra desarrollando una serie de proyectos de arte contemporáneo en torno a la ciencia, el arte y la enfermedad.

Local

Alerta por lluvias en Querétaro

Activan plan de emergencia ante inminentes aguaceros durante hoy y mañana

Finanzas

Manufactura crecerá hasta el 2025: BBVA

Sector registra la quinta caída consecutiva en lo que va del año; 19 de los 21 subsectores registraron números negativos

Local

Querétaro sobregiró presupuesto 8.25%: IMCO

Principal gasto fue en el rubro de gobierno, con 10.67 mil millones de pesos

Local

Mejoran logística de la peregrinación al Tepeyac

Destaca el ajuste en el horario de la misa que oficiará el obispo Fidencio López Plaza en la Basílica de Guadalupe

Finanzas

Comerciantes no venden cilantro por su alto precio

Comerciantes del mercado de Hidalgo señalaron que el manojo lo venden entre 140 y 150 pesos

Sociales

Se unen Fundación Kristen y Smile Network International 

Las instituciones sin fines de lucro representadas por Jackeline Verdín e Ingrid Ortega son ese milagro que muchas familias de escasos recursos están esperando