/ jueves 4 de marzo de 2021

Un paseo por la cultura | Una aventura llamada Barroco

– Nan, aquí están buscando editor– fue la aseveración-invitación del otro lado del teléfono que me tentaba para embarcarme a estas páginas.

*

Tras reflexionar algunos días, he de confesar, dudé en aceptar debido a la vorágine que representa el flujo de información que sin piedad abarca los minutos, minutos que se vuelven indispensables y que, acercándose la hora del cierre, comienzan a aplastar las neuronas, por muy avispadas que intente uno mantenerlas.

Aunado a ello, se trata, decía para mí, de “el suplemento cultural del estado”, publicación cuya altura me impuso, no solo por su prestigio, sino también por la talla de las plumas que cada edición muestran su experiencia, estudio y dominio.

Dudosa, pero también entusiasta, acepté el reto, que más allá de las figuras que lo ostentan, representaba una treta con una institución que se ha forjado por sí misma, desde hace 16 años, dibujando en papel y tinta, la maestría de los artistas y creadores locales, sin dejar de lado al entorno, la ciudad y sus calles como uno más de sus personajes.

Las historias comenzaron a brotar saltando graciosas sobre nuestros rostros, mostrando a veces la esperanza de un nuevo proyecto, otras tantas la evolución de una vida dedicada a las artes y en fechas recientes, la desesperación intentando mantenerse a flote, rodeada de un mundo en pandemia.

Cada portada, cada suplemento, cada edición, se convierten en el recuento de historias a las que prestamos atención y brindamos voz para hacer eco, y así, fusionarnos, al menos por un momento, con ese incansable esfuerzo. Ahora, a la distancia observo aquellas publicaciones y puedo despedirme satisfecha de este entrañable proyecto.

Los nombres de quienes firman cada una de las colaboraciones, han cobrado para mí y entiendo también para usted, caro lector, un significado especial: Alfonso Franco Tiscareño, Carlos Campos, Edgardo Moreno Pérez, Mariana Hartasánchez, José Martin Hurtado Galves, @lagartijilla83, además de los múltiples autores de Tinta para un Atabal; todos ellos dignos de admirar, leer y sin lugar a dudas, seguirles la pista.

Este adiós detrás del escritorio, para convertirse en una lectura infaltable dominical con la debida distancia, no estaría completo sin el reconocimiento a quien en estas aventuras se convirtió en mi compañera del crimen: Donna Oliveros, quien con su olfato periodístico y maestría con las letras ha logrado dibujar los trazos de cada personaje aquí retratado.

Con nostalgia, pero también satisfacción recuerdo ahora el sonido de la rotativa que por las noches y entrada la madrugada corre previo al fin de semana, llevando todos aquellos relatos que tras la investigación y exploración cobraron otra dimensión, y seguramente cada que escuche el continuo e incesante sonido del trac, trac, trac recordaré aquellos cierres que con la mañana del domingo se convertían en nuevas realidades.

– Nan, aquí están buscando editor– fue la aseveración-invitación del otro lado del teléfono que me tentaba para embarcarme a estas páginas.

*

Tras reflexionar algunos días, he de confesar, dudé en aceptar debido a la vorágine que representa el flujo de información que sin piedad abarca los minutos, minutos que se vuelven indispensables y que, acercándose la hora del cierre, comienzan a aplastar las neuronas, por muy avispadas que intente uno mantenerlas.

Aunado a ello, se trata, decía para mí, de “el suplemento cultural del estado”, publicación cuya altura me impuso, no solo por su prestigio, sino también por la talla de las plumas que cada edición muestran su experiencia, estudio y dominio.

Dudosa, pero también entusiasta, acepté el reto, que más allá de las figuras que lo ostentan, representaba una treta con una institución que se ha forjado por sí misma, desde hace 16 años, dibujando en papel y tinta, la maestría de los artistas y creadores locales, sin dejar de lado al entorno, la ciudad y sus calles como uno más de sus personajes.

Las historias comenzaron a brotar saltando graciosas sobre nuestros rostros, mostrando a veces la esperanza de un nuevo proyecto, otras tantas la evolución de una vida dedicada a las artes y en fechas recientes, la desesperación intentando mantenerse a flote, rodeada de un mundo en pandemia.

Cada portada, cada suplemento, cada edición, se convierten en el recuento de historias a las que prestamos atención y brindamos voz para hacer eco, y así, fusionarnos, al menos por un momento, con ese incansable esfuerzo. Ahora, a la distancia observo aquellas publicaciones y puedo despedirme satisfecha de este entrañable proyecto.

Los nombres de quienes firman cada una de las colaboraciones, han cobrado para mí y entiendo también para usted, caro lector, un significado especial: Alfonso Franco Tiscareño, Carlos Campos, Edgardo Moreno Pérez, Mariana Hartasánchez, José Martin Hurtado Galves, @lagartijilla83, además de los múltiples autores de Tinta para un Atabal; todos ellos dignos de admirar, leer y sin lugar a dudas, seguirles la pista.

Este adiós detrás del escritorio, para convertirse en una lectura infaltable dominical con la debida distancia, no estaría completo sin el reconocimiento a quien en estas aventuras se convirtió en mi compañera del crimen: Donna Oliveros, quien con su olfato periodístico y maestría con las letras ha logrado dibujar los trazos de cada personaje aquí retratado.

Con nostalgia, pero también satisfacción recuerdo ahora el sonido de la rotativa que por las noches y entrada la madrugada corre previo al fin de semana, llevando todos aquellos relatos que tras la investigación y exploración cobraron otra dimensión, y seguramente cada que escuche el continuo e incesante sonido del trac, trac, trac recordaré aquellos cierres que con la mañana del domingo se convertían en nuevas realidades.

Local

A la baja los contagios de Covid-19

Índice de modulación reportó que al inicio de esta semana disminuyeron 134 casos

Local

Luis Nava rendirá protesta en el Teatro de la Ciudad

Informó que se han realizado varios simulacros del proceso de entrega recepción, el cual se encuentra muy avanzando

Local

Derrama económica por fiestas patrias cumple expectativas: Camacho Arredondo

“El pronóstico se cumplió de 180 millones de pesos que con relación a 2019"

Local

Analizan accesibilidad arquitectónica de la UAQ

En función sobre todo de la movilidad de las personas con discapacidad

Mundo

Se han administrado 6 mil millones de vacunas anticovid-19 en el mundo

Mientras unos 15 países ya administran terceras dosis, la vacunación no despega en los países pobres, en particular en África

Mundo

EU donará 500 millones de vacunas a países con menos recursos

Con estas dosis suplementarias de la vacuna Pfizer contra el Covid-19, se elevará a más de 1.100 millones el número total de dosis que Washington promete donar

Mundo

ONU destina fondo de emergencia para Afganistán

Desbloqueó 45 millones de dólares de ayuda para el sistema sanitario que se encuentra al borde del colapso

Local

Clases presenciales no incrementaron casos de Covid en Querétaro

No se han detectado brotes dentro de las escuelas, y los casos activo en grupos de edad escolar van a la baja, asegura Carlos Arredondo

Local

En seis años bajó el consumo de drogas en Querétaro

Las acciones de prevención contra las adicciones tuvieron buen resultado, afirmó Guillermo Tamborrel