/ domingo 11 de febrero de 2024

Otra vez Kansas City: logra el bicampeonato frente a San Francisco

Con esto, Patrick Mahomes y Travis Kelce consiguieron su tercer anillo de campeones del Super Bowl

Las Vegas, Nevada.- En el deporte, así como en la vida, siempre hay una segunda oportunidad, pero no cuando enfrente tienes a Patrick Mahomes. La dinastía de los Kansas City Chiefs escribió otro capítulo con letras de oro en el libro de la NFL, al convertirse en bicampeones y repetirle la dosis a los 49ers de San Francisco tras derrotarlos, 25-22, en un vibrante Allegiant Stadium.

La edición 58 del Super Bowl reafirmó la dinastía de los pupilos de Andy Reid, que levantaron el tercer Vince Lombardi en el último lustro. El trono de la NFL se mantiene en poder del quarterback de los 500 millones de dólares, mientras ve al resto de la liga desfilar mientras Mahomes y compañía llenan su mano de anillos de campeón.

El choque entre dos de las tres mejores defensivas de la liga fue un dolor de cabeza tanto para Patrick Mahomes como para Brock Purdy, que se mantuvieron fuera de ritmo durante prácticamente toda la contienda.

Mover las cadenas se convirtió en un desafío indescifrable para ambos ataques, que eran limitados una y otra vez por sus rivales o castigos propios que los hacían retroceder yardas en el terreno de juego.

Tal confianza tiene el coach Andy Reid en su defensiva, que pese a ganar el volado inicial decidió darle la posesión a San Francisco. Kyle Shanahan intentó establecer el ataque terrestre con Christian McCaffrey, pero un balón suelto en su primera visita a zona roja cambió los planes del campeón de la Conferencia Nacional.

Las respuestas vendrían a través del brazo derecho de Brock Purdy. El quarterback de segundo año conectó un par de envíos y tras encontrar huecos en la secundaria, los 49ers apelaron a la jugada sorpresa. El receptor abierto Jauan Jennings se sacó un truco de la chistera para conectarse con McCaffrey para el primer touchdown que hizo explotar el Allegiant Stadium.

El campeón, con la necesidad de acercarse en el marcador, se acercó por medio de un gol de campo de Harrison Butker para romper el cero. Ni la agilidad de Patrick Mahomes logró vulnerar a los frontales de San Francisco, un núcleo súper talentoso y que jugó por encima del promedio que mostraron a lo largo de la campaña.

Medio tiempo de Usher no rompió la dinámica

El show del medio tiempo de Usher estuvo lejos de cambiar la dinámica del encuentro. Las defensivas se mantuvieron en control para el complemento. La retaguardia de Kansas City incluso se dio el lujo de nulificar una intercepción de Mahomes en su propio campo.

Una posesión era la diferencia en un juego dominado por los 49ers. La serie de oportunidades que desaprovecharon, provocó que la afición de la Bahía entrara en nerviosismo. Se trasladaron cuatro años a Miami en un escenario similar. Con los recuerdos del pasado en el aire, Mahomes empezó a hacer jugadas grandes. Si por aire no encontraba a sus receptores, utilizó las piernas para mover las cadenas y volvió a ponerse en territorio rival, pero una vez más se tuvo que conformar con un gol de campo.

Pero ya el momento del juego estaba en poder de Kansas City. La experiencia en estos juegos es determinante, y la inexperiencia de los 49ers los llevó a perder un balón en equipos especiales en su propia yarda 20. A diferencia de Purdy, a Mahomes no le tembló el brazo y en la siguiente jugada lanzó un pase de touchdown para darle la vuelta al marcador (13-10).

Luego de 13 puntos sin respuesta, San Francisco respondió con otra jugada grande de Jauan Jennings, ahora como receptor abierto para regresarle la delantera al monarca de la NFC. Harrison Butker respondería con un par de goles de campo más, incluido uno de ellos para mandar el partido a tiempo extra. Por segunda ocasión en la historia del Super Bowl, el ganador se definiría más allá de los cuatro episodios.

San Francisco se quedó cerca en tiempo extra

Los 49ers volvieron a tener el triunfo en sus manos, pero se quedaron cortos en zona roja y le dejaron una última oportunidad a Mahomes. Era cuestión de tiempo para que el mejor jugador de la liga los castigara y los mandó a dormir con un envío de touchdown a las manos de Mecole Hardman. El campeón lo hizo de nuevo. La NFL tiene un amo y señor, que viste de rojo y juega en Kansas City.

Lo hecho por los Chiefs y Mahomes los lleva a una lista exclusiva, en la que solo siete franquicias habían logrado: Pittsburgh Steelers (1975, 1976 y 1979, 1980); Green Bay Packers (1967, 1968); Miami Dolphins (1973, 1974); San Francisco 49ers (1989, 1990); Dallas Cowboys (1993, 1994); Denver Broncos (1998, 1999) y New England Patriots (2004, 2005).

Publicado originalmente en ESTO

Las Vegas, Nevada.- En el deporte, así como en la vida, siempre hay una segunda oportunidad, pero no cuando enfrente tienes a Patrick Mahomes. La dinastía de los Kansas City Chiefs escribió otro capítulo con letras de oro en el libro de la NFL, al convertirse en bicampeones y repetirle la dosis a los 49ers de San Francisco tras derrotarlos, 25-22, en un vibrante Allegiant Stadium.

La edición 58 del Super Bowl reafirmó la dinastía de los pupilos de Andy Reid, que levantaron el tercer Vince Lombardi en el último lustro. El trono de la NFL se mantiene en poder del quarterback de los 500 millones de dólares, mientras ve al resto de la liga desfilar mientras Mahomes y compañía llenan su mano de anillos de campeón.

El choque entre dos de las tres mejores defensivas de la liga fue un dolor de cabeza tanto para Patrick Mahomes como para Brock Purdy, que se mantuvieron fuera de ritmo durante prácticamente toda la contienda.

Mover las cadenas se convirtió en un desafío indescifrable para ambos ataques, que eran limitados una y otra vez por sus rivales o castigos propios que los hacían retroceder yardas en el terreno de juego.

Tal confianza tiene el coach Andy Reid en su defensiva, que pese a ganar el volado inicial decidió darle la posesión a San Francisco. Kyle Shanahan intentó establecer el ataque terrestre con Christian McCaffrey, pero un balón suelto en su primera visita a zona roja cambió los planes del campeón de la Conferencia Nacional.

Las respuestas vendrían a través del brazo derecho de Brock Purdy. El quarterback de segundo año conectó un par de envíos y tras encontrar huecos en la secundaria, los 49ers apelaron a la jugada sorpresa. El receptor abierto Jauan Jennings se sacó un truco de la chistera para conectarse con McCaffrey para el primer touchdown que hizo explotar el Allegiant Stadium.

El campeón, con la necesidad de acercarse en el marcador, se acercó por medio de un gol de campo de Harrison Butker para romper el cero. Ni la agilidad de Patrick Mahomes logró vulnerar a los frontales de San Francisco, un núcleo súper talentoso y que jugó por encima del promedio que mostraron a lo largo de la campaña.

Medio tiempo de Usher no rompió la dinámica

El show del medio tiempo de Usher estuvo lejos de cambiar la dinámica del encuentro. Las defensivas se mantuvieron en control para el complemento. La retaguardia de Kansas City incluso se dio el lujo de nulificar una intercepción de Mahomes en su propio campo.

Una posesión era la diferencia en un juego dominado por los 49ers. La serie de oportunidades que desaprovecharon, provocó que la afición de la Bahía entrara en nerviosismo. Se trasladaron cuatro años a Miami en un escenario similar. Con los recuerdos del pasado en el aire, Mahomes empezó a hacer jugadas grandes. Si por aire no encontraba a sus receptores, utilizó las piernas para mover las cadenas y volvió a ponerse en territorio rival, pero una vez más se tuvo que conformar con un gol de campo.

Pero ya el momento del juego estaba en poder de Kansas City. La experiencia en estos juegos es determinante, y la inexperiencia de los 49ers los llevó a perder un balón en equipos especiales en su propia yarda 20. A diferencia de Purdy, a Mahomes no le tembló el brazo y en la siguiente jugada lanzó un pase de touchdown para darle la vuelta al marcador (13-10).

Luego de 13 puntos sin respuesta, San Francisco respondió con otra jugada grande de Jauan Jennings, ahora como receptor abierto para regresarle la delantera al monarca de la NFC. Harrison Butker respondería con un par de goles de campo más, incluido uno de ellos para mandar el partido a tiempo extra. Por segunda ocasión en la historia del Super Bowl, el ganador se definiría más allá de los cuatro episodios.

San Francisco se quedó cerca en tiempo extra

Los 49ers volvieron a tener el triunfo en sus manos, pero se quedaron cortos en zona roja y le dejaron una última oportunidad a Mahomes. Era cuestión de tiempo para que el mejor jugador de la liga los castigara y los mandó a dormir con un envío de touchdown a las manos de Mecole Hardman. El campeón lo hizo de nuevo. La NFL tiene un amo y señor, que viste de rojo y juega en Kansas City.

Lo hecho por los Chiefs y Mahomes los lleva a una lista exclusiva, en la que solo siete franquicias habían logrado: Pittsburgh Steelers (1975, 1976 y 1979, 1980); Green Bay Packers (1967, 1968); Miami Dolphins (1973, 1974); San Francisco 49ers (1989, 1990); Dallas Cowboys (1993, 1994); Denver Broncos (1998, 1999) y New England Patriots (2004, 2005).

Publicado originalmente en ESTO

Local

Bloque abrirá sus puertas en marzo

Construcción va al 80%, costo del proyecto en su totalidad fue por parte del municipio

Local

Evalúan sanción por daño a tubería 

Empresa UC Telecomunicaciones tiene la intención de continuar con su trabajo en Querétaro

Local

Estacionamiento de La Cruz con 70% de avance

Se está colocando la estructura metálica que albergará los entrepisos de cada uno de los niveles

Local

Destinarían 45 mdp para el lienzo charro

Alcalde reiteró su compromiso de dejar operando el inmueble de Santa Rosa Jáuregui

Local

Inicia Manuel Montes Ciudad Universitaria

Contará con la participación de cinco centros de educación superior y será el primero a nivel estatal

Local

Armando Rivera no notificó a Morena: Pérez

Expanista deja carrera interna por la alcalde de Querétaro; secretario general del partido pide congruencia