/ martes 7 de septiembre de 2021

El ADN como rastreador de animales

La tecnología eDNA es utilizada cada vez más para rastrear a las especies más raras o amenazadas de extinción, y para hacerse una idea de la biodiversidad presente en un ecosistema determinado

Un grupo de investigadores que buscaba al delfín rosado en la intrincada red fluvial del Amazonas peruano optó por una estrategia inusual: llevarse muestras de agua para analizar todos los rastros posibles de DNA presentes.

Al analizar esas muestras, se encontraron con más sorpresas de las que esperaban.

Un total de 675 especies fueron detectadas. Entre ellas ciervos, jaguares, osos hormigueros, monos y 25 especies de murciélagos.

"Es alucinante", dijo Kat Bruce, un ecologista tropical y fundador de NatureMetrics, que llevó a cabo el estudio para la organización Fondo Mundial de la Naturaleza (WWF).

La tecnología eDNA es utilizada cada vez más para rastrear a las especies más raras o amenazadas de extinción, y para hacerse una idea de la biodiversidad presente en un ecosistema determinado.

Bruce espera que estos hallazgos ayuden a revolucionar la manera como estudiamos la biodiversidad.

Esa técnica forma parte de un proyecto de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), cifrado en 15 millones de dólares, para recoger y analizar 30.000 muestras de agua durante tres años en los principales ríos del planeta, incluidos el Amazonas, el Ganges, el delta del Mekong y el delta del río Níger.

Este "eBioAtlas" puede ser un arma decisiva en la lucha contra la amenaza de extinción que pesa sobre miles de especies.

La enorme información que previsiblemente generará servirá para alimentar la base de datos de la Lista Roja de Especies Amenazadas.

"La tecnología eDNA puede permitirnos de una manera simple y precisa averiguar dónde están las especies", explica Paola Geremicca, responsable de las relaciones de la UICN con el sector privado.

El método se basa en un hecho conocido: cada día los seres vivos dejan un rastro de material genético allá por donde pasan. Ya sea células, mucus, saliva...

Aunque la mayoría de esos restos "provienen de un montón de excrementos", explicó Bruce a la AFP, ya sea de animales que se sumergen en los ríos, o los que están cerca, o de los que viven permanentemente ahí, como los peces.

El ADN es detectable durante unos pocos días, explica esta experta.

- Sopa de insectos -

Los científicos han utilizado el eDNA durante al menos una década, inicialmente para analizar microbios.

Bruce empezó a familiarizarse con la técnica durante sus estudios de doctorado, mezclando insectos en una "sopa" para luego desentrañar qué criaturas había, utilizando la secuenciación genética.

Con NatureMetrics los científicos descubrieron que se puede hallar "huellas de DNA" de toda clase de animales en el agua.

Los investigadores recogen un litro o dos de agua, y luego la filtran mediante una máquina especial.

La máquina necesita dos días para descifrar y entregar unos 30 millones de secuencias genómicas, lo que equivale a un documento de texto con 30 millones de líneas, llenas de las letras "A", "T", "C" y "G", los nucleótidos que conforman cualquier forma de vida.

El único problema son las anomalías y agujeros en las secuencias.

En el Amazonas peruano, por ejemplo, solamente pudo identificarse al 20% de las especies de peces porque la información genética no coincidía con ninguna de las que están clasificadas.

Cuando sucede eso, los científicos se ponen en contacto con zoos y museos locales para recoger muestras.

Cuando los resultados son entregados a conservacionistas locales, estos se quedan a menudo "anonadados" ante la riqueza y variedad oculta de las especies.

- Más tiburones de lo que uno se imagina -

En un artículo publicado en la revista Science Advances en 2018, los científicos recogieron 20 muestras de agua en las costas de Nueva Caledonia (Pacífico) y hallaron más especies de tiburones de las que habían podido localizar previamente, utilizando cámaras de vigilancia durante dos décadas.

"Aunque la gente en Numea nunca vean a los tiburones cuando se bañan... están ahí, todo el tiempo", explica David Mouillot de la universidad de Montpellier, coautor de la investigación, durante un evento en el congreso de la UICN.

El objetivo del eBioAtlas, que inicialmente se centrará en los vertebrados, es crear una base de datos libre y gratuita para las ONG e instituciones académicas, y de pago para las empresas privadas.

Un grupo de investigadores que buscaba al delfín rosado en la intrincada red fluvial del Amazonas peruano optó por una estrategia inusual: llevarse muestras de agua para analizar todos los rastros posibles de DNA presentes.

Al analizar esas muestras, se encontraron con más sorpresas de las que esperaban.

Un total de 675 especies fueron detectadas. Entre ellas ciervos, jaguares, osos hormigueros, monos y 25 especies de murciélagos.

"Es alucinante", dijo Kat Bruce, un ecologista tropical y fundador de NatureMetrics, que llevó a cabo el estudio para la organización Fondo Mundial de la Naturaleza (WWF).

La tecnología eDNA es utilizada cada vez más para rastrear a las especies más raras o amenazadas de extinción, y para hacerse una idea de la biodiversidad presente en un ecosistema determinado.

Bruce espera que estos hallazgos ayuden a revolucionar la manera como estudiamos la biodiversidad.

Esa técnica forma parte de un proyecto de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), cifrado en 15 millones de dólares, para recoger y analizar 30.000 muestras de agua durante tres años en los principales ríos del planeta, incluidos el Amazonas, el Ganges, el delta del Mekong y el delta del río Níger.

Este "eBioAtlas" puede ser un arma decisiva en la lucha contra la amenaza de extinción que pesa sobre miles de especies.

La enorme información que previsiblemente generará servirá para alimentar la base de datos de la Lista Roja de Especies Amenazadas.

"La tecnología eDNA puede permitirnos de una manera simple y precisa averiguar dónde están las especies", explica Paola Geremicca, responsable de las relaciones de la UICN con el sector privado.

El método se basa en un hecho conocido: cada día los seres vivos dejan un rastro de material genético allá por donde pasan. Ya sea células, mucus, saliva...

Aunque la mayoría de esos restos "provienen de un montón de excrementos", explicó Bruce a la AFP, ya sea de animales que se sumergen en los ríos, o los que están cerca, o de los que viven permanentemente ahí, como los peces.

El ADN es detectable durante unos pocos días, explica esta experta.

- Sopa de insectos -

Los científicos han utilizado el eDNA durante al menos una década, inicialmente para analizar microbios.

Bruce empezó a familiarizarse con la técnica durante sus estudios de doctorado, mezclando insectos en una "sopa" para luego desentrañar qué criaturas había, utilizando la secuenciación genética.

Con NatureMetrics los científicos descubrieron que se puede hallar "huellas de DNA" de toda clase de animales en el agua.

Los investigadores recogen un litro o dos de agua, y luego la filtran mediante una máquina especial.

La máquina necesita dos días para descifrar y entregar unos 30 millones de secuencias genómicas, lo que equivale a un documento de texto con 30 millones de líneas, llenas de las letras "A", "T", "C" y "G", los nucleótidos que conforman cualquier forma de vida.

El único problema son las anomalías y agujeros en las secuencias.

En el Amazonas peruano, por ejemplo, solamente pudo identificarse al 20% de las especies de peces porque la información genética no coincidía con ninguna de las que están clasificadas.

Cuando sucede eso, los científicos se ponen en contacto con zoos y museos locales para recoger muestras.

Cuando los resultados son entregados a conservacionistas locales, estos se quedan a menudo "anonadados" ante la riqueza y variedad oculta de las especies.

- Más tiburones de lo que uno se imagina -

En un artículo publicado en la revista Science Advances en 2018, los científicos recogieron 20 muestras de agua en las costas de Nueva Caledonia (Pacífico) y hallaron más especies de tiburones de las que habían podido localizar previamente, utilizando cámaras de vigilancia durante dos décadas.

"Aunque la gente en Numea nunca vean a los tiburones cuando se bañan... están ahí, todo el tiempo", explica David Mouillot de la universidad de Montpellier, coautor de la investigación, durante un evento en el congreso de la UICN.

El objetivo del eBioAtlas, que inicialmente se centrará en los vertebrados, es crear una base de datos libre y gratuita para las ONG e instituciones académicas, y de pago para las empresas privadas.

Local

Al menos habría un migrante queretano en tráiler de Texas: Murguía

Aunque aún no se tienen los datos de esta persona ni tampoco se ha acercado alguna familia a pedir apoyo, indicó la secretaría de Gobierno

Local

Anuncia Nava dos nuevas rutas de transporte gratuito

Operará 11 rutas y 33 unidades en torno a la obra de 5 de Febrero

Local

CMIC: Obra generará  2 mil empleos directos

Primera etapa costará 500 mdp, lo cual representa el 7% de la inversión total, informó Óscar Hale

Virales

¡Increíble! Peruano conserva momias incas en su patio desde hace 26 años

Desde 1996, el hombre realizó el hallazgo en su terreno, pero las autoridades no prestaron atención a su llamado

Sociedad

Migrantes arriesgan su vida, corren entre los autos para cruzar la frontera con EU (video)

Un grupo de migrantes fue captado corriendo en una avenida principal de Ciudad Juárez para intentar llegar al río bravo

Doble Vía

¿Qué canción te salvaría de Vecna? Spotify te tiene la respuesta ante el final de Stranger Things

Spotify lanzó una playlist para que los usuarios descubran que canción puede salvarlos de Vecna

Mundo

EU anuncia más misiles y munición para Ucrania

El nuevo paquete de ayuda militar incluye dos sistemas de defensa antiaéreos, misiles para los lanzacohetes Himars de Estados Unidos suministrados en junio