/ jueves 13 de julio de 2017

Surgen víctimas de cirujanos “balines”

Una liposucción mal practicada dejó a Juan Carlos concicatrices de casi 20 y 15 centímetros en cada costado del cuerpo,tres años de intervenciones quirúrgicas, así como un procesolegal que enfrenta desde hace 12 meses con la certeza de que nuncava a quedar bien.

A sus 39 años, sabe que tendrá que aprender a vivir con suscicatrices de manera permanente, pero exige que se ponga orden enun sector que florece en el estado, porque dos años después deque le practicaron su cirugía conoció que su médico no teníaespecialidad en cirugía plástica como lo exige la ley.

La clínica donde se realizó la cirugía en el 2014 recibióuna suspensión por la Cofepris en el 2015, sin que se explicaranlos motivos y aunque la mayor promoción de sus servicios serealizaba a través del internet, con paquetes como Mr. Sculpture,hoy su página web aparece con la leyenda “modo enmantenimiento”, aunque todavía opera de manera física.

Juan Carlos recuerda que a partir de una liposucción que sepracticó su hermano en un hospital, decidió realizarse la mismacirugía, un día después, por 55 mil pesos en una clínica enMilenio III. El médico atendió a Juan Carlos en esa clínica y noen el hospital donde él mismo operó a su hermano.

https://cdn.oem.com.mx/diariodequeretaro/2017/07/CON-CICATRICES.jpg

Lo convencieron los resultados de la cirugía “virtual”, unaserie de fotografías que muestra cómo se verá la persona con laintervención. Juan Carlos se sometió a la cirugía el 8 de juniode 2014, donde después de cinco horas y media le retiraron diezkilogramos de grasa.

Tras un día en observación se le dio de alta con una faja quecubría casi todo su cuerpo, pero ocho días después, al retirarla faja, se desmayó en su casa. Para el médico eso fue una señalde que al quitar la faja las venas y las arterias se dilataron y alcorazón le hizo falta presión.

A partir de ese desmayo aparecieron moretones grandes ydolorosos en su cuerpo que el médico le prometió que sequitarían en un año a través de radiofrecuencias, pero la pielempezó a abrirse en las zonas donde se perforó su cuerpo para lacirugía. Parecían quemaduras.

Antes de la cirugía le informó al médico que tenía unacicatriz queloide, pero el médico dijo que no importaba, aunque supiel empezó a formar cicatrices muy grandes tras laintervención.

https://cdn.oem.com.mx/diariodequeretaro/2017/07/MVA_JUAN-CARLOS-ILLOLDI_170712-8648.jpg

Durante casi dos años el médico colocó inyecciones sobre lascicatrices, sin informarle qué era lo que introducía en su cuerpoy sin obtener resultados, por lo que se optó por recortar lacicatriz, quitar la piel por completo de esa zona.

“Empecé a tener problemas de necrosis, cada mes me cortabanla piel, cortaban los bordes, porque estaba necrosado y se necrosapor tanto golpe de la cánula en la piel. Antes de operarle yo lehabía dicho al médico que una vez me hice mesoterapia para bajarde peso, en el abdomen, en el cuello, y él le atribuyó miscicatrices a eso, pero si así fuera hubiera tenido el cuerpodesecho”, declaró.

La cicatriz mide 20 centímetros del lado izquierdo y la dellado derecho, 15 centímetros. Tras dos años de atención, en laque nunca se le cobró por el estado en el que se encontraba,decidió recurrir a otro médico cirujano plástico quien confirmóque todo el procedimiento se realizó mal, lo que causó losmoretones y las cicatrices.

Fue ahí cuando supo que su médico no era especialista encirugía plástica, estética y reconstructiva como lo marca la leypara realizar este tipo de intervenciones, sino que tienelicenciatura en medicina general y una maestría en cirugíaestética, pero la ley exige una especialidad.

Un debate de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN)determinó que es necesario tener la especialidad. De acuerdo conlos cirujanos y abogados que asesoraron a Juan Carlos, la maestríaes para dar clase, el doctorado para hacer investigación y laespecialidad para realizar cirugías.

https://cdn.oem.com.mx/diariodequeretaro/2017/07/MVA_JUAN-CARLOS-ILLOLDI_170712-8655.jpg

“Él no es quien dijo ser, él no puede operar, no tiene losconocimientos para hacerlo, decidimos hacer la denuncia porusurpación de profesiones y lesiones culposas. Tengo un reportepor parte del Consejo de Cirugía Plástica, Estética yReconstructiva, que es el que certifica, donde dice que el doctorno cuenta con la certificación por nuestro consejo y sin esacertificación no podría operar”, dijo.

La ley general de Salud en su artículo 272 bis exige la cédulay el certificado de especialista para las intervencionesquirúrgicas, además que la cirugía plástica, estética yreconstructiva debe realizarse por establecimientos atendidos porprofesionales de la salud con cédula y certificado.

Para Juan Carlos este es un problema serio. El médico que lointervino promueve sus servicios a través de una página web yvarias redes sociales, promueve paquetes estéticos y todavíarealiza intervenciones quirúrgicas.

En el juicio, que inició en septiembre de 2016, el médicoacusa a Juan Carlos de provocarse todas las lesiones cuando sedesmayó después de la cirugía en su casa y asegura que sí tienelos conocimientos para realizar esas intervenciones porque tieneuna maestría y diplomados en cirugía.

Sus versiones son desmentidas por cirujanos especialistas. Laslesiones que presenta Juan Carlos no corresponden a lasconsecuencias de una intervención que se realice de la maneraadecuada.

https://cdn.oem.com.mx/diariodequeretaro/2017/07/MVA_JUAN-CARLOS-ILLOLDI_170712-8647.jpg

Luego de tres años dolorosos, Juan Carlos advierte que lo másimportante es que quien acuda a realizarse a cirugías estéticasque verifiquen que quienes los van a operar están certificados,que acudan al Consejo Mexicano de Cirugía Plástica, Estética yReconstructiva.

“No pongan su salud en manos de cualquier persona que lespromete algo bonito. Yo nunca voy a quedar bien, tengo unaafectación, tengo cicatrices que nunca se van a quitar, tengo queaprender a vivir con mis cicatrices, así estoy”, lamentó.

Hace unos días cirujanos especialistas del estado y la diputadalocal María Alemán Muñoz Castillo exigieron que se modifique laley para frenar la presencia de falsos médicos que realizanintervenciones estéticas en clínicas, spa y estéticas, porque enlos últimos seis meses se acumularon más de 30 denuncias ante laFiscalía General por esta causa.

Una liposucción mal practicada dejó a Juan Carlos concicatrices de casi 20 y 15 centímetros en cada costado del cuerpo,tres años de intervenciones quirúrgicas, así como un procesolegal que enfrenta desde hace 12 meses con la certeza de que nuncava a quedar bien.

A sus 39 años, sabe que tendrá que aprender a vivir con suscicatrices de manera permanente, pero exige que se ponga orden enun sector que florece en el estado, porque dos años después deque le practicaron su cirugía conoció que su médico no teníaespecialidad en cirugía plástica como lo exige la ley.

La clínica donde se realizó la cirugía en el 2014 recibióuna suspensión por la Cofepris en el 2015, sin que se explicaranlos motivos y aunque la mayor promoción de sus servicios serealizaba a través del internet, con paquetes como Mr. Sculpture,hoy su página web aparece con la leyenda “modo enmantenimiento”, aunque todavía opera de manera física.

Juan Carlos recuerda que a partir de una liposucción que sepracticó su hermano en un hospital, decidió realizarse la mismacirugía, un día después, por 55 mil pesos en una clínica enMilenio III. El médico atendió a Juan Carlos en esa clínica y noen el hospital donde él mismo operó a su hermano.

https://cdn.oem.com.mx/diariodequeretaro/2017/07/CON-CICATRICES.jpg

Lo convencieron los resultados de la cirugía “virtual”, unaserie de fotografías que muestra cómo se verá la persona con laintervención. Juan Carlos se sometió a la cirugía el 8 de juniode 2014, donde después de cinco horas y media le retiraron diezkilogramos de grasa.

Tras un día en observación se le dio de alta con una faja quecubría casi todo su cuerpo, pero ocho días después, al retirarla faja, se desmayó en su casa. Para el médico eso fue una señalde que al quitar la faja las venas y las arterias se dilataron y alcorazón le hizo falta presión.

A partir de ese desmayo aparecieron moretones grandes ydolorosos en su cuerpo que el médico le prometió que sequitarían en un año a través de radiofrecuencias, pero la pielempezó a abrirse en las zonas donde se perforó su cuerpo para lacirugía. Parecían quemaduras.

Antes de la cirugía le informó al médico que tenía unacicatriz queloide, pero el médico dijo que no importaba, aunque supiel empezó a formar cicatrices muy grandes tras laintervención.

https://cdn.oem.com.mx/diariodequeretaro/2017/07/MVA_JUAN-CARLOS-ILLOLDI_170712-8648.jpg

Durante casi dos años el médico colocó inyecciones sobre lascicatrices, sin informarle qué era lo que introducía en su cuerpoy sin obtener resultados, por lo que se optó por recortar lacicatriz, quitar la piel por completo de esa zona.

“Empecé a tener problemas de necrosis, cada mes me cortabanla piel, cortaban los bordes, porque estaba necrosado y se necrosapor tanto golpe de la cánula en la piel. Antes de operarle yo lehabía dicho al médico que una vez me hice mesoterapia para bajarde peso, en el abdomen, en el cuello, y él le atribuyó miscicatrices a eso, pero si así fuera hubiera tenido el cuerpodesecho”, declaró.

La cicatriz mide 20 centímetros del lado izquierdo y la dellado derecho, 15 centímetros. Tras dos años de atención, en laque nunca se le cobró por el estado en el que se encontraba,decidió recurrir a otro médico cirujano plástico quien confirmóque todo el procedimiento se realizó mal, lo que causó losmoretones y las cicatrices.

Fue ahí cuando supo que su médico no era especialista encirugía plástica, estética y reconstructiva como lo marca la leypara realizar este tipo de intervenciones, sino que tienelicenciatura en medicina general y una maestría en cirugíaestética, pero la ley exige una especialidad.

Un debate de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN)determinó que es necesario tener la especialidad. De acuerdo conlos cirujanos y abogados que asesoraron a Juan Carlos, la maestríaes para dar clase, el doctorado para hacer investigación y laespecialidad para realizar cirugías.

https://cdn.oem.com.mx/diariodequeretaro/2017/07/MVA_JUAN-CARLOS-ILLOLDI_170712-8655.jpg

“Él no es quien dijo ser, él no puede operar, no tiene losconocimientos para hacerlo, decidimos hacer la denuncia porusurpación de profesiones y lesiones culposas. Tengo un reportepor parte del Consejo de Cirugía Plástica, Estética yReconstructiva, que es el que certifica, donde dice que el doctorno cuenta con la certificación por nuestro consejo y sin esacertificación no podría operar”, dijo.

La ley general de Salud en su artículo 272 bis exige la cédulay el certificado de especialista para las intervencionesquirúrgicas, además que la cirugía plástica, estética yreconstructiva debe realizarse por establecimientos atendidos porprofesionales de la salud con cédula y certificado.

Para Juan Carlos este es un problema serio. El médico que lointervino promueve sus servicios a través de una página web yvarias redes sociales, promueve paquetes estéticos y todavíarealiza intervenciones quirúrgicas.

En el juicio, que inició en septiembre de 2016, el médicoacusa a Juan Carlos de provocarse todas las lesiones cuando sedesmayó después de la cirugía en su casa y asegura que sí tienelos conocimientos para realizar esas intervenciones porque tieneuna maestría y diplomados en cirugía.

Sus versiones son desmentidas por cirujanos especialistas. Laslesiones que presenta Juan Carlos no corresponden a lasconsecuencias de una intervención que se realice de la maneraadecuada.

https://cdn.oem.com.mx/diariodequeretaro/2017/07/MVA_JUAN-CARLOS-ILLOLDI_170712-8647.jpg

Luego de tres años dolorosos, Juan Carlos advierte que lo másimportante es que quien acuda a realizarse a cirugías estéticasque verifiquen que quienes los van a operar están certificados,que acudan al Consejo Mexicano de Cirugía Plástica, Estética yReconstructiva.

“No pongan su salud en manos de cualquier persona que lespromete algo bonito. Yo nunca voy a quedar bien, tengo unaafectación, tengo cicatrices que nunca se van a quitar, tengo queaprender a vivir con mis cicatrices, así estoy”, lamentó.

Hace unos días cirujanos especialistas del estado y la diputadalocal María Alemán Muñoz Castillo exigieron que se modifique laley para frenar la presencia de falsos médicos que realizanintervenciones estéticas en clínicas, spa y estéticas, porque enlos últimos seis meses se acumularon más de 30 denuncias ante laFiscalía General por esta causa.

Local

Pedirá Morena comisiones clave

Nueva mayoría les daría Movilidad, Desarrollo Social, Salud, Justicia y Puntos Constitucionales

Local

Desairan nuevo estacionamiento de La Cruz

Usuarios prefieren aún tomar espacios en las calles aledañas y los “viene viene” están felices

Local

Presas sin cambio tras paso de Alberto

Después del paso de la Tormenta Alberto, los niveles de las presas no mostraron mejoras significativas

Local

Egresan 28 mujeres impacto

Buscan contribuir a la igualdad de género, al brindar herramientas a las mujeres de Corregidora para empoderarse

Local

Tec de Monterrey conmemora su 35 aniversario de educación digital

En 1989, el Tec canalizó la experiencia en el uso de la tecnología satelital

Local

Continuarán lluvias durante la noche del domingo: Protección Civil

Retiraron basura que obstruía el funcionamiento de rejillas en vialidades como avenida Cimatario, Paseo 5 de Febrero, y la calle Corregidora