/ lunes 1 de agosto de 2022

Vive “a gusto” en el río Universidad

Saúl es originario de San Luis Potosí, dice que “está canijo” encontrar trabajo aquí pero no la pasa tan mal debajo del puente en el que descansa todas las noches

Saúl tiene cuatro meses viviendo en Querétaro debajo de un puente en el río de Avenida Universidad. Con 25 años decidió buscar alguna oportunidad de trabajo, proveniente de San Luis Potosí y dejando a su familia con quienes mantiene contacto y le piden que regrese, sin saber que no cuenta con un lugar para dormir y que su único refugio es este sitio, en la esquina con Avenida Tecnológico.

"Llegué hace cuatro meses y ya pienso moverme pronto a mi tierra, porque está canijillo agarrar jale, y luego a uno le gusta el desmadre y todo eso", relató Saúl acostado sobre un par de cobijas y abajo de un árbol en la infraestructura que rodea a ese río repleto de basura. A unos metros hay un puente, donde otras personas yacen acostadas entre bolsas negras llenas de maleza.

Sus piernas lucen hematomas; la mano izquierda envuelta con una venda con sangre, debido a que se le atoró la mano en el cofre de un automóvil; los ojos rojos producto de un derrame ocular por algún golpe y con la mano derecha, repleta de grasa, sostiene un cigarro que disfruta en la sombra de ese árbol, donde dice pasar el día, luego de generar algunos centavos.

"La gente en Querétaro es chida. A veces voy con unos camaradas y luego tienen una casa abandonada y nada más ponemos unos inciensos, todo el pedo, y con eso la hacemos. Yo me quedo aquí en el río bastantes veces, casi siempre. Cuando me agarra la noche solo agarro mi cobija y me quedo bien a gusto", mencionó con una sonrisa en el rostro, quien parece no tener preocupaciones.

La marginación extrema y la indiferencia social caracterizan la vida en la calle. Una situación lacerante ligada a diversos factores como la falta de empleo, hambre, adicción a las drogas, violencia intrafamiliar por las que muchos huyen o problemas psicológicos graves, son algunas respuestas.

Foto: Hugo Arciniega | Diario de Querétaro

Las cifras son poco claras, al menos en Querétaro sobre las personas en esta situación, pero a decir del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL) la población en situación de pobreza extrema en Querétaro se encuentra en 2.9%, 2.2% más que lo registrado en 2018, según este registro en comparativa, y con un 6.7% de carencias sociales en la calidad y espacios de vivienda.

"Sí hay mucha gente por esta avenida", indicó Saúl, quien busca dejar la marihuana y otras sustancias para continuar con su vida, intentar regresarse, aunque los costos para sostenerse en esta ciudad encarecida no se lo permiten. "No sé ni de dónde vengan”, prosigue. “Yo siempre me presento como que soy de San Luis, pero los demás no. Acá hay caras diferentes, gente que viene de pasada y luego se van".

A Saúl su familia lo espera. Él dice estar a gusto, debajo de ese árbol, fumando un cigarro. Para comer lava automóviles y se dedica a la mendicidad, "y me siento a toda madre. No se batalla tanto para comer, pero sí para otras cosas como la bebida y todo eso. Está cabrón", reitera. Saúl es otro joven más en esta ciudad, misma que ve transitar desde el sitio más inhóspito y que, en temporada de lluvias, se vuelve un suplicio porque ese hogar que adoptó, deja de serlo "y a ver a dónde me voy". Toda persona en situación de calle sabe que no se debe comer donde se duerme, debido a las ratas y las cucarachas. Eso nadie tendría por qué conocerlo.


Foto: Hugo Arciniega | Diario de Querétaro

Saúl tiene cuatro meses viviendo en Querétaro debajo de un puente en el río de Avenida Universidad. Con 25 años decidió buscar alguna oportunidad de trabajo, proveniente de San Luis Potosí y dejando a su familia con quienes mantiene contacto y le piden que regrese, sin saber que no cuenta con un lugar para dormir y que su único refugio es este sitio, en la esquina con Avenida Tecnológico.

"Llegué hace cuatro meses y ya pienso moverme pronto a mi tierra, porque está canijillo agarrar jale, y luego a uno le gusta el desmadre y todo eso", relató Saúl acostado sobre un par de cobijas y abajo de un árbol en la infraestructura que rodea a ese río repleto de basura. A unos metros hay un puente, donde otras personas yacen acostadas entre bolsas negras llenas de maleza.

Sus piernas lucen hematomas; la mano izquierda envuelta con una venda con sangre, debido a que se le atoró la mano en el cofre de un automóvil; los ojos rojos producto de un derrame ocular por algún golpe y con la mano derecha, repleta de grasa, sostiene un cigarro que disfruta en la sombra de ese árbol, donde dice pasar el día, luego de generar algunos centavos.

"La gente en Querétaro es chida. A veces voy con unos camaradas y luego tienen una casa abandonada y nada más ponemos unos inciensos, todo el pedo, y con eso la hacemos. Yo me quedo aquí en el río bastantes veces, casi siempre. Cuando me agarra la noche solo agarro mi cobija y me quedo bien a gusto", mencionó con una sonrisa en el rostro, quien parece no tener preocupaciones.

La marginación extrema y la indiferencia social caracterizan la vida en la calle. Una situación lacerante ligada a diversos factores como la falta de empleo, hambre, adicción a las drogas, violencia intrafamiliar por las que muchos huyen o problemas psicológicos graves, son algunas respuestas.

Foto: Hugo Arciniega | Diario de Querétaro

Las cifras son poco claras, al menos en Querétaro sobre las personas en esta situación, pero a decir del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL) la población en situación de pobreza extrema en Querétaro se encuentra en 2.9%, 2.2% más que lo registrado en 2018, según este registro en comparativa, y con un 6.7% de carencias sociales en la calidad y espacios de vivienda.

"Sí hay mucha gente por esta avenida", indicó Saúl, quien busca dejar la marihuana y otras sustancias para continuar con su vida, intentar regresarse, aunque los costos para sostenerse en esta ciudad encarecida no se lo permiten. "No sé ni de dónde vengan”, prosigue. “Yo siempre me presento como que soy de San Luis, pero los demás no. Acá hay caras diferentes, gente que viene de pasada y luego se van".

A Saúl su familia lo espera. Él dice estar a gusto, debajo de ese árbol, fumando un cigarro. Para comer lava automóviles y se dedica a la mendicidad, "y me siento a toda madre. No se batalla tanto para comer, pero sí para otras cosas como la bebida y todo eso. Está cabrón", reitera. Saúl es otro joven más en esta ciudad, misma que ve transitar desde el sitio más inhóspito y que, en temporada de lluvias, se vuelve un suplicio porque ese hogar que adoptó, deja de serlo "y a ver a dónde me voy". Toda persona en situación de calle sabe que no se debe comer donde se duerme, debido a las ratas y las cucarachas. Eso nadie tendría por qué conocerlo.


Foto: Hugo Arciniega | Diario de Querétaro

Finanzas

Se van a Estados Unidos 97% de producción de berries

Los estados que tienen más producción de la fruta son Michoacán, Jalisco, Sinaloa, Baja California, y Guanajuato

Finanzas

TAR Aerolíneas, 10 años aportando al crecimiento de la entidad

Sus planes de crecimiento continúan, siendo los más próximos el aumento de su flotilla y de los destinos

Local

Adolescentes podrán viajar solos en Uber 

Serán seleccionados para brindar estos viajes, los conductores con la mejor calificación

Local

Clubes cannábicos van a la alza en Querétaro: en Satélite hay uno desde 2018

Querétaro se suma a otras ciudades mexicanas que están adoptando un enfoque más progresista hacia la regulación del cannabis

Local

Crean plan de agua en Colón

El objetivo final del proyecto no fue simplemente construir una presa, sino establecer un plan integral de manejo de recursos hídricos

Americano

Quarterback Demián Millán es convocado a Gallos Negros

Entusiasmado por esta invitación, Millán y equipo Trigres, se encuentran felices y comprometidos a trabajar en el proceso