/ lunes 19 de octubre de 2020

Más de 200 manifestantes detenidos en Bielorrusia

Decenas de miles de opositores desfilaron el domingo contra el presidente bielorruso Alexander Lukashenko

Decenas de miles de opositores desfilaron el domingo contra el presidente bielorruso Alexander Lukashenko, pese a la amenaza policial de reprimir con armas de fuego la protesta en la que fueron detenidos unos 200 manifestantes.

Esta marcha es la primera acción importante desde el ultimátum dado a Lukashenko, en el poder desde 1994, por la líder de la oposición Svetlana Tijanóvskaya, refugiada en Lituania.

La opositora le dio al presidente hasta el 25 de octubre para que se retire, de lo contrario llamará al país a manifestarse y a una huelga general.

A diferencia de las protestas anteriores, los manifestantes escogieron el domingo no desfilar en el centro de Minsk sino en una arteria del sur de la capital, donde se encuentran varias fábricas, gritando "¡Huelga!" y consignas anti-Lukashenko y contra la policía.

La portavoz del Ministerio del Interior, Olga Chemodanova, informó a la AFP que más de 200 manifestantes fueron detenidos, casi en su totalidad en Minsk, y que la policía utilizó balas de goma contra manifestantes que les arrojaban piedras.

La policía, sin embargo, no disparó en esta jornada balas reales contra la multitud, como había amenazado con hacer "si es necesario", lo que habría constituido una grave escalada de la crisis.

Angela Krassovskaia, una manifestante, dijo a la AFP no tener miedo. "No podemos volver atrás. Si empiezan a disparar, habrá más gente en las calles", afirmó.

Otra manifestante, la jubilada Maria Petrovich, estimó que "el nivel de violencia perpetrada por las autoridades no tiene precedentes", pero se dice dispuesta a continuar hasta la salida de Lukashenko.

La policía bielorrusa ya había disparado munición real a principios de agosto durante las primeras manifestaciones en el sur del país. Desde el comienzo de la protesta, la represión ha causado al menos tres muertos y decenas de heridos.

Ultimátum

El presidente de 66 años, bajo una presión sin precedentes desde las controvertidas elecciones presidenciales del 9 de agosto, no ha mostrado ninguna intención de ceder a las demandas de sus opositores, todo lo contrario.

Todos los líderes de la oposición bielorrusa están ahora detenidos o exiliados en el extranjero.

Y el domingo pasado, la manifestación semanal en Minsk fue violentamente reprimida por la policía, que utilizó cañones de agua y granadas aturdidoras contra la muchedumbre y detuvo a cientos de personas. Fue la intervención más brutal en semanas.

Otras manifestaciones más pequeñas fueron reprimidas por la policía desde la última manifestación gigante de hace una semana.

El sábado, durante la tradicional manifestación de mujeres y estudiantes, 58 personas, incluyendo periodistas, fueron arrestadas, según las autoridades.

En su ultimátum, fijado para el 25 de octubre, la opositora Svetlana Tijanóvskaya, además de la dimisión de Lukashenko, pidió poner fin a la represión de las manifestaciones y la liberación de todos los "presos políticos".

En otro mensaje difundido este domingo, llamó a sus conciudadanos a "continuar expresando" sus "reivindicaciones de forma pacífica y resuelta".

"No nos detendremos hasta que todos los prisioneros políticos hayan sido liberados, y que las fuerzas de seguridad hayan comenzado a proteger a su pueblo, y vuelvan a Bielorrusia la ley y las elecciones justas", agregó.

Desde el comienzo del movimiento de protesta, cientos de manifestantes, líderes de movimientos políticos, sindicatos y periodistas fueron arrestados.

Lukashenko tiene el apoyo de Moscú, pero está bajo la amenaza de sanciones de la Unión Europea.

La UE ya sancionó a 40 dirigentes del régimen, entre ellos el ministro del Interior y su adjunto, acusados de estar implicados en la represión y el fraude en las elecciones presidenciales del 9 de agosto, cuyo resultado no reconocen los europeos.

Tijanóvskaya realizó numerosos viajes al extranjero, y obtuvo el apoyo de Alemania y Francia, entre otros, pero Rusia considera que estas intervenciones son una injerencia y considera que la opositora y excandidata presidencial no es una interlocutora legítima.

Decenas de miles de opositores desfilaron el domingo contra el presidente bielorruso Alexander Lukashenko, pese a la amenaza policial de reprimir con armas de fuego la protesta en la que fueron detenidos unos 200 manifestantes.

Esta marcha es la primera acción importante desde el ultimátum dado a Lukashenko, en el poder desde 1994, por la líder de la oposición Svetlana Tijanóvskaya, refugiada en Lituania.

La opositora le dio al presidente hasta el 25 de octubre para que se retire, de lo contrario llamará al país a manifestarse y a una huelga general.

A diferencia de las protestas anteriores, los manifestantes escogieron el domingo no desfilar en el centro de Minsk sino en una arteria del sur de la capital, donde se encuentran varias fábricas, gritando "¡Huelga!" y consignas anti-Lukashenko y contra la policía.

La portavoz del Ministerio del Interior, Olga Chemodanova, informó a la AFP que más de 200 manifestantes fueron detenidos, casi en su totalidad en Minsk, y que la policía utilizó balas de goma contra manifestantes que les arrojaban piedras.

La policía, sin embargo, no disparó en esta jornada balas reales contra la multitud, como había amenazado con hacer "si es necesario", lo que habría constituido una grave escalada de la crisis.

Angela Krassovskaia, una manifestante, dijo a la AFP no tener miedo. "No podemos volver atrás. Si empiezan a disparar, habrá más gente en las calles", afirmó.

Otra manifestante, la jubilada Maria Petrovich, estimó que "el nivel de violencia perpetrada por las autoridades no tiene precedentes", pero se dice dispuesta a continuar hasta la salida de Lukashenko.

La policía bielorrusa ya había disparado munición real a principios de agosto durante las primeras manifestaciones en el sur del país. Desde el comienzo de la protesta, la represión ha causado al menos tres muertos y decenas de heridos.

Ultimátum

El presidente de 66 años, bajo una presión sin precedentes desde las controvertidas elecciones presidenciales del 9 de agosto, no ha mostrado ninguna intención de ceder a las demandas de sus opositores, todo lo contrario.

Todos los líderes de la oposición bielorrusa están ahora detenidos o exiliados en el extranjero.

Y el domingo pasado, la manifestación semanal en Minsk fue violentamente reprimida por la policía, que utilizó cañones de agua y granadas aturdidoras contra la muchedumbre y detuvo a cientos de personas. Fue la intervención más brutal en semanas.

Otras manifestaciones más pequeñas fueron reprimidas por la policía desde la última manifestación gigante de hace una semana.

El sábado, durante la tradicional manifestación de mujeres y estudiantes, 58 personas, incluyendo periodistas, fueron arrestadas, según las autoridades.

En su ultimátum, fijado para el 25 de octubre, la opositora Svetlana Tijanóvskaya, además de la dimisión de Lukashenko, pidió poner fin a la represión de las manifestaciones y la liberación de todos los "presos políticos".

En otro mensaje difundido este domingo, llamó a sus conciudadanos a "continuar expresando" sus "reivindicaciones de forma pacífica y resuelta".

"No nos detendremos hasta que todos los prisioneros políticos hayan sido liberados, y que las fuerzas de seguridad hayan comenzado a proteger a su pueblo, y vuelvan a Bielorrusia la ley y las elecciones justas", agregó.

Desde el comienzo del movimiento de protesta, cientos de manifestantes, líderes de movimientos políticos, sindicatos y periodistas fueron arrestados.

Lukashenko tiene el apoyo de Moscú, pero está bajo la amenaza de sanciones de la Unión Europea.

La UE ya sancionó a 40 dirigentes del régimen, entre ellos el ministro del Interior y su adjunto, acusados de estar implicados en la represión y el fraude en las elecciones presidenciales del 9 de agosto, cuyo resultado no reconocen los europeos.

Tijanóvskaya realizó numerosos viajes al extranjero, y obtuvo el apoyo de Alemania y Francia, entre otros, pero Rusia considera que estas intervenciones son una injerencia y considera que la opositora y excandidata presidencial no es una interlocutora legítima.

Local

Crece hasta 50% el consumo de alcohol

Por pandemia se ha incrementado hasta entre un 40 y 50% el consumo de alcohol en la entidad

Local

Piden frenar la salida de los jóvenes

La mayoría de los casos asintomáticos son de personas con edades entre los 10 y 29 años

Local

Somos 2 millones 368,467 habitantes

La zona metropolitana de la ciudad de Querétaro, alcanzó una población total de un millón 594 mil 212 habitantes en 2020

Sociedad

Asesinan a Fidel Heras, defensor ambiental de Rio Verde en Oaxaca

El cadáver de Fidel fue localizado en su camioneta, también se desempeñaba como presidente del Comisariado Ejidal de Paso de la Reyna

Local

Al 70% de ocupación cinco de los nueve hospitales

Los hospitales del ISSSTE y General de Zona 3 de San Juan del Río están llenos, según la Red IRAG

Mundo

Chile supera los 56 mil vacunados y casi 10 mil han recibido las dos dosis

Las autoridades sanitarias, que aprobaron la vacuna de Pfizer/BioNTech en diciembre y la del laboratorio chino Sinovac en enero, están estudiando ahora la posibilidad de aprobar la de AstraZeneca

Salud

Segunda dosis de vacuna anticovid-19 de Moderna puede administrarse a las seis semanas

Expertos en inmunización de la OMS afirmaron además que no recomendaban que los viajeros internacionales tengan prioridad para ser vacunados

Finanzas

La pandemia reducirá en 22 billones el PIB global entre 2020 y 2025

Esta "pérdida acumulada" es en relación a los niveles de PIB proyectados antes de la crisis económica provocada por el covid-19, precisó Gita Gopinath, economista del FMI

Ecología

Un cachorro de león nace en el zoológico de Singapur

Gracias a una inseminación artificial, lo que constituye una primicia para este país del sudeste asiático