/ jueves 27 de junio de 2019

Cuarto de Guerra

CAMPECHANO. Con la novedad de que Erick Osornio no lució tan cercano como se piensa que es con el próximo dirigente nacional del PRI, Alejandro “Alito” Moreno, en su visita a Querétaro. Sólo malas noticias llegaron de Campeche sobre la estancia del queretano por aquellas tierras como delegado del PRI, pues dicen que puros desastres dejó. Y acá con Juan José Ruiz sigue mal, pero ya no lo ven como amenaza.

QUERREQUE. El que sí llegó (preguntando si lo dejaban entrar al PRI) al inicio de campaña a las 12 de la noche del martes, fue el ideólogo estatal Héctor González. Detrás de él, temiendo lo peor, su Sen Sei, el licenciado (es que pidió licencia al Reyes Heroles) Paul Ospital, y el maricahi que entre ambos pagaron (es un decir) para recibir a “Alito”. Pero ni así se ganaron alguna distinción.

RUINAS. Antonio Macías, aquel que recibió una zapatiza de votos el año pasado con todo y que era protegido de Don “Dino” César Camacho Quiroz, comenzó a ver por él mismo (¡hasta “negoció” su asistencia) y se unió a ese desolador (y muy perdedor) panorama que fue la comida de los excandidatos federales Ernesto Luque, Manuel Pozo y Ana Bertha Silva con el cuestionado Juan José Ruiz y el visitante distinguido, “Alito” Moreno, “el nuevo Peña Nieto…”. Que eso es el “nuevo” PRI, dicen.

MODA. Campañas van y vienen, pero lo único nuevo en el PRI son esas camisolas cada vez más caras que usan candidatos y dirigentes y sus “chalanes” con logotipos grandotes, bordados y como de corredor de Fórmula 1, bastante caras pues, con sus nombres hermosos en rojo, bien sencillas y cercanas a la gente. ¿Neta que no pueden ser “normales”?

CAMPECHANO. Con la novedad de que Erick Osornio no lució tan cercano como se piensa que es con el próximo dirigente nacional del PRI, Alejandro “Alito” Moreno, en su visita a Querétaro. Sólo malas noticias llegaron de Campeche sobre la estancia del queretano por aquellas tierras como delegado del PRI, pues dicen que puros desastres dejó. Y acá con Juan José Ruiz sigue mal, pero ya no lo ven como amenaza.

QUERREQUE. El que sí llegó (preguntando si lo dejaban entrar al PRI) al inicio de campaña a las 12 de la noche del martes, fue el ideólogo estatal Héctor González. Detrás de él, temiendo lo peor, su Sen Sei, el licenciado (es que pidió licencia al Reyes Heroles) Paul Ospital, y el maricahi que entre ambos pagaron (es un decir) para recibir a “Alito”. Pero ni así se ganaron alguna distinción.

RUINAS. Antonio Macías, aquel que recibió una zapatiza de votos el año pasado con todo y que era protegido de Don “Dino” César Camacho Quiroz, comenzó a ver por él mismo (¡hasta “negoció” su asistencia) y se unió a ese desolador (y muy perdedor) panorama que fue la comida de los excandidatos federales Ernesto Luque, Manuel Pozo y Ana Bertha Silva con el cuestionado Juan José Ruiz y el visitante distinguido, “Alito” Moreno, “el nuevo Peña Nieto…”. Que eso es el “nuevo” PRI, dicen.

MODA. Campañas van y vienen, pero lo único nuevo en el PRI son esas camisolas cada vez más caras que usan candidatos y dirigentes y sus “chalanes” con logotipos grandotes, bordados y como de corredor de Fórmula 1, bastante caras pues, con sus nombres hermosos en rojo, bien sencillas y cercanas a la gente. ¿Neta que no pueden ser “normales”?

martes 23 de julio de 2019

Cuarto de Guerra

jueves 18 de julio de 2019

Cuarto de Guerra

miércoles 17 de julio de 2019

Cuarto de Guerra

viernes 12 de julio de 2019

Cuarto de Guerra

jueves 11 de julio de 2019

Cuarto de Guerra

miércoles 10 de julio de 2019

Cuarto de Guerra

martes 09 de julio de 2019

Cuarto de Guerra

viernes 05 de julio de 2019

Cuarto de Guerra

jueves 04 de julio de 2019

Cuarto de Guerra

miércoles 03 de julio de 2019

Cuarto de Guerra

Cargar Más