/ sábado 25 de febrero de 2023

Panadería Rufi más de 50 años de tradición 

La familia guarda celosamente la receta de la famosa "Mestiza" un pan que es considerado parte del acervo gastronómico serrano

Oseas Fernández Landaverde es el hijo de la famosa Doña Rufi, quien lamentablemente dejó este mundo hace unos años pero se quedó como encargado de conservar la tradición familiar “La Mestiza”, un pan de arraigo jalpense que ha tenido gran aceptación entre la población y que es un imperdible para quien visita el bello municipio.

A decir de Óseas la panificadora fue fundada por sus padres en 1968 y a la fecha conserva sus hornos, algunos de los utensilios de aquella época, "aquí todo es artesanal y con productos de la región desde los huevos la leche, toda la materia prima es de Jalpan, los hornos son aún de piedra y desde hace 55 años nunca se han apagado, pues el horno necesita una temperatura específica para trabajar, por lo mismo siempre se mantienen calientes".

LA MESTIZA, SABOR CON TRADICIÓN

El pan que ha sido degustado por locales, turistas nacionales y extranjeros, es una elaboración tipo galleta, una mezcla de muchos ingredientes según cuenta el encargado, "cuando mis papás iniciaron la panadería, llegó un panadero ya muy grande y hacía un pan tipo Mestiza, luego mi mamá fue mejorando la receta, hasta finalmente tener la original Mestiza de Doña Rufi; su elaboración, sus ingredientes y la magia, son secretos, actualmente sólo mi hijo, mi papá y yo la hacemos, ya se encuentra desde hace varios años patentada", cuenta Óseas.

Además del pan estrella, ellos manejan otras variedades algunas con los mismos años de antigüedad que la Mestiza, los huesitos, mesticonchas, acordeones, conchas, pan de mantequilla, entre otras 40 variedades, que día a día salen del horno para ser repartidas en tiendas de la comunidad y ser vendidas también en sus instalaciones.

Ojos de buey, otra de las ricas variedades de pan. Foto: Miriam Martínez | Diario de Querétaro

La deliciosa pieza de pan es llevada a la capital queretana casi semanalmente, "es por encargo, pues la gente ya sabe el sabor y calidad que manejamos, y aunque ellos pagan el flete, no dudan en pedirla para disfrutarla".

Actualmente la panadería cuenta con 13 trabajadores y su jornada laboral comienza a las 5 de la mañana, para batir la masa de dulce, echar la leña al horno y comenzar a hornear por 6 horas el pan que gracias al trabajo y dedicación de la familia Fernández Landaverde es ya una tradición y orgullo jalpense.

Oseas Fernández Landaverde es el hijo de la famosa Doña Rufi, quien lamentablemente dejó este mundo hace unos años pero se quedó como encargado de conservar la tradición familiar “La Mestiza”, un pan de arraigo jalpense que ha tenido gran aceptación entre la población y que es un imperdible para quien visita el bello municipio.

A decir de Óseas la panificadora fue fundada por sus padres en 1968 y a la fecha conserva sus hornos, algunos de los utensilios de aquella época, "aquí todo es artesanal y con productos de la región desde los huevos la leche, toda la materia prima es de Jalpan, los hornos son aún de piedra y desde hace 55 años nunca se han apagado, pues el horno necesita una temperatura específica para trabajar, por lo mismo siempre se mantienen calientes".

LA MESTIZA, SABOR CON TRADICIÓN

El pan que ha sido degustado por locales, turistas nacionales y extranjeros, es una elaboración tipo galleta, una mezcla de muchos ingredientes según cuenta el encargado, "cuando mis papás iniciaron la panadería, llegó un panadero ya muy grande y hacía un pan tipo Mestiza, luego mi mamá fue mejorando la receta, hasta finalmente tener la original Mestiza de Doña Rufi; su elaboración, sus ingredientes y la magia, son secretos, actualmente sólo mi hijo, mi papá y yo la hacemos, ya se encuentra desde hace varios años patentada", cuenta Óseas.

Además del pan estrella, ellos manejan otras variedades algunas con los mismos años de antigüedad que la Mestiza, los huesitos, mesticonchas, acordeones, conchas, pan de mantequilla, entre otras 40 variedades, que día a día salen del horno para ser repartidas en tiendas de la comunidad y ser vendidas también en sus instalaciones.

Ojos de buey, otra de las ricas variedades de pan. Foto: Miriam Martínez | Diario de Querétaro

La deliciosa pieza de pan es llevada a la capital queretana casi semanalmente, "es por encargo, pues la gente ya sabe el sabor y calidad que manejamos, y aunque ellos pagan el flete, no dudan en pedirla para disfrutarla".

Actualmente la panadería cuenta con 13 trabajadores y su jornada laboral comienza a las 5 de la mañana, para batir la masa de dulce, echar la leña al horno y comenzar a hornear por 6 horas el pan que gracias al trabajo y dedicación de la familia Fernández Landaverde es ya una tradición y orgullo jalpense.

Local

Bloque abrirá sus puertas en marzo

Construcción va al 80%, costo del proyecto en su totalidad fue por parte del municipio

Local

Evalúan sanción por daño a tubería 

Empresa UC Telecomunicaciones tiene la intención de continuar con su trabajo en Querétaro

Local

Estacionamiento de La Cruz con 70% de avance

Se está colocando la estructura metálica que albergará los entrepisos de cada uno de los niveles

Local

Destinarían 45 mdp para el lienzo charro

Alcalde reiteró su compromiso de dejar operando el inmueble de Santa Rosa Jáuregui

Local

Inicia Manuel Montes Ciudad Universitaria

Contará con la participación de cinco centros de educación superior y será el primero a nivel estatal

Local

Armando Rivera no notificó a Morena: Pérez

Expanista deja carrera interna por la alcalde de Querétaro; secretario general del partido pide congruencia