/ sábado 13 de julio de 2019

Vitaflumen: Supersticiones: La libreta nueva

A ella le he conferido cierto tipo de poderes salvadores: el mismo que algunos adjudican a los rituales de año nuevo

Un viaje largo o muy deseado, una mudanza —sobre todo si es de ciudad o de país—, arrancar un negocio o un nuevo proyecto, el nacimiento de un hijo y, quizás, el de algún nieto, cambiar de trabajo, una nueva vida —en solitario o en pareja—, una pérdida importante, la llegada de enero. Tengo la supersticiosa creencia de que hay eventos que ameritan, por no decir exigen, una libreta nueva.

Pero ya colados en este intrincado terreno de las confesiones, debo admitir que mi fetichismo en torno a la libreta nueva va todavía más lejos. A ella le he conferido cierto tipo de poderes salvadores: el mismo que algunos adjudican a los rituales de año nuevo o a la limpieza de primavera: al borrón y cuenta nueva, pues. Incluso estoy convencida de que si estamos sumidos en el lóbrego abismo del bloqueo creativo, atrapados en el ir y venir cíclico de una idea que se niega a evolucionar, una libreta nueva nos traerá la luz y nos redimirá. De ese tamaño es mi fe.

Así voy por la vida a la caza de esos objetos de pasta dura, pasta blanda, verticales o apaisados; en busca de cuadernos de todo tipo de tamaños y colores; de hojas blancas, cuadriculadas; cuadernos de rayas —con margen o sin él— que estarán prestos a ser un discreto cómplice, la media naranja o el orgulloso padrino de una ocasión especial.

En mis andanzas por las calles es la compañera ideal de mi cámara fotográfica. Mientras la lente congela los momentos, en la libreta registro mis impresiones, reflexiones y uno que otro croquis. Dicho de otra forma, ese binomio es una suerte de diario de ruta, de memoria cotidiana, que me permite diseccionar a la ciudad, a su gente y mi relación con todo aquello que se cruza en mi camino y que de alguna manera forma parte de mí.

Quién puede negar el inmenso placer que produce estrenar una libreta: romper la envoltura transparente mientras el olor del papel se cuela entre las grietas; la sutil doma de las carátulas rebeldes que insisten en contraerse; el crujir, a veces musical, a veces lastimero, de las hojas al separarse una de otra como preludio del ciclo nuevo que está por comenzar. Quién puede resistirse ante la idea redentora del nuevo comienzo, del flamante ciclo, de la página uno que solo ve para delante. Quién puede. Yo no.

———————————-


Aunque las imágenes que acompañan a este texto parecen no tener relación con él, cada una de las fotografías representa un sitio que ha formado parte de estas libretas que en algún momento fueron nuevas. Son sitios en los que me he sentado a escribir mientras observo, esquinas a las que he dedicado un croquis o una nota y que ahora son marcapáginas en este cuaderno de hojas llamado vida.

———————————-


Un viaje largo o muy deseado, una mudanza —sobre todo si es de ciudad o de país—, arrancar un negocio o un nuevo proyecto, el nacimiento de un hijo y, quizás, el de algún nieto, cambiar de trabajo, una nueva vida —en solitario o en pareja—, una pérdida importante, la llegada de enero. Tengo la supersticiosa creencia de que hay eventos que ameritan, por no decir exigen, una libreta nueva.

Pero ya colados en este intrincado terreno de las confesiones, debo admitir que mi fetichismo en torno a la libreta nueva va todavía más lejos. A ella le he conferido cierto tipo de poderes salvadores: el mismo que algunos adjudican a los rituales de año nuevo o a la limpieza de primavera: al borrón y cuenta nueva, pues. Incluso estoy convencida de que si estamos sumidos en el lóbrego abismo del bloqueo creativo, atrapados en el ir y venir cíclico de una idea que se niega a evolucionar, una libreta nueva nos traerá la luz y nos redimirá. De ese tamaño es mi fe.

Así voy por la vida a la caza de esos objetos de pasta dura, pasta blanda, verticales o apaisados; en busca de cuadernos de todo tipo de tamaños y colores; de hojas blancas, cuadriculadas; cuadernos de rayas —con margen o sin él— que estarán prestos a ser un discreto cómplice, la media naranja o el orgulloso padrino de una ocasión especial.

En mis andanzas por las calles es la compañera ideal de mi cámara fotográfica. Mientras la lente congela los momentos, en la libreta registro mis impresiones, reflexiones y uno que otro croquis. Dicho de otra forma, ese binomio es una suerte de diario de ruta, de memoria cotidiana, que me permite diseccionar a la ciudad, a su gente y mi relación con todo aquello que se cruza en mi camino y que de alguna manera forma parte de mí.

Quién puede negar el inmenso placer que produce estrenar una libreta: romper la envoltura transparente mientras el olor del papel se cuela entre las grietas; la sutil doma de las carátulas rebeldes que insisten en contraerse; el crujir, a veces musical, a veces lastimero, de las hojas al separarse una de otra como preludio del ciclo nuevo que está por comenzar. Quién puede resistirse ante la idea redentora del nuevo comienzo, del flamante ciclo, de la página uno que solo ve para delante. Quién puede. Yo no.

———————————-


Aunque las imágenes que acompañan a este texto parecen no tener relación con él, cada una de las fotografías representa un sitio que ha formado parte de estas libretas que en algún momento fueron nuevas. Son sitios en los que me he sentado a escribir mientras observo, esquinas a las que he dedicado un croquis o una nota y que ahora son marcapáginas en este cuaderno de hojas llamado vida.

———————————-


Local

Querétaro sí cumple con información a la federación

El mandatario dijo que el estado ha aplicado la fórmula para mantenerse en naranja; adelantó que prevén modificar una parte de las reformas al Código Penal del Estado

Local

Celebran su día sin garantías laborales

Hay más de 40 minas en la entidad, de las cuales, sólo dos están afiliadas al Sindicato Nacional de Trabajadores, alerta su delegado estatal

Local

“Irresponsable” echar la culpa a los estados

El senador del PAN resaltó la importancia de que la federación mantenga una buena relación con el grupo de gobernadores

Círculos

Misión de Santiago Apóstol

Fundada antes de la llegada de Junípero Serra en 1744, sin embargo, Serra fue el encargado de la construcción del complejo

Local

Sectores del PRI apoyan a Ospital

Diferentes organizaciones del partido se pronunciaron en pro del Comité Ejecutivo Nacional, “con el que vamos a caminar y vamos a respetar”

Local

Votarán por gobernador 150 mil queretanos

Por la vía electrónica, se requerirá tanto un correo electrónico y un número de teléfono celular para hacer llegar las claves para votar

Deportes

¡Ya ganaron!

Los tres nuevos refuerzos de Gallos, Jonathan Betancourt, Hugo Silveira y Gonzalo Montes vieron acción en el partido

Círculos

Cambios e innovaciones en reaperturas

Miguel Martínez, director de Viña del Cielo dijo que dentro de las innovaciones regresará s el vuelo en globo, que se podrá disfrutar de lunes a viernes, bajo reserva previa, así como más actividades que podrán ejecutarse dentro y fuera de las instalaciones

Deportes

Preparan inicio de temporada

Las emociones de la velocidad no cesan y ahora es el campeonato de motociclismo de velocidad más importante del país