/ miércoles 14 de abril de 2021

Mujeres titiriteras reivindican su historia en el escenario

Paolina Orta es una joven exponente de este arte en el país, quien también forma parte de un movimiento nacional que busca visibilizar el trabajo que las artistas han hecho bajo los reflectores y en la virtualidad, para ampliar las narrativas y contrarrestar los estereotipos

Al igual que muchas otras artistas, las titiriteras se han abierto paso sobre los escenarios para jalar los hilos de sus marionetas y hablar de la historia de las mujeres de ayer y hoy. Como ejemplo, se encuentra Paolina Orta, una titiritera mexicana que ha decidido usar su arte como bastión para denunciar la violencia contras las mujeres y el silencio que, por generaciones, se ha guardado sobre las injusticias.

Justo el Día Mundial de la Poesía y el Día Internacional de las Marionetas, la artista presentó en el foro de La Gaviota Teatro “Relámpagos. Mujeres latinoamericanas”; un unipersonal que se desarrolla en torno a la literatura de Clarice Lispector (1920- 1977), Rosario Castellanos (1925- 1974), Alejandra Pizarnik (1936- 1972) y Delmira Agustini (1886- 1914).

Apoyado por el Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (Fonca), este proyecto fue elaborado por un equipo de 13 mujeres que, desde sus diferentes disciplinas, lograron llevar esta idea a escena.

“Me ven solita allá arriba, pero detrás de mí hay muchas mujeres”, dice la creadora en entrevista con BARROCO, mencionando el nombre de todas las artistas que acompañaron el proceso : Karina Hurtado, desde la codirección; Mónica Hoth y Bertha Hiriart, en la asesoría de la dramaturgia; desde la elaboración de títeres de mesa, María Teresa Trentin; en el grabado, Karen Carillo; desde el diseño sonoro y la música en vivo, Shanttal Saad; en la realización y asesoría del pop- up, Yvonne Dorantes y Ainé Martelli; en el entrenamiento físico y la coreografía, Sandra Milena Gómez; en la iluminación, Sara Alcantar, y en la producción, María Luisa Guzmán y Karla Sánchez Kiwi.

Desde el teatro de títeres y objetos, la obra se desarrolla en la habitación de una mujer, donde la poesía de las cuatro poetas mencionadas, se hace presente cual relámpagos en la noche.

Sobre el escenario, la actriz declama los versos de las autoras, intercalando los diálogos con reflexiones que permiten vislumbrar que, pese al tiempo, la situación de las mujeres no ha cambiado del todo; lo que preocupaba a las escritoras de ayer, sigue presente en las consignas de las feministas de la actualidad.

“La obra visibiliza el trabajo de mujeres, involucra a mujeres, denuncia la realidad actual (…) y muestra que desde siempre hemos buscado que nos escuchen de la manera que sea: ya sea gritando, marchando en las calles, haciendo arte, haciendo poesía … En mi caso, mi trinchera son los títeres, y particularmente desde ahí ,quiero tomar la palabra y abrirla a las demás”, asevera Orta.

“Juntas MUTAmos”

Luego de su estreno a finales de 2018, la agrupación movió la obra en diferentes foros del país, siendo el Centro Cultural del Bosque la última parada antes del cierre de todos los espacios culturales, por la presencia de la pandemia de Covid-19.

Sin embargo, la contingencia sanitaria no fue suficiente para que Paolina Orta y otras artistas bajaran la guardia. Como muchos otros en el sector, encontraron en las plataformas digitales una alternativa para seguir trabajando, creando y generando comunidad.

Así fue como nació Mujeres Titiriteras Autónomas (MUTA); una plataforma digital en Facebook, desde donde artistas de diferentes puntos de Latinomérica y España se han congregado para compartir sus trabajos, intercambiar conocimientos sobre su labor e impulsar iniciativas de cocreación.

“La pandemia ha trastocado cada dimensión de la vida humana. Las artes vivas, el teatro y la escena se ven comprometidas en estos momentos de transformación social (…) La creación teatral se ha convertido en un dilema ante la incertidumbre y la falta de espacio y recursos y por supuesto, ante el protagonismo de los medios digitales y audiovisuales (…) Sobre este escenario, inspiradas por la labor de Títeres resistiendo al coronavirus, y valga la redundancia, a modo de resistencia, invitamos a titiriteras y objetantes ( y abrimos el espacio a todas las trabajadoras de la escena, teatristas, actrices, bailarines, performers, investigadoras y mujeres interesadas en general) de todos los mundos, a jugar un juego colectivo de creación en confinamiento (…) A través de pequeñas pautas desarrollaremos semillas creativas que compartiremos al mundo a través de las redes sociales. De esta manera, buscamos nutrir el espíritu de la creatividad, potenciar las ideas personales y visualizar las urgencias colectivas. De esta manera también reconocemos, visualizamos y conectamos entre titiriteras”, publicó MUTA a través de su página oficial.

Como una de sus “provocaciones”, menciona Paolina entre risas, fue convertir un brasier en protagonista de una creación escénica virtual.

Tras el lanzamiento de la convocatoria, titiriteras de Brasil, Uruguay, Argentina, México y España enviaron sus proyectos al colectivo.

“¡No inventes, cuántas miradas tenemos!”, recuerda Orta que dijo, y menciona algunos de los trabajos que, con brasieres y corpiños, crearon toda una historia.

“¿Y por qué un brasier?”, le pregunta su interlocutora, y Paolina responde que se trata de un objeto icónico, de tantos, que es atravesado por la ideología de género y que refuerza las creencias y estereotipos de cómo debe de ser una mujer y qué posición debe de ocupar en la sociedad.

Estas iniciativas o “provocaciones”, como prefiere llamarles, coadyuvan a la transformación de estas perspectivas, e incentivan la reflexión sobre otros temas como el cáncer de mama y la hipersexualización de las mujeres.

-¿Y por qué títeres y objetos y no otras formas artísticas?

“Hablaré desde mí y de mi amor por la poesía. Es lo que me ha acompañado desde que era yo una niña. Y en el mundo de los títeres y los objetos, encuentro esa poesía también; puedo visualizar esos mundos oníricos y metafóricos que a lo mejor teatralmente es de otra manera, pero a mi me gusta explorar más los objetos, los títeres, para crear esos otros universos (…) así como para potencializar y materializar lo que imagino para compartirlo con la gente”.

Al igual que muchas otras artistas, las titiriteras se han abierto paso sobre los escenarios para jalar los hilos de sus marionetas y hablar de la historia de las mujeres de ayer y hoy. Como ejemplo, se encuentra Paolina Orta, una titiritera mexicana que ha decidido usar su arte como bastión para denunciar la violencia contras las mujeres y el silencio que, por generaciones, se ha guardado sobre las injusticias.

Justo el Día Mundial de la Poesía y el Día Internacional de las Marionetas, la artista presentó en el foro de La Gaviota Teatro “Relámpagos. Mujeres latinoamericanas”; un unipersonal que se desarrolla en torno a la literatura de Clarice Lispector (1920- 1977), Rosario Castellanos (1925- 1974), Alejandra Pizarnik (1936- 1972) y Delmira Agustini (1886- 1914).

Apoyado por el Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (Fonca), este proyecto fue elaborado por un equipo de 13 mujeres que, desde sus diferentes disciplinas, lograron llevar esta idea a escena.

“Me ven solita allá arriba, pero detrás de mí hay muchas mujeres”, dice la creadora en entrevista con BARROCO, mencionando el nombre de todas las artistas que acompañaron el proceso : Karina Hurtado, desde la codirección; Mónica Hoth y Bertha Hiriart, en la asesoría de la dramaturgia; desde la elaboración de títeres de mesa, María Teresa Trentin; en el grabado, Karen Carillo; desde el diseño sonoro y la música en vivo, Shanttal Saad; en la realización y asesoría del pop- up, Yvonne Dorantes y Ainé Martelli; en el entrenamiento físico y la coreografía, Sandra Milena Gómez; en la iluminación, Sara Alcantar, y en la producción, María Luisa Guzmán y Karla Sánchez Kiwi.

Desde el teatro de títeres y objetos, la obra se desarrolla en la habitación de una mujer, donde la poesía de las cuatro poetas mencionadas, se hace presente cual relámpagos en la noche.

Sobre el escenario, la actriz declama los versos de las autoras, intercalando los diálogos con reflexiones que permiten vislumbrar que, pese al tiempo, la situación de las mujeres no ha cambiado del todo; lo que preocupaba a las escritoras de ayer, sigue presente en las consignas de las feministas de la actualidad.

“La obra visibiliza el trabajo de mujeres, involucra a mujeres, denuncia la realidad actual (…) y muestra que desde siempre hemos buscado que nos escuchen de la manera que sea: ya sea gritando, marchando en las calles, haciendo arte, haciendo poesía … En mi caso, mi trinchera son los títeres, y particularmente desde ahí ,quiero tomar la palabra y abrirla a las demás”, asevera Orta.

“Juntas MUTAmos”

Luego de su estreno a finales de 2018, la agrupación movió la obra en diferentes foros del país, siendo el Centro Cultural del Bosque la última parada antes del cierre de todos los espacios culturales, por la presencia de la pandemia de Covid-19.

Sin embargo, la contingencia sanitaria no fue suficiente para que Paolina Orta y otras artistas bajaran la guardia. Como muchos otros en el sector, encontraron en las plataformas digitales una alternativa para seguir trabajando, creando y generando comunidad.

Así fue como nació Mujeres Titiriteras Autónomas (MUTA); una plataforma digital en Facebook, desde donde artistas de diferentes puntos de Latinomérica y España se han congregado para compartir sus trabajos, intercambiar conocimientos sobre su labor e impulsar iniciativas de cocreación.

“La pandemia ha trastocado cada dimensión de la vida humana. Las artes vivas, el teatro y la escena se ven comprometidas en estos momentos de transformación social (…) La creación teatral se ha convertido en un dilema ante la incertidumbre y la falta de espacio y recursos y por supuesto, ante el protagonismo de los medios digitales y audiovisuales (…) Sobre este escenario, inspiradas por la labor de Títeres resistiendo al coronavirus, y valga la redundancia, a modo de resistencia, invitamos a titiriteras y objetantes ( y abrimos el espacio a todas las trabajadoras de la escena, teatristas, actrices, bailarines, performers, investigadoras y mujeres interesadas en general) de todos los mundos, a jugar un juego colectivo de creación en confinamiento (…) A través de pequeñas pautas desarrollaremos semillas creativas que compartiremos al mundo a través de las redes sociales. De esta manera, buscamos nutrir el espíritu de la creatividad, potenciar las ideas personales y visualizar las urgencias colectivas. De esta manera también reconocemos, visualizamos y conectamos entre titiriteras”, publicó MUTA a través de su página oficial.

Como una de sus “provocaciones”, menciona Paolina entre risas, fue convertir un brasier en protagonista de una creación escénica virtual.

Tras el lanzamiento de la convocatoria, titiriteras de Brasil, Uruguay, Argentina, México y España enviaron sus proyectos al colectivo.

“¡No inventes, cuántas miradas tenemos!”, recuerda Orta que dijo, y menciona algunos de los trabajos que, con brasieres y corpiños, crearon toda una historia.

“¿Y por qué un brasier?”, le pregunta su interlocutora, y Paolina responde que se trata de un objeto icónico, de tantos, que es atravesado por la ideología de género y que refuerza las creencias y estereotipos de cómo debe de ser una mujer y qué posición debe de ocupar en la sociedad.

Estas iniciativas o “provocaciones”, como prefiere llamarles, coadyuvan a la transformación de estas perspectivas, e incentivan la reflexión sobre otros temas como el cáncer de mama y la hipersexualización de las mujeres.

-¿Y por qué títeres y objetos y no otras formas artísticas?

“Hablaré desde mí y de mi amor por la poesía. Es lo que me ha acompañado desde que era yo una niña. Y en el mundo de los títeres y los objetos, encuentro esa poesía también; puedo visualizar esos mundos oníricos y metafóricos que a lo mejor teatralmente es de otra manera, pero a mi me gusta explorar más los objetos, los títeres, para crear esos otros universos (…) así como para potencializar y materializar lo que imagino para compartirlo con la gente”.

Local

Mujeres ingresarán a terrazas del bar El Hoyo 19 en El Campanario

El bar El Hoyo 20 continuará siendo de acceso exclusivo para mujeres después de la una de la tarde

Local

Impulsan agenda ambiental en Querétaro

La SEMARNAT y la Secretaría de Bienestar, sostuvieron un encuentro para establecer rutas de cooperación en distintos proyectos

Local

Rentas “baratas” de vivienda salen caras

AMPI detecta modus operandi con depósitos por casas que ni existen

Finanzas

Nigeria lanzará una versión digital de su moneda, el eNaira

Aprovechará la popularidad de las criptomonedas en la mayor economía de África

Ciencia

Descubren una cavidad gigante en la Vía Láctea

Rodeada por dos nebulosas, Perseo y Tauro, que surgieron tras la explosión de al menos una estrella

Arte

Sotheby's quiere nuevo récord con venta de autorretrato de Frida Kahlo

La emblemática obra de la artista mexicana saldrá con "un precio estimado de venta de más de 30 millones de dólares"

Mundo

Lava del volcán de las Canarias pierde velocidad

Pero avanzaba sin freno, multiplicando los estragos a su paso ante la impotencia de los vecinos

Local

Analizan accesibilidad arquitectónica de la UAQ

En función sobre todo de la movilidad de las personas con discapacidad

Mundo

Se han administrado 6 mil millones de vacunas anticovid-19 en el mundo

Mientras unos 15 países ya administran terceras dosis, la vacunación no despega en los países pobres, en particular en África