/ jueves 27 de abril de 2023

El hombre que vivió 80 años sin comer ni beber

Se alimentaba única y sencillamente de la energía solar, todos creían que era un charlatán hasta que un grupo de médicos le propuso un trato

El 13 de agosto de 1929 en India, nació Prahlad Jani, también conocido como “Madrecita”,, él era una persona extremadamente creyente, incluso, de joven se vestía de mujer para adorar a la Diosa Amba, sin embargo, siempre hubo algo extraño con el hombre, aseguraba que desde los 7 años no había comido ni bebido absolutamente nada, algo que desde el punto de vista de la ciencia, era imposible, pero, sorprendentemente, todo el mundo le creía, de hecho en su pueblo se le adoraba como un santo; vivía en una cueva alejado de todos y solo visitaba a su familia una vez al año para la celebración del Navratri, festival dedicado a adorar a la deidad hindú Durga.

Había mucha gente que acusaba a Prahlad de comer a escondidas y ser un impostor, por lo que en el 2003, el director de neurociencias de un reconocido hospital, Sudhir Shah, decidió que era el momento de saber la verdad, por lo que se acercó al hombre y le propuso un experimento: internarlo durante dos semanas dentro de su hospital en un cuarto que estaría vigilado las 24 horas, con varios equipos de camarógrafos que se intercambiarían para evitar algún fraude, por lo que si sobrevivía al experimento sin comer y beber, ni ir al baño, les demostraría que lo que decía era real, pero si fallaba, tenía que desenmascararlo frente a todo el mundo.

Prahlad aceptó el experimento del que dieron fe y legalidad el Ministerio Indio de Defensa y la Asociación Médica de Ahmedabad, cuando él llegó al hospital, cientos de personas lo estaban esperando, fanáticos y medios que querían documentar todo.

En el quinto día de experimento, el equipo de doctores estaba anonadado, el hombre no había comido ni bebido nada, nunca se le había dejado solo, le habían hecho varias pruebas y su cuerpo parecía estar normal, no presentaba ningún tipo de desorden, descompensación o anemia y las ecografías demostraron que su cuerpo sí estaba produciendo orina pero de alguna forma la absorbía de nuevo, le hicieron diferentes tipos de pruebas y ningún estudio reveló que hubiera algo raro en su cuerpo.

El décimo día, cuando los doctores se habían quedado sin explicación para tal suceso, Prahlad les confesó que a los 7 años durante la celebración del Navratri, 3 diosas se aparecieron frente a él y lo tentaron a seguirlas, él accedió a ir con ellas pero no les preguntó que comería durante el viaje, pues ellas dijeron “nunca más tendrás que preocuparte por la comida”, las diosas le dieron un elixir que se filtró a través de un agujero en su paladar y desde ese día no volvió a comer ni beber.

Explicó a los doctores que su única fuente de energía era el sol y recibía sus nutrientes a través del cabello, por lo que bastaba estar descalzo en un terreno abierto y después de un par de horas tenía la energía suficiente para vivir varios meses; en ese momento los doctores se dieron cuenta que no había nada que hacer y le dieron el visto bueno a la historia del hombre.

En el 2008 otros doctores que pensaron que Prahlad era un fraude, decidieron estudiarlo y los resultados fueron exactamente los mismos, pero estos resultados no fueron divulgados en ninguna publicación científica. Aunque Prahlad decía que viviría cientos de años, falleció el 26 de mayo de 2020 con 90 años de edad, murió por causas naturales y nunca se comprobó que era falso.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

El 13 de agosto de 1929 en India, nació Prahlad Jani, también conocido como “Madrecita”,, él era una persona extremadamente creyente, incluso, de joven se vestía de mujer para adorar a la Diosa Amba, sin embargo, siempre hubo algo extraño con el hombre, aseguraba que desde los 7 años no había comido ni bebido absolutamente nada, algo que desde el punto de vista de la ciencia, era imposible, pero, sorprendentemente, todo el mundo le creía, de hecho en su pueblo se le adoraba como un santo; vivía en una cueva alejado de todos y solo visitaba a su familia una vez al año para la celebración del Navratri, festival dedicado a adorar a la deidad hindú Durga.

Había mucha gente que acusaba a Prahlad de comer a escondidas y ser un impostor, por lo que en el 2003, el director de neurociencias de un reconocido hospital, Sudhir Shah, decidió que era el momento de saber la verdad, por lo que se acercó al hombre y le propuso un experimento: internarlo durante dos semanas dentro de su hospital en un cuarto que estaría vigilado las 24 horas, con varios equipos de camarógrafos que se intercambiarían para evitar algún fraude, por lo que si sobrevivía al experimento sin comer y beber, ni ir al baño, les demostraría que lo que decía era real, pero si fallaba, tenía que desenmascararlo frente a todo el mundo.

Prahlad aceptó el experimento del que dieron fe y legalidad el Ministerio Indio de Defensa y la Asociación Médica de Ahmedabad, cuando él llegó al hospital, cientos de personas lo estaban esperando, fanáticos y medios que querían documentar todo.

En el quinto día de experimento, el equipo de doctores estaba anonadado, el hombre no había comido ni bebido nada, nunca se le había dejado solo, le habían hecho varias pruebas y su cuerpo parecía estar normal, no presentaba ningún tipo de desorden, descompensación o anemia y las ecografías demostraron que su cuerpo sí estaba produciendo orina pero de alguna forma la absorbía de nuevo, le hicieron diferentes tipos de pruebas y ningún estudio reveló que hubiera algo raro en su cuerpo.

El décimo día, cuando los doctores se habían quedado sin explicación para tal suceso, Prahlad les confesó que a los 7 años durante la celebración del Navratri, 3 diosas se aparecieron frente a él y lo tentaron a seguirlas, él accedió a ir con ellas pero no les preguntó que comería durante el viaje, pues ellas dijeron “nunca más tendrás que preocuparte por la comida”, las diosas le dieron un elixir que se filtró a través de un agujero en su paladar y desde ese día no volvió a comer ni beber.

Explicó a los doctores que su única fuente de energía era el sol y recibía sus nutrientes a través del cabello, por lo que bastaba estar descalzo en un terreno abierto y después de un par de horas tenía la energía suficiente para vivir varios meses; en ese momento los doctores se dieron cuenta que no había nada que hacer y le dieron el visto bueno a la historia del hombre.

En el 2008 otros doctores que pensaron que Prahlad era un fraude, decidieron estudiarlo y los resultados fueron exactamente los mismos, pero estos resultados no fueron divulgados en ninguna publicación científica. Aunque Prahlad decía que viviría cientos de años, falleció el 26 de mayo de 2020 con 90 años de edad, murió por causas naturales y nunca se comprobó que era falso.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

Finanzas

Informalidad laboral en Querétaro es de 45%: IMCO

El estado se ubicó 10 puntos porcentuales por debajo de la media nacional, que es del 54.8%

Local

“Patadas de ahogado” de “Chema”: Leonor Mejía

Excandidato de la 4T presentó una impugnación para anular los resultados electorales del pasado 2 de junio

Local

Bajan volumen a negocios ruidosos

Habrá multas de hasta 170 mil pesos a quienes violen el nuevo reglamento municipal

Local

Rehabilitan parque en Paseos del Marqués

Cuenta con tres canchas, gradas, gimnasio al aire libre y juegos

Local

Donan 556 queretanos médula ósea

Be the Match se dedica a aumentar la base de datos de donadores altruistas, conectándolos con pacientes que requieren donaciones.

Salud

¿Qué es la infertilidad?

Mario Borbolla gineco obstetra y laparascopista habla de los problemas de fertilidad en las parejas, motivos y técnicas para poder procrear un hijo