/ viernes 9 de agosto de 2019

Dönxu y Lele ya son emblemáticas

Representan la tradición, costumbres y raíces de las comunidades hñähñu amealcenses

Declaradas Patrimonio Cultural del Estado de Querétaro en abril de 2018, las muñecas de trapo otomíes conocidas como Dönxu y Lele, representan la tradición, costumbres y raíces de las comunidades hñähñu amealcenses de las que son oriundas y cuyo origen fue meramente lúdico, sin embargo desde hace años comenzó la producción de esta artesanía con fines comerciales permitiendo a las mujeres indígenas y sus familias tener ingresos económicos.

Nativa de San Ildefonso Tultepec, Dönxu nació hace más de cien años, mientras que Lele de Santiago Mexquititlán tiene apenas 80, señalan las artesanas. Las muñecas tienen un tamaño que va de los 3 hasta los 45 centímetros, aunque se pueden encontrar algunas de dos metros lo que hace que su precio oscile entre los 30 y miles de pesos.

Dönxu se caracteriza por llevar en su espalda un niño y su vestimenta se compone de tres piezas: blusa, delantal y falda. La blusa de manga larga confeccionada en popelina o manta con cuello alto plisado, talle acinturado que culmina con un faldón corto, generalmente lleva un bordado de espiga con colores que combinan con la tira bordada que lleva en cuello, cintura y puños.

El delantal es plisado de un color que contrasta con la blusa y a media altura lleva un encaje. La falda es amplia, elaborada de popelina con una tira bordada en la parte baja. En el bordado la artesanas plasman lo que ellas ven en la naturaleza por eso es común ver pájaros, magueyes, flores, gallos, guajolotes, borregos, pollos, entre otros elementos. El cabello lleva dos trenzas con listones de colores que se unen en la espalda, explica la artesana Reyna Miranda.

Lele se caracteriza por vestir una blusa de manga larga de tela de Jacquard en tono satinado y plisada en cuello y holanes sobre los hombros y pecho, la cual va fajada con una faja de telar de cintura, al enredo o falda de popelina blanca. El enredo de la muñeca también es representativo, ya que el que usan las mujeres es de seis metros. El peinado trenzas que cruzan sobre la cabeza, y porta una corona de listones de colores.

Declaradas Patrimonio Cultural del Estado de Querétaro en abril de 2018, las muñecas de trapo otomíes conocidas como Dönxu y Lele, representan la tradición, costumbres y raíces de las comunidades hñähñu amealcenses de las que son oriundas y cuyo origen fue meramente lúdico, sin embargo desde hace años comenzó la producción de esta artesanía con fines comerciales permitiendo a las mujeres indígenas y sus familias tener ingresos económicos.

Nativa de San Ildefonso Tultepec, Dönxu nació hace más de cien años, mientras que Lele de Santiago Mexquititlán tiene apenas 80, señalan las artesanas. Las muñecas tienen un tamaño que va de los 3 hasta los 45 centímetros, aunque se pueden encontrar algunas de dos metros lo que hace que su precio oscile entre los 30 y miles de pesos.

Dönxu se caracteriza por llevar en su espalda un niño y su vestimenta se compone de tres piezas: blusa, delantal y falda. La blusa de manga larga confeccionada en popelina o manta con cuello alto plisado, talle acinturado que culmina con un faldón corto, generalmente lleva un bordado de espiga con colores que combinan con la tira bordada que lleva en cuello, cintura y puños.

El delantal es plisado de un color que contrasta con la blusa y a media altura lleva un encaje. La falda es amplia, elaborada de popelina con una tira bordada en la parte baja. En el bordado la artesanas plasman lo que ellas ven en la naturaleza por eso es común ver pájaros, magueyes, flores, gallos, guajolotes, borregos, pollos, entre otros elementos. El cabello lleva dos trenzas con listones de colores que se unen en la espalda, explica la artesana Reyna Miranda.

Lele se caracteriza por vestir una blusa de manga larga de tela de Jacquard en tono satinado y plisada en cuello y holanes sobre los hombros y pecho, la cual va fajada con una faja de telar de cintura, al enredo o falda de popelina blanca. El enredo de la muñeca también es representativo, ya que el que usan las mujeres es de seis metros. El peinado trenzas que cruzan sobre la cabeza, y porta una corona de listones de colores.

Policiaca

Qrobús se sube a camellón de Paseo Constituyentes

El operador perdió el control y terminó agarrando como riel el camellón que divide los carriles centrales de laterales

Local

Hay capacidad para prevenir: Apolinar

Al referirse al próximo partido de Gallos Blancos contra Pumas que será en la capital el sábado

Local

Apelará diputada sanción de IEEQ

Recurrirá a la sala Regional Monterrey del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación