/ martes 18 de junio de 2019

Vamos a queretear

En los idiomas existen un sinnúmero de palabras que son de difícil traducción pues describen elementos complejos (o a veces delicados) que representan situaciones imposibles de abreviar en un solo vocablo. La mayoría de estos ejemplos los he encontrado en el alemán y en el japonés, aunque no son ajenos a ninguna lengua.

Hay palabras como Aware que, para los japoneses, representa un momento de contemplación de algo bello que se comprende como finito y transitorio y que por lo mismo conlleva nostalgia y hasta tristeza. Un ejemplo típico del Aware es la contemplación del florecimiento anual de los cerezos o la caída de estas flores un par de semanas después.

Otra de ellas es Komorebi, una expresión bellísima que podría traducirse como la sensación de observar la luz que se filtra a través de las hojas de los árboles.

Para los alemanes existe el Heimweh, o dolor de casa, que es una añoranza o nostalgia por querer regresar a la patria, a la tierra o el Sandskastenfreund, que es la expresión para denominar a los amigos que conoces desde la primera infancia cuando, y esta sería la traducción literal, jugabas con un amigo en una caja de arena.

Recientemente he querido acuñar una palabra que hable del esfuerzo que ha llevado a construir la prosperidad en la que estamos viviendo en la entidad. Con sus problemas vigentes y sus retos sociales, pero una sociedad que trabaja sin prisa pero sin pausa, que ha aprendido a sumar en positivo, eliminando la envidia, la confrontación o el debate efímero. Una sociedad que aporta, que propone y que crea. Una sociedad con componentes -a mi parecer- únicos, pues se respira un ánimo de integración, de compromiso futuro, de altura de miras de cada ciudadano para aportar a ese sentido de ser y de integrarnos como comunidad.

Y es a esa acción voluntariosa, compartida, consciente, comunitaria y unida de todos los ciudadanos que le llamo: queretear. Queretear es el logro de integrarnos en una sintonía conjunta, es saber aportar al bien y al beneficio común, es sentirse orgulloso de vivir aquí. Queretear es como vivir en una casa que nos ha costado años de esfuerzo construir y que, por lo mismo, nos hemos obligado a mantener en óptimas condiciones.

¿Habrá quien no aporta a la sociedad en su conjunto como lo he descrito? Indudablemente y hay que hacerlo consciente de la relevancia de su participación en mantener el cambio en positivo. ¿Habrá otros lugares del país que también están construyendo ciudadanía y esa ciudadanía está construyendo ciudades más habitables y con futuro? Indudablemente. Pero lo cierto es que los queretanos hemos estado en esta tarea de manera constante y decidida por más tiempo que el resto, y ello se traduce en una sociedad mucho más vertebrada, activa, creativa y con un crecimiento sostenido más relevante que el resto.

Conozco muchas personas e historias de familias que quieren venir a vivir a Querétaro, pero conozco a muy pocos que estén migrando de aquí a otros lados. Somos el polo de desarrollo más relevante del país en un talento constante que han puesto a favor de la sociedad, nuestros abuelos, nuestro padres y nosotros mismos.

Por ello debemos queretear con nuestros hijos, y también con quienes van llegando a vivir. Debemos hacerlo no solo dentro de Querétaro sino también fuera de, sembrando en positivo para que se contagie este talento consciente por crecer y convivir. Creo que hoy más que nunca somos la fábrica de ciudadanos más relevante del país y creo que queretear es hoy más oportuno que nunca. Así que: ¡Vamos a queretear!

En los idiomas existen un sinnúmero de palabras que son de difícil traducción pues describen elementos complejos (o a veces delicados) que representan situaciones imposibles de abreviar en un solo vocablo. La mayoría de estos ejemplos los he encontrado en el alemán y en el japonés, aunque no son ajenos a ninguna lengua.

Hay palabras como Aware que, para los japoneses, representa un momento de contemplación de algo bello que se comprende como finito y transitorio y que por lo mismo conlleva nostalgia y hasta tristeza. Un ejemplo típico del Aware es la contemplación del florecimiento anual de los cerezos o la caída de estas flores un par de semanas después.

Otra de ellas es Komorebi, una expresión bellísima que podría traducirse como la sensación de observar la luz que se filtra a través de las hojas de los árboles.

Para los alemanes existe el Heimweh, o dolor de casa, que es una añoranza o nostalgia por querer regresar a la patria, a la tierra o el Sandskastenfreund, que es la expresión para denominar a los amigos que conoces desde la primera infancia cuando, y esta sería la traducción literal, jugabas con un amigo en una caja de arena.

Recientemente he querido acuñar una palabra que hable del esfuerzo que ha llevado a construir la prosperidad en la que estamos viviendo en la entidad. Con sus problemas vigentes y sus retos sociales, pero una sociedad que trabaja sin prisa pero sin pausa, que ha aprendido a sumar en positivo, eliminando la envidia, la confrontación o el debate efímero. Una sociedad que aporta, que propone y que crea. Una sociedad con componentes -a mi parecer- únicos, pues se respira un ánimo de integración, de compromiso futuro, de altura de miras de cada ciudadano para aportar a ese sentido de ser y de integrarnos como comunidad.

Y es a esa acción voluntariosa, compartida, consciente, comunitaria y unida de todos los ciudadanos que le llamo: queretear. Queretear es el logro de integrarnos en una sintonía conjunta, es saber aportar al bien y al beneficio común, es sentirse orgulloso de vivir aquí. Queretear es como vivir en una casa que nos ha costado años de esfuerzo construir y que, por lo mismo, nos hemos obligado a mantener en óptimas condiciones.

¿Habrá quien no aporta a la sociedad en su conjunto como lo he descrito? Indudablemente y hay que hacerlo consciente de la relevancia de su participación en mantener el cambio en positivo. ¿Habrá otros lugares del país que también están construyendo ciudadanía y esa ciudadanía está construyendo ciudades más habitables y con futuro? Indudablemente. Pero lo cierto es que los queretanos hemos estado en esta tarea de manera constante y decidida por más tiempo que el resto, y ello se traduce en una sociedad mucho más vertebrada, activa, creativa y con un crecimiento sostenido más relevante que el resto.

Conozco muchas personas e historias de familias que quieren venir a vivir a Querétaro, pero conozco a muy pocos que estén migrando de aquí a otros lados. Somos el polo de desarrollo más relevante del país en un talento constante que han puesto a favor de la sociedad, nuestros abuelos, nuestro padres y nosotros mismos.

Por ello debemos queretear con nuestros hijos, y también con quienes van llegando a vivir. Debemos hacerlo no solo dentro de Querétaro sino también fuera de, sembrando en positivo para que se contagie este talento consciente por crecer y convivir. Creo que hoy más que nunca somos la fábrica de ciudadanos más relevante del país y creo que queretear es hoy más oportuno que nunca. Así que: ¡Vamos a queretear!

martes 08 de octubre de 2019

Inseguridad empresarial 

martes 10 de septiembre de 2019

La apatía a vencer

martes 27 de agosto de 2019

Para ayudar al Amazonas

martes 13 de agosto de 2019

Lección de El Paso

martes 30 de julio de 2019

Revolución truncada

martes 16 de julio de 2019

Señales equivocadas

martes 18 de junio de 2019

Vamos a queretear

martes 04 de junio de 2019

Los empresarios hacemos política

Cargar Más