/ martes 1 de febrero de 2022

Bailarines en silla de ruedas apuestan por el breakdance

La agrupación queretana Yhan ´hei tuvo como invitado de honor al bailarín Max Martínez quien dio muestra de que no existe ningún límite para practicar este baile de la cultura hip hop

El club de baile sobre silla de ruedas llamado Yhan ´hei que en otomí significa “Los que bailan”, busca incursionar en el breakdance, para lo que contarán con el apoyo del Bboy oriundo de Baja California Max Martínez, quien recientemente ofreció una demostración de su baile en la explanada de la rectoría UAQ.

Al respecto, Aurora Medina, entrenadora de baile en dicho club queretano, se dice emocionada con el nuevo proyecto, pues dice, en Querétaro hay talento de sobra.

“Tenemos un proyecto de breakdance adaptado y viene Max, quien va a ser nuestra mano derecha, va a trabajar con nosotros porque en Querétaro queremos crecer en este otro ritmo, que los jóvenes tengan más opciones; en Querétaro tenemos tres campeones en ritmos latinos, hay mucho talento y queremos aprovecharlo en nuevos ritmos”.

El club de baile Yhan ´hei organizó una serie de actividades dancísticas en la explanada de la rectoría de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ), para conmemorar el Día Internacional de las Personas con Discapacidad, pues aunque este día se conmemora el 3 de diciembre, el club no pudo realizar presentaciones públicas debido a la pandemia de Covid-19.

Por eso, en esta actividad los bailarines presentaron múltiples piezas de baile folclórico, en las que por supuesto algunos bailarines lo hicieron sobre sus sillas de ruedas y otros sobre sus piernas.

Foto: Hugo Arciniega | Diario de Querétaro

Sin embargo, cerraron los bailes con broche de oro con la participación de Max Martínez, bailarín de breakdance desde hace 20 años, y quien viajó desde Baja California hasta Querétaro para demostrar sus habilidades.

Durante su presentación, Max hizo a un lado sus muletas para realizar todo tipo de acrobacias, saltos y giros a nivel de piso, demostrando que la discapacidad física no es impedimento para disfrutar de este baile que forma parte de la cultura hip hop.

Debido a un accidente, Max perdió una de sus piernas cuando sólo tenía 1 año de edad; no obstante, desde muy niño e inspirado por su hermano mayor, se adentró en el mundo del breakdance, en el que nunca ha sido tratado diferente a los demás bailarines.

“El break me gusta porque no hay distinción, no dividen en grupos adaptados y grupos regulares, todos competimos igual, es una disciplina donde pueden inscribirse niños, ancianos, mujeres, de todo. A las personas con discapacidad les digo que si sienten que deben hacer algo, háganlo, no hay límites, todos podemos aprender nuevas cosas”.

“Empecé a bailar desde los 9 años, gracias a mi hermano mayor, aprendí observando, así seguí por muchos años y conocí a más personas que practicaban esto, conocí las competencias, pues he podido asistir a competencias nacionales e internacionales, no he ganado primeros lugares pero sí he llegado muy lejos, he obtenido buenos lugares”.

Foto: Hugo Arciniega | Diario de Querétaro

Actualmente Max se dedica de lleno a este estilo de baile, imparte charlas y talleres sobre la historia del también conocido como breaking o bboying y sobre las mejores técnicas para practicarlo. A lo largo de estos años, varias personas con discapacidad se han acercado a él para pedirle consejos, aunque Max confiesa que han sido pocas.

Por lo que insiste en la importancia de difundir este baile entre la sociedad para eliminar prejuicios sobre este género y para que cada vez sean más las personas con discapacidad física las que se involucren en esta actividad física.

“Este movimiento siempre se ha estigmatizado, siempre se relaciona con crimen y pandillas, pero no es así, por eso creo que se debe hablar más de breakdance e incluir a las personas con discapacidad, eso ayudaría a romper muchos mitos y estereotipos sobre estos dos temas, sobre el break y sobre la discapacidad”.

Aunque aún están afinando los detalles, tanto Aurora Medina como Max Martínez buscarán crear lazos de colaboración para que los jóvenes queretanos con discapacidad, que estén interesados en este baile, puedan comenzar a practicarlo.

Foto: Hugo Arciniega | Diario de Querétaro

El club de baile sobre silla de ruedas llamado Yhan ´hei que en otomí significa “Los que bailan”, busca incursionar en el breakdance, para lo que contarán con el apoyo del Bboy oriundo de Baja California Max Martínez, quien recientemente ofreció una demostración de su baile en la explanada de la rectoría UAQ.

Al respecto, Aurora Medina, entrenadora de baile en dicho club queretano, se dice emocionada con el nuevo proyecto, pues dice, en Querétaro hay talento de sobra.

“Tenemos un proyecto de breakdance adaptado y viene Max, quien va a ser nuestra mano derecha, va a trabajar con nosotros porque en Querétaro queremos crecer en este otro ritmo, que los jóvenes tengan más opciones; en Querétaro tenemos tres campeones en ritmos latinos, hay mucho talento y queremos aprovecharlo en nuevos ritmos”.

El club de baile Yhan ´hei organizó una serie de actividades dancísticas en la explanada de la rectoría de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ), para conmemorar el Día Internacional de las Personas con Discapacidad, pues aunque este día se conmemora el 3 de diciembre, el club no pudo realizar presentaciones públicas debido a la pandemia de Covid-19.

Por eso, en esta actividad los bailarines presentaron múltiples piezas de baile folclórico, en las que por supuesto algunos bailarines lo hicieron sobre sus sillas de ruedas y otros sobre sus piernas.

Foto: Hugo Arciniega | Diario de Querétaro

Sin embargo, cerraron los bailes con broche de oro con la participación de Max Martínez, bailarín de breakdance desde hace 20 años, y quien viajó desde Baja California hasta Querétaro para demostrar sus habilidades.

Durante su presentación, Max hizo a un lado sus muletas para realizar todo tipo de acrobacias, saltos y giros a nivel de piso, demostrando que la discapacidad física no es impedimento para disfrutar de este baile que forma parte de la cultura hip hop.

Debido a un accidente, Max perdió una de sus piernas cuando sólo tenía 1 año de edad; no obstante, desde muy niño e inspirado por su hermano mayor, se adentró en el mundo del breakdance, en el que nunca ha sido tratado diferente a los demás bailarines.

“El break me gusta porque no hay distinción, no dividen en grupos adaptados y grupos regulares, todos competimos igual, es una disciplina donde pueden inscribirse niños, ancianos, mujeres, de todo. A las personas con discapacidad les digo que si sienten que deben hacer algo, háganlo, no hay límites, todos podemos aprender nuevas cosas”.

“Empecé a bailar desde los 9 años, gracias a mi hermano mayor, aprendí observando, así seguí por muchos años y conocí a más personas que practicaban esto, conocí las competencias, pues he podido asistir a competencias nacionales e internacionales, no he ganado primeros lugares pero sí he llegado muy lejos, he obtenido buenos lugares”.

Foto: Hugo Arciniega | Diario de Querétaro

Actualmente Max se dedica de lleno a este estilo de baile, imparte charlas y talleres sobre la historia del también conocido como breaking o bboying y sobre las mejores técnicas para practicarlo. A lo largo de estos años, varias personas con discapacidad se han acercado a él para pedirle consejos, aunque Max confiesa que han sido pocas.

Por lo que insiste en la importancia de difundir este baile entre la sociedad para eliminar prejuicios sobre este género y para que cada vez sean más las personas con discapacidad física las que se involucren en esta actividad física.

“Este movimiento siempre se ha estigmatizado, siempre se relaciona con crimen y pandillas, pero no es así, por eso creo que se debe hablar más de breakdance e incluir a las personas con discapacidad, eso ayudaría a romper muchos mitos y estereotipos sobre estos dos temas, sobre el break y sobre la discapacidad”.

Aunque aún están afinando los detalles, tanto Aurora Medina como Max Martínez buscarán crear lazos de colaboración para que los jóvenes queretanos con discapacidad, que estén interesados en este baile, puedan comenzar a practicarlo.

Foto: Hugo Arciniega | Diario de Querétaro

Local

Municipio de Ezequiel Montes dice que sí trabaja para resolver desabasto de agua en Bernal

Precisaron que desde hace dos años el pozo de Santa Rosa de Lima ha presentado un problema técnico

Local

Reforma laboral ha beneficiado

El líder Alejando Olvera afirma que es positiva, dado que da la opción de elegir a sus representantes

Local

Oceransky es libre de llevarse el Trovafest

El alcalde adelantó que están trabajando con la secretaria de Cultural, Teresa García Besné, para desarrollar un programa que promueva a los cantautores locales

Finanzas

¿Es legal cobrar comisiones por el uso de tarjetas al comprar?

Las tiendas de cualquier giro tienen prohibido cobrar por utilizar está forma de pago, aquí te decimos lo que se debe saber y a dónde reportar

Local

Urge regular costos de agua en Bernal

Deberá ser con reglamento de la CEA que se emita con base en la Ley de la materia

Local

Rechazan instalación de parquímetros en la colonia Álamos

En esta administración no habrá imposiciones, y por lo tanto, no se llevará a cabo, informó el secretario de Movilidad, Rodrigo Vega Maestre

Local

Sigue gestión de edil para municipalizar tramo de la 57

Se requieren 4 millones de pesos anuales para el mantenimiento de rutina, y 40 millones de pesos para mantenimiento mayor cada tres años

Sociedad

Jalisco reporta dos nuevos casos sospechosos de hepatitis infantil aguda

Se trata de un niño de año y tres meses, residente del municipio de Cihuatlán, inició con síntomas de Hepatitis Aguda de origen desconocida el pasado 23 de junio

Local

Nueva secretaria de la Mujer capitalina

El alcalde Luis Nava dijo que se reforzarán las acciones que se han realizado en su gobierno