/ viernes 1 de febrero de 2019

Bienal de Pintura, motivación, comunicad y reconocimiento

Artistas aseguran que se ha convertido en un espacio de promoción al trabajo pictórico mexicano

La pintura es una de las disciplinas de larga tradición, sus características, el color, forma, perspectiva y composición se vinculan de mera casi inmediata con la idea del arte. Reflexiones, técnicas y formatos han variado a lo largo de tiempo en su historia mundial y también nacional.

En 1999, en Querétaro, se realizó la primera entrega del Premio Galería Libertad, que aplaudía lo mejor que se realizaba en el ámbito artístico en medio de la transición del siglo XX y el nuevo milenio. En 2004 se enfocó en su totalidad a la pintura y desde hace cinco ediciones, bajo el nombre de Bienal Nacional de Pintura Julio Castillo, en honor al artista queretano, busca ofrecer un espacio de promoción y reconocimiento al trabajo pictórico mexicano.

En su última edición fueron un total de 536 obras las que se recibieron, provenientes de 25 estados de la república mexicana. Un jurado integrado por Teresa Olabuenaga, Mónica Zamudio y Mariana Paniagua, integrantes del Sistema Nacional de Creadores, realizó una primera selección de 32 trabajos de los que se hizo una clasificación de los 21 finalistas cuya obra se exhibe hasta el 3 de marzo en la Galería Libertad; con una curaduría en la que se aprecia la confrontación de visiones y técnicas que invitan a vislumbra las posibilidades y vertientes de la disciplina.

Foto. Yolanda Longino

Alicia Ayanegui, Juan Manuel Salas, Antonio Chaurand, Esmeralda Torres, Maria Campiglia, Jaqueline Lozano, Carlos Vielma, Javier Jaimes, Gonzalo García, Jessica Hernandez, Manolo Garibay, Omar Ibáñez, Sergio Arriaga, Gustavo Villegas, Angela Leyva, Raul Cerrillo, Reynaldo Díaz, Lucía Vidales, Antonio Ibarra, Jose Chi Dzul y Aleph Escobedo, son los artistas que exponen.

Con las obras “Impermanencia 21, DA, Rue du Grand Chene 7” y “Tumba Proténica”, el queretano Gustavo Villegas y el nayarita Aleph Escobedo se convirtieron en los ganadores de esta quinta edición por su calidad técnica, propuesta conceptual, la consistencia de la trayectoria de los artistas y porque hacen una aportación a la disciplina pictórica. El jurado decidió otorgar dos menciones honoríficas a las obras “Diálogo libre 3” de Esmeralda Torres y “Paisaje en Construcción 1” de Reynaldo Díaz.

Las obras ganadoras

La destrucción es un tema constante en el trabajo de Gustavo Villegas, el pintor queretano que a lo largo de casi dos décadas se ha convertido en uno de los más importantes en el estado. En su obra, “Impermanencia 21, DA, Rue du Grand Chene 7”, desarrollada en una residencia artística en Suiza y con la que obtuviera el primer lugar en esta Bienal, no es la excepción.

“Tiene que ver con las pequeñas destrucciones que hay en las casas, creemos que los edificios son muy estables, que nos protegen pero también se van desgastando y destruyendo poco a poco”, refirió el artista.

Un construcción de tres cuadros conforma la pieza; la primera de ellas, colocada al ras del suelo representa la textura del cuadro, mientras que un metro más arriba se ubican una fotografía de la casa a la que pertenece esa textura y un relato de la vinculación que tuvo el artista con la comunidad y las personas que vivieron en ese espacio.

Foto: Yolanda Longino

“Se llama Impermanencia porque saqué fotografías de varios edificios y casas de la comunidad en la que yo vivía. Son fotos muy pequeñitas y las amplié para tener texturas. hay un relato de como me relacioné con la gente y una foto de registro esta colocado a la altura que tomé las fotos; las técnicas son acuarela sobre papel y tinta plástica sobre papel”, detalló Villegas.

A una distancia temática no muy lejana, Alpeh Escobedo, artística originario de Nayarit aborda a través de su obra lo que queda de un cuerpo que existió en “Tumba Proténica”.

Sin encasillarse en una sola técnica, historia personal, ficción, literatura, metodología científica, todo eso utilizo para generar otras narrativas especulativas sobre el tiempo, el espacio son los temas recurrentes en la obra de Escobedo.

“De alguna forma es una composición. Primero hice la pintura “trasera” que es como un cuerpo cayendo al vacío, en ese momento estaba trabajando percepción del espacio, cómo el cuerpo percibe un espacio abierto, un cerrado y normalmente yo no hago pintura, así que lo dejé abandonado en el estudio y un año después empecé a trabajar en el Volcán, recogí arena que es lo que está a un lado; no tenía material así que agarré esa pintura e hice el dibujo que está al frente, que e una proteína, que se supone en la información genética que quedó del cuerpo que está atrás. Es una composición. Fue un proceso del 2016-2017 y se fueron combinando, es un poco un auto retrato, la información genética que queda de un cuerpo que existió hace mucho tiempo”, detalló.

Motivación y reconocimiento

Suscitando polémicas, debates, análisis la bienal se ha convertido en un centro de exposición de la pictórica nacional que permite comprender y dimensionar el rumbo de la esencia creativa, que en gran medida, ofrece una perspectiva crítica del acontecer cotidiano, dejando ver múltiples discursos de la realidad actual.

“Nos ayuda a generar filtros puede ser algo muy solitario y una propuesta muy personal, pero a la hora de exhibirla se convierte en algo que se comparte (…) procuro aplicar en diferentes convocatorias, me ayudan a darme certeza de que lo que estoy haciendo va por buen camino; hay muchos que trabajan del estudio hacia afuera, pero yo mas bien trabajo hacia adentro, siempre muy personal. En este trabajo me relacioné mucho con la comunidad, pero mis reflexiones son muy personales. Creo únicamente que se debería abrir las puertas a otras manifestaciones todas las disciplinas merecen tener espacios para que la institución valide que estamos haciendo las cosas medio bien”, refirió el pintor queretano en relación a este tipo de convocatorias.

Mientras que el nayarita agregó que este tipo de concursos son elementales para mostrar el trabajo de lo que se realiza tanto en la ciudad, como en la república.

“Creo que son una aportación para impulsar y continuar con este tipo de trabajos, de otra forma es difícil conseguir recursos; es también inspirador ver el trabajo y las propuestas que están haciendo los demás”, agregó.

La pintura es una de las disciplinas de larga tradición, sus características, el color, forma, perspectiva y composición se vinculan de mera casi inmediata con la idea del arte. Reflexiones, técnicas y formatos han variado a lo largo de tiempo en su historia mundial y también nacional.

En 1999, en Querétaro, se realizó la primera entrega del Premio Galería Libertad, que aplaudía lo mejor que se realizaba en el ámbito artístico en medio de la transición del siglo XX y el nuevo milenio. En 2004 se enfocó en su totalidad a la pintura y desde hace cinco ediciones, bajo el nombre de Bienal Nacional de Pintura Julio Castillo, en honor al artista queretano, busca ofrecer un espacio de promoción y reconocimiento al trabajo pictórico mexicano.

En su última edición fueron un total de 536 obras las que se recibieron, provenientes de 25 estados de la república mexicana. Un jurado integrado por Teresa Olabuenaga, Mónica Zamudio y Mariana Paniagua, integrantes del Sistema Nacional de Creadores, realizó una primera selección de 32 trabajos de los que se hizo una clasificación de los 21 finalistas cuya obra se exhibe hasta el 3 de marzo en la Galería Libertad; con una curaduría en la que se aprecia la confrontación de visiones y técnicas que invitan a vislumbra las posibilidades y vertientes de la disciplina.

Foto. Yolanda Longino

Alicia Ayanegui, Juan Manuel Salas, Antonio Chaurand, Esmeralda Torres, Maria Campiglia, Jaqueline Lozano, Carlos Vielma, Javier Jaimes, Gonzalo García, Jessica Hernandez, Manolo Garibay, Omar Ibáñez, Sergio Arriaga, Gustavo Villegas, Angela Leyva, Raul Cerrillo, Reynaldo Díaz, Lucía Vidales, Antonio Ibarra, Jose Chi Dzul y Aleph Escobedo, son los artistas que exponen.

Con las obras “Impermanencia 21, DA, Rue du Grand Chene 7” y “Tumba Proténica”, el queretano Gustavo Villegas y el nayarita Aleph Escobedo se convirtieron en los ganadores de esta quinta edición por su calidad técnica, propuesta conceptual, la consistencia de la trayectoria de los artistas y porque hacen una aportación a la disciplina pictórica. El jurado decidió otorgar dos menciones honoríficas a las obras “Diálogo libre 3” de Esmeralda Torres y “Paisaje en Construcción 1” de Reynaldo Díaz.

Las obras ganadoras

La destrucción es un tema constante en el trabajo de Gustavo Villegas, el pintor queretano que a lo largo de casi dos décadas se ha convertido en uno de los más importantes en el estado. En su obra, “Impermanencia 21, DA, Rue du Grand Chene 7”, desarrollada en una residencia artística en Suiza y con la que obtuviera el primer lugar en esta Bienal, no es la excepción.

“Tiene que ver con las pequeñas destrucciones que hay en las casas, creemos que los edificios son muy estables, que nos protegen pero también se van desgastando y destruyendo poco a poco”, refirió el artista.

Un construcción de tres cuadros conforma la pieza; la primera de ellas, colocada al ras del suelo representa la textura del cuadro, mientras que un metro más arriba se ubican una fotografía de la casa a la que pertenece esa textura y un relato de la vinculación que tuvo el artista con la comunidad y las personas que vivieron en ese espacio.

Foto: Yolanda Longino

“Se llama Impermanencia porque saqué fotografías de varios edificios y casas de la comunidad en la que yo vivía. Son fotos muy pequeñitas y las amplié para tener texturas. hay un relato de como me relacioné con la gente y una foto de registro esta colocado a la altura que tomé las fotos; las técnicas son acuarela sobre papel y tinta plástica sobre papel”, detalló Villegas.

A una distancia temática no muy lejana, Alpeh Escobedo, artística originario de Nayarit aborda a través de su obra lo que queda de un cuerpo que existió en “Tumba Proténica”.

Sin encasillarse en una sola técnica, historia personal, ficción, literatura, metodología científica, todo eso utilizo para generar otras narrativas especulativas sobre el tiempo, el espacio son los temas recurrentes en la obra de Escobedo.

“De alguna forma es una composición. Primero hice la pintura “trasera” que es como un cuerpo cayendo al vacío, en ese momento estaba trabajando percepción del espacio, cómo el cuerpo percibe un espacio abierto, un cerrado y normalmente yo no hago pintura, así que lo dejé abandonado en el estudio y un año después empecé a trabajar en el Volcán, recogí arena que es lo que está a un lado; no tenía material así que agarré esa pintura e hice el dibujo que está al frente, que e una proteína, que se supone en la información genética que quedó del cuerpo que está atrás. Es una composición. Fue un proceso del 2016-2017 y se fueron combinando, es un poco un auto retrato, la información genética que queda de un cuerpo que existió hace mucho tiempo”, detalló.

Motivación y reconocimiento

Suscitando polémicas, debates, análisis la bienal se ha convertido en un centro de exposición de la pictórica nacional que permite comprender y dimensionar el rumbo de la esencia creativa, que en gran medida, ofrece una perspectiva crítica del acontecer cotidiano, dejando ver múltiples discursos de la realidad actual.

“Nos ayuda a generar filtros puede ser algo muy solitario y una propuesta muy personal, pero a la hora de exhibirla se convierte en algo que se comparte (…) procuro aplicar en diferentes convocatorias, me ayudan a darme certeza de que lo que estoy haciendo va por buen camino; hay muchos que trabajan del estudio hacia afuera, pero yo mas bien trabajo hacia adentro, siempre muy personal. En este trabajo me relacioné mucho con la comunidad, pero mis reflexiones son muy personales. Creo únicamente que se debería abrir las puertas a otras manifestaciones todas las disciplinas merecen tener espacios para que la institución valide que estamos haciendo las cosas medio bien”, refirió el pintor queretano en relación a este tipo de convocatorias.

Mientras que el nayarita agregó que este tipo de concursos son elementales para mostrar el trabajo de lo que se realiza tanto en la ciudad, como en la república.

“Creo que son una aportación para impulsar y continuar con este tipo de trabajos, de otra forma es difícil conseguir recursos; es también inspirador ver el trabajo y las propuestas que están haciendo los demás”, agregó.

Local

Disminuye percepción de inseguridad en queretanos

Baja más de nueve puntos porcentuales del último trimestre de 2023 al primero de este año, de acuerdo con el INEGI

Elecciones 2024

Ofrece "Felifer" 10 mil chips de Internet para jóvenes estudiantes

Lanza nueva propuesta de 22 millones de pesos en caso de llegar a la presidencia municipal

Finanzas

Llama el SAT a personas físicas a presentar su declaración anual 2023

Extenderán el horario de atención de 8:30 a 18:00 horas desde este 17 y hasta el 30 de abril, ya que la fecha límite para presentarla es el 30 de abril

Elecciones 2024

Pide Nieto garantizar la seguridad de los candidatos de Morena

Luego de que los candidatos de Tequisquiapan y Huimilpan, denunciaran pintas en publicidad con expresiones ofensivas y actos de intimidación

Policiaca

Manifestación desquició Bernardo Quintana

Miles de automovilistas se vieron afectados por varias horas ante la desviación de circulación

Deportes

Querétaro recibirá la Copa México LNCA

Participarán 80 equipos de todo el pais, se espera un muy buen nivel en todas las categorías tanto varoniles como femeniles