/ viernes 16 de septiembre de 2022

¡Por la Cruzada!

Tinta para un Atabal

La Décimo Tercera Cruzada Central por el Teatro, un maratón de mes y medio de teatro y artes escénicas, talleres, charlas y conferencias que en su totalidad suman 57 actividades, llegó a su final con tres obras: Vilton, el valiente, producción más reciente de Atabal Creación Artística AC que se presentó en el Centro Cultural La Gaviota a las 17:00 horas; Los hombres lobo viven en mi closet de Psicostasia Teatro, en el Teatro Pamela Jiménez Draguicevic, y Mañana es tarde de Sentido Espejo en el Teatro Morelos en el Centro Histórico de Aguascalientes.

Después de siete semanas de arduo trabajo, de desveladas, de risas y miradas, de un “córrele para acá, córrele para allá” que con el tiempo se fue intensificando, podemos decir que se disfrutó esta Cruzada. Parece fácil pero cada aspecto y detalle del proceso nos ha regalado un sin fin de experiencias y aprendizajes con cada grupo, maestras, maestros, creadores, técnicas y técnicos, por lo cual estamos muy emocionados y contentos con los resultados. Mientras nos vamos despidiendo, vamos reflexionando sobre lo que ha sido realizar este festival con el apoyo de Profest, y haciendo una retroalimentación para ir apuntando hacia la planeación de la próxima convocatoria en el 2023 para que la Cruzada pueda verse nuevamente beneficiada. Puede parecer precipitado, pero proyectos como este, de gran magnitud, requieren mucho tiempo, sobre todo porque son muchos mecanismos y coinversiones que entran en juego.

Por ejemplo, Atabal, al ser una compañía que no tiene un espacio propio, depende completamente de los foros y espacios teatrales gubernamentales o independientes y se precisa la mediación entre los teatros y los grupos para acordar fechas y horarios tanto de ensayos y montajes como de la presentación, tomando en cuenta las necesidades técnicas de cada puesta en escena que también tienen que adaptarse a las características y posibilidades de cada lugar.

Dependiendo de la complejidad de cada montaje, los horarios previos a la función podían variar entre 4 y 6 horas. Normalmente las obras que vienen de otro estado o país son más complejas de realizar y demandan tiempos flexibles, por lo que a veces, y estratégicamente, se opta por adelantar ciertos aspectos del montaje durante una noche previa a la función como armar escenografía, realizar el afore de telones u organizar y colgar las luminarias.

Cotejar las necesidades de cada grupo, en términos de sus montajes, también es importante porque nos ayuda a hacer eficientes los tiempos y el trabajo, intentando igualar las condiciones espaciales de cada obra acorde al foro, proponiéndo una plantilla base para su adaptación abierta a modificaciones.

Es decir, si tres o cuatros obras seguidas en funcionalidad de su propuesta y adaptación al teatro pueden utilizar la misma cámara negra, se agenda que de tal fecha a tal fecha se queda igual y a partir de la siguiente obra se cambian los telones, quizá a un aforo más pequeño con entradas y salidas laterales. Lo mismo sucede con la iluminación que de base tiene luminarias “fijas” que cubren el centro y los cuatro lados del escenario –frente, fondo y laterales–, un diseño estándar del cual partir para posteriormente añadir ambientes y áreas especiales.

Este y otros puntos de organización, logística y difusión son posibles a través de un formato en el cual cada grupo debe ingresar toda la información relacionada a las necesidades y requerimientos para hacer posible su puesta en escena. Partiendo de este formato, se realiza un plan de trabajo que incluye los tiempos, el apoyo y coordinación con los otros compañeros del festival, además de un inventario de la herramienta y materiales propiedad de Atabal: diferentes tipos de cintas adhesivas, pinzas, tornillos, pijas, llaves y desarmadores, alambre, cuerdas, micas, filtros, neceseres de costura, y otros básicos que pueden ser de utilidad.

Sin embargo, no siempre contamos con los elementos materiales o técnicos específicos que cada grupo solicita, por lo cual se pide la colaboración de cada compañía para traer todo lo necesario para realizar su función, sabiendo de antemano que cuentan con el equipo propio de Atabal a su disposición y así poder cumplir con el esquema de trabajo en tiempo y forma.

Foto: Cortesía | Atabal

Al tratarse de un festival independiente de un grupo independiente, aún contando con el apoyo del gobierno federal para su realización, los recursos son limitados y la mayoría de las puestas en escenas que tienen requerimientos “especiales”, tanto Atabal como los espacios o foros no pueden cubrir; a veces se trata de algún aspecto de iluminación –como una mayor cantidad de luminarias–, de audio –como cierto tipo de cableado y conexiones–, de instrumentos musicales o microfonía, de escenografía –como mamparas y tubos–, de utilería –como tierra, sillas, bancos–, etc.

Se cuenta con el apoyo de la Unidad Operativa de la Secretaría de Cultura del Estado de Querétaro para el préstamo de equipo, siempre y cuando lo tengan en existencia y en disponibilidad, y también con la ayuda de la Secretaría de Cultura del Municipio de Querétaro para el montaje y operatividad de las funciones de los espectáculos al aire libre; por otro lado, también se recurre a la comunidad teatral para su colaboración en el préstamo de cosas más específicas, como instrumentos musicales.

Son muchos detalles, pero considero que la práctica es un ingrediente indispensable para el desarrollo y en mi experiencia de nueve Cruzadas puedo identificar cinco puntos clave en mi trabajo respecto a cuestiones técnicas:

1. Calendario impreso. Será vieja escuela, pero nada como tener a la mano el celular, papel y pluma para simultáneamente consultar el documento completo, atender llamadas o videollamadas y agregar tareas, pendientes y demás. Esta agenda también es una base que en la práctica puede modificarse, por lo cual es importante tomar en cuenta la disponibilidad y flexibilidad como elementos indispensables para el cumplimiento de metas.

2. Bicicleta. Indispensable para acortar mis tiempos de traslado entre un espacio y otro por las calles del Centro Histórico que suelen colapsar por el tráfico y la falta de estacionamiento, además de que se han visto severamente afectadas por las obras públicas alrededor del primer cuadro de la ciudad.

3. Colaboraciones previas. Conocer a los grupos responsables de compañías y/o técnicos de montaje que ya han participado en otras ediciones de la Cruzada, o con los que hemos trabajado anteriormente en otros eventos, facilita los procesos ya que existe cierta confianza que se refleja en la comunicación y se traduce incluso en la dinámica de trabajo.

4. Caja de herramientas. Cada montaje es completamente diferente por lo cual es de suma importancia contar con lo que el grupo solicita, además de incluir todo tipo de herramientas y materiales que pudieran utilizarse en eventualidades y emergencias; nada como tener un recipiente con distintos tipos de tornillos y pijas o un destornillador eléctrico, indispensable durante todo el proceso de armado y desarmado para acortar tiempos y asegurar la firmeza en las estructuras escenográficas.

Foto: Cortesía | Atabal

5. Empatía. Dentro de la Cruzada participo con mi trabajo como actor y responsable de la coordinación técnica, lo cual me ha permitido fluctuar entre las condiciones de los espacios y los requerimientos de los grupos y poder tomar decisiones de adaptación sobre lo que es ideal y lo realmente posible para cada montaje, ofrecer soluciones o posibilidades en conjunto con las jefas y los jefes de foro y los técnicos y técnicas. Al mismo tiempo, me permite comprender los requerimientos de los grupos y el valor artístico y estético de su propuesta, que no deben modificarse por la practicidad del montaje técnico.

Con estas cinco claves llegamos al final de una edición más de la Cruzada, que es conjunto de voluntades, esfuerzo, profesionalismo y dedicación de muchas partes. Al equipo Atabal y a los participantes del festival, jefes de foro, espacios, técnicos, compañías, la unidad operativa, se les aplaude de pie y por supuesto un GRACIAS a nuestro público, y SALUD a quienes nos acompañaron hasta el final y a quienes vivieron el teatro por primera vez.

Por más locuras y convivios teatrales, nos estaremos viendo en la siguiente edición.

La Décimo Tercera Cruzada Central por el Teatro, un maratón de mes y medio de teatro y artes escénicas, talleres, charlas y conferencias que en su totalidad suman 57 actividades, llegó a su final con tres obras: Vilton, el valiente, producción más reciente de Atabal Creación Artística AC que se presentó en el Centro Cultural La Gaviota a las 17:00 horas; Los hombres lobo viven en mi closet de Psicostasia Teatro, en el Teatro Pamela Jiménez Draguicevic, y Mañana es tarde de Sentido Espejo en el Teatro Morelos en el Centro Histórico de Aguascalientes.

Después de siete semanas de arduo trabajo, de desveladas, de risas y miradas, de un “córrele para acá, córrele para allá” que con el tiempo se fue intensificando, podemos decir que se disfrutó esta Cruzada. Parece fácil pero cada aspecto y detalle del proceso nos ha regalado un sin fin de experiencias y aprendizajes con cada grupo, maestras, maestros, creadores, técnicas y técnicos, por lo cual estamos muy emocionados y contentos con los resultados. Mientras nos vamos despidiendo, vamos reflexionando sobre lo que ha sido realizar este festival con el apoyo de Profest, y haciendo una retroalimentación para ir apuntando hacia la planeación de la próxima convocatoria en el 2023 para que la Cruzada pueda verse nuevamente beneficiada. Puede parecer precipitado, pero proyectos como este, de gran magnitud, requieren mucho tiempo, sobre todo porque son muchos mecanismos y coinversiones que entran en juego.

Por ejemplo, Atabal, al ser una compañía que no tiene un espacio propio, depende completamente de los foros y espacios teatrales gubernamentales o independientes y se precisa la mediación entre los teatros y los grupos para acordar fechas y horarios tanto de ensayos y montajes como de la presentación, tomando en cuenta las necesidades técnicas de cada puesta en escena que también tienen que adaptarse a las características y posibilidades de cada lugar.

Dependiendo de la complejidad de cada montaje, los horarios previos a la función podían variar entre 4 y 6 horas. Normalmente las obras que vienen de otro estado o país son más complejas de realizar y demandan tiempos flexibles, por lo que a veces, y estratégicamente, se opta por adelantar ciertos aspectos del montaje durante una noche previa a la función como armar escenografía, realizar el afore de telones u organizar y colgar las luminarias.

Cotejar las necesidades de cada grupo, en términos de sus montajes, también es importante porque nos ayuda a hacer eficientes los tiempos y el trabajo, intentando igualar las condiciones espaciales de cada obra acorde al foro, proponiéndo una plantilla base para su adaptación abierta a modificaciones.

Es decir, si tres o cuatros obras seguidas en funcionalidad de su propuesta y adaptación al teatro pueden utilizar la misma cámara negra, se agenda que de tal fecha a tal fecha se queda igual y a partir de la siguiente obra se cambian los telones, quizá a un aforo más pequeño con entradas y salidas laterales. Lo mismo sucede con la iluminación que de base tiene luminarias “fijas” que cubren el centro y los cuatro lados del escenario –frente, fondo y laterales–, un diseño estándar del cual partir para posteriormente añadir ambientes y áreas especiales.

Este y otros puntos de organización, logística y difusión son posibles a través de un formato en el cual cada grupo debe ingresar toda la información relacionada a las necesidades y requerimientos para hacer posible su puesta en escena. Partiendo de este formato, se realiza un plan de trabajo que incluye los tiempos, el apoyo y coordinación con los otros compañeros del festival, además de un inventario de la herramienta y materiales propiedad de Atabal: diferentes tipos de cintas adhesivas, pinzas, tornillos, pijas, llaves y desarmadores, alambre, cuerdas, micas, filtros, neceseres de costura, y otros básicos que pueden ser de utilidad.

Sin embargo, no siempre contamos con los elementos materiales o técnicos específicos que cada grupo solicita, por lo cual se pide la colaboración de cada compañía para traer todo lo necesario para realizar su función, sabiendo de antemano que cuentan con el equipo propio de Atabal a su disposición y así poder cumplir con el esquema de trabajo en tiempo y forma.

Foto: Cortesía | Atabal

Al tratarse de un festival independiente de un grupo independiente, aún contando con el apoyo del gobierno federal para su realización, los recursos son limitados y la mayoría de las puestas en escenas que tienen requerimientos “especiales”, tanto Atabal como los espacios o foros no pueden cubrir; a veces se trata de algún aspecto de iluminación –como una mayor cantidad de luminarias–, de audio –como cierto tipo de cableado y conexiones–, de instrumentos musicales o microfonía, de escenografía –como mamparas y tubos–, de utilería –como tierra, sillas, bancos–, etc.

Se cuenta con el apoyo de la Unidad Operativa de la Secretaría de Cultura del Estado de Querétaro para el préstamo de equipo, siempre y cuando lo tengan en existencia y en disponibilidad, y también con la ayuda de la Secretaría de Cultura del Municipio de Querétaro para el montaje y operatividad de las funciones de los espectáculos al aire libre; por otro lado, también se recurre a la comunidad teatral para su colaboración en el préstamo de cosas más específicas, como instrumentos musicales.

Son muchos detalles, pero considero que la práctica es un ingrediente indispensable para el desarrollo y en mi experiencia de nueve Cruzadas puedo identificar cinco puntos clave en mi trabajo respecto a cuestiones técnicas:

1. Calendario impreso. Será vieja escuela, pero nada como tener a la mano el celular, papel y pluma para simultáneamente consultar el documento completo, atender llamadas o videollamadas y agregar tareas, pendientes y demás. Esta agenda también es una base que en la práctica puede modificarse, por lo cual es importante tomar en cuenta la disponibilidad y flexibilidad como elementos indispensables para el cumplimiento de metas.

2. Bicicleta. Indispensable para acortar mis tiempos de traslado entre un espacio y otro por las calles del Centro Histórico que suelen colapsar por el tráfico y la falta de estacionamiento, además de que se han visto severamente afectadas por las obras públicas alrededor del primer cuadro de la ciudad.

3. Colaboraciones previas. Conocer a los grupos responsables de compañías y/o técnicos de montaje que ya han participado en otras ediciones de la Cruzada, o con los que hemos trabajado anteriormente en otros eventos, facilita los procesos ya que existe cierta confianza que se refleja en la comunicación y se traduce incluso en la dinámica de trabajo.

4. Caja de herramientas. Cada montaje es completamente diferente por lo cual es de suma importancia contar con lo que el grupo solicita, además de incluir todo tipo de herramientas y materiales que pudieran utilizarse en eventualidades y emergencias; nada como tener un recipiente con distintos tipos de tornillos y pijas o un destornillador eléctrico, indispensable durante todo el proceso de armado y desarmado para acortar tiempos y asegurar la firmeza en las estructuras escenográficas.

Foto: Cortesía | Atabal

5. Empatía. Dentro de la Cruzada participo con mi trabajo como actor y responsable de la coordinación técnica, lo cual me ha permitido fluctuar entre las condiciones de los espacios y los requerimientos de los grupos y poder tomar decisiones de adaptación sobre lo que es ideal y lo realmente posible para cada montaje, ofrecer soluciones o posibilidades en conjunto con las jefas y los jefes de foro y los técnicos y técnicas. Al mismo tiempo, me permite comprender los requerimientos de los grupos y el valor artístico y estético de su propuesta, que no deben modificarse por la practicidad del montaje técnico.

Con estas cinco claves llegamos al final de una edición más de la Cruzada, que es conjunto de voluntades, esfuerzo, profesionalismo y dedicación de muchas partes. Al equipo Atabal y a los participantes del festival, jefes de foro, espacios, técnicos, compañías, la unidad operativa, se les aplaude de pie y por supuesto un GRACIAS a nuestro público, y SALUD a quienes nos acompañaron hasta el final y a quienes vivieron el teatro por primera vez.

Por más locuras y convivios teatrales, nos estaremos viendo en la siguiente edición.

Finanzas

Empresa coreana invierte 100 mdd en Querétaro

Se generarán 500 empleos de alta especialización durante el desarrollo del proyecto

Local

Limitan venta de hielo en tiendas

En algunas zonas llevan dos semanas sin el producto, mientras que en otras se estableció un límite de tres bolsas por cliente

Elecciones 2024

Excolaborador acusa a Lomelí

Presenta denuncia ante la Fiscalía en contra del candidato a alcalde de El Marqués; “es desleal”, dice Bruno del Bosque

Finanzas

Baja precio de autos seminuevos 

AMDA en Querétaro cuenta con una plataforma para la venta de seminuevos, a la cual agregarán más productos para seguridad de los usuarios

Elecciones 2024

Alianza en la Sierra no fue fácil: Sonia Rocha

La candidata suplente al Senado por “Fuerza y Corazón pro México” señaló que la alianza apostó por los perfiles

Local

Incendios forestales fueron provocados

De los casi 60 siniestros que se han registrado este año, la mayor parte han ocurrido durante la noche, “no pueden ser por radiación solar”, dijo Javier Amaya